7 de mayo de 2015

La magia de los cuentos imperecederos, por Neil Gaiman

“Mientras iba escribiendo estas líneas, he caído en la cuenta de que lo verdaderamente peculiar de casi todas las cosas que consideramos frágiles es lo sólidas que en realidad son. […] Un corazón puede romperse, pero es también el músculo más fuerte del cuerpo humano, capaz de latir setenta veces por minuto durante toda una vida, y sin apenas un fallo. Incluso un sueño, algo tan delicado y etéreo, puede llegar a ser prácticamente indestructible. 
Fuente
Un cuento – al igual que una persona, una mariposa, el huevo de un ave, el corazón humano y los sueños –, es algo frágil, pues se compone de elementos tan precarios e insignificantes como son las veintiocho letras del abecedario y unos cuantos signos de puntuación. O de palabras pronunciadas en voz alta, que no son sino sonidos e ideas –cosas abstractas, invisibles, que se desvanecen nada más pronunciarlas-, ¿existe algo más frágil que eso? Y, sin embargo, hay cuentos pequeños y sencillos que hablan de aventuras y de gente que hace cosas extraordinarias, cuentos que hablan de magia y de monstruos, que han sobrevivido a quienes los contaron, e incluso a las culturas de las que nacieron”. 
NEIL GAIMAN, 
 introducción de OBJETOS FRÁGILES.

Fuente.
Prometí que no compraré más libros por un tiempo (aunque algún cómic haya caído...). Este "mandamiento" podría ayudarme de dos maneras: 
  1. Ahorrar (cuestión importante).
  2. Leerme la pila ingente de libros que tengo por mi guarida secreta. 
Sin embargo, el escorpión no puede evitar su naturaleza y yo tampoco. 
Me topé hace algo más de un mes con Objetos frágiles, un compendio de cuentos de Neil Gaiman publicado en 2006 en España. Leí un poco de la introducción, miré el índice, atisbé alguna frase de alguno los relatos y... Maldita sea, ya lo quería, pero debía resistir. 
Y las cosas que más se resisten, al final, son las que más queremos.
He estado esperando, ahorrando y ahorrando más, pero, tras tanto "sí, pero no", ha caído en mis manos y lo he empezado a leer. 
Si algo puedo decir es que no me arrepiento. Solo por el amor de Gaiman hacia las historias ya vale la pena.

P.D.: Seguiré ahorrando.
P.D.2: Me intentaré alejar de las librerías.
P.D.3: El escorpión no puede traicionar a su naturaleza... Ay.

8 comentarios:

  1. Yo también intento no comprar libros y cómics hasta que lea los que tengo, no siempre lo consigo, pero llevó varios meses haciéndolo, y he ido avanzando con la lectura que tengo pendiente, aunque no tanto como me gustaría. Alejarse de las librerías ayuda, yo lo he hecho incluso durante la época del día libro que hay descuentos y tal, lo cual me fastidia, porque pienso cosas como "podría haber comprado cosas a menor precio", XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que no soy el único que padece esta "enfermedad". Me intentaría alejar de las librerías, pero seguro que me pondría peor... De todas formas, hay una manera de ir arreglándolo: leyendo lo que he ido apilando durante años... Y, añado, estar más cerca de las bibliotecas. Ahora mismo, sin ir más lejos, estoy escribiendo desde una...

      Muchísimas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Algunas historias conocidas tienen siglos, inclusos miles de años.
    Como la epopeya de Gilgamesh el inmortal, la primera historia de ficción que se conoce. Historia que Robin Wood convirtió en un comic memorable.
    Como la historia del Quijote, que tiene un reflejo en Kick Ass. Incluso tal vez en dos personajes de Star Wars, RDD2, el robot arriesgado y heroico, y C3P0, el robot temeroso, que incluso se parece a un caballero con armadura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo, estoy muy de acuerdo en lo que dices. Las historias siempre han estado ahí y siempre estarán. Necesitamos contarlas y no podemos perderlas.

      Algún día, las generaciones del futuro compararán a sus personajes con héroes como Spider-Man, R2 y otros que ahora apreciamos, igual que nosotros los comparamos con clásicos como los héroes griegos o El Quijote.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Aish... ¡es la historia de mi vida! TT.TT
    Yo, mi pila de libros, mis ahorros que disminuyen a una velocidad de vértigo...
    El otro día me pasó algo parecido, estaba yo en una librería de segunda mano y vi que tenían varios libros de Stephen King en oferta... ¡juro que no quería hacerlo! Intenté resistir, pero al final me compré tres. Y lo mismo pasó con el quinto volumen de Sandman... Ejem.

    ¿Cómo no ibas a caer? Es Neil Gaiman, la suerte estaba echada ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, ya somos tres! Me alegro de que sea una "enfermedad" más extendida de lo que pensaba, pero ¿qué le vamos a hacer? Los libros son tan hermosos que no podemos dejarlos solos y tenemos que adoptarlos. Somos buenas personas, en el fondo, ¿qué le vamos a hacer? Bueno, y también pobres si seguimos así...

      Ya me contarás cuáles fueron esos libros de Stephen King que conseguiste (yo hubiese sucumbido también, ya me conoces) y Sandman espero que te siga gustando, me parece un cómic fascinante.

      Sobre Gaiman... Al final, caeremos, ¿qué le vamos a hacer? Somos muy pocos sorprendentes en este punto...

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Lo slibros de King fueron: Los ojos del dragón, Christine y Misery * . *

      Y sí, Sandman me gusta más cada día... el dinero es lo único que me separa de ternerlos ya todos. Je, je.

      Sí, en el fondo somos buenas personas :D

      Eliminar
    3. ¡Los ojos del dragón! Llevo años queriendo leerlo, pero aún no he encontrado un ejemplar que adoptar... Pero espero hacerlo algún día. Ya me contarás qué tal. De todas formas, grandes elecciones. Creo que todos los juntaletras necesitamos de vez en cuando una Annie Wilkes.

      Gracias por tu comentario y ya me contarás :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.