13 de septiembre de 2016

Crítica del libro: NOS4A2, y es que los muertos viajan deprisa

La matrícula que llevan vuestras pesadillas. Fuente.
¿Qué es lo que hace que la Navidad sea maravillosa, si solo es adornos, oropel y falsedad envuelta en papel de regalo? ¿Qué harías si pudieras evitar pensar en ello y solo centrarte en esa falsedad? ¿Le venderías tu alma al diablo por ello? ¿Y si tuvieras el don de encontrar lo que se ha perdido? ¿Incluso la verdad? ¿Qué pasaría si te topas con un auténtico monstruos? NOS4A2 se hace algunas de esas preguntas a lo largo de sus páginas, que coronan a Joe Hill como uno de los escritores de terror y fantástico a tener en cuenta.

NOS4A2 trata del choque de dos seres y cómo ese impactó salpica de fuego, hierro y sangre a todos los que lo rodean. Por un lado, tenemos a Charles Manx, un ser capaz de alimentarse de la vida de otros, de un hombre que “salva” a niños llevándolos a Christmasland en su Rolls Royce Espectre, mientras se sirve de siniestros acompañantes como Bing, un hombre con una máscara de gas que se comporta como Renfield con su particular Drácula. Su misión es rescatar niños. Y la sangre que dejen a su alrededor no importa: el destino es llegar a la tierra de la Navidad eterna. Por otro lado, tenemos a la joven Victoria McQueen, una niña que descubre que tiene un don: cada vez que se monta en su bicicleta, si se concentra, es capaz de cruzar un puente imaginario que la lleva hasta un lugar donde encontrará algo que ha perdido: una pulsera, un peluche, un gato o una joven bibliotecaria tartamuda, Maggie, que le revelará la naturaleza de su don y cómo este podría consumirla. Y un día, porque Vic busca problemas y sabe de la naturaleza del Espectro, los caminos de ambos impactan en una terrible colisión que lo cambiará todo. ¡CRASH!

En pos de la tierra de Navidad


NOS4A2 no solo tiene una premisa llamativa, sino que es una gran obra. Es estupendo cómo Joe Hill sabe hacer saltos temporales desde el presente hasta el pasado, a la vez que nos muestra a ese monstruo que ha torturado a una persona y a esa persona que ha intentado olvidarlo como sea, incluso dándose a las drogas y las adicciones. No hay mucha felicidad a lo largo de las páginas, mientras Victoria crece, tiene un hijo (al que llaman Bruce Wayne, su padre es un friki) y ella recibe llamadas de unos siniestros niños que la acusan y la culpan de haber perdido a su padre, a Charles Talent Manx. Hay instantes realmente terroríficos donde nos sentimos como la propia Victoria, intentando escapar de una pesadilla a la que tendrá que hacer frente como sea, incluso cuando surgen monstruos como Bing o gente que no la cree, como la propia policía. Y Joe Hill sabe narrarlo a la perfección, construyendo personajes muy humanos, con los que el lector puede sentirse identificado, en sus mejores y peores momentos, porque al final no deja de ser la historia de una madre intentando encontrarse a sí misma, hallar a su hijo perdido y proteger lo que eso significa de monstruos como Charles Manx.

NOS4A2 se compone de buenos personajes y buenas escenas, y eso en un libro que toca el género de terror hace que haya instantes escalofriantes en los que no sabemos si seremos capaces de seguir leyendo, como cuando descubrimos el destino de Hopper, el perro. Y aunque la primera mitad es sobresaliente y la segunda parte, con el tema del FBI, decaiga un poco, siempre se rescatan algunos instantes, frases y situaciones que convierten a Hill en uno de los escritores más prometedores de la actualidad.

Otra de las portadas del libro de Hill,
en este caso centrada en el Espectro.
Fuente.
Recuerdo que la primera obra que leí de Joe Hill fue El traje del muerto, del cual había escuchado buenas reseñas y por el que me decidí porque mi pareja lo cogió, lo abrió y vio que su cita de apertura era de nada más y nada menos que Alan Moore. Y El traje del muerto fue una gran obra, quizás el último tercio caía en lo más esperable, pero tenía algunos momentos escalofriantes que me encantaban, me gustaban los protagonistas, la idea del fantasma vengativo, los perros y las menciones a algunas de mis bandas favoritas. Y también me gustaba su tono, que me recordaba a Stephen King… Y, poco después, descubrí que Joe Hill era el hijo de Stephen King.

No obstante, el estilo de Hill, a través de diferentes relatos y obras como Cuernos, ha ido evolucionando hasta ser uno propio y, aunque deudor de su padre, también se ven otras influencias y él sabe cómo darle su propio tono a cada una de sus aventuras. El escritor dice que, a menudo, se inspira en el tema The kids from yesterday de My Chemical Romance a la hora de componer esas historias nostálgicas que salen de su pluma y, sin duda, es cierto. Pocos autores saben mezclar humor, sordidez y drama como lo hace el escritor estadounidense. Y lo demuestra una vez más en NOS4A2, uno de esos libros que revientan en tu cara por la originalidad de los primeros cientos de páginas donde nos presenta un concepto y unos mundos magistrales y que otros juntaletras solo podemos envidiar.

Hay que hacer hincapié en la visión sobre la Navidad que nos otorga Hill a lo largo de sus páginas. Es interesante cómo un momento tan feliz del año (al menos, para muchos) es capaz de mostrarnos su lado más siniestro. Ya lo hemos visto en otras obras y es que el concepto de que un señor o varios nos visiten una vez al año para darnos lo que nos merecemos, bueno o malo, puede llevar a que imaginemos que esas figuras en la oscuridad son monstruos como el propio Manx. Por ello, de un modo vibrante, como una buena motocicleta, Hill nos conduce por ese reino de Navidad donde hay árboles cuyas bolas son cabezas decapitadas, donde los niños esperan con grandes colmillos para hincarnos el diente y se escuchan villancicos aunque sea verano. Una visión similar a la Navidad de Halloweentown de Pesadilla antes de Navidad, pero con un autor que está dispuesto a generarnos un par de pesadillas gracias al concepto de que el día más feliz de nuestra vida se puede tergiversar para transformanos en monstruos a su servicio, porque ¿qué no harías porque tu vida fuera siempre la mejor Navidad que viviste?

Portada de la versión española de la novela.
Fuente.
Además, Joe Hill recrea la mitología vampírica huyendo del propio mito. Charles Manx utiliza un Rolls-Royce Espectre con una matrícula que dice NOS4A2, la cual se puede leer como Nosferatu, no muerto, el nombre con el que el vampiro pasó a la gran pantalla de manos del surrealismo alemán. Y es que Manx lo usa como burla al mote que le puso una mujer en el pasado, pese a que su aspecto, envejecido y extraño, bien puede evocarnos al nosferatu de la película original. Además, aunque no beba sangre de sus víctimas, sí consume la vida de estas, de niños, gracias a su diabólico coche, el cual le hace rejuvenecer y hace realidad el mundo fantástico que tiene en su cabeza, la siniestra ciudad de Christmasland, donde siempre, siempre, siempre es Navidad (pero su perversa versión de esta, clara).

Por otra parte, Hill nos presenta un buen concepto, el de los paisajes interiores, el de los mundos que surgen de nuestra cabeza: ¿qué pasaría si hubiera gente capaz de cortar la realidad para llegar a un mundo interior donde todo es posible? Puedes usar un Rolls-Royce para viajar a tu ciudad imaginaria. Puedes usar una bicicleta para viajar por un puente imaginario a cualquier lugar y encontrar algo que has perdido. Puedes utilizar unas piezas de Scrabble para descubrir lo que está pasando o pasará. Son solo tres poderes, pero el concepto bien podría dar para un par de novelas y, aunque NOS4A2 parece que será autoconclusiva, el final se queda lo suficientemente abierto para que, quizás, algún día, Hill haga una secuela, como su padre escribió Doctor Sueño, como segunda parte de El Resplandor.

Por otra parte, se agradecen los guiños a obras y cómics de temática fantástica que vemos a lo largo de la obra, desde Firefly, pasando por Batman, Harry Potter, Coraline, El Hobbit, Star Wars… y muchos más que se dan cita gracias a personajes como Lou. Además, Joe Hill se permite algunos homenajes a la obra de su padre, con guiños como el Hey yo Silver o el Circo de Pennywise.

Llamar la atención también sobre las ilustraciones de Gabriel Rodríguez que acompañan algunas partes del texto como el inicio de cada una de las partes de la obra y que nos entrega una visión siniestra que encaja a la perfección con el mundo concebido por Joe Hill, Charles Manx, Victoria y el resto de los personajes que surgen a lo largo de las setecientas páginas que componen NOS4A2.

NOS4A2 es una obra que nos hace buscar qué es la Navidad, qué es ser un monstruo, qué supone un don y qué significa nuestra alma para nosotros mismos. Y todo eso, envuelto en el papel de regalo sanguinoleto con el que Joe Hill nos sonríe. No se la pierdan. Jo, jo, jo.

6 comentarios:

  1. Por lo que cuentas parece interesante. Sin embargo creo que no leeré de momento nada más sobre vampiros a pesar de que éste me llama.
    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve, esta obra tampoco son vampiros en el modo clásico de la palabra. Es más bien otra cosa y tan original como para merecer una lectura en estos tiempos de copias de copias. Ya me contarás si al final te animas.

      ¡Gracias a ti por leer y comentar la reseña! Saludos.

      Eliminar
  2. Kiko (a través de RRSS)23 de septiembre de 2016, 9:55

    La conocí a través de este cómic, y me encantaron las dos cosas. Una novela y un cómic que te enganchan y no puedes soltarlos hasta el final.
    http://www.papelenblanco.com/.../wraith-espectro-joe-hill...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesito leer ese cómic. ¡Gracias, Kiko!

      Eliminar
    2. Kiko (a través de RRSS)23 de septiembre de 2016, 9:59

      Precuela. Pero muy buena.

      Eliminar
    3. ¡Genial! La historia de Manx me gustó bastante y la premisa de que haya gente con poderes que sea capaz de "cortar" la realidad me pareció una materia digna de ser explotada, con una riqueza tremenda. ¡Gracias!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.