7 de agosto de 2016

Vampire Knight: son vampiros cursis... Y lo sabías

Meme relacionado con nuestra protagonista. Fuente.
Me puse delante de un camión en la autopista y el muy maldito me atropelló.

Vale, sé que es una referencia un poco exagerada, pero es lo que me ha ocurrido tras ver el anime Vampire Knight y pensar: “es una serie demasiado romántica y demasiado para adolescentes, porque es una serie demasiado romántica y demasiado para adolescentes”. Sí, me acaban de llamar desde la comisión del Premio Nobel para avisarme de que me llevo uno.

Soy un tipo ingenuo, en el fondo. Sí, puedo meter monstruos, sangre y esas cosas en mis historias, pero siempre espero sacar algo de provecho de cualquier otra que leo, veo o escucho. En Vampire Knight había algunos elementos que me resultaban familiares y me dije que quizás podría hallar algo nuevo en este anime.

Y es que me vi esta serie esperándome que fuera algo más que su mero envoltorio. No obstante, pronto algunas personas que ya se había visto el anime me advirtieron de su final e iba con preaviso. La primera temporada no fue para echar cohetes, pero la segunda temporada es como haber metido un montón de elementos en una batidora, darle a máxima potencia, no poner la tapa y hacer que las paredes se tiñan del hermoso color de la nada.

Huecos, subtramas que no llevan para nada, personajes baratillos, momentos de vergüenza ajena, reincidencia en los mismos temas una y otra vez, descubrimiento tipo «yo soy tu hermano» que digo «a ver, eso solo funciona en Star Wars. En Cazadores de Sombras ya era cutrón, con sus trucos, y aquí ni os cuento. Que no. Que el incesto no. No somos Targaryen o Lannister»… Y si a esto se añade que es un mundo cuyas reglas se inventan sobre la marcha («soy un vampiro que no se volverá clase E si bebo sangre de un Sangre Pura y bebo de dos, pero aún así me transformo», «resucito al malo pues… para matarlo yo» y todo tiene menos claridad que el fondo de un precipicio a las tres de la madrugada), pues... uno siente que, además, esto no se acaba pese a no ser un anime excesivamente largo (¿y dar la impresión de que pensaban hacer alguna temporada más).

El vampirismo de Vampire Knight. Fuente.

Y mi gran problema, el problema que me hace entornar los ojos y decir: «¿qué me estás contando?»: el maldito triángulo amoroso. No me vengáis ahora con que soy un tío rígido que odio los romances. Puedo soportarlos si aportan algo, si me gustan como en The Hunger, si no son cargantes (en el fondo, soy un ñoño), pero cuando toda la trama recae en eso y solo en eso hasta puntos absurdos donde se olvidan al resto de los personajes y donde nos reímos por no llorar, uno siente además que Yuuki, al final, es una inútil (lo siento por decirlo así) que tiene que ser salvada por todo el mundo, ya que su complejo de Mary Sue llega hasta un punto. Y toda la maldita serie, con Kuname comportándose como un tío rarísimo y Zero como un cabeza cuadrada que odia a los vampiros siendo uno, porque le quitaron a su familia y nunca avanza de ahí. Más de veinte capítulos y se quedan anclados en el capítulo uno.

De todo el anime, me quedo con la escena del niño del globo rojo de la que os hablé en su momento y con una importante moraleja: busca siempre algo más, pero si te pones delante del camión en la autopista y te atropella, que sepas que eso se veía venir. Dejadme, yo me entiendo. A veces.

2 comentarios:

  1. Es verdad todo lo que decís. Pero hay que tener un cuenta a qué publico está dirigido. Yo vi el anime cuando tenía 14 años, y era el boom entre mis amigas. También en ese momento, se lanzaba al mundo "Crepusculo" que en sí, pareciera incluso que libro está basado en la serie. Pero no hay que olvidar, que con el avance casi estrepitoso del llamado "fanservice" hoy en día 2 de cada 20 animes son buenos. A mi me llamó la atención la gráfica de los personajes, a decir verdad ya recuerdo poco de su historia. Pero si me parece, que en el anime desarrollaron muy mal una historia que en el manga resulta un poco más interesante. Al menos, cuando se indaga mejor en el pasado de Kaname y la familia Kuran. También, es interesante ver cómo la escala de "tipos de vampiro" afecta en cantidad de años que envejecen y demás. No era una mala historia, pero la adaptaron bastante mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yep, en el propio texto reconozco que lo intenté aún a sabiendas que podía no ser mi rollo y, como pensaba, no era mi rollo. Y sí, se nota que ciertas tramas están pobremente desarrolladas o, simplemente, no terminaron de engancharme.

      ¡Muchas gracias por tu comentario, un saludo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.