Crítica de The Gentlemen, ¿hay esperanza para Guy Ritchie?

 

Guy Ritchie vuelve al cine criminal que tanto le gusta. Fuente.

¿Por qué Guy Ritchie hizo Aladdin? ¿Por qué hizo Barridos por la marea? ¿Por qué hace proyectos que se quedan en nada como Rey Arturo? ¿Por qué se notaba tanto su desgana en Sherlock Holmes 2: Juego de sombras? A Guy Ritchie lo que le gusta en realidad son sus películas que tiran del submundo londinense como en Snatch, RocknRolla o en la reciente The Gentlemen. Imagino que para costear estas últimas sobre delincuentes debe hacer su trabajo mercenario en las primeras películas, los blockbusters... Si Aladdin era la confirmación de su terrible desgaste, The Gentlemen es un signo de esperanza que ha hecho que ya esté preparando una miniserie que ampliará el tono de la película.


 

El mundo del crimen de Ritchie

Como Quentin Tarantino, ese espejo donde Guy Ritchie ha querido mirarse muchas veces, intenta centrarse más en la trama, en cómo se cuenta, que en lo que cuenta. Trocea, salta para delante, vuelve para detrás, se juega con la idea del metacine… Poco se puede decir del argumento: un señor del crimen, que controla el tráfico de marihuana, quiere ceder su trono sin que antes acaben con él, mientras un investigador privado chantajea a su segundo y narra los distintos enfrentamientos que ha habido para tomar el poder.

No esperen a Shakespeare (ni siquiera a Scorsese), esperen más bien una entretenida obra de género criminal que no aburre en ningún momento, aunque tire de la brutalidad y el salvajismo hiperbólico para aparentar que la trama tiene más de lo que tiene. Es la fórmula de Guy Ritchie y le suele funcionar cuando habla de lo que le gusta.

En parte, logra eso gracias a un reparto en estado de gracia donde destacan Matthew McConaughey como el mafioso que desea retirarse Michael Pearson, Charlie Hunnam como el lugarteniente con TOC Ray, Hugh Grant como el chantajista Fletcher y, en roles más secundarios, Henry Golding como el candidato a ser el señor de la mafia china Dry Eye, Colin Farrell como el liante a nivel de barrio Coach, Jeremy Strong como el hortera señor del crimen Matthew y Michelle Dockery como la señora de Pearson, Rosalind.

Puede que le fuera mejor a Guy Ritchie si siempre dirigiese películas como The Gentlemen, pero si lo hiciera, ¿de dónde sacaría la pasta para financiarlas? Fuente.

¿Hay esperanza para Ritchie?

Durante las casi dos horas de duración, en The Gentlemen no hay momento para el aburrimiento: hay acción, traiciones, venganzas, humor, crítica a las drogas duras y a los antiguos lores ingleses que viven de las rentas (o lo intentan), del periodismo banal y de los nuevos medios como YouTube (donde cualquiera puede hacerse famoso colgando un crimen; hasta se hace un guiño a Black Mirror).

La próxima vez que Guy Ritchie haga alguna de las suyas, tendremos confianza en que sea algo como The Gentlemen, ya sabemos que, cuando no hace de las suyas, sino de las de otros, nos sale lo que nos sale. Hasta entonces, buena suerte, rey de la selva.

Esperemos que sus próximas películas también sean "lovely". Fuente.

Calificación:

Publicar un comentario

0 Comentarios