25 de mayo de 2016

Críticas de cómics: Sandman. Volumen 3: Delirio de Neil Gaiman

Morfeo es el Eterno que representa al Sueño. Los sueños son tan antiguos como el propio ser humano y, a lo largo de su historia, Sandman se ha aparecido siendo lo que los ojos de los mortales querían ver. A su vez, la joven Barbara es la reina de un mundo de magia…, pero sólo en sus sueños. Sin embargo, la oscuridad de una criatura malévola se extiende y las fantasías se transforman en pesadillas. La realidad de Barbara está a punto de desvanecerse, ¿a qué precio?

Críticas de cómics:

“The Sandman. Volumen 3: Delirio”

Los Eternos de Sandman. Fuente.
“DELIRIO: No es mío, ¿verdad? Su locura… Su locura lo mantiene cuerdo. 
SANDMAN: ¿Y crees que es el único, hermana?”

Después de dos impresionantes y frenéticos volúmenes (el primero dedicado a Sueño y el segundo a su hermana Deseo), The Sandman pisa el freno con el tercero, que lleva el nombre de Delirio, en honor de otra de las miembros de la familia de los Eternos.

El volumen recoge varios sucesos históricos donde Sandman se ve involucrado: desde la Revolución Francesa (en la cual conocemos a una antepasada de John Constantine) hasta los días de Marco Polo, pasando por una extraña costumbre del emperador Octavio Augusto. Neil Gaiman, el escritor responsable de esta obra magna del tebeo, reinventa la historia y, a del mismo modo, da cada vez más poder al misterioso Morfeo, haciéndole formar parte de grandes hechos (y otros nimios, pero de grandes repercusiones) de la historia.
Juego a ser tú, un extraño, titubeante y curioso arco argumental. Fuente.
Entre estos sucesos históricos, nos encontramos con una pequeña saga de seis números Juego a ser tú. En esta historia se cuenta cómo una humana, Barbara, sueña con un mundo de fantasías, donde pronto se ve engullida. Si algo hay que de decir de Gaiman es cómo es capaz de rescatar a personajes secundarios y, aparentemente, sin demasiado interés, de otros volúmenes y convertirlos en protagonistas. Aquí ocurre con Barbara, que apareciese en el volumen uno: Sueño como una de las inquilinas de La Casa de Muñecas (otra pequeña saga donde la conocíamos con el apodo de Barbie y a su marido, Ken. Ambos muy parecidos a los muñecos. Un doble sentido si tenemos en cuenta el título de esos números). 

También pasa con la aparición de Foxglove, amiga de Judy (personaje aparecido en el número seis de The Sandman, titulado: 24 Horas y perteneciente al volumen primero); por cierto, Fox y su novia Hazel aparecerían de nuevo en las dos miniseries de Muerte: El alto coste de la vida y Muerte: Lo mejor de tu vida; dedicados como imaginaréis a la adorable hermana mayor de Morfeo, Muerte.

Es esa capacidad de demostrar que todos los personajes son importantes la que hace de Gaiman uno de los mejores escritores del panorama literario. Además, vemos que se tienden puentes entre los arcos de la serie y damos la razón a Gaiman que consideraba que ciertas historias, como La casa de muñecas y Juego a ser tú, son obras muy unidas.

Gráficamente, Juego a ser tú deja imágenes imborrables. Fuente.

Delirio, otra de las hermanas de
Sueño, titula este volumen. Fuente.
Seguramente, si The Sandman no hubiese tenido un arranque tan potente, este tercer acto de la historia de Morfeo sería un excelente acto, sin embargo, ante los anteriores, se encuentra con cierta inferioridad. Pese a que a mucha gente le gusta la historia de Juego a ser tú, incluido el propio Gaiman, nos encontramos ante la historia menos popular de The Sandman, quizás porque no logra que conectemos totalmente, nos cautive y sorprenda como otros relatos del autor.

No obstante, Juego a ser tú no es un mal arco argumental, sólo eso: no es tan bueno como sus predecesores. Así, nos encontramos con momentos escalofriantes (la brujería practicada por cierto personaje para revivir a un muerto), instantes épicos (el fin de un reino de los sueños, que evoca a la conclusión de Las Crónicas de Narnia de C.S. Lewis), parodia y homenajes a la fantasía épica (véase esos guiños a El Hobbit de J.R.R. Tolkien) o personajes entrañables, como la musaraña detective Wilkinson o la transexual Wanda (curioso como la pesadilla de este personaje -Bizarro, personaje de Superman- recibió otro nombre por petición de un editor de DC).

La imaginativa aventura de Juego a ser tú. Fuente.
En cuanto a los otros números que completan el volumen, hay que decir que algunos de ellos son muy destacables. Los tres primeros tienen que ver con los meses: Termidor (mes del calendario revolucionario francés), Agosto (donde se habla de Octavio Augusto) y Tres septiembres y un enero.

La primera historia, Termidor, transcurre durante el reinado del terror de Robespierre en la Revolución Francesa y de cómo Johanna Constantine (antepasada del descarado brujo John Constantine, que viésemos en el volumen primero) debe recuperar la cabeza decapitada de Orfeo (hijo de Morfeo). Es una historia bastante curiosa, con sucesos terroríficos, momentos vibrantes y una muestra de algo más de lo que es Morfeo, algo que se oculta tras su frío rostro.

La segunda historia, Agosto, da un curioso significado al deterioro del Imperio tras la muerte de Octavio Augusto, que conecta directamente con su infancia y sus sueños. Una historia donde un emperador busca respuestas haciéndose pasar por un mendigo. Una buena historia con un mensaje bastante interesante sobre nuestra propia naturaleza.

La tercera historia, Tres septiembres y un enero, es, sin duda, la mejor del volumen. Gaiman da conocer a un personaje histórico olvidado, el Emperador Norton I, señor de Estados Unidos. Es la curiosa aventura de un hombre que decidió convertirse en Emperador de Estados Unidos, todo el mundo lo tomó como una broma y cómo se transformó en un ser bastante querido. A la historia real (sí, es real), Gaiman le da un nuevo significado con la aparición de varios de los Eternos: Sandman, Deseo, Desespero y Muerte. Una impecable, emotiva y mágica historia sobre el poder de los sueños.

Tres septiembres y un enero. Fuente.
Después de Juego a ser tú, de la que ya os he hablado, nos encontramos con las dos últimas historias: La Caza, una historia sobre un hombre deseoso de conseguir su objetivo, y Lugares Blandos, sobre personajes históricos, fantasías y la aparición de El campo del violín (un lugar del reino de los sueños que tomó la forma del escritor Chesterton y que conocimos en el primer volumen de The Sandman).

Finalmente, se incluyen dos historias para terminar el volumen:

La primera es: Las flores del amor, dibujada por un fantástico John Bolton, que crea ilustraciones que parecen salidas de hermosos cuadros. Este relato de Gaiman se centra en la piedad que muestra la Eterna Deseo con el último sátiro del mundo. Bastante interesante.

La segunda: Sandman Midnight Theatre cuenta con argumento de Matt Wagner y guión de Neil Gaiman, además de ilustraciones de Teddy Kristiansen. En este relato se nos habla del tiempo de Sandman cautivo por una orden ocultista (que también viéramos en el primer volumen) y del superdetective que llevase el nombre Sandman, inspirado en sueños por el Eterno. Una historia que sirve para hilar más la continuidad de DC, pero que, quizás, podía haberse contado con menos páginas. Sobre el dibujo, puede chocar para algunos, pero a mí me ha gustado personalmente, consiguiendo captar cierta aura de fantasía que le hace un gran favor al mundo de Sandman.

The Sandman: Midnight Theatre, especial regreso del Sandman original. Fuente.

Tercer volumen de The Sandman,
dedicado a Delirio. Fuente.
En cuanto al apartado gráfico, todos los números cuentan con grandes dibujantes que completan la magna obra de Gaiman y donde destaca, sobre todo, el Sr. Shawn McManus y la historia del Emperador Norton I de Estados Unidos. Por su parte, las portadas de Dave McKean siguen siendo geniales.

The Sandman. Volumen 3: Delirio, pese a no terminar de arrancar tanto como nos gustase y algunas historias resulten un poco anodinas comparadas con otras creadas por Sandman, representa un digno volumen, lleno de historias a tener en cuenta, basadas en el delirio, con geniales frases y sucesos y donde podemos encontrarnos alguna joyita como es Tres septiembres y un enero. Mágico.

The Sandman sigue haciéndonos soñar y se asimila en este tercer volumen a un avance de las aventuras que aún nos queda por vivir con Morfeo y su reino de los sueños.



“Todos los dioses nacen en mi reino, Cayo Octavio. Huellan vuestro mundo durante un tiempo y, cuando se hacen viejos, regresan a mi mundo para morir”
MORFEO.

  • Publicada originalmente el 23/11/2010.

2 comentarios:

  1. Sería interesante conocer como ha sido de trabajo de Gaiman con los distintos dibujantes, todos talentosos. Porque el resultado es destacable. Como el detalle que los globos de dialogo de Sandman son negros, diferente de otros personajes.

    Me gusta lo que citas de Delirio, que plantea la locura como una forma de conservar la locura. Recuerda a la idea del Joker que plantea que la manera cuerda de ver el mundo es la locura. Y tiene sentido la respuesta de Sandman.
    ¿Cómo sería ver la realidad cómo es y no sólo esa breve porción que vemos? Tal vez sería algo demasiado inquietante.
    Tiene mucho sentido lo de los hermanos de Morfeo, que el Sueño hermano menor de la Muerte. Y tenga a Delirio como hermana. Que es cierto que se parece a Amanda Palmer. Tiene sentido que se incluyan hechos historicos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los apéndices, se cuenta la relación de Gaiman con varios de sus ilustradores y suele ser bastante buena. Creo que Gaiman saca partido de sus dibujantes al estilo de Moore. Les pregunta qué les gusta dibujar y suele incorporarlo en sus historias o suele adaptarlas al estilo del dibujante. Por ejemplo, las viñetas de Obertura son dignas de exponerse en un buen museo.

      Sobre los bocadillos de diálogo, sí, y los de Delirio también tienen un diseño bastante interesante. Echa un ojo. Vale la pena.

      Sin duda, Delirio es de los mejores Eternos. Antes de ser Delirio, por cierto, fue Deleite. Es interesante su evolución y recuerda a esa frase de que, a veces, para mantenerse cuerdo, hay que estar un poco loco.

      Espero que puedas leer esta obra algún día. Creo que te gustaría. ¡Un saludo enorme y gracias por el comentario!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.