9 de abril de 2016

EL RETO DEL JUNTALETRAS: ¿Cómo crear un buen protagonista? Algunos consejos

¿Cómo crear un buen protagonista como Walter White de Breaking Bad? Fuente.
La semana pasada hablé bastante sobre la creación de los personajes, pero es un tema que posee muchos enfoque y da para múltiples entradas (no, no es una amenaza de que a partir de ahora solo escribiré de esto). De por sí, los personajes son un material para un par de libros (no os miento, hay gente que vive de eso). Pero dejando de divagar, en esta entrada, quería centrarme en vuestro personaje principal y en un par de claves para crear lo que yo considero un buen protagonista (seguro que no lo habíais descubierto por el título del post).
Ese oráculo entre fake, discusión y aporte interesante que es Wikipedia define al protagonista como:
Personaje principal de un drama o historia. También es el que actúa en las mayores acciones de una historia. Sin el personaje principal la historia no sería interesante [...].
No es la mejor respuesta del mundo, pero en un examen de Literatura, podría sacaros de un apuro a la vez que os podéis marcar un: "yo me leo la Wikipedia, yo soy una persona culta". Ya me entendéis (y si no me entendéis, dejadme libre...).

Advertencia para navegantes sobre lo que viene a continuación: no creo que deba decir que esto es lo que me funciona a mí (pero lo es) y que a vosotros os puede servir otra cosa o no compartís mi opinión (lo que sucederá). Diferenciarnos, eso es lo divertido y espero que lo compartáis en los comentarios. Así que aquí empiezan algunos de mis apuntes:

Watson y Sherlock, dos buenos personajes que han fascinado a los lectores desde su creación. Fuente.

Debe tener cierta humanidad y la personalidad


Todos los personajes de nuestra obra deberían tener cierta personalidad (tampoco me juzguéis por ello). No podemos creernos que un héroe de quince años tenga la personalidad de una piedra (no me hagáis hablar), es decir, que sea un tipo que solo hace siempre lo que pide la historia, que no tiene sentimientos. No se enfada, no se equivoca, no suelta una broma… 

Me encanta el carisma de los personajes en la literatura, véase el personaje de Skulduggery Pleasant, y aunque muchos opinan que esto no debe ser un gran punto, a mí es lo que me vende a los personajes, ya sea en la Trilogía del Dólar de Sergio Leone o el Doctor de Doctor Who

Tanto si hacéis solo una obra, como si hacéis una saga, trilogía o lo que sea, es importante desarrollar una personalidad además de una descripción física, darles un nombre acorde…

Los personajes también deben tener cierta humanidad. Incluso el Doctor Manhattan alberga cierta humanidad, aunque como en el caso anterior, podemos elegir que el personaje no muestre esa humanidad siempre, lo que nos sorprendería.

Un apunte: creo que los rasgos físicos y de carácter son muy importantes. Un modo de caracterizar un personaje es incluirle algún tic. Por ejemplo, Barty Crouch Jr. Y su lengua.

Barty Crouch está de acuerdo con este post. Fuente.

Empatizar con el lector


Sea bueno o malo (aunque esto es demasiado simple), el protagonista debe transmitir algo al lector. Me temo que, muchas veces, los personajes odiosos de las novelas surgen cuando no dicen nada al lector, nada con lo que este pueda sentirse identificado o pueda llegar a entender.

No hablo de que sean grandes personas, pero sí que incluso siendo un villano, atraiga al espectador. Por ejemplo, Kylo Ren de Star Wars o Joffrey de Juego de Tronos no dejan de ser tipos odiosos, pero ¿los soportaríamos como protagonistas?

Es importante que el lector, aunque tenga enigmas en torno a los personajes, pueda llegar a comprendernos o a sentirse atraído por el personaje. Todos podemos entender por qué Frodo va hasta el Monte del Destino.

Un gran punto de la novela o la historia que queramos contar es que el lector llegue a sentirse identificado con el personaje, por muy diferente que seamos a ese ser surgido de las palabras. Todos entendemos al personaje de Walt cuando empieza en Breaking Bad e incluso cuando acaba, en un camino donde toma muchas decisiones de dudosa y terrible moralidad. También entendemos a un Eterno como Morfeo de The Sandman que, pese a su actitud seria, sabia y vengativa, aprende lo importante que es el cambio y eso es algo que todos entendemos. Sea como sea, las buenas historias nos permiten vivir más vidas que la única que tenemos.

Un personaje que funciona, Morfeo. Fuente.

No puede llegar indemne


Ante todo, los personajes deben ser complejos (alguien dirá ahora que no, yo le aplaudiré y seguiré con mi rollo, lo siento). Si es una obra larga, pueden cambiar de bando, colaborar con sus enemigos, enfrentarse a sus miedos, tomar decisiones equivocadas…

O no debería (aunque siempre dependa de lo que queréis colgar). Creo que los personajes deben dañarse, sufrir, cambiar… Eso es lo que nos pasa a los seres humanos, ¿por qué no debería pasarles a nuestros personajes? La perfección puede llegar a ser odiosa. No podemos tener piedad. ¿Recordáis a George R.R. Martin con Eddard Stark y compañía? Hace que lo adoremos, que lo convirtamos en nuestro protagonista idealizado para luego hacer lo que hace.

Que conste que no hablo solo de daño físico o la muerte (que también), sino que hablo de que se enfrente también a problemas morales, a decisiones arduas, que no se le reste realismo o credibilidad en ningún punto. A veces, es duro y te puede destrozar lo planeado, pero creo que es lo que hace que una novela funcione realmente: enfrentar a tus personajes contra aquello que no esperan y que no es sencillo. Otro buen ejemplo sería Yarvi de Medio Rey de Joe Abercrombie, un personaje que debe aprender mucho a lo largo de las páginas.

Como en todo, la literatura y la creación es libre y eso no quita la gracia a tener personajes más simples en ciertas obras.

¿Expertos en sufrir? Como toda la Casa Stark... Fuente.

Que no sea un esclavo del escritor


Este es un punto discutible para muchos autores que consideran que sus personajes deben seguir los esquemas que han trazado de antemano. No soy uno de esos autores. Temo que jamás lo seré. Me enjuagaré las lágrimas ahora y continuaré este texto...

Mi gran objetivo es que mis personajes estén vivos, tomen decisiones y me sorprendan, porque si consiguen eso conmigo (que soy el que los escribe y crea), imaginad con el lector. Opino que si les obligo a hacer cosas (si no justifico aunque sea un poco), acabo obteniendo personajes mediocres y rectilíneos, artificiales al cien por cien, que son solo esclavos de la trama.

¿Cómo se consigue esto? El personaje, aparte de tener cierta credibilidad, debe tener motivaciones, meta, debe emprender el viaje por algo. Pensad en Bilbo Bolsón. Él no empieza el viaje a la Montaña Solitaria por el oro del dragón o porque no tenga otra cosa que hacer, lo emprende porque siente la llamada de la aventura y quiere hacer algo en su vida y eso le pondrá en serios problemas. Pensad también en Roland Deschain: su motivación es llegar a la Torre Oscura y eso le pone en una serie de bretes, pero su motivación está ahí. De no tenerla, el personaje me temo que solo es un esclavo.

Roland Deschain, un gran personaje de Stephen King. Fuente.

Huye de Poochie, Mary Sue y Gary Stu



Hace un tiempo os hablé de que es una Mary Sue o un Gary Stu, sin dejar de lado otro nombre que me encanta Poochie (el personaje “superventas” de Los Simpson). A menudo, el escritor quiere crear personajes perfectos y se convierte en ellos en su obra, haciendo cosas completamente ilógicas y dando facilidades incoherentes entre otras cosas. Añadid las dosis de mercadotecnia para vender a un personaje a todo el mundo. 

Personalmente, opino que es hora de huir del don perfecto, aunque en algunas historias reconozco que no se note que lo son. El problema es cuando se nota… Y demasiado. Tampoco me hagáis mucho caso, que solo soy un juntaletras dando opiniones.

Cuidado con Poochie. Fuente.

Aprende de los mejores


Un consejo, como todo en la literatura, es que analicemos y estudiemos a los personajes que nos gusta. Haced una lista de esos personajes de la ficción que os vuelven locos (Harry Potter, Rorschach, Spider-Man, Frodo…) y sopesad por qué funcionan, por qué os gustan… Es una clave para luego transmitirlo en vuestros propios personajes. De ahí la importancia de leer libros, cómics, ver películas… Son influencias que nos suelen hacer mejores.

Sin embargo, también recomiendo que estudiéis los personajes que no os gustan, aquellos que detestáis, y descubrir por qué no os gustan: son perfectos, son idiotas, no se deciden, son incoherentes…

El Doctor, un buen ejemplo de personaje. Fuente.

¿Y vosotros? ¿Qué pensáis? ¿Algún apunte más sobre la creación del protagonista que queréis comentar?

6 comentarios:

  1. Estoy contigo en lo que dices, es mejor que el personaje tenga su propia magia. Es muy divertido cuando te das cuenta como tu personaje va cambiando sin que a penas te des cuenta, y cuando relees te quedas pensando "Un momento, ¿yo lo hice así?".
    Me ha gustado mucho leer tu post.
    :D
    Ahora me toca a mi, seguir en mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kath, considero que ese es uno de los mejores instantes que puede haber a la hora de escribir una historia, porque quiere decir que todo el caos que has montado tiene, finalmente, sentido. Al menos, es lo que a mí me pasa.

      Y la experiencia de la relectura es curiosa... A veces, dejas pasar mucho tiempo y te preguntas: "¿yo, realmente, escribí esto?". La respuesta puede ser asombrosa.

      Muchísimas gracias por tu comentario y espero leer la entrada de tu blog.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. A mí me gustan mucho, por ejemplo, los personajes de Tyrion Lannister y Daenerys Targaryen (de Juego de Tronos). Me gusta porque son dos personajes que viven en constante aprendizaje. Se llevan muchos golpes, pero siempre se levantan y siguen.
    Ha estado muy interesante esta entrada :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos buenos ejemplos de personajes que sufren, evolucionan y aprenden. Es uno de los grandes puntos de la obra de George R.R. Martin. Su talento para contar historias y la extensión de su obra hacen posible que los personajes evolucionen constantemente.

      Muchísimas gracias por tu comentario y me alegro de que te haya gustado esta entrada, ¡saludos!

      Eliminar
  3. Sherlock Holmes es uno de los grandes personajes que puede haberse inventado alguna vez. Personaje que ha opacado a todos los demás detectives de enigma. Y que fue basado en Joseph Bell, médico que fue profesor de Conan Doylet, que aplicaba su habilidades deductivas, de adivinar la profesión, para mejores diagnosticos. Y tenía esa apariencia física que se le atribuye al detective, admirado por Data en Star Trek The Next Generation. Y que es un personaje mejor, por conocerlo por Watson. Personaje que a veces cuestiona los metodos del detective. Tenemos a un detective que no solo razona, sino que boxea, es esgrimista, es capaz de meterse en barrios marginales y peligrosos, saliendo vivo. Y tiene sus manias, sus vicios. A diferencia de Data, pretende evitar lo emocional. Y a pesar de todo fue vencido una vez por Irene Adler, otro memorable personaje. Que sólo estuvo en ese cuento.
    Sherlock puede ser que haya sido un adelantado en enfrentar la violencia de genero, en relatos como El cliente ilustre.

    Kylo Ren no gusta porque no tiene esa tragedia que justifica a Darth Vader. No conocemos su justificación. Y creo que que no gusta porque satiriza a los fans de la saga, que admiran a Darth Vader. Es casi más un cosplayer que un villano.

    Los personajes del Arrowverso tienen su justificación, como Oliver al convertirse en aquel vigilante, que mata, para luego querer evitarlo. Mientras que es antipatico el policía Lance, queriendo detenerlo.
    En cambio son detestables villanos como Malcon Merlyn, Deathstroke, Damian Darthk, Ras Al Ghul, Vandalo Salvaje. Son personajes para odiar, como también Amanda Waller. Pero no por odidosos son menos personajes. De hecho, el odiar a esa clase de personajes es un autentico reconocimiento.

    También sirve que un personaje quede indemne por haber tenido una perdida irreparaable en el pasado. Porque no puede ser amenazado. ¿Con que se puede a amenazar a V, de V de Venganza? Darkman si tuvo alguna novia y fue puesta en peligro pero luego la abandonó. ¿Que más puede perder? Y es alguien que no puede ser sobornado. Aún así, llega ser a traicionado en una secuela.
    También sirve que un personaje sea tan previsor, que puede anticiparse, que tenga preparados planes de contigencias. Incluso que parezca paranoico. Que es el caso de Batman.

    No sé si podría usar intencionalmente esos mecanismos. Pero tengo en en mi blog personajes que son admirados. Como el caso de Mara Laira, que empezó siendo mi personaje interlocutor, una clase de locutora, ampliandose a modelo, intermediaria, detective aficionada. Y es amada por lectores de mi blog, apareciendo en relatos de otros blogs.

    Buena entrada.
    Sugiero alguna sobre la diversidad en las ficciones, como Sara Lance en Arrow y Legend of Tomorrow.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abordas a muchos personajes interesantes en tu comentario, de diferentes obras como Sherlock Holmes y adaptaciones como Arrow. Personalmente, muchos de esos personajes me gustan.

      Creo que Sherlock está en parte del ADN de muchos superhéroes que nos encantan, ese ser extraordinario, justiciero y algo extraño que nos fascina. Está en Batman, en el Doctor... Y de ahí que todos ellos, cuando cuentan con un gran escritor, tengan historias magníficas.

      Ya que mencionas a V de V de Vendetta y abordando el cómic (la película que no existe para mí), es fascinante cómo Moore convierte la idea que es V en un hombre de carne y hueso, que ha trascendido para ser un ejemplo de lo que supone la venganza y la anarquía. Es una obra maestra del cómic.

      Por otra parte, ya hice una entrada en su momento sobre la diversidad y la mencioné en el anterior post del Reto del Juntaletras, pero como es un tema siempre apasionante, no dudo volver a tratarlo.

      Un saludo y gracias por tu comentario lleno de tantos personajes y reflexiones, genial leerlo. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.