7 de julio de 2015

El arte existe por eso

Una de esas profundas imágenes
que uso para hablar sobre creación. Sí.
¿Por qué no pasarlo bien?
Fuente.
En la mayoría de las ocasiones, escribir puede costar trabajo. Está bien. Escribir no deja de ser un trabajo, distinto eso sí, pero un trabajo. Aunque dicen que "si te gusta tu trabajo, no tendrás que trabajar ningún día de tu vida"... Todas esas cosas que nos sueltan cuando se supone que te debe gustar aquello a lo que te dedicas y... Pero vaya, ¿esto importa?

Volviendo al tema principal...

Escribir, a veces, cuesta. No creo que haya descubierto la pólvora (y en caso de haber descubierto algo preferiría una gema del infinito, gracias), pero hay algunas veces en las que no y cuando no cuesta, cuando lo disfrutas, lo vale todo y es aquello por lo que te despiertas cada día. Es como si estuvieras en la cresta de una ola que jamás va a romperse. Entonces es una de las cosas que consigue un grado de felicidad muy especial, muy propio, muy único. Puedes experimentar la felicidad de muchas formas, pero nunca así.

Cuánta razón... Fuente.
No importa que nunca se reconozca tu trabajo. No importa que te sientas mal por mil cosas ajenas a la escritura. No importa que las editoriales no respondan. No importa que el mercado editorial se vaya al garete. No importa lo que esté en el horizonte más allá del borde de la página que estás escribiendo... 

Solo por esa sensación, por esa burbuja que concibes con palabras, considero la magia como un acto mágico. Fuera, el mundo puede derrumbarse, pero, dentro de tu cabeza, hay una historia decidiendo que quiere existir y eso es algo hermoso.

He llegado a ese punto en Hollow Hallows donde el rompecabezas encaja y los personajes viven solos. Me limito a estar donde están ellos y describir lo que hacen, dicen, piensan... No les estoy obligando, ellos viven solos y yo soy un cronista (pero no como Blackmouth), que adorna un poco. Entiendo que haya gente que piense que esta es la "bohemiada" de turno, pero sé que habrá gente que me comprenda o, incluso, haya sentido lo mismo. Eso es maravilloso. ¿No es lo más parecido a ser una especie de dios, a crear un simulacro de vida muy especial?

Quería compartir esta emoción y algunas reflexiones con vosotros. Así sigo escribiendo y no me oxido. Anoche finalicé el esquema definitivo del desenlace de Hollow Hallows y escribí como cuatro capítulos más. Cada mañana, desde hace algo más de una semana, he estado publicando los nuevos capítulos, incluso ayer dos, con lo cual es todo un logro para alguien como yo, que suelo ser muy lento escribiendo... Pero ahora estoy en esa ola de la que os hablaba, me lo estoy pasando genial y solo quería deciros, tanto si sois lectores como si sois escritores (aunque todo juntaletras debe leer), que, pase lo que pase, por cosas complicadas que nos vengan encima o no, los momentos buenos creando compensan cualquier momento malo y eso es fantástico.

El arte existe por esto, así que sigamos escribiendo. Lo es todo.

Debería recomendaros más Medianoche en París, ¿no?
Fuente.
P.D.: Y sí, estoy llegando a esa fase en la cual barajo la próxima historia, relato, guion o lo que sea que escribiré. ¿Qué vendrá tras Las Chicas Steampunk y Hollow Hallows? Tengo una idea...

4 comentarios:

  1. Entiendo lo de escribir cuesta.Me parece que el reconocimiento importa, pero no el de los críticos, sino el de los lectores, quienes se hacen aficionados a las historias.

    Y diciendo esto, me gusta tu historia, salvo por lo de un capítulo, que sigue si gustarme.
    Dawn me parece el gran personaje, como Ellen Ripley en Alien, Daenerys en Game of Throne. Serie en que los lobos tiene un papel heroico, Huargo se convirtió en un heroe comparables a esos lobos.
    Me gustó lo de "como escritor y demiurgo...". ¿Tuve algo que ver o lo tenías pensado? Ambas posibilidades me gustan.

    Gran historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reconocimiento del público es más importante que el de los críticos. Eso lo sé desde hace mucho, aunque la crítica de verdad a veces ayude. Recuerdo la nominación al Nobel de Tolkien y cómo se le ignoró, mientras que sí consideraron para el Nobel de la Paz a gente como Hitler, pero seamos sinceros, ¿qué se esperan de unos premios nacidos de los remordimientos de su creador? Apartándome de este tema un poco y volviendo al principal, me quedo con el del público, pero a veces lo que importa es escribir y ya está.

      Me alegra saber que te gusta Hollow Hallows. Siempre quise que Dawn fuese una chica fuerte y no la típica chica de las novelas adolescentes, cursi, débil y estúpida. Quería todo lo contrario. Gracias por las comparaciones.

      Sobre Huargo, lo tuve pensando desde el principio. Quería a un animal en la historia y quería transformarlo en lo que siempre fue por su nombre, un truco que tenía pensado desde el principio.

      En cuanto al concepto de "demiurgo" siempre lo he tenido presente desde que lo descubrí durante mis estudios de filosofía, como ya dije en su día, y me pareció oportuno recuperarlo en esa frase; no obstante, es una coincidencia curiosa y me alegro de que te haya gustado.

      Muchísimas gracias por tu comentario.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me ha conmovido esta reflexión, es cierto. Nuestras historias en sí mismas nos procuran un motivo para levantarnos cada mañana. Todo lo malo merece la pena si lo comparamos con ese momento divino en el que el mundo creado cobra realidad y nos sabemos demiurgos.

    Y otro momento indescriptible es aquel en el llegan las primeras opiniones, sabes que alguien se ha tomado tiempo en leer todo ese montón de letras que has vomitado. Y si encima les gusta, les ha hecho sentir algo... eso no tiene precio.

    ¡Por muchos años juntando letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que una escritora como tú lo entendería. Qué mágico. Poder sentir que delante de ese papel en blanco tenemos unas vidas que contar, una historia que narrar, unos diálogos que escribir, un elemento que buscar... Es estupendo y lo vale todo.

      Y estoy de acuerdo en cuanto al reconocimiento. Quizás puede que en esta inesperada columna no quedase tan claro o fuese algo contradictorio, pero creo que el reconocimiento, de tenerlo, es importante que sea del lector, no tanto de la crítica, como le comenté al Demiurgo, pero eso no quiere decir que no sea importante sentir un poco de ese "feedback". Lo es, pero tampoco preocuparse demasiado pensando en términos como "target" o lo que les gustará y lo que no. Hay que saber que está ahí fuera esa gente que nos lee, pero seguir ante todo escribiendo, corrigiendo, reescribiendo y demás y luego compartirlo. Es entonces cuando llegan esas opiniones que lo salvan todo y ese momento, como bien indicas, es indescriptible. Me gustaba mucho el comienzo de El juego del ángel de Ruiz Zafón porque describía muy bien ese instante mágico.

      ¡Por muchísimas eternidades juntando letras y creando historias!

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.