27 de junio de 2017

Crítica del cómic: Intemperie de Javi Rey, la aridez de la España negra


Intemperie es uno de esos cómics que no pueden faltar en nuestra tebeoteca. Fuente.
"El pueblo fue levantado sobre el fondo de una rambla ancha por la que en algún momento corrió el agua. Ahora solo era un largo socavón en medio de un llano interminable".
El cómic es uno de los medios artísticos más potentes que existen. Cualquiera que se haya perdido en las páginas de uno, lo sabe. La mezcla de imagen, narración, dibujo, argumento... todos esos elementos transmiten sentimientos con una fuerza que solo un ignorante sería incapaz de notar. Yo lo descubrí cuando From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell me sacudió como una descarga eléctrica en junio de 2008, cuando lo leí por primera vez. 

Si bien vivimos en un tiempo donde persiste en algunos ese pensamiento de que los tebeos son infantiles, por suerte se empieza a erradicar ese pensamiento y nos centramos en los puntos positivos del noveno arte y no solo cuando hablamos de superhéroes o fantasía, sino también cuando el cómic toca temas tan duros como el maltrato infantil en la España más negra posible. Todo ello es algo que recalca Intemperie, una novela gráfica de Javi Rey basada en la obra de Jesús Carrasco.


Portada del cómic Intemperie,
que adapta la obra de Jesús Carrasco.
Fuente.

El desierto de la crueldad


El agua puede ser la vida y la carencia de ella la muerte, pero también algo peor: la locura y, con ella, el reino de la maldad. En un lugar donde hace tiempo que la lluvia no viene, unos hombres del pueblo y el alguacil buscan a un muchacho que ha huido de su casa. Si lo atrapan, las cosas no serán buenas para él. La única oportunidad que tiene el crío es seguir adelante, aunque el inmenso desierto lo devore, ya que no cuenta con agua ni alimentos. Prefiere morir a seguir sufriendo los abusos de su padre y los otros pueblerinos. Será la inesperada alianza con un anciano cabrero la que lo cambie todo de un modo inesperado. Quizás ese chaval y ese viejo puedan tener suerte. Solo quizás.

La historia de Intemperie es dura, un auténtico drama, pero posee también ciertos toques de western en ese escenario donde funciona toda la trama, ese pobre niño, el cabrero y sus perseguidores. El tormento, el pasado, la venganza y la violencia les persiguen a todos ellos y con colores amarillentos se dibuja la oscuridad de España. No hay esperanza y hay instantes de desesperación, tristeza y condena a lo largo de sus páginas.

El enfoque de la obra resulta distinta al que solemos tener en este tipo de cómics y, aunque lo leamos rápido (me lo acabé en una tarde), destacamos todos los puntos buenos de una novela necesaria para hacernos reflexionar sobre lo que somos.

El horror real del cómic. Fuente.
Javi Rey, que ha salido de la Escola Joso de Barcelona y sigue la corriente de autores como Miguelanxo Prado, es un autor con una fuerza narrativa muy grande, capaz de mezclar la realidad con el terror en un par de trazos. Su capacidad para narrar, como comentaba, es uno de esos dones de los grandes dibujantes del panorama del cómic. Sabe cuándo "guardar silencio" y dejar que sus ilustraciones sean todas las que narren una historia cruel sobre el destino de un niño. 

Hubiera sido sencillo para Rey centrarse todo en pasar las líneas de la novela de Jesús Carrasco al papel, pero, por suerte, hace algo más: aporta su estilo, crea y forja algo distinto, sin perder la esencia el original.

Además, el uso de la paleta de colores, la acuarela y demás aportan un acabado bastante especial para Intemperie, que lo transforman en uno de esos cómics que merecen la pena ser descubiertos para los que buscan algo más que un mero entretenimiento.
El anciano cabrero y el niño. Fuente
Intemperie, como ya he dicho, nos obliga a hacernos preguntas. España sigue siendo un país roto y este tebeo nos ayuda a comprender que, por mucho que creamos que hemos avanzado, continúa habiendo un mundo sin ley a nuestro alrededor, personas con pensamientos violentos y seres malvados que no dudan en convertir el mundo en un lugar peor. ¿Típico del ser humano? ¿Típico de los españoles? ¿Qué ocurre? ¿Cómo podemos enorgullecernos de lo que somos cuando seguimos negando toda esta sangre que todavía impregna nuestras manos?

Recomendable, además, leer la entrevista que acompaña al cómic y donde Javi Rey y Jesús Carrasco nos cuentan sus impresiones sobre Intemperie.

En definitiva, Intemperie es un cómic que no puede faltar para todos aquellos que deseen descubrir una historia diferente, dura, pero necesaria, para reflexionar todo lo que somos y lo que podemos hacer para cambiar nuestro destino.

Por último, muchísimas gracias a Rosa por traerme de la Feria del Libro de Madrid este ejemplar firmado y con un dibujo del propio Javi Rey. No dudes que lo guardaré con mucho cariño en mi estantería. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.