29 de octubre de 2016

Crítica de Doctor Strange (Doctor Extraño), el hechicero que convirtió un universo en un multiverso

El Doctor Extraño ha llegado por fin a nuestras pantallas. ¿Ha valido la pena? A continuación, mi comentario sobre la nueva sensación del Universo Marvel. Fuente

 
“¿Sabes lo que he visto en tu futuro? Posibilidades”
Anciana.

¿Qué pasaría si siempre hemos visto el mundo a través del agujero de una cerradura? ¿Y si pudiéramos abrir esa puerta y ver lo que hay más allá? ¿Y si descubriéramos que podemos dejar de hacer preguntas, alterar la realidad y utilizar la magia para modificar nuestro mundo? Hay muchas respuestas, pero solo el Doctor Extraño las aprenderá mientras le seguimos en su aventura.

Doctor Strange (o Doctor Extraño) es la nueva pieza de ese enorme puzle que es el Universo Marvel, aunque quizás el concepto de "universo" ya se quede pequeño ante este hechicero capaz de alterar el mundo y el tiempo gracias a sus dones. Y es que Marvel conoce su fórmula y sabe cómo explotarla. Eso ya no es un truco de magia.


La historia de Strange


El director Scott Derrickson (conocido por películas de terror como Sinister) cumple a los mandos de la película. Utiliza algunos recursos interesantes y plasma un mundo imposible que bebe de la psicodelia de los cómics del Doctor Strange. Sabe cuándo mantener la tensión y cómo sumergir al espectador en la película. Hay algún toque de terror, pero sobre todo hay acción y aventuras. Puede que no sea la mejor película del Universo Marvel, pero sí es divertida e interesante.

No obstante, el guion escrito por el propio Derrickson, Jon Spaiths y el habitual del director, Robert Cargill, plantea una historia de origen que, quizás, se antoja simple porque ya hemos visto muchos orígenes en el Universo Marvel (Iron Man, Thor, Capitán América, Ant-Man...) y esperábamos una película más centrada en lo que ocurriese con un héroe ya formado (aunque se explicase su origen mediante flashbacks).

Por un lado, en el film, se nos plantea la redención de Stephen Strange, desde la arrogancia hasta la humanidad, como ya se planteó con Tony Stark y Thor. Ahí, están los principales aciertos, en cómo un personaje que podría caernos bien acaba fascinándonos por su entrega y cómo descubre salvar vidas de más de un manera. Por otro lado, se nos cuenta la caída en desgracia de Mordo (aún por ganarse el título de barón), aunque de forma desigual. Y, por encima, debemos entender a la Anciana y su enfrentamiento con su discípulo, Kecilius (que, en los cómics, es pupilo de Mordo). Y todo esto durante menos tiempo del que querríamos.

El ritmo de la cinta, a veces, se resiente (cuando vemos los secretos de este truco de magia) y hay algunos agujeros de guion (como libros protegidos por cadenas o penas de muerte para infractores que son rápidamente olvidadas, como la seguridad o las heridas). Pequeños detalles que no permiten que todas sus partes jueguen en el terreno oportuno, pero, si dejamos esto de lado y queremos disfrutar, disfrutamos y eso ya vale la pena.

Y es que la película sabe entretener (y no solo mediante el humor de temas como la Capa de Levitación con complejo de alfombra de Aladdin) y plantea todo un nuevo multiverso, lleno de magia y momentos imposibles que hacen que valga la pena la entrada y verla en pantalla grande. Seguramente, eso sí, las mejores escenas están cuando los personajes se detienen y hablan: cuando Stephen y Christine se enfrentan, cuando Kaecilius desvela sus intenciones, cuando la Anciana deja sus secretos y su escena final, cuando Strange hace una visita a cierto ente con el que necesita hacer un trato… Esas escenas salvan la película y nos entregan a un nuevo y disfrutable personaje de Marvel en el celuloide.

El Doctor preparado para lanzar su hechizo sobre el espectador. Fuente.

La vida de los hechiceros

Doctor Strange (Doctor Extraño) es la nueva apuesta del Universo Marvel a la hora de seguir expandiendo sus territorios, pero ya no como universo, sino como multiverso, y todo de la mano de un arrogante cirujano que acabará descubriendo que hay un mundo más allá de todo lo que cree. Para ello, la Casa de las Ideas ha contado con un elenco de lujo, plagado de estrellas, que hacen que el film cuente con un apartado interpretativo muy bueno y que cumple con lo que se requiere en un libreto que puede que no sea tan redondo como se querría, pero al menos es lo suficientemente emocionante.

El protagonista es Benedict Cumberbatch, que borda su papel como el particular Doctor Strange, entre lo carismático y lo arrogante, entre lo ambicioso y lo pensativo. No solo su aspecto es casi calcado al de los cómics, sino que el actor consigue dar los primeros pasos como un maestro de la magia primerizo. ¿Será el relevo de Stark entre los fans? No lo sabemos, pero Strange consigue transformarse a lo largo de la cinta, regresando varias veces de la muerte, de sus derrotas, hasta convertirse en un ser capaz de morir todas las veces que hagan falta para que nadie lo tenga que hacer en nuestro mundo y eso es un héroe. El actor británico es una elección de casting perfecta, gracias a un actor que ha demostrado su solvencia en series como Sherlock. Además, aporta su siniestra voz (como lo hiciera con Smaug en El Hobbit) y su interpretación a otro personaje que pocos esperábamos de forma abierta: Dormammu.

En cuanto a los aliados de Stephen, está Chiwetel Ejiofor, que encarna a un Mordo que aún no se ha pasado al lado oscuro, como en los cómics, pero cuya evolución ya empieza aquí, como el Sinestro de Green Lantern. Su metamorfosis es algo imprevista y no llega a atisbarse del todo con la compresión suficiente por parte del espectador primerizo. Mordo se presenta como un hechicero leal que empieza a enfrentarse a sus creencias cuando descubre de dónde emana el poder de la Anciana, cómo se rompen las leyes naturales y cómo él debe convertirse en adalid de un nuevo universo donde la magia sea solo suya y no existan demasiados hechiceros.

Otro de los amigos de Stephen Strange es Wong, encarnado por el actor Benedict Wong, que aquí se muestra más como otro maestro que como el fiel acompañante de Strange, una relación que quizás se desarrolle en secuelas o otras películas donde haga acto de presencia nuestro emblemático Doctor. Su carácter es de bibliotecario y protector de uno de los santuarios, de comportamiento recto e incapaz de reírse. Quizás no es todo lo que es en los cómics, pero es una primera parte y alguna risa arranca.

Lo que supone una leve decepción puede ser el papel del villano Kaecilius, una especie de ángel caído al estilo Darth Vader, que evoca al propio Strange y que desea acabar con el poder de la Hechicera Suprema y abrir las puertas a la dimensión oscura de Dormammu para así hacer que el tiempo caiga y todos los seres sean inmortales. Para ello cuenta con unos peligrosos adeptos, fanáticos capaces de alterar la realidad. Mads Mikkelsen es un gran actor y hace lo que puede con su papel, pero como Malekith en Thor: El Mundo Oscuro, parece que parte de sus motivaciones y su comportamiento realmente siniestro quedan sumergidos entre las escenas. Y es que el cine tiene poco tiempo para desarrollar a algunos villanos de cómic y el guion de la película no acompaña del todo en ese aspecto, haciendo que por ahora, los mejores villanos del Universo Marvel parezcan estar en la pequeña pantalla (por ahora, insisto).

Más lograda creo que está la interpretación de la siempre camaleónica Tilda Swinton como la Anciana, una poderosa maestra y hechicera que enseña a personas a recuperarse de sus heridas y hacer frente a una guerra mística en la que Stephen Strange no quiere participar. Desde el inicio del film, la Anciana es mostrada como una poderosa hechicera, una badass, que no tarda en hacerse cargo de quien haga falta, aunque sus métodos de enseñanza sean discutibles y guarde secretos aparentemente inconfesables. Curiosamente, solo Swinton es capaz de hacer humano a un personaje tan distante y eso lo vemos en esa fantástica escena final, frente a los rascacielos, donde los truenos se congelan tanto como la nieve a punto de caer, como los momentos a punto de perderse.

Por otra parte, Rachel McAdams queda relegada a un segundo plano como el interés romántico de Strange, Christine Palmer, y a la que entendemos levemente en una promesa de desarrollar a su personaje en siguientes películas y evoca a las enfermeras que ayudaban a los superhéroes, como la Claire Temple de Daredevil (aunque en la cinta apenas se ve este punto).

Lo que se llama un buen uso de la magia de combate. Fuente.

Las artes místicas


El Universo o Multiverso Marvel es un proyecto que a lo largo de los años se ha ido ampliando de un modo lógico, sin resultar chocante para los espectadores familiarizados o no con los cómics. Se empezó con el lado más tecnológico de Iron Man y Hulk, sin obviar el pasado del Capitán América o la fantasía de Thor, que colisionó en Los Vengadores, donde se nos mostró el peligro de otros mundos y alienígenas como los Chitauris. Desde entonces (y pasando por diversos géneros cinematográficos), hemos visto desde la space opera de Guardianes de la Galaxia hasta las aventuras en el microverso del Hombre Hormiga, añadiendo monstruos tecnológicos como Ultrón o Extremis. Aventuras sin par a las que ahora se suma el personaje del Doctor Strange, que se muestra como la llave maestra al Multiverso y al lado mágico del Universo Marvel y que nos conducirá, sin duda, al hallazgo de las Gemas del Infinito, el punto de poder sobre el que Thanos cimentará su lucha.

Por suerte (para no resultar reiterativo), la magia ya no es presentada solo como ciencia (tal y como se hizo en Thor), sino que también se la ve como comparación con programas informáticos, la fuerza de la fe y la mente sobre el mundo, y, por supuesto, como un sistema mágico basado en la creación de armas mágicas, hechizos, objetos mágicos y otros poderes que sirven para alterar y cambiar nuestra realidad. Por si fuera poco, se proporciona la idea de los tres santuarios y los maestros hechiceros como protectores de toda la Tierra en cuanto a amenazas de otros universos y dimensiones.

La magia del Doctor en un par de fotogramas. Fuente.

Y es en el apartado de los otros universos, más allá de los mandalas imposibles, es donde aparece la dimensión oscura de Dormammu, tradicional enemigo del Doctor Strange. Este universo es del que extraen poder los hechiceros oscuros que ambicionan la vida eterna al unirse con el uno. Dormammu les ha dado el poder para que comience a devorar la Tierra. No obstante, los brujos de la Anciana no pueden estar al favor de esta fuerza demoníaca y los rituales que le protegen, lo que llevan a una modificación de la realidad, dentro de la dimensión espejo, que nos lleva a pensar en aquella escena entre Jared y Sarah en Dentro del Laberinto, donde parecían perderse en la Escalera de Escher.

Visualmente y gracias a la magia (de los efectos especiales), la película es una de esas que apuestan por el viaje psicotrópico que Steve Ditko y otras grandes artistas nos han propuesto a lo largo de la carrera de Strange en los cómics. En la época, no se había visto nada igual en los cómics. Ahora, las ciudades que se vuelven sobre sí nos evocan a Inception, la locura de los efectos a Matrix y la fotografía llena de color a Guardianes de la Galaxia, pero la presentación del multiverso de Marvel, más allá del entrevisto en el final del Hombre Hormiga, nos otorga una aventura fascinante que nos hace pensar que verla en IMAX o 3D hubiese valido realmente la pena por ver toda la capa de detalles de los cómics, que se han intentado añadir a este desafío que es hacer una película del Doctor Strange. La película tiene escenas asombrosas como la apertura de la visión de Strange, tan psicodélica y siniestra en algunos puntos, que dan hincapié a ese territorio mágico que ya atisbamos en las películas de Thor o en la segunda temporada de Daredevil.

Por tanto, Marvel crea un sistema mágico interesante, nos presenta esta vertiente colosal y coloca las figuras para futuras batallas. Un servidor, por lo menos, está encantado con esto.

Otros mundos


Una especial mención para la banda sonora compuesta por Michael Giacchino, ganador del Oscar y autor de la música de películas como Up o Star Trek. Giacchino compone un leitmotiv llamativo y da fuerza a varias partes de la película gracias a su creatividad y la forma de mezclar diferentes estilos a través de su partitura, desde el suspense hasta las aventuras, pasando por el rock psicodélico; hábil al añadir piano o guitarra eléctrica cuando lo desea. Todo ello para componer una de las bandas sonoras más redondas del Universo Marvel, incluso desde la nueva intro creada para la película y que aporta la época necesaria a las aventuras del futuro Hechicero Supremo del Universo Marvel.

Como en el resto de las películas de Marvel Studios, tenemos guiños y homenajes al resto de ese universo creado a través de sus películas. Desde la visión de la Torre de Los Vengadores en el horizonte de Nueva York, pasando por la mención de las heridas de James Rhodes en Civil War (durante la llamada de teléfono), el consabido cameo de Stan Lee o el comentario de Wong (que sabe lo que tiene que saber, no quién es la cantante de pop de turno, sí quiénes son los superhéroes) sobre Los Vengadores. Sin olvidar la conexión de rigor con las Gemas del Infinito, que, en realidad, ya son el punto básico para anunciar la llegada de ese diabólico Thanos.

A lo que agregamos (alerta, spoiler) la fantástica primera escena tras los créditos, que conecta directamente con Thor: Ragnarok y que vende la película de Taika Waititi a más de uno. En ella, Stephen Strange recibe a un hombre que necesita ayuda para localizar a su padre, mientras parece que le acompaña su hermano. Sin embargo, ese hombre no es otro que Thor, el padre es Odín y el hermano es una amenaza como Loki. Ante la petición de ayuda, Strange no puede hacer otra cosa que aceptar, lo que nos promete un cameo del poderoso hechicero a lo largo del tercer film de Thor. Con respecto a la segunda escena tras los créditos, recibimos un avance de las que pueden ser las futuras aventuras del Doctor Strange y no es otra que el momento en que Mordo posee una revelación con la que decide erradicar a los hechiceros del mundo, forjando al futuro enemigo de Strange que todos conocemos de las viñetas.

Y ya dejándonos de spoilers, Doctor Strange plantea más posibilidades en el futuro, posibilidades como las que ve la Anciana, los ejecutores del Multiverso Marvel y nosotros mismos. Y solo esperamos que esa magia no nos abandone, sino que sea más y mejor. 

15 comentarios:

  1. A mi me ha gustado bastante. Quizás este año me quedo con Civil War pero esta es mi favorita de origenes junto al Capi 1. Como bien dicen aunque las escenas de acción son fantásticias (flipe con lo de NY aunque sea corto)mis escenas favoritas son las de los diálogos, siendo la de Tilda en la lluvia mi favorita. Una preciosidad de escena y una de los pocas veces en las que Marvel hace que me preocupe por un personaje en ese momento (ya sabes de lo que hablo jaja). Pues eso, muy buena peli de origenes. Cada vez que enseñaban algo nuevo de su mitologia y universo estaba asombrado e interesado en la butaca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que ya seamos unos cuantos a los que nos ha gustado la primera incursión de Strange en la gran pantalla, más allá del guiño en El Soldado de Invierno, cuando se le mencionaba.

      Como en tu caso, me quedo por ahora con Civil War, pero lo he pasado muy bien como película de orígenes y creo que es una presentación bastante acertada del mundo de Strange.

      Creo además que se han currado bastante el apartado visual, sobre todo cuando han decidido transmitir algo más con estos personajes con los que nos encariñamos fácilmente gracias a que son humanos, algo que Marvel no olvida.

      Muchísimas gracias por tu comentario y por compartir tu opinión, ¡un saludo enorme!

      Eliminar
  2. Luis B. (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 11:51

    Coincidimos plenamente, tanto en lo general como en las distintas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que todo lo que se han guardado en esta primera parte, lo exploten en las siguientes apariciones de Strange (otras dimensiones, otros mundos, otras fuerzas de poder o magia). El director dice que se inspiraría en The Dark Knight, lo que se añadiría a la gente que ha hablado de la influencia de Inception en esta (y el tema del viaje para la "salvación" de Batman Begins, aunque ahí ya se demuestra que mucha gente no sabía que Strange hizo antes ese viaje en los tebeos). Sea como sea, a ver qué tal. ¡Gracias, Luis!

      Eliminar
  3. Sonia (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 13:28

    Coincido pero................. ¿POR QUÉ EL DOBLAJE SE EMPEÑABA EN LLAMARLE STEVEN EN VEZ DE STEPHEN? ¿TAN DIFÍCIL ES DE PRONUNCIAR EH EH EH?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis B. (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 13:29

      Porque en realidad se pronuncia así, con 'v', aunque se escriba con 'ph' (cosas de la fonética de la lengua inglesa, entre las tantas que hay).

      Esta vez acerteron... no como en otros casos (por ej. el del habitualmente mal pronunciado 'Johnny Depp' o en muchas ocasiones 'Ian'). ;)

      https://www.youtube.com/watch?v=7pX-7IMTPjQ

      Eliminar
    2. Sonia (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 13:30

      Era una broma para molestar a Carlos J. Eguren XDDDD

      Eliminar
    3. Aparte del tema Stephen/Steven (como bien explicáis), yo añadiría el tema de que me gustaría verla en inglés por el simple hecho de escuchar el vozarrón de Cumberbatch (incluido su nuevo momento Smaug, ya sabéis a lo que me refiero).

      Eliminar
    4. Sonia (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 13:44

      El jueves voy a verla a alcampo en vose

      Eliminar
    5. Prefiero verla en casa, cuando salga, en inglés. xD

      Eliminar
    6. Sonia (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 13:44

      Porque eres un asocial de la vida

      Eliminar
    7. Luis B. (a través de RRSS)30 de octubre de 2016, 15:22

      Yo sí la vi en vose. En esta Cumberbatch no llama mucho la atención en ese sentido ya que está en un intento de imitar el acento americano. No es Smaug o Khan. Pero piensen en Tilda. Y que siempre es mejor en v.o. Hay matices...

      Eliminar
    8. Lo tendré en cuenta, Luis. ¡Gracias! No soy detractor del doblaje, pero sí intento verlas siempre que puedo en inglés.

      Ahora bien, pensemos que el estudio tendrá que buscarle otra actriz de doblaje a Cate Blanchett cuando salga Thor Ragnarok, porque ya la han "gastado" con Swinton, jejeje.

      Eliminar
  4. Interesante reseña. Parece que la película tienes sus peculiaridades, sus diferencias con el resto de el universo Marvel de películas.
    Y Tilda es un punto extra. Parece interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es. Espero que la disfrutes si finalmente decides verla. Ya me contarás. Un saludo enorme y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.