19 de junio de 2017

American Gods. Come to Jesus, vientos de guerra

El renacimiento también conlleva la muerte y eso nos lo recuerda Come to Jesus, la despedida de la primera temporada de American Gods. Fuente.
Wednesday: ¿En qué crees, Shadow?Shadow: En todo.

American Gods: Come to Jesus ha supuesto la despedida de la primera temporada de la serie basada en la obra de Neil Gaiman y que ha funcionado perfectamente como una introducción al mundo de dioses y mortales que conlleva esta asombrosa hazaña, entre el sueño y la pesadilla.

Come to Jesus completa la historia de la diosa temible Bilquis, nos reintroduce a Anasi y nos transporta a la fiesta de Pascua donde Ostara celebra el día de resurrección y renovación antes de ser tentada por el viejo dios que es Wednesday. A todo esto, cientos de Jesús, Shadow que no sabe qué puede creerse, la llegada de los nuevos dioses y el choque con la revelación sobre la verdadera muerte de Laura Moon. Uno de los puntos fuertes de esta serie es cómo hace que sientas piedad incluso por seres temibles.


La guerra que vendrá


Gracias al reparto, la dirección y el guion, logramos un cierre por todo lo alto y acertado, porque deja con ganas de más, mucho más. Enorme Ian McShane como Wednesday en uno de esos episodios donde se come cada escena en la que sale y donde su mayor contraposición, aparte de en los monstruos de los nuevos dioses, la diosa de la Pascua o el propio Shadow, la hallamos en la esposa muerta, Laura (una genial Emily Browning).

La mayoría de las piezas que se han ido planteando a lo largo de estos ocho capítulos quedan resueltas con la facilidad con la que Bryan Fuller y su equipo nos han presentado esta arriesgada serie que es un auténtico éxito a la hora de tratar la fantasía oscura en la televisión. 

Pese a que Come to Jesus sirve bien como cierre de esta primera parte, también posee un clamoroso cliffhanger y una serie de tramas que se pueden desarrollar perfectamente en la ya confirmada segunda temporada de esta obra audiovisual. El mayor defecto que puede llegar a poseer es esa sensación de aguardar que continúe más de lo que lo hace y eso que tiene una duración de una hora, pero siempre saben a poco estos antihéroes y monstruos que brotaron de la imaginación del escritor inglés.

A riesgo de que me repita: música, fotografía, efectos especiales, ambientación, vestuario, transiciones... todo forma ya parte de ese mundo onírico y oscuro que vemos a lo largo de los minutos y nos entrega una serie estilizada y preciocista hasta un punto que muchos no soportan y que a mí, personalmente, me fascina.

A su vez, la sátira pervive, ya no solo en ver cómo Jesús ha acaparado la Pascua, al igual que el Conejo de dichas fiestas por encima de la auténtica diosa gracias a Media y su poder sobre la humanidad, sino que también por la vigencia de su crítica, como vemos en ese noticiero donde se habla de la destrucción de antiguos templos. El mundo que concibió Neil Gaiman está más cercano que nunca.

Sea como sea, la segunda temporada promete una gran batalla entre los antiguos dioses que ha ido reclutando Wednesday y los nuevos dioses que representan el señor World, Technical Boy y Media, que aseguran que ya vayan a la guerra o no, ganarán. Nos preguntamos qué pasará y qué sucederá cuando Shadow descubra la verdad sobre estos dioses que bien recuerdan a una especie de mafia salida de El Padrino.

En conclusión, con Come to Jesus, se me ha terminado el vicio de American Gods hasta 2018 y la espera se me va a hacer muy larga hasta entonces. No nos quedará otra que rezar y releer la novela.

2 comentarios:

  1. Me pregunto en cual de los bandos me sumaría, si me invitaran. Es que tengo un blog con bastantes seguidores, de distintas partes, me hago llamar El Demiurgo.
    Es que las diosas tiene un aspecto realmente mítico, como esa diosa peligrosa que otorga la muerte, como una mantis. Pero ese olvido es cruel, como la destrucción de su templo.
    Y por el bando de los nuevos dioses, que quieren desplazar a los otros, está Media. Brillantemente interpretada por Gillian Anderson, que luce seductora.
    Podría decidirme por ese bando, sino fuera que me gusta la relación de Shadow y Laura Moon.

    Ha sido una sorpresa descubrir quien es el Wenesday, aunque había alguna pista interesante.

    Este final de temporada deja con intriga.

    ResponderEliminar
  2. Nada, fácil, te creas un bando paralelo y a vivir, ¿qué más se puede hacer? Un #TeamThor, que se le llama. ;)

    ¡Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.