24 de marzo de 2016

Batman v. Superman: el público contra el cine de superhéroes moribundo

BvS banner
Batman v. Superman, ¿el duelo prometido? Fuente.


"Es demasiado viejo para morir joven"- Alfred.

Heroísmo. ¿Qué significa? ¿Qué conduce a alguien a elevarse como un mesías? ¿Qué significa para alguien sin poderes la llegada de un ser divino? ¿Qué supone ser Batman? ¿Qué supone ser Superman? Son temas interesantes; no obstante, llevamos desde 1938 recibiendo historias sobre estos personajes ya sea en cómics o en diferentes medios como videojuegos, series de animación, seriales radiofónicos, juegos de rol, videojuegos… Desde 1989, Batman se ha convertido en un fijo en las pantallas de cine y televisión, sin olvidar sus primeros pasos en seriales o en series (y películas) como el Batman de Adam West; mientras que Superman, con sus más y sus menos, aparte de seriales clásicos, ha contado con ese homenaje de los setenta que fue el primer Superman y que ha sido una de las losas sobre El Hombre de Acero de 2013. Ahora, DC y Warner han decidido unir a Batman v. Superman: El amanecer de la justicia con el deseo de formar su propio universo cinematográfico y uno se pregunta si tal decisión no debería haberse tomado ya en 2013 de cara a que no seamos espectadores de un festival de intentos para ensanchar de golpe todo este mundo.


Batman v. Superman: El amanecer de la justicia es una película que divide no solo al público, sino al propio espectador. Hay elementos acertados y otros que no, dentro de un guion que, por desgracia, cae en lo previsible y por un gran número de personajes y tramas que nos vemos venir. No es una catástrofe, pero tampoco es el elixir de la vida de este tipo de cine.

Zack Snyder contra sí mismo


Zack Snyder no es un nombre ajeno ya en este tipo de producciones. Cuenta ya con una filmografía y le hemos visto varias veces adaptar cómics con mejor o mayor fortuna. 300 y Watchmen no son malas películas, El Hombre de Acero tiene cierto pase y Batman v. Superman cumple sin enloquecer. Le toca rodar La Liga de la Justicia y, a saber, cómo le irá. ¿Será capaz de convencernos?

Por suerte, de lo que sí ha sido capaz Snyder es de recuperar el trípode que le robaron en El Hombre de Acero y tener de nuevo a su director de fotografía, librándonos de los malditos destellitos al estilo Abrams (los hay, aunque más “justificados” hasta cierto punto) y dejamos de lado el estilo documental, con constantes zarandeos (salvo en las escenas de caos). Hay mayor calma y se agradece, mayor preciosismo de la marca Snyder y nos alegramos, es un artesano aceptable; sin embargo, uno siente que quizás debería tomar un poco de aire fresco y rodar otras cosas antes de volver a los superhéroes y los cómics que le encantan, quizás tomar otras ideas. A saber... Cuesta aún ver a Snyder luchando consigo mismo para insertar escenas guais y escenas humanas sin decantarse por lo uno ni lo otro.

Lo que queda al final es una sensación de cierta arritmia. De que hay cosas tontas que se cuentan en mucho tiempo y cosas complejas que se narran demasiado rápido o no se cuentan. Batman consigue la kryptonita tras un fundido y Luthor no termina de demostrarnos realmente porque odia a los metahumanos más allá de sus "jijis jajas" dignos del peor o más simplista villano de cómic… Y no sabemos del todo por qué invita a Diana si luego no aprovecha esa escena para ampliar sus bases de datos sobre metahumanos, por ejemplo. Huecos que Snyder tampoco quiere explicar.


Una historia mil veces contada


David S. Goyer ha escrito ya varias películas basadas en cómics, incluso dirigió una (Blade Trinity). El saldo es desigual, como poco. Si bien ha estado involucrado en la trilogía del Batman de Nolan, también lo ha estado en películas funestas como Ghost Rider: Espíritu de Venganza, Jumper, El cuervo: Ciudad de ángeles… No es un nombre desconocido, incluso ha escrito cómics, pero hay algo en él más fijo en retratar dilemas que se arreglan con facilidad en los tebeos, que en salvar los agujeros de guion.

Muchos problemas de El Hombre de Acero vienen de su libreto, del deseo de querer arreglar lo que no está roto y la falta de decisiones de Warner para crear o no un Universo DC. Batman v. Superman intenta arreglar la plana, insertando a golpe y porrazos docenas de personajes, metahumanos, conceptos que quizás hubiera sido mejor ir agregando poco a poco… Es como si, de repente, en Iron Man 2 hubiésemos tenido ya el lado mágico de Thor, las aventuras de la Segunda Guerra Mundial del Capi, al propio Hulk, a Loki… Y lo siento por la comparación con Marvel, pero es como haber tenido todas sus películas en una sola y no demasiado bien estructurada o natural. De ahí que más que un parto natural, el Universo DC cinematográfico haya tenido una cesárea abrupta. Al menos, no un aborto.

Y es que la película trata de muchas de las consecuencias de El Hombre de Acero. Recuerdo que, cuando salí de verla en 2013, le comenté a mi pareja que, si Batman existía en ese universo, debía estar muy cabreado con toda esa destrucción y quizás esos elementos sirven para explicarnos mejor las motivaciones de Batman en este film. Personalmente, es terrorífico ver cómo el caos de nuestro mundo, de la desgracia de las Torres Gemelas, se repite en este universo de ficción donde no parece haber esperanza.

Sin embargo, pese a que Chris Terrio se ha sumado al proyecto, el guion sigue sin funcionar como quisiéramos. El guionista de Argo lo intenta y hay parte bastante resultonas, pero lo que se podría explicar en dos o tres viñetas de los cómics, aquí tarda una hora más en explicarse y se siente la pesada carga de ser una película de tránsito.

Por cierto, hay una decisión importante que tomar en la película y que nos lleva al final, que, si bien no está mal resuelta, me lleva a preguntarme por qué Superman es incapaz de viajar por toda la ciudad y mirar a través de las paredes para ver dónde está su madre. Puede que sea porque en el film no cuenta con ese poder (aunque si mal no recuerdo era capaz de ver el interior de una persona en El Hombre de Acero) y dudo de que Luthor sea capaz de saber que Superman no ve a través del plomo. Por ejemplo, eso se resolvería todo más rápido si pensamos en la clave del tebeo. Similar pasa con Batman, que, siendo tan buen detective, es incapaz de pensar en el Portugués Blanco como un barco y sus sofisticadas bases de datos tampoco arrojan este dato con mayor facilidad.

Pero alejándonos de estos leves golpes, el principal defecto es que para mí las relaciones entre los personajes no terminan de ser tan creíbles como deberían. Me gusta los personajes que no son perfectos y no encajan. Y aquí pese a que Batman y Superman se peleen, sentimos que, con rapidez y con Wonder Woman, pasan a formar un equipo donde no hay comentarios discrepantes ni luchas internas y, sin conflicto, siento que no hay trama y que no me conmueve lo que me están contando. El arco de evolución queda un poco distorsionado entre explosión y explosión y ese desenlace que me intenta conmover, en el fondo solo me trae una sensación de que intentan venderme como pueden las siguientes películas, igual que la funesta The Amazing Spider-Man 2 me intentan vender una tercera parte, un spin off de Los Seis Siniestros y un Venom que nunca llegaron.

Todo es más duro si realmente nos centramos en una cosa: la película se llama Batman v. Superman y, si bien tenemos la preparación de ese conflicto, la auténtica batalla no es tan espectacular como debería, se pasa volando y nos deja con la sensación de que hemos visto peleas más largas en la calle que este anunciado, con bombo y platillo, como el mayor duelo del siglo. ¿Dónde queda la épica de otras luchas como, por ejemplo, las peleas de Rocky, por poner un ejemplo? No será por falta de cómics de los que tomar referencias. Así que esto lleva a muchos a pensar que le han estafado con el título y a otros nos conduce a pensar que quizás otros hubieran sido más acertados.

También es cuestionable, hasta cierto punto, que Superman no medie al entrar en una sala y opte por lanzar a alguien contra el techo o que Batman mate en el tercio final sin pensar demasiado. ¿Dónde está ese heroísmo? Me hace pensar en por qué se recurre tan fácilmente a la violencia cuando a mí me gusta que un superhéroe esté por encima de eso, aunque este punto es realmente mío y no espero que nadie lo comparta. Mi idea de héroe es otra y lo entiendo.

En definitiva, no hay nada nuevo y sorprendente que nos haga valorar la espera y eso se siente, aunque tampoco haya desgracias que nos alejen para siempre de este universo.


BvS gif
La sensación brutal de: "te lo mereces, Superman" es abrumadora.

La esperanza de Metrópolis


Siendo claro, para mí hay demasiados elementos de Superman en la película y muy pocos de Batman y mis preferidos son los del Caballero Oscuro, ya sea por real interés o por mi mera opinión y cariño hacia este personaje en los cómics.

Superman es el gran púgil, el exponente de Metrópolis, que intenta aceptar que es un héroe incluso cuando cualquiera duda de él. Henry Cavill no es un mal actor, pero a veces se siente mal dirigido o no se profundiza como se debería en el personaje. Da la impresión de que la visión de los creadores del film es la de un Superman que no ha aprendido aún nada. No tenemos todavía al héroe mesiánico por mucho que se empeñen, no tenemos todavía al héroe que es un faro de esperanza, no tenemos al héroe capaz de hablar antes de dar un puñetazo… No sentimos que el público le quiera, por mucho que tenga una estatua o lo adoren en México como a un Dios. Le falta ese carisma que tenía Christopher Reeve, esa sensación de que realmente estamos ante un personaje demasiado bueno para este mundo (una de las moralejas del All Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely).

Y es interesante ver cómo gran parte del metraje se centra en él, sus decisiones, sus problemas… Y realmente sentimos que no empatizamos para nada con él. Es curioso que en muchos cómics sintamos que Superman es uno más de nosotros, pero en estas películas sintamos que solo es un tipo superpoderoso con dubitaciones y escenas mal contadas que poco aportan.

En cuanto al mundo del Planet (qué ironía), tenemos al Perry White de Laurence Fishbourne con su halo a lo J.J. Jameson, pero demasiado bueno, como siempre; y sobre todo, a una Lois Lane que va de un lado a otro con una Amy Adams que sirve para que la trama se resuelva, pero con la que nos cuesta empatizar. A ver, tiene sus puntos, pero le faltan escenas donde digamos: “me gusta este personaje” (y ese es casi el mayor problema de todos los roles de la obra). Seguimos echando en falta a Jimmy Olsen (¿o Jenny es su versión ultimate?), eso sí.

Sobre Martha Kent, encarnada por Diane Lane, la tenemos de nuevo para sufrir y pasarlo bastante mal, como la tía May de Spider-Man, aunque si bien es un punto clave y es bastante estúpido que el amigo Lex Luthor (supuesto genio) no se haya dado cuenta de tamaño error al enfrentar a los dos héroes, irónicamente uno de los aciertos más divertidos del film.

Con relación al cameo de Kevin Costner… A ver, aunque la escena sea necesaria para resolver un conflicto, se nos antoja como algo que podría haber permanecido para esa edición especial que está preparando Snyder. Al público con más mala baba, eso sí, pensará que el tornado se llevó bastante alto a Jonathan Kent y que no es una mala idea pasarse dieciocho meses juntando piedras en el pico de una montaña.

En definitiva, Metrópolis tiene muchos personajes, pero no tenemos todo el disfrute que nos encantaría, desde mi punto de vista.


Banner de Batman contra Superman
Batman a punto de reventar a Superman. ¡Bien!

Los guardianes de Gotham


Ben Affleck fue una opción muy discutida como Batman. De pronto, todo el mundo había visto al completo la filmografía de Affleck o se creía con el valor suficiente para juzgarla por Daredevil. Sin embargo, un servidor ha aprendido a dar oportunidades a todos los actores escogidos para un papel. En su día, por ejemplo, era escéptico hacia la elección de Chris Evans como el Capitán América (y más tras haber sido la Antorcha Humana), pero fue verlo encarnándolo para darme cuenta de que el actor era Steve Rogers. Por tanto, y pensando en la maravillosa Argo, he dado una oportunidad desde el principio a Affleck como Bruce Wayne/Batman y me ha convencido. Atormentado, hastiado, cansado de tantas batallas, perseguido por las pesadillas (atento a los cameos de Darkseid, los guardias de Superman de Injustice y a Manbat, como en esa escena eliminada de Batman Forever, coff, coff)…



Tenemos a un Batman bastante fiel a algunos que hemos visto en los cómics (rápidamente nos viene a la cabeza el Caballero Oscuro de Frank Miller, al que recuerda también con su armadura) y, aunque evocamos una vez más la muerte de sus padres, la tenemos de la mejor manera y más significativa que se ha ofrecido en una película (no contamos con la excelente recreación del videojuego Arkham Asylum para no ir en su contra). Los mayores “peros” que encuentro es que este Batman mate en el tercio final, sacrificando el halo más heroico del personaje, y que no tema el trabajo en equipo (siendo el que auspicia la futura Liga, cuando Batman casi siempre prefiere trabajar solo).



Como millonario, como Bruce Wayne, me creo a Affleck y como Batman también, así que ya son bastantes puntos a su favor y considero que quizás Snyder está más feliz explorando a este personaje que al resto, ya que es el que más transmite y el que nos da la sensación de empatizar más con el público. Llegado cierto momento e incluso, sabiendo de las obligaciones de Superman, siendo, como espectador, que estoy a favor de que Batman le dé una paliza al hijo de Krypton.

En cuanto a todo lo relacionado con Gotham, hace aparición también Alfred con el rostro de Jeremy Irons. Tenemos que olvidar la visión del mero mayordomo para añadir también la parte de antiguo espía y manitas que tiene Alfred en algunos cómics. Y se agradece que Irons haga gala de su estilo cortante y su humor tan afilado, siempre picando a Batman, como lo hace en los cómics. Para mí, todo un acierto.

Se echa en falta un cameo de otros personajes de Batman, como el comisario Gordon (que será J.K. Simmons en la futura Liga de la Justicia). Hay guiños al Jóker, por cierto, pero tendremos que esperar a verano para verle encarnado por Jared Leto en el Escuadrón Suicida. Por su parte, no sabemos si Jena Malone encarna a Barbara Gordon, tal y como se rumoreó, y este personaje solo se recuperará en la versión extendida de la película que saldrá directamente en Blu-Ray. A saber.

Para disgusto, eso sí, tenemos menos Gotham de la que desearíamos y es una pena que el diseño de pesadilla de Anton Furst para el Batman de Burton o el estilo de los cómics (deudores de esa película) se haya olvidado y se opte por un diseño demasiado realista para esa ciudad concebida por locos que decía el personaje de Elijah Snow en Planetary.


Bruce Wayne (Ben Affleck) y Alfred (Jeremy Irons), de lo mejor de la película. Fuente.

Los villanos de la función


Parece imposible adaptar a este personaje a la gran pantalla con todo lo bueno de los mejores cómics: el malvado es Lex Luthor. Oh, sorpresa… Ejem, Jesse Eisenberg encarna a un malo excéntrico, histriónico y pasado de vueltas. No es tan lamentable como el Luthor pegabraguetazos de Kevin Spacey, pero le falta algún toque de maldad que sí tenía el Luthor de Hackman (pese a ser ridiculizado por esos acompañantes a los que les faltaban más luces que a la cara oscura de la luna). 

Aunque la película se nos empeña en presentarlo como un genio malvado que piensa en todo, su plan deja bastante que desear porque si bien sabes las identidades de Superman y Batman, aparte de no chantajearlos o vender sus identidades, ¿por qué no te das cuenta de que sus madres comparten nombre y acabará como acabará? Si bien la excusa de que su error es no empatizar con el resto de la humanidad podría funcionar, para mí me queda un Luthor alejado del genio visto en las Historias de Superman de Alan Moore o en otros cómics donde demuestra tener un par de deditos de frente. Tiene alguna escena salvable como el origen de su calvicie (aunque me chirría que Luthor sea tan idiota) o como la golosina del senador o sus ataques de “soy poderoso y quiero todos los conocimientos”, pero a ver, teniendo la sabiduría de cientos de mundos y creando a Doomsday, ¿no debería haber previsto el giro de las tornas y que le habías dado la única arma para parar a Doomsday y Superman a Batman, que seguramente, cambiase de bando? Cada fan puede explicar esto, para mí, el plan no funciona y volvemos a empatizar con ese Batman que dice que Luthor se merece que le den un par de hostias. Pues sí. Mil docenas, por favor. Marchando.



Tenemos también al mercenario de Luthor, Anatoli Knyazev, más conocido como KG Beast en los cómics. No es un villano que me vuelva loco en los cómics y tampoco lo hace en la película con un Callan Mulvey que se pasa todo el rato con ese estereotipo de mercenario ruso malo que va de un lado para otro porque había que haber un malo al que machacar y porque su efectividad se limitaba a eso.

Muchos considerarán a Wallace (Scoot McNairy) uno de los villanos de la función cuando en realidad es una de las víctimas con las que más podría empatizar el público. Tiene razón de ser. Le han destrozado la vida. No es raro que no empaticemos con un Superman que no sea capaz de sentir algo por esta gente que muere. Que sí, que hace amago de llorar, pero ni siquiera le vemos destrozado ni luchando por arreglar ese mundo. Wallace representa al público de a pie y el mensaje es bastante oscuro. Cerca de esta parte está la senadora Finch de Holly Hunter, a la que comprendemos, pero que tiene también un desenlace desesperanzador y es que las películas del Universo DC son especialistas en enviar al público al psiquiatra después de verlas.

También está la actriz Tao Okamoto, que encarna a una Mercy Graves que no da nada para la función salvo su físico de femme fatale, pero no tiene escenas para lucirse realmente más allá de ser una asistente. Una pena.


Este Lex Luthor... La gran amenaza, ¿en serio? Fuente.

Los futuros héroes


Como os dejaba caer, uno de los grandes empeños de Batman v. Superman es incorporar a cientos y cientos de personajes de golpe en el Universo DC y lo hace de forma impar.

Tenemos a Gal Godot como Wonder Woman y, si bien muchos no se acostumbraban a la decisión, podemos decir que no lo hace mal. Me gusta cómo encarna a Diana y a Wonder Woman, aunque cuente con pocos minutos y un rol que está poco definido. Parece que sus escenas son avances de la futura película de Wonder Woman y nos evoca a ese Capitán América de la Segunda Guerra Mundial. Si esa película termina siendo tan divertida y nostálgica como El Primer Vengador, será una buena adición y quizás más interesante que esta.

También tenemos cameos de otros miembros de la Liga de la Justicia, aunque a saber a cuántos nos sorprende realmente.

Tenemos a Flash en dos cameos con un Ezra Miller que me parece un actor fantástico desde que lo viese en Las ventajas de ser un marginado y Tenemos que hablar de Kevin. Como Barry Allen apenas está caracterizado, eso sí, y puede chocar al público que ya está acostumbrado al Grant Gustin de la pequeña pantalla. En su cameo con traje, un poco turbio, nos recuerda un poco a las versiones alternativas del personaje, pero queda por verlo mejor para juzgar e incluso verlo en su propia película que es lo importante (y no olvidemos que esa escena podría ser un lío espacio temporal al estilo Doctor Who). Por ahora, poco aporta, pero se agradece.

Menos añaden, salvo un intento de vender el Universo DC, Aquaman y Ciborg. El Aquaman de Jason Mamoa se muestra como un ser salvaje más próximo al Khal Drogo de Juego de Tronos que al Aquaman que más conocíamos. Interesante, pero poco más. También tenemos a Ray Fisher como Ciborg con una escena loca que solo llamará realmente, me temo, a los seguidores habituales de los cómics, mientras que al público lo deja con cara de ¿qué me estás contando?

Por el camino, se siembra el futuro adversario, un posible Darkseid que nos hace pensar en cuánta gente de a pie, no lectora ni familiarizada con los cómics, lo comparará con Thanos.


Superman, Wonder Woman y Batman.
La Trinidad de DC: Superman, Wonder Woman y Batman.

Creando el duelo


Dejando de lado el reparto y centrándonos en lo técnico, los efectos especiales nos siguen asombrando hasta llegar a ese punto en que ya parece que estamos acostumbrados a ver explosiones enormes por doquier, personajes volando, seres destruyendo edificios de golpe... Hemos visto de todo en la gran pantalla en los últimos años y, aunque no haya ninguna escena en particular que dé el cante, tampoco tenemos esa escena que nos sorprenda. Hay una batalla final con explosiones de luz, con una fotografía interesante y elementos que deberían dejarnos boquiabiertos, pero muchos abrirán la boca solo para bostezar. Personalmente, es un clímax aceptable, pero no me maravilla y yo siempre he sido fácil de convencer en este punto. ¿Dónde queda el sense of wonder? A saber, porque Doomsday al principio es un Uruk Hai y luego el troll de Moria haciendo cosplay del villano de los cómics, pero como el propio Luthor, nunca dan auténtico miedo y, vaya, eso es un poco decepcionante.

Por su parte, la música de Hans Zimmer y Junkie XL cumple con su función, pese a la sobreabundancia de los tics de ambos autores. Junkie XL nos evoca a su partitura de Mad Max: Furia en la carretera, a la vez tan deudora de su mentor Hans Zimmer, que lleva unos años entregándonos fragmentos de Gladiator, su Sherlock Holmes, la trilogía de Batman y cualquiera de sus anteriores obras en las nuevas. Por suerte, se recupera el nuevo leitmotiv del Hombre de Acero de 2013, se añade una propuesta interesante con Luthor y la música con Batman no está nada mal. Recuerden, percusión y algunos ecos de coros. ¿Podría haber sido mejor? Puede. ¿Es mala? No. Lo que pasa es que es para mí como la propia película: nada sorprendente, pero mejor que recibir una banda sonora más anodina (y en este género hay demasiadas).

Logo de Batman v Superman: Dawn of Justice.
Logo de Batman v Superman: Dawn of Justice.

El Hijo de Krypton contra el Caballero Oscuro


Batman v. Superman ya se ha estrenado entre críticas dispares. A la mayoría de los críticos especializados parece haberle disgustado, el público aficionado a los cómics está dividido y la mayoría de los espectadores (los que no pertenecen a estos “bandos”) que poco tienen que hacer están entre el sí y el no. Sin duda, tenemos una película que divide, sobre todo, porque presenta un modelo de película de superhéroes que puede que no encaje con lo que se nos ofrece actualmente y, a la vez, nos recuerde demasiado a otros productos. No hay que olvidar la saturación que experimenta el mercado y el espectador sobre este tipo de adaptaciones.

La película se toma demasiado tiempo para asentar unas bases que gran parte del público que haya visto alguna de las anteriores películas, supone. Si titulas a la película Batman v. Superman ya el público sabe que habrá una pelea, pero si añades a la nómina a Lex Luthor, Doomsday y Wonder Woman, cualquiera se imagina el previsible final y todo el misterio de la película desaparece. Hace tiempo que no me lo planteaba, pero lo hice mientras veía la película: ¿y si no veo más tráilers? ¿Iré más contento a estas películas o será un asalto constante de lo previsible como es hasta ahora? ¿Pueden los creadores de estas grandes películas seguir ocultando sus cartas?

Cuando la película concluye, queda una extraña sensación de que no sabemos a qué público pertenece. Los niños pueden llegar a aburrirse ante la falta de un entretenimiento más claro para ellos (para mí, el primer chiste, más allá de los comentarios de Alfred, aparece cerca del final, con Martha Kent; la acción no creo que embarque a los críos…). El público adolescente dudo que conecte con una película que tarda demasiado tiempo en plantearse (¿no nos podríamos haber ahorrado toda la trama de la kryptonita para no perder casi una hora en que vaya de un sitio a otro?, por ejemplo). El público adulto creo que estará dividido entre los seguidores y los que no, algunos hallarán entretenimiento, queda por saber si en la propia película o criticándola.

No me malinterpreten, hay cosas buenas en la propuesta. Por ejemplo, me ha gustado todo lo que acompaña a Batman, no solo por mi predilección hacia el personaje, sino porque me parece lo más acertado. Tal vez, algún error, es volverlo un salvaje psicópata contra los villanos, pero es el Batman atormentado que se buscaba. Me ha gustado tanto, como decía, que incluso hubiera preferido dejar de lado la trama de Superman. Triste si lo pensamos, ¿no?


Es claro: Zack Snyder y Warner han prometido una versión más adulta y más larga directamente en Blu-Ray donde se recuperarán varios descartes. ¿Se nota la tijera en la película estrenada? No mucho, a menos que pensemos en la profundización. Sí, necesitamos más de estos personajes y menos contado; no necesitamos peleas poco sustanciales o ir de un lado para otro sin el suficiente disfrute.




Duelo de titanes


Batman v. Superman da la sensación de llegar tarde a la pantalla y de que no aporta nada nuevo, algo que es complicado, pero si bien necesario cuando al año tenemos tantas películas de superhéroes. Sin ir más lejos, dentro de un mes tenemos al Capitán América enfrentándose a Iron Man en la Civil War. ¿Estamos muy saturados de demasiadas maravillas? ¿Se ha agotado tan rápido un género que en los cómics sigue aportando cosas? Tal vez, iba con demasiadas expectativas, como os comenté en este post sobre lo aguardaba, y de ahí la decepción que se solucionará con un segundo visionado.

Batman v. Superman no es un fracaso, pero tampoco es un éxito que nos haga embarcarnos con ilusión en el Extended DC Universe. Simplemente, nos dejamos llevar y, contra eso, ni Superman ni Batman pueden hacer nada.

24 comentarios:

  1. Salvi (a través de las RRSS)24 de marzo de 2016, 15:52

    De acuerdo en practicamente todo. La critica que más se afina a la mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Salvi! Creo que salimos del cine con sensaciones muy parecidas.

      Eliminar
    2. Salvi (a través de las RRSS)24 de marzo de 2016, 16:31

      Y eso que nos gusta Snyder con pelis muy criticadas xD.

      Eliminar
    3. Temo que esta va a convertirse en una de las más criticadas de Snyder en un par de días...

      Eliminar
  2. De acuerdo en ciertas partes, pero mi valoración es mas positiva y creo que si que aporta, aporta muchisimo en un tipo de cine sobresaturado de correción politica y minimo riesgo, Snyder hace su película, con su estilo y sin miedo, no hace una película plana al uso y hoy en dia y más en este genero, realizadores valientes hay muy pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece genial tu aporte, Emilio José. Sí, Snyder ha arriesgado mostrando un tono más serio y oscuro en su propuesta, capaz de mostrar un uso de la violencia que pasa más allá de otras películas de superhéroes. ¡Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo!

      Eliminar
  3. Zombilio (a través de RRSS)24 de marzo de 2016, 16:27

    Pese a no estar de acuerdo, yo creo que aporta y mucho como película, me gusta como argumentas tu critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que incluso podría gustarme más en un segundo visionado, pero hay cosas que no encajan. No obstante, gracias por leer mi crítica y porque te gusten los argumentos. Creo que hace falta argumentar las ideas, si no, de poco sirve dar una opinión. ¡Gracias!

      Eliminar
    2. Zombilio (a través de RRSS)25 de marzo de 2016, 0:17

      cada uno tienes su criterio y mientras se defienda con educación, a mi me parece perfecto :)

      Eliminar
    3. Sí, sin duda. Me temo que he leído críticas donde se insulta a la gente que le ha gustado la película. Por ahí no paso.

      Eliminar
  4. Antonio (a través de las RRSS)24 de marzo de 2016, 16:30

    Le he echado un ojo, pero intuyo algún detalle, esta tarde mejor XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor leerla tras ver la película, no quiero fastidiarle la experiencia a nadie. ¡Ya me contarás!

      Eliminar
  5. ¡Hey!

    Me ha gustado mucho tu crítica, está todo muy bien explicado y concuerdo con lo que piensas de ella.

    Para mi el mayor error es como se tratan a los personajes, como ya te estuve comentando, yo era incapaz de empatizar con ningún personaje, es como si los vieras, pero no te trasmiten nada.

    La película en general no me ha parecido mala, pero sí tiene defectos y creo que disfruto más con personajes que hablan y crean conexiones unos con otros, como pasa en Guardianes de la Galaxia.

    En general, este Batman y Superman me parecen un poco irreales, ya que el concepto que tengo de cómo son es muy diferente a lo que he visto en esta película.

    Lo que comentas del título tienes razón, ya que se llama Batman v. Superman, pero da la sensación de que le más protagonismo a Superman y la "batalla" no es ninguna batalla, no es como yo me esperaba un Batman v. Superman, tendría que haber sido más extensa y darle importancia a los diálogos entre estos dos personajes, más que se peguen, ya que me gusta ver más esa interacción entre los personajes.

    Bueno, pues eso, que la película no está mal, pero yo prefiero otro tipo de cintas más del estilo de Guardianes de la Galaxia.

    Sigue haciendo críticas tan guays =) Elsbeth.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elsbeth

      Muchísimas gracias por pasarte por el blog antes que nada, es siempre un placer poder leerte y hablar contigo de estas cosas, como sabrás. Y también está genial poder volver a escribir reseñas largas de vez en cuando. A ver si así inauguramos de nuevo el blog para nuevos tiempos.

      Es una auténtica pena lo que me comentas sobre los personajes y creo que estamos de acuerdo, los vemos, pero no los sufrimos, no nos transmiten su dolor o su desesperación. Suena todo a demasiado artificial.

      Estoy de acuerdo en que Guardianes de la Galaxia funciona mejor, aunque también lo hace en otra liga. Lo raro puede ser pensar cómo nos encantan Los Guardianes, que no son personajes tan conocidos, y nos cuesta más con Batman y Superman, que son iconos.

      Personalmente, si no nos creemos los personajes, menos nos creeremos aún una película que va más o menos, pero que no funciona en los puntos claves y menos cuando esa gran pelea dura bastante poco. Es como si Furia en la carretera solo tuviese cinco minutos de persecución o coches. No encaja. Si querían esto, una batalla corta, deberían haberse pensado mejor este título, que a mí tampoco me encanta y más si pensamos que el uso de versus es bastante erróneo si no recordamos lo que significa realmente en latín, pero vaya, ese es un error más común...

      Y bueno, después de divagar sobre el latín, decirte que muchísimas gracias por tu comentario, seguiré haciendo estas críticas interminables, mientras usted me comente. Ahí, ahí. Chantaje. ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  6. Maldita sea. Se me borró el comentario.
    Me convenciste de ir a verla. Creo que algunas objeciones podrían no serlo tanto.
    Superman podría tener un lado oscuro contenido que podría explotar si sucediera una tragedoia que no pudiera evitar. Tal vez no sea la excepción a lo mesianico de algunos Kryptonianos, como si parece haberlo sido Jor-El. Ya sido planteado que Batman siente una inquietud por el romance con Wonder Woman. Sobre todo al escucharla proponer que ella y Superman podrían tomar el poder para terminar con todas las injusticias.
    Batman es alguien extremadamente desconfiado, siendo despectivo y desagradable con otros heroes. Pero muchas veces resulta tener razón. Y alguna vez esa desconfianza ha producido desastre, como que algun villano se apodere de los recursos, que Batman planeó para controlar a los otros heroes si se salen del control. Sabe trabajar en grupo, con Alfred, el comisionado Gordon, Lucius Fox. Y por supuesto, Batman Family.
    Tal vez The Flash sea el nexo de La Liga de la Justicia. Algo que se ha insinuado en la serie La Liga de la Justicia, La Liga de la Justicia Ilimitada. Tal sea quien impulse a los heroes a comportarse como tales. Sería interesante para explotar en una próxima película.
    Lex Luthor es una personalidad compleja, Muchas veces es el aliado de los heroes. Se las arregla para que sea una ofensa que desconfíen de él. Para luego mandarse una de las suyas. Hay veces que se comporta como un genio y a veces comete errores de los más absurdas, su obsesión hace que sacrifique su felicidad personal. Tal vez eso pueda explicar algunas incoherencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo he aprendido de mi experiencia con los blogs es hacer una copia de los comentarios largos, no vaya a ser que me sorprenda blogspot. Lo siento por la pérdida del primer comentario, pero te agradezco que hayas vuelto a comentar.

      Sobre todo lo que comentas, mejor que veas la película para explorarlo con más calma. Personalmente, no quiero hacer ningún spoiler de más, pero decir que me hace falta más ese Superman mesías de verdad, más personajes de Batman y en cuanto a Flash creo que será un nexo de varias películas tipo Flashpoint Paradox.

      En cuanto a Luthor... Sigo echando de menos que lo interpreten con mayor calidad y lo adapten como es el personaje en los mejores cómics: un genio malévolo capaz de poner a las fuerzas del orden contra las cuerdas gracias a su intelecto.

      Muchísimas gracias por tu comentario y ya me contarás cuando hayas visto la película, que no quiero ningún spoiler. Un saludo.

      Eliminar
  7. Juan B. (a través de las RRSS)26 de marzo de 2016, 12:28

    Mas que el publico contra el cine de superheroes , en contra del cine de superheroes mal hecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, sin duda... Aunque para mí, las últimas películas de superhéroes están mostrando cierto cansancio y saturación por culpa de repetir siempre los mismos resortes argumentales.

      Eliminar
    2. Yo no aprecio ese cansancio
      Pero en cuanto a warner lo que veo es prisa y mala eleccion de encargados de transcribir su universo comiquero.

      Que mas da si marvel va por delante? Deberian centrarse en hacerlo mejor, no en correr mas

      Eliminar
    3. Eso es fundamental. Como he escrito en la crítica, El Hombre de Acero ya debería haber sido una puerta para todo el Universo DC en vez de esperar a una segunda película con la que ensanchar a golpe y porrazo todo ese universo. Siendo que Marvel lo ha hecho más orgánicamente, mientras que aquí ha sido como una patada para abrir la puerta de par en par, haciendo que la película no diga nada de lo que realmente querría decir.

      Eliminar
  8. Todavía no he visto la película, pero muchas de las cosas que señalas en la crítica... Mmm, supongo que me resultará entretenida, pero no me encantará, no me conmovera del modo que esperaba. Creo que el comienzo de este universo DC podría haber sido mucho mejor y que probablemente la gente que no suela leer cómics se quedará un poco con cara de WTF?

    Supongo que este tipo de cine tiene todavía mucho que aprender, entiendo que no es fácil aportar algo nuevo al panorama, pero creo que debería tenderse a un digno homenaje a esas historias que tanto nos hicieron soñar.

    Lex Luthor es uno de mis personajes favoritos y por lo que veo, mucho me temo que se ha convertido en una parodia del mismo: vamos, el malo malísimo al que nos tienen acostumbrados...

    Cuando la vea, podré comentar más afondo, pero tu crítica ya resuelve muchas de las dudas que tenía acerca de ella.

    ¡Un abrazo y gracias por currarte esta magnífica crítica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente, espero que la disfrutes y juzgues por ti misma. Como sabes, yo solo suelo soltar mi opinión, pero tampoco me gusta ir a puñal contra la película en cuestión (salvo excepciones, lo reconozco). En este caso sí, hay elementos que son un poco raros para el no lector que no pillará ciertas referencias, pero bueno, es lo que tiene este "nuevo" cine.

      Estoy de acuerdo contigo en que este cine debería aprender y donde más siento que aprende es en la televisión con obras como Daredevil. No obstante, últimamente prefiero más las series al cine.

      En mi caso, Luthor también es uno de mis villanos favoritos y creo que se han pasado con el histrionismo. Luthor es un genio, no un payasete. Eso se deja para otros villanos.

      Espero que te guste la película. Ya me comentarás cuando la veas qué te ha parecido. Un placer leerte aquí, como siempre. ¡Muchísimas gracias!

      Eliminar
  9. Creo que tengo debilidad por los superheroes. Porque no le encontré fallas. Salvo el pobre papel otorgado a Mercy, que en los comics es rubia y es una interesante villana secundaria. Incluso se ha insinuado que es una amazona. Merecía algo mejor.

    Me parece que está claro que Lex Luthor odia a Superman. Tiene todo un discurso que menciona Prometeo, con el cual parece identificarse. Y la mención a dioses y angeles. Y es inquietante, tal vez la versión más inquietante de este villano. Lo de la senadora como otros personajes, implica que no se puede confiar en la ayuda de Luthor, ni en sus regalos.

    Es interesante como se plantea la manipulación de la información, haciendo ver a Superman como un ser frío, cruel. Cuando si su intervención, el planeta habría sido transformado en un nuevo Krypton, matando a los terrestres.
    Wonder Woman tiene un digno papel. Interesante la forma de presentar a nuevos heroes, de cual se destaca The Flash.

    Todo un personaje para destacar el mayordomo Alfred. Batman debió escucharlo.
    Muy buena la frase sobre la bodega de vinos vacía para las proximas generaciones, si es que la habrá.
    Creo que sería interesante presentar en alguna futura película a Damian Wayne, el Robin que es hijo de Batman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esperaba que Mercy tuviera algo más en la trama que solo un par de apariciones. Me parece que era un personaje que se merecía más.

      Creo que a Luthor le falta la escena de Darkseid que ha salido en Youtube. Es el momento en el que el personaje se quiebra y eso no está en la película. El gran problema es que al final queda que Luthor sirve a Darkseid como Loki sirve a Thanos.

      Wonder Woman me parece uno de los puntos más interesantes junto a Batman. Me temo que el Superman de las películas no es el que a mí me gusta.

      Alfred está genial, tiene el toque de humor cortante de los cómics.

      Y sobre Damian es un personaje que me encanta, así que ojalá un día esté en la gran pantalla.

      ¡Muchísimas gracias por el comentario y me alegro de que te haya gustado! ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.