9 de marzo de 2017

X-Factor, podemos ser héroes, solo una noche

Jamie Madrox, Monet, Guido, Rahne, Syrin... Algunos de los miembros de Investigaciones X-Factor. Fuente.


X-Factor fue la primera serie de cómics que seguí y completé. Tengo que remontarme allá por 2007 (ughs, diez años... ¿por qué pasa tan rápido el tiempo?) cuando comencé a leer sobre estos personajes. No eran superhéroes, no eran dioses... Era un grupo de detectives del Universo Marvel, pero, sobre todo, de amigos.

Recuerdo todavía aquella tienda de cómics colmada de números y el hecho de preguntar: ¿qué serie puedo seguir? La chica pelirroja, que trabajaba en aquel tiempo en la tienda, me recomendó X-Factor. Con esa "inseguridad segura", terminé comprando el primer número. El escritor Peter David nos presentaba a los personajes desde el punto de partida de un mutante que ha perdido sus poderes, Rictor y que está a punto de suicidarse. Como en los clickbait, "usted no se imaginará lo que pasa a continuación".

Veinticuatro páginas después, ya era un miembro más de X-Factor.


Los dilemas del pobre Madrox. Fuente.
Madrox, Syrin, Layla, Guido, Rahne, Monet... Por mucho que compartieran nombre con un programa cutre, más de una vez acabaron salvando el mundo incluso cuando se tropezaban con X-Men, Vengadores y más. Ellos no eran la primera división ni falta que les hacía. Ellos resolvían casos como podían, intentaban tener pasta para pagar el alquiler y evitaban el fin del mundo de vez en cuando. Ah, y de vez en cuando, intentaban matarse, como los buenos amigos.

Fue uno de los cómics de mi adolescencia y mis primeros veinte (como Sandman, Watchmen...) y releerlos es como viajar en el tiempo y volver a aquellas aventuras imposibles. Durante más de veinte páginas, vuelvo a ser ese chaval que soñaba con escribir "superhéroes" así, que descubría otros géneros, otra forma de contar historias...

Primer número de esta etapa.
Los protagonistas de X-Factor,
preparados para la acción.
Fuente.
El guionista Peter David (tan tristemente infravalorado) escribió una gran serie con docenas de subtramas, grandes personajes y hechos... y me influyó a la hora de escribir. La moraleja sería: "no hables sobre héroes insuperables, habla sobre gente con problemas sin caer en el fingido drama adulto". Hoy, que ser serio parece ser "mata a todos tus personajes del modo más cruel y haz de los superhéroes unos malditos degenerados" o "trata a los superhéroes como seres perfectos", está bien regresar a Jamie Madrox y sus problemas más terrenales.

Cuando comencé a escribir Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, quería centrarme en personajes que, por muy fantásticos que fueran, tuvieran problemas terrenales. Devon es mi Peter Parker muchas veces, pero su ironía no deja de ser un poco la de Monet o Layla Miller. Mastodonte, de LABERINTO, no deja de ser un cachas con buen corazón, aunque algo más malvado que Guido. Y Eric, el pobre Eric, podría hacer un club infinito con sus dobles y los de Madrox. Pero, ante todo, quise que sus relaciones fueran reales, vivas, con diálogos ágiles, sorpresas... como X-Factor y todos esos cómics, películas, series, videojuegos y libros que me marcaron.

En resumen, que me están dando ganas de hablar de ellos más que de películas de mutantes por muy recientes que sean. 😊😁  Estoy pensando en, si algún día vuelvo a tener tiempo (pongamos que se produce el apocalipsis y sobrevivo), redescubrir esta historia y, quizás, compartir con vosotros mis ideas, mis pensamientos... Vaya, hablar de aquello que tanto me encantó. No prometo nada, pero...

Poca gente conoce a estos héroes, pero no importa cuánta gente conozca a tus amigos, lo importante es que lo sean y ellos lo son.

2 comentarios:

  1. Los X-Men tuvieron un inicio nada especial, pareció un plagio a Doom Patrol. Pero las historias fueron mejorando. Y han hecho cosas interesantes, incluso con personajes laterales, historias derivadas. Que parece que tendría que conocer más.
    Interesante reseña-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un comentario reivindicando esta serie. Si algún día vuelvo a tener tiempo, espero comentarla más detalladamente, que se lo merece.

      ¡Gracias por el comentario!
      ¡Nos leemos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.