24 de junio de 2017

Críticas de cine: Power Rangers, ¿es hora de metamorfosearse?

Los nuevo Power Rangers. Go, goFuente.
"Go, go, Power Rangers!"

Los Power Rangers era una serie con capítulos de veinte minutos sobre unos adolescentes que se metamorfoseaban en una especie de coloridos guerreros para hacer frente a las amenazas que les enviaba la mala de turno, Rita Repulsa, que solían ser seres hechos de a saber qué y que se comportaban como idiotas o seres hechos de a saber qué y que se comportaban como idiotas, pero que crecían mil metros (señor disfrazado 1) y necesitabas crear un superobot (señor disfrazado 2) para vencerles. Y sí, por el camino habían escenas de acción, kárate pachangoso y chistes tontorrones. Las intros eran casposas, como el "metamorfosearse" y, por aquella época (los locos años 90), ¿quién sabía que la mitad de las escenas estaban recicladas de un show japonés? Nadie. Pero, por mucho que ahora pensemos: "qué chorrada, vaya tontería de serie", para algunos, como un servidor, fue la puerta para la ciencia ficción, la fantasía y los superhéroes. Levantarte a las siete de la mañana para ver los Power Ranger no estaba mal si luego podías ver Spider-Man o Batman. No estaba mal soñar con identidades secretas y salvar el mundo mientras veías montañas donde pensabas: "¡ahí está Zordon, Alfa y los Power Ranger!". No estaba mal pensar que la fantasía valía la pena.


Como chaval que jugaba en los '90, Power Rangers supuso un antes y un después, incluso cuando abandonaste la serie, aquella primera que seguías cada día, anonadado y fascinado por repetitivo que fuera. Recuerdo que la dejé cuando se fue Kimberly, que mi favorito era el Power Ranger negro y que la armadura blanca era genial. Y todos esos pensamientos que parecen tontos se unen a esa época en la que conseguías los muñecos que cambiaban la cabeza pulsándoles en la "powermoneda" (qué mal suena) y que nunca logré la cueva (¡maldita sea!). La serie ha pervivido como un recuerdo añejo y, cuando la ves ahora, piensas: "¿en serio?". No obstante, se le guarda ese cariño que tienen todas las primeras cosas y el hecho de que este 2017 se haya estrenado un reboot me ha obligado a ver de nuevo con mis viejos ojos aquella historia sobre unos chavales destinados a salvar el mundo, por loco, incoherente, camp o lo que sea que tiene que ser esta historia.

Si partimos de todo lo que es la película de los Power Ranger, no entiendo mucha de las críticas que se quejan de tonterías, frikadas, boberías, chistes tontos, robots raros y malos cutres que salen en la película. ¡Los Power Rangers son eso! ¿Y qué? Me parece admirable, al menos, que hayan querido los creadores de estos nuevos Power Rangers tomarse algo en serio el material de partida y hacer una película para pasar el rato. Se nota que hubo cierto cariño en alguna parte del guion y se decidieron crear Power Rangers que son castigados estilo The Breakfast Club (la estrenaron incluso el mismo día) y que tienen a madres enfermas, orientaciones sexuales que su familia no acepta, padres que esperan todo de ellos salvo la autodestrucción, amigas que deciden dejar de serlo y síndromes cercanos al Asperger. Chavales con problemas a su alrededor, vaya, asunto que no me ha molestado por cómo incluyen la diversidad y el hecho de tener que hacerse amigos, aunque no haya demasiado metraje para sentir sus problemas de verdad y parezca que el ser superhéroes ya soluciona todo en su vida, cuando si algo hemos aprendido de Spider-Man es que no: puedes tener superpoderes y seguirás teniendo una vida horrible. ¡Optimismo!

Pensé seriamente en si podría viajar a cuando tenía cinco años
y hacer que mi yo pasado viese la película. ¿Le hubiera gustado? Fuente.

Opino que el mayor problema de tomarse en serio el material de partida es que el guion se podría haber trabajado más para que toda la parte de entrenamiento fuera menos rudimentaria y se optase más por la diversión que por otra cosa. Hay algún chiste que me sobra y la pobre Elizabeth Banks está pasada de vueltas, como lo estaba su personaje en la serie original, por mucho que el diseño de Goldar o los Masillas sea más deprimente y "realista" en algo que no tenía que hacerlo. A ver, que quizás esperaba el disfrute de Los Vengadores de algo que nunca ha sido Los Vengadores, pero, al menos, no me han dado ganas de arrancarme los ojos y he pillado algunos guiños tontos que a mi yo de cinco años le han encantado (ver al Tommy y la Kimberly reales..., digo, originales).

No sé si traiciono mucho el espíritu simplista de la serie si decido fijarme en tonterías del guion como ese Zordon (Bryan Cranston volviendo a sus orígenes) provocando la extinción de los dinosaurios cuando con el Megazord y una bofetada bien dada, parece que la villana decide irse a buscar a Lord Zed por el espacio. Tampoco creo que sea muy conveniente avisar que ciertos cambios del tono de la película hacen que sienta que hubo mil reescrituras de guion.

En definitiva, no sabemos si habrá segunda parte por mucho que Rita nos la intente vender en su último dialogo y que haya ese guiño a Tommy (el Power Ranger verde), pues se antoja que no ha funcionado en taquilla como se quería, pero siempre nos quedarán todas aquellas mañanas, levantándonos a las siete para ver a aquel grupo que salvaba el mundo bajo un lema tan tonto, simple y heroico como ese: "Go, go, Power Rangers!".

¿Cuánto tiempo nos durarán estos Power RangersFuente

8 comentarios:

  1. Recuerdo cuando recibían un ataque, salían desparramados por todos lados, con una interjección, expresión, muy divertida, que no puedo trasladar a palabras.
    Mi preferido era el Green Ranger, que empezó como un villano. Y me gustaba Kimberly. Me gustó una película que se hizo con un personaje que ataca la base, y tienen que irse a otro planeta a recuperar los poderes. Y hay toda una guerrera mística muy atractiva, como guía.

    Me gusta el personaje de Zordon, ese acto me hace recordar (sin comparar el nivel, aclaro) a El Doctor desatando algunos desastres para evitar otros mayores, como en Pompeya. Me gusta el origen de Rita Repulsa, tan al estilo de atractiva villana de Marvel. No me gustó tanto que Goldar como una marioneta gigante en lugar de ser el villano que era, era el que menos ridículo era.

    Creo que la solución que encuentran para ser raros es encontrar amigos igual de raros y de paso, salvar al mundo.

    Como villana, recuerdo a Scorpina, nada ridícula, atractiva y peligrosa.

    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una película que se ancla a nuestra nostalgia por la serie original y no creo que fuese tan mala como dicen (la película, me refiero).

      ¡Gracias por tu comentario! ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Nishimura (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:24

    Aburridisima , la verdad no le encontré mucho entretenimiento , ni siquiera para un fin de semana , algo que vendieron mucho y no sirvió

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, podría haber sido más ágil en algunos momentos, por ejemplo, el entrenamiento. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Daniel (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:26

    A mi me pareció una chorrada simpática. Como los originales, vamos, pero con algo más de encanto y personajes mejor perfilados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente, fue por lo que leí en tu muro por lo que le di una oportunidad a la película. ¡Gracias, Daniel!

      Eliminar
  4. Narciso (a través de RRSS)12 de julio de 2017, 14:27

    Yo aún no la he visto, pero dudo que sea peor que la serie.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.