21 de agosto de 2016

Crítica de cine: Solo los amantes sobreviven, el amor y el anochecer eternos

Imagen promocional de Solo los amantes sobreviven, una película sobre la nostalgia y la pérdida de los tiempos antiguos que nos hicieron grandes... y sobre vampiros. Fuente.

Hay películas que dejan sensaciones incluso tiempo después de haberlas visto. Permanecen. La magia del celuloide. Son como recuerdos a los que regresar cada vez que la mente naufraga lo suficiente. Solo los amantes sobreviven de Jim Jarmusch es un buen ejemplo de cómo el vampiro puede ser traído a los nuevos tiempos como la sombra de un pasado impetuoso que nunca se olvida. Y eso siempre es digno de ser evocado.

Un adjetivo se repite a lo largo del visionado del film y es: hipnótica, la fotografía y su mensaje sobre la nostalgia y el tiempo perdido se transforman en un discurso sobre nosotros mismos, sobre Detroit, Marruecos, Shakespeare, la música, el desdén, la apatía y el vampirismo. Jim Jarmusch consigue un film interesante gracias a su capacidad para impregnar el film con su sello, para algunos fascinante y para otros demasiado moderno. Como siempre, quien quiera disfrutarlo, lo disfrutará.


Solo los amantes sobreviven es una película lenta, pero no por ello mala (igual que una película rápida no es buena, como vale la pena mencionar). Se agradecen sus ritmos, que nos trasladan a ese estado donde los vampiros saben que siempre estarán ahí. jiEl espectador siente que se cuela en la vida de estos personajes a lo largo del metraje, alejándose de la falsa espectacularidad del mito y centrándose más en el significado de la inmortalidad que acompaña a los protagonistas del relato. ¿Qué significa vivir para siempre? Es más, ¿quién quiere vivir para siempre?, que preguntaba Queen.

A reivindicar los papeles de Tom Hiddleston como el músico profundamente melancólico Adam y la excepcional Tilda Swinton como la vampiresa Eve, unidos por mucho que los separe la distancia y el tiempo. La película, sin duda, funciona gracias a ambos actores y, aunque sus roles poseen nombres que nos hacen pensar en la Biblia, en realidad es una referencia a dos personajes de Mark Twain, pero eso no deja de hacer interesante la comparativa de estos dos amantes que tienen que alejarse de vez en cuando. Y también muy destacables Mia Wasikowska como la salvaje vampiresa Ava, John Hurt como el anciano vampiro Marlowe, Anton Yelchin como el compañero músico de Adam y Jeffrey Wright como el doctor que trafica con sangre humana, entre otros.

Por suerte, tenemos una serie de interesantes dilemas: la lucha entre la historia real y la nostalgia, entre los viejos y los nuevos tiempos, entre la monstruosidad y el destino; se conjugan sin olvidar el drama, la muerte e incluso alguna revelación sobre Marlowe y los personajes (que resulta interesante), a la suma de las referencias a Joyce, Fausto, Caligari… Si sois del público que disfrutó de filmes sobre el vampirismo como Entrevista con el vampiro, Byzantium o The Hunger, seguramente disfrutaréis de Solo los amantes sobreviven.

Al final, mientras la música de Adam se repite, la banda sonora de SQÜRL lanza su mensaje y permanece la idea de que hay una larga vida de amor y desamor, y cada personaje debe decidir si sobrevive o muere. Solo los amantes sobreviven y el resto de los aficionados al cine de vampiros con gusto por lo diferente también. 

12 comentarios:

  1. Los vampiros son ricos como personajes. A diferencias de otros seres, despiertan fascinación tanto como despiertan terror. Representan algo de lo deseado, la inmortalidad y la eterna juventud. Aunque tenga su precio, se puede desear ser un vampiro, tener una amante vampiro, tal vez tres. Se podría aceptar que una celebridad sea una de esas criaturas de la noche. Un músico por ejemplo, algo que ya se planteó en La reina de los condenados.
    Buen elenco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vampiros son personajes fascinantes y creo que siempre se pueden contar buenas historias con ellos y desde diferentes enfoques, pues muchos guardan cierta "humanidad" que permite contar historias con ellos que se acercan a lo que sentimos como humanos. Anne Rice lo hizo bien, una lástima que La reina de los condenados, en el cine, no llegase a tanto, salvo quizás la banda sonora. ¡Gracias por el comentario! ¡Saludos!

      Eliminar
  2. La tengo en mi lista de pendientes, pero tardaré en verla. Estoy algo saturado de melancolía...

    Has visto Ghost Dog, también de Jarmusch? Es una de mis pelis favoritas.


    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco melancólica, sí, pero también tiene cierto halo de esperanza. Ya me contarás cuando la veas, compañero.

      Sí, vi Ghost dog hace años, por La 2. ¡Tendría quince o dieciséis años! Y me gustó bastante. A ver si la veo de nuevo en algún momento.

      Gracias por el comentario, ¡un abrazo!

      Eliminar
  3. Mientras divagaba por internet vi esta imagen de la película: http://only-lovers.pandorafilm.de/assets/content/video/only-lovers_trailer_960.jpg
    Y he pensado "ese personaje tiene pinta de molar, la voy a ver"; aunque la voy a ver con incertidumbre, no sé yo lo que me va a parecer esto; ya te diré el día que la vea.

    P.D: ¿Las vampiras rubias escasean o es que me imagino cosas? O que no estoy curtido en el tema vampiros (probablemente sea esto último).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran película y el personaje de Mia me gustó bastante. Esa película y Stoker me han sacado de la imagen de Alicia que tenía de la actriz. Es muy grande cuando le toca hacer papeles alejados de su imagen de niña buena.

      Ya me contarás cuando la veas qué te parece. A mí me gustó, como habrás visto. Y tiene un par de ideas bastante interesantes, aunque hay que darle una oportunidad.

      Sobre las vampiresas rubias, hay unas cuantas: la chica de Near Dark, Claudia en Entrevista con el vampiro, la vampira del remake de Déjame entrar... Lo que hay poco son vampiresas albinas, como casi lo es la gran Tilda.

      Ya me comentarás, gracias y un saludo. :)

      Eliminar
    2. Bueno, la vi ayer por la tarde y estuvo bien, pero no me gustó mucho; aunque hubo algunos detalles que encontré interesantes (me gusta que llamen zombies a los humanos, xD).

      Eliminar
    3. Me acabo de acordar del chiste malo de Lo que hacemos en las sombras, cuando el zombi le pregunta al vivo si es un "premuerto". xD Sea como sea, bueno, si al menos te entretuvo, algo es algo. Soy así de exigente en este momento de mi vida. ¡Gracias por el comentario! ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Fuyuko (a través de RRSS)13 de noviembre de 2016, 10:36

    A mi me encanto, toca la decadencia humana , que hace la depresión cuando olvidas vivir y que el verdadero amor no solo es una etapa con final, es algo que no termina cuando hay una luz que cultivas cada día de tu vida lo que realmente te hace feliz , es maravillosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pareció una película maravillosa por los motivos que citas y añadiría otros como la lucha entre la nostalgia, el pasado y el presente. ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  5. Narciso (a través de las RRSS)13 de noviembre de 2016, 10:38

    Parece mentira que haya tenido que venir Jim Jarmusch a decirnos que los vampiros se hacen polos de sangre. ¡YA ERA HORA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo Jarmush podría haber enfocado esa temática así jejeje ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.