3 de enero de 2012

Críticas de libros: El nombre del viento

El Nombre del Viento de Patrick Rothfuss. Fuente.
En una posada olvidada, un Cronista está a punto de escuchar la historia de un personaje legendario: Kvothe, el Asesino de Reyes, en voz de su propio protagonista, que tal vez, ha olvidado quién fue y sólo contando su historia pueda recordarlo…


“Me llamo Kvothe, que se pronuncia “cuouz”. Los nombres son importantes porque dicen mucho sobre la persona. He tenido más nombres de los que nadie merece. […] Mi primer mentor me llamaba E´lir porque yo era listo y lo sabía. Mi primera amante me llamaba Dualtor porque le gustaba cómo sonaba. También me han llamado Shadicar, Dedo de Luz y Seis Cuerdas. Me han llamado Kvothe el Sin Sangre, Kvothe el Arcano y Kvothe el Asesino de Reyes. Todos esos nombres me los he ganado. Los he comprado y he pagado por ellos. […]
He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a la edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos.
Quizás hayas oído hablar de mí”.

Ahora, que rememoro su lectura, El nombre del viento llega a mi mente de dos maneras: como un libro en el que hubo partes en que disfruté mucho y como por otras y su final supuso para mí una oportunidad perdida en el género fantástico. Si bien tiene aciertos, la losa de ser sólo una primera parte, acabó con la posibilidad de que su autor, Patrick Rothfuss, crease una obra capaz de trascender de forma independiente un tipo de novela demasiado quemada. 

Rothfuss parte de una mezcla de la infancia robada del Oliver Twist de Charles Dickens, el famoso Casanova, el Terramar de Ursula K. Leguin y el descubrimiento de la magia del Harry Potter de J.K. Rowling (hay incluso un guiño a El Señor de los Anillos, la manera de despertar de Kvothe tras el accidente en la Factoría recuerda a cuando Frodo despertaba en la Casa de Elrond tras ser herido por los Jinetes Negros). No es un mal combinado, sin embargo el autor se empeña en distanciarse y crear su propia historia y lo consigue, sobre todo, porque es un buen narrador. Bravo por ello, no obstante al final sabe a poco y no consigue crear una entidad propia. ¿Qué autor se inspiraría en El nombre del viento para crear su obra? Seguro que los habrá, pero ¿hallará algún elemento que sea indiscutiblemente de esa obra? 

Una de las partes más olvidables del libro. Fuente.

Auge y caída de una novela


No mentiré: la novela arranca muy bien. Está escrita con estilo y tiene muy buenos personajes, aunque es el Denna, el interés amoroso de Kvothe, la que lo hunde en diversas ocasiones la trama; no porque Denna sea insoportable (no del todo, al menos), sino porque desde su reaparición, la novela pierde fuelle y se va hundiendo hasta no ser más que una simple presentación de personajes. A todo esto, en serio, ¿era necesaria la tediosa historia del “dragón”? 

La novela intenta pisar el acelerador, pero el motor está mal. Pierde fuelle y nos conduce por momentos aburridos en los que te preguntas: ¿cuándo termina esto? Lo peor que te puede pasar escuchando una canción, leyendo un libro o un cómic o viendo una película.  En cambio, lo que funciona dentro de la trama es lo que ocurre en la Universidad y muchas veces gracias a los amigos de Kvothe como Simmon o el particular Draco Malfoy de esta trilogía: Ambrosse… Y mi favorito: ese viejo loco que es Elodin y que merecía mucho más protagonismo del que tiene gracias, simplemente, sólo al instante del tejado (una ruptura de ciertos esquemas que está muy, pero que muy bien). 

Ilustración de los personajes, realizada por un fan. Fuente.

Kvothe y el abismo


Si la trama empieza bien y acaba mal, lo mismo pasa con mi visión del protagonista. El personaje de Kvothe es bueno. Tiene filón como “prota”: un pequeño artista que empieza a aprender algo muy cercano a la magia, pierde a sus familiares (típico en este género), vive como mendigo y consigue llegar hasta la Universidad donde le enseñarán esa especie de magia. Durante este trayectoria, conocerá amigos, enemigos y buscará a los asesinos de sus padres: los misteriosos Chandrain, seres dignos de cuento de hadas. Ahí está resumida la novela (y sin tanto relleno como del que peca, me temo).  Si odias a los personajes perfectos, acabarás teniéndole cierta tirria al bueno de Kvothe. Pese a ciertas gotas de antihéroe (como hacer trampas para entrar en la Universidad, magistral), Kvothe erra, irónicamente, de quedar mejor de lo esperado (desde los menos tres talentos hasta que sus enfrentamientos con uno de sus enemigos le hagan subir de escalafón). Este truco puede servir un par de veces, pero cuando se repite a lo largo de toda la obra (que es bastante voluminosa), uno descubre cómo funciona el truco y todo deja de aparentar ser mágico, real, creíble. No es la historia que nos cuenta un bardo herido, sino la que nos cuenta Patrick Rothfuss delante de su ordenador. Y eso cansa, pese a que al final, parece que todo le salga mal al personaje. Confieso que uno siente cierta alegría cuando sus planes no se cumplen, será que nos gusta verle sufrir, quizás así sea más mediocremente humano. 

Otro de los momentos del libro. Fuente.

Una fin inesperado


Además, hablando del “desenlace” (y el entrecomillado no es una simple anotación). ¿No era precipitado que Kvothe, tras ser atacado, se entere de la posibilidad de que los Chandrain estén cerca? ¿Cuál era su plan para ir tras ellos si sólo era un aprendiz de Arcano de quince años? ¿Cómo vengaría a sus muertos? ¿Y qué tal el descubrimiento del nombre del viento cuando se le presta de una forma oportuna? Muy forzado, en mi opinión. Todo lo bueno pierde ante un punto negativo muy grande: ese toda esta aventura para ¿esta... cosa? Me explico: la novela se llama: El nombre del viento (hasta aquí creo que nadie se ha perdido), se supone que los Arcanos pueden conocer el nombre auténtico de las cosas y así controlarlas (sí, como las historias de K. Leguin, que también fueron la base de El Legado de Christopher Paolini). La historia de conocer el nombre del viento y controlarlo flota varias veces en torno a la trama principal, señalando que el excéntrico Elodin sabría controlarlo… Y pensamos que Kvothe está destinado a controlarlo mediante simpatía (esa especie de Fuerza o magia). Bien, todo lector espera un momento épico cuando consiga invocarlo y, al final, es… nada. En serio, ¿no hubiera sido mejor, puestos a ponerlo, que fuera cuando Kvothe se crió en las calles, donde realmente lo pasó mal? ¿Por qué ser tan súbito para quedar tan mal? ¿No está algo metido a calzador? 

Imagen de El Nombre del VientoFuente.
Pese a ello, el "final" nos deja a medias: no empezamos a descubrir todo el misterio que envuelve a Kvothe (y sus otras maneras de ser: Kote y Reshi) cuando, de pronto, todo termina abruptamente y nos quedamos con una mezcla de rabia e incertidumbre: ¿debemos comprar el siguiente mamotreto si queremos saber a dónde nos quiere llevar Rothfuss? ¿Deberemos leer los tres libros para saber si ha valido la pena leer los dos primeros? Impera la sensación de: “ve a comprar el segundo libro si quieres saber más”, no porque el primero nos satisfaga, sino porque no lo hace del todo y tenemos que continuar para saber si ha valido la pena o ha sido una auténtica pérdida de tiempo. Continuando esto, las ochocientas páginas de El nombre del viento se antojan caprichosas. Pese a haber muy buenos momentos, muchos no conducen a nada y hay otros soporíferos que tampoco. Vivimos un sinfín de acontecimientos, pero ¿para qué? ¿Para leer una segunda parte sin que la primera nos haya enamorado? Algunos de estos “peros” se verán como émulos de la vida: nadie sabe a dónde le conduce su vida, no tenemos villanos finales ni grandes tramas marcadas, quizás la historia de Kvothe vaya sobre eso… Pero es algo que no me termina de satisfacer como lector.  

Kvothe y el lector frente a su destino. Fuente.

El ascenso de Rothfuss


Un aspecto positivo (que hay unos cuantos, no voy a mentirles) es que a Patrick Rothfuss le encantan las historias, de eso no hay duda. En algunos momentos, el personaje llega a contar una historia donde hay otro personaje que cuenta a su vez una. Un auténtico juego narrativo que no está mal y queda justificado por las habilidades para la memoria y el espectáculo de Kvothe. Lo mejor: uno se pregunta hasta qué punto cuenta la verdad; ante una autobiografía se puede mentir y Kvothe confiesa no ser demasiado honrado en algunas ocasiones, ¿por qué lo sería en esto? “No te creas todas las historias que te cuentan, Bast. Las historias mienten”, dice. Para sorpresa del respetable, nadie parece dudarlo. 

Pese a todos estos párrafos señalando defectos, El nombre del viento no es una mala novela. Está muy bien escrita (basta ver las citas que abren y cierran este comentario), si te gusta contar historias esta novela va de ello. Hay personajes inolvidables como Elodin y hay buenas descripciones de lugares y situaciones… Está bien saber la “verdad” tras el mito del célebre Kvothe, se dejan pistas para disfrutar de una segunda lectura (la mención a ciertas aventuras antes de que las vivamos o la primera aparición del sobrenombre del Sin Sangre, antes de que sepamos por qué). Existen momentos magistrales, como la llegada de Kvothe a la universidad, el misterio que envuelve a los Chaladrian, la mitología de un mundo que se respira como real (con Telhu y demás)… Y son esas virtudes la que hacen que como lector termine con cierta sensación de decepción: ¿por qué empieza tan bien y “termina” (o se para) de una forma tan repentina? 

Patrick Rothfuss y El Nombre del Viento. Fuente.
Desde su publicación, Patrick Rothfuss ha conseguido conectar con el público que sigue su obra. Ya sea desde su perfil en Facebook hasta su cuenta en Goodreads, el autor estadounidense que lucía una camiseta de Joss Whedon is my master now ha logrado que ahora muchos de sus seguidores lleven una camiseta con la frase Patrick Rothfuss is my master now. Tal es el nivel, que el cierre de la trilogía se espera con grandes ansias, ¿cumplirá o no con todo lo prometido? ¿Será flor de un día o una obra digna de recordar? Según Rothfuss, que tiene escrita toda la historia desde el 2000 y lleva reescribiéndola desde entonces, su afán perfeccionista debería llevarle a crear uno de esos máximos exponentes del género fantástico. Eso esperamos, que falta nos hace. 

En definitiva, El nombre del viento no es una obra maestra perfecta, pero sí una buena historia cuyas virtudes quizás hagan que quieras dar una posibilidad a El temor de un hombre sabio, su segunda parte. ¿Valdrá la pena tan largo viaje? Solo leyendo lo sabremos. No obstante, ¿no es un final un nuevo comienzo?

Fragmento de la portada de El nombre del viento. Fuente.
"El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscuros y distantes, y se movía con la sutil certeza de quienes saben muchas cosas”.

28 comentarios:

  1. Creo que a mí me gustó un poco más que a ti. Estoy leyendo ahora El temor de un sabio y va más o menos por el mismo camino que el anterior.
    Coincido en bastantes cosas que dices, como lo de Denna, que no me gusta, y Elodin, que es genial.
    En cuanto al final abrupto y ese "¿para qué todo esto?", supongo que es comprensible teniendo en cuenta que es una primera parte, ya de entrada sabes que no va a terminar ahí.
    A mí no me pareció tan perfecto ni bueno el protagonista, quizá sí con demasiados golpes de suerte a su favor. Pero me gusta que en ocasiones sea deshonesto y haga algunas trampas para conseguir lo que quiere.
    En fin, no me enrollo más porque podría seguir horas y horas. Me alegro de que, a pesar de los fallos, te gustara el libro.
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Annika

    "El temor de un hombre sabio" es una novela que temo que leeré sólo si sale en edición del bolsillo y me aburro. No quiero que me pase como con la que estamos comentando.

    En cuanto al final, me refiero más bien a la sensación de que la obra se parte bruscamente. Es decir, "El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo", la película, por ejemplo: termina con un climax y deja la puerta abierta a la secuela... Esta termina en un ¿y para qué todo esto?

    Sobre Kvothe si te fijas, va perdiendo por el camino la vena deshonesta, pero no los golpes de suerte que me parecían a veces casi un deus ex machina para defender que este personaje es la "rehostia". Una pena.

    En cuanto al libro, está bien, pero me enfada saber que empezase de una manera tan genial para terminar... así.

    Muchísimas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =D

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que estoy de acuerdo con tu crítica. Yo en su día le puse una 7,5 sobre 10 porque me pareció muy larga, con mucho capítulos de relleno (como el el dragón, que tampoco me gustó). Pese a todo me gustó, y ahora estoy leyendo el 2º. Espero que sea mejor.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. A mi no me gusto. Coincido en todo lo que dices y odio a los personajes perfectos,as que terimine un poco harto de Kovthe...

    ResponderEliminar
  5. Hola, Kelemvor.

    Pese a que me gustó, me parece que ese final no hace que el lector quiera seguir con la segunda obra porque le haya gustado la uno. Esa fue una de las razones que me hicieron enfadarme, ¿por qué empiezas tan bien y acabas tan mal tu primer libro?

    Ya me contarás sobre el segundo, para saber si me ahorro la pasta y eso jaja.

    Muchísimas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =D

    ResponderEliminar
  6. Hola, superñoño

    A mí me disgustó. Jaja. No se puede empezar así, creándote esperanzas, y acabar aburriendo, perdiendo fuelle y "terminando" tan mal.

    Un saludo y gracias por tu comentario, hasta la próxima vez que nos leamos.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con que Denna no mola nada y enlentece la narración cuando aparece en escena.
    No estoy de acuerdo con que Kvothe sea perfecto, si bien tiene muchas virtudes, por otro lado está siempre metiendo la pata.
    Y es una trilogía por lo que te tiene que dejar con las ganas de seguir con la siguiente parte, como a mí me ha pasado con la segunda.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Mr. Gibson

    Creo que el problema con Denna no es tanto su carácter, sino que sale en las peores partes del libro. Al menos, en mi opinión.

    "Metiendo la pata" relativamente. Porque puede invocar al viento y pueden echarlo por ello, pero al final se queda. Hace de sus problemas sus virtudes y a la larga es un recurso cansino, le pasa demasiadas veces, como cuando volcaba el líquido de ácido y salvaba a su amiga. Es un recurso que me cansa.

    En cuanto a la trilogía, voy a ver si me explico mejor. Un buen final de primera o segunda parte sería el de "El imperio contraataca", hay climax y momentos tan buenos al final que dices: "quiero leerme el segundo". En el caso de Kvothe, es como si el primero y el segundo estuvieran unidos y lo hubieran "amputado" al tuntún. No hay un gran momento que te diga, "venga, vete a leerlo, chaval". Ya te digo que considero que las sagas y trilogías se acaban convirtiendo en algo desfavorable dentro de la literatura cuando son por negocio, no se saben hacer o supongo que en el caso de Rothfuss le obligó a "cortar" la editorial.

    En definitiva, da gusto ver opiniones diferentes. Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =D

    ResponderEliminar
  9. Como sabes, estoy en desacuerdo contigo casi en todo, pero eso ya lo hemos "discutido" en nuestros blogs ;)

    Baste recordar que la tan atípica en el género búsqueda de la excelencia de Rothfuss me parece equiparable a la de Leguin, solo que aquí no me aburro. En ningún momento.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Pedro

    Lo bueno de tener opiniones diferentes es poder compartirlas, en este caso en cuanto a la obra de Rothfuss.

    Me temo que si hay autores que no buscan ser excelentes deberían dejarlo antes de seguir estafando a los lectores. Rothfuss creo que lo intenta, pero para mí no lo consigue por ciertos detalles mencionados, entre ellos "el corte" final que me parece anticlimático.

    Un saludo y gracias por tu comentario, hasta la próxima =D

    ResponderEliminar
  11. Brutal la opinión y muy cierto. Soy fan tremendo de Elodin.

    La segunda parte, el temor de un hombre sabio, está muchísimo mejor, y es recomendable, después de la "bazofia" del primero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Stealth

      Me alegro de que haya alguien más que opine como yo sobre esto.

      La segunda parte me la leeré cuando salga una edición medianamente económica (o lo encuentre en una tienda de segunda mano, vaya xD).

      Gracias por tu comentario y te invito a hacerte seguidor del blog

      Eliminar
    2. Hola Stealth, estoy completamente de acuerdo contigo la segunda parte es brutal aunque a mi no me gusto tanto la parte de Feluriam

      Eliminar
  12. Me he topado con tu crítica mientras buscaba...cualquier otra cosa que no vale la pena mencionar, y no acostumbro a hacer esto, pero he decidido dejar aquí mi humilde opinión, ahora que ya he terminado de leer la tuya. Me pronuncio en desacuerdo tremendo, y te voy a decir por qué.
    Llevo leyendo historias de este género desde hace mucho tiempo y todas caen en lo mismo: la clásica historia donde el bueno es bueno y debe matar al malo que es, evidentemente, malo hasta el tuétano, y la verdad, muchos ya estamos hartos de la épica pelea entre el bien y el mal, donde forzosamente el protagonista siempre sale bien parado. Rothfuss terminó imponiendo su propio paradigma y a mi parecer, de manera magistral. "El nombre del viento" y "El temor de un hombre sabio" llegaron al género en el momento en el que tenían que llegar, y le dieron un vuelco muy favorable al mismo. Concuerdo en que en momentos es pesado, pero no lo suficiente como para abandonar el libro y dejarlo a medias. ¿Predecible? No tanto como la saga de "El legado" de Paolini. ¿Mezcla extraña de todo un poco? Más mezcla he visto en otras sagas como la anteriormente citada entrega de Paolini (sí, desgraciadamente, es una de las peores sagas que he tenido oportunidad de leer). Kvothe en ningún momento aparece como el personaje perfecto: es uno de los más humanos con los que me he topado alguna vez. A muchos puede parecerles un dolor de cabeza porque precisamente es la primera parte, un "preámbulo" a la verdadera esencia de la historia, la cual por obviedad se maneja mucho mejor en la segunda entrega de la saga. Uno de los grandes aciertos de Rothfuss es precisamente lo que tu señalabas: la capacidad de contar historias dentro de la historia, lo cual hace que el libro sea fresco. Sin embargo, y reitero nuevamente, ésta es sólo mi opinión del mismo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Prince Lelouch

      Cómo ves, los comentarios están abiertos para eso, para que la gente exprese su opinión, tanto a favor y en contra. Por ser parte de la mayoría, no hablaré bien de un libro si no me ha gustado. No por ir de rebelde, sino porque es mi opinión "El nombre del viento" está sobrevaloradísimo y el final es una simple y llana tomadura de pelo.

      Creo que en ningún momento crítico que la línea entre buenos y malos sea más tenue, aunque eso no es nuevo en la literatura y tampoco en la fantasía épica. Antes de eso ya teníamos "Juego de Tronos" por ejemplo. "El nombre del viento" no ha inventado nada nuevo (tampoco se lo exijo), pero noto que su fandom sí busca hacer que parezca que Rothfuss es el mejor escritor fantástico de todos los tiempos.

      "Dar un vuelco" hoy, en la literatura, se entiende como que aparecerán cien libros copiando el esquema de este. Para mí, dar un vuelco sería que su influencia se haga tan imperecedera o un poquillo, como la de Tolkien. No me veo que nadie diga dentro de veinte años que algo es una novela muy rothfussiana, aunque ojalá me equivoque, que este género necesita cosas nuevas.

      Estoy de acuerdo en lo de "El Legado", es un A B y C de la fantasía. No tiene nada nuevo y es muy cansino. Casi todas las obras tienen influencias, pero "Juego de Tronos" se libra un poco de ellos. "El Nombre del Viento" parece una suma de novela de Charles Dickens, más Harry Potter más alguna novela fantástica más. Espero que esto se entienda. No veo nada innovador en "El nombre del viento", sí bien contado, innovador no (y que es el culmen de lo innovador es algo que muchos fans defienden).

      Kvothe siempre acaba teniendo todo a su favor, es esquemático. Le hacen algo malo, luego le pasa algo bueno, le hace una jugarreta un compañero, un profesor lo ayuda, le hacen otra, descubre el nombre del viento... Y todo eso, es un arquetipo algo cansino para más de cuatrocientas páginas. Nunca le sale nada realmente mal, por eso es perfecto.

      En cuanto a preámbulo, me he cansado un poco de que las primeras novelas sean sólo una introducción. Me gustaría disfrutarlas al completo y no que me dejen a medias, como hizo Rothfuss.

      Aún así, me parece una buena novela, pero no una obra maestra y revolucionaria en el género fantástico.

      Respeto tu opinión (¿cómo no?), muchas gracias por tu comentario, un saludo y hasta la próxima visita si la hay =)

      Eliminar
    2. ¡Claro que hay nueva visita! Me llamó la atención la comparación que hiciste con Game of Thrones, y te puedo decir que me resulta extraña dado que ambas novelas pertenecen, sí, al género fantástico, sin embargo, la subcategoría de "El nombre del viento" es fantasía épica, y "Game of Thrones" sólamente está catalogada como novela fantástica, al igual que "Harry Potter". Es difícil hacer una comparación entre ambos teniendo esto en cuenta. Te creo la comparación entre LOTR y El nombre del viento, dado que ambas son de fantasía épica, eso sí. Por tanto, en su género, sí podríamos estar hablando de una innovación.

      Continúo. Es difícil ver ahora una repercusión a futuro de las novelas de Rothfuss, pero recordemos que en su época, ni el Señor de los anillos ni Narnia tampoco tuvieron mucho éxito, sino que la leyenda se creo a posteriori. De hecho, el mismo Tolkien fue muy criticado antes de publicar la saga del anillo. Con esto no busco resarcir a Rothfuss ni ponerlo en el pedestal del mejor escritor del mundo, pero sí intento resaltar que si la saga del Asesino de Reyes sigue por esta linea que lleva e incluso logra mejorar, puede llegar a tener su propio lugar en el género. Todavía es muy pronto para hablar de lo que puede ocurrir en unos años.

      Forzosamente toda primera novela de una saga debe ser introductoria, y como te mencionaba anteriormente, yo agradecí que se rompiera el esquema de la pelea del bien y el mal que resulta interminable. Aquí no hay un "malo" al cual perseguir, sino que Kvothe debe pelear contra sí mismo,al menos, dentro de la primera entrega. La historia se desarrolla mucho más y mejor en la segunda parte,a la cual espero que le des una oportunidad. Es difícil juzgar a través de primeras impresiones.
      Saludos :)

      Eliminar
    3. ¡Claro que hay segunda visita! Viene la réplica al comentario anteriormente vertido. En primer instancia, la saga de A song of ice and fire pertenece a un género distinto a la de The kingkiller chronicle. La primera entra en el género fantástico junto con otras sagas como Harry Potter, por ejemplo; sin embargo, la segunda se encasilla dentro del género de la fantasía épica, al igual que la saga del Anillo de Tolkien. Es difícil,por tanto, crear una comparación entre ambas, ya que así como A song of ice and fire creó un nuevo paradigma dentro de su género, también podemos hablar de que The kingkiller chronicle lo hizo dentro del suyo. Las características entre ambas son diferentes.

      Es difícil hablar de una repercusión de las novelas de Rothfuss en un futuro. Hay que recordar que en su época, las sagas de C.S Lwewis, Le Guin e incluso la del propio Tolkien tampoco parecían tener un gran futuro en la literatura. Tolkien fue muy criticado antes incluso de publicar el primer libro de su saga, y seguramente nadie de aquellos años habría pensado que él iba a lograr algo tan grande. Es muy complicado verle el futuro a una saga que recién empieza. Ojo, con esto no intento decir que Rothfuss también lo logrará, pero uno nunca sabe. Los lectores están buscando algo nuevo, y a mi parecer, la Kingkiller Chronicle es una de las mejores opciones actualmente. Es cosa de que la sepa llevar por el buen camino.

      Kvothe es un personajazo, en lo personal.Así como pelea contra los demonios externos se ve obligado a pelear contra sus propios demonios, algo que sólo habíamos visto en Frodo -y eso que él no era precisamente el mejor guerrero de la Comunidad del Anillo,vamos-. Esa es su mayor fortaleza. Además, como tu bien mencionas, no sabemos qué tan cierta o qué tan falsa sea la historia que relata: puede cambiarla a su antojo y eso atrae. Ahí el autor dio en el clavo: ya no necesitamos "buenos buenos", sino buenos que sean también humanos.

      En cuanto a lo demás, puedo decirte que la primera novela de una saga debe ser forzosamente introductoria, teniendo en cuenta su naturaleza de base para el desarrollo de la trama. Por ello espero le des una oportunidad a la continuación de este primer libro, seguramente te dejara con un buen sabor de boca. Saludos.

      Eliminar
    4. Hola, Prince Lelouch

      Acepto la separación genérica, pero veo la fantasía como algo más estanco. Fantasía y punto. Creo que se influye entre sí, ya sea épica o no. La mayor evolución, que no es tanto, sino meter el culebrón y la mala baba, me parece las novelas de Martin. No veo que Rothfuss aporte mucho, algo diferente.

      La Comunidad del Anillo fue criticada como cualquier cosa medianamente diferente que surge. Eso sí, ha servido de pilar de la fantasía desde entonces. Y tuvo éxito con Tolkien en vida, sobre todo cuando salió en edición de tapa blanda, entonces se leía en universidades y muchos jóvenes lo convirtieron en himno hippie (cualquier persona que se llame Galadriel a mediados de los ´60 es por eso). No veo que la historia de Kvothe alcance esas cotas.

      En cuanto a Frodo, bueno, también tenemos otros personajes enfrentándose a sus demonios como el prota de Terramar o Raistlin de Las Crónicas de Dragonlance. A todo esto, lo que no me gusta de Kvothe es que siempre acabe tan bien, pese a que parezca que falle en alguna ocasión. El mundo gira en torno a él para darle las gracias muchas veces. Algo cansino cuando son más de cuatrocientas páginas y se pilla el truco, cosas mías.

      Con novela introductoria, quiero decir que vale, una primera parte puede ser introductoria, pero también independiente. Harry Potter y la Piedra Filosofal es un ejemplo. Ahí se podría haber acabado todo, aunque se dejaba abierta la posibilidad a secuelas (bien pensado). En ningún momento termina a medias y es casi obligatorio leer las continuaciones para entender bien todo. Cosas mías, estoy cansado de macrosagas y muchilogías xD

      Tal vez le dé una oportunidad si la parienta se lo compra, me aburro y lo saco de una biblioteca o sale alguna edición de bolsillo que no me cueste un riñón xD

      Muchas gracias por tu comentario y por el debate, te invito a seguir el blog =).

      Eliminar
  13. Que facil es criticar y mas cuando sabes que nadie te va a corregir a ti. Lo diferente del nombre del viento es la manera en la que esta escrita, y no la malisima historia que tu pretendes vender a los que lean el blog.
    Solo dos apuntes, decir que es un personaje al que todo le sale bien sin haber leido todos los libros.... da mucho que pensar y mas cuando a lo largo del libro estas viendo que vive en una posada sin poderes magicos, por no se sabe que razon (Ademas de ser un hombre que espera la muerte)
    Y segundo el nombre del viento NO es porque descubra el verdadero nombre del viento..... y si no eres capaz de ver eso, en fin como bien me dijeron una vez, para lo bueno y para lo malo, internet es un lugar donde cualquiera puede dar su opinion sobre cualquier cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, anónimo! =D

      Hay varios comentarios y varios me corrigen y dicen que no opinan como yo. Creo que el problema es que no los has leído, pensando que tu opinión valía más que la de los demás. ¡Curioso!

      Sigo esperando que alguien me pague por lo que vendo aquí, que tampoco sabía que estaba vendiendo algo, sino más bien creo que estaba contando mi opinión. Lo siento. Maldita sea. A ver cuándo crean algún tipo de derecho a la libertad de expresión o algo así.

      Me leí el primero y tuve suficiente. El personaje las pasa canutas, pero por A o por B acaba saliendole todo bien. Pondría ejemplos, pero ya lo he hecho antes y tengo cosas que hacer.

      Oh, amigo, esperemos que te hagan caso e instauren una dictadura en Internet donde solo se expresen las opiniones que a ti te gusten. Estaríamos en un mundo mejor donde volarnos la tapa de los sesos.

      Gracias por tu comentario y lo siento, pero deberías aprender a respetar las opiniones de los demás y que las contrarias a la tuya no te hieran tanto. Vivirás más y mejor y seguramente algún día en una posada te pongas a contar tu vida con una cantidad de detalles que ni Ted Mosby. Felicidades.

      Eliminar
  14. Estimado,
    Acabo de terminar de leer el nombre del viento. Coincido contigo en un par de críticas y discrepo en otras.
    Concuerdo en el final cortado. Es como que al momento de comprar “el temor de un hombre sabio” habría que empastarlo a la última hoja del primer libro. Creo que eso es un error del autor (o de la editorial), ya que no deja al lector “enganchado” con la idea de una saga, si no que nace una suerte de obligatoriedad de comprar el siguiente libro para tener una continuidad de la historia. Coincido además, en que la historia del dragón que no era dragón, es un simple relleno, ya que ninguno de los personajes (al parecer, ya que aun no leo el segundo libro) obtiene provecho de ella. Es una historia que aparece forzosamente en escena, y espero que más adelante se muestre su finalidad. Además peca de ser un poco aburrida. También me sumo a la idea de que el personaje de danne es repetitivo, pero espero que sea en base al misterio que guarda.
    Por otro lado, no estoy de acuerdo en la crítica que se ha hecho al protagonista. No creo que Kvothe sea un personaje perfecto, ni algo cercano. Creo que es un personaje dotado de un intelecto brillante, lo que hace parecer que todo le salga bien, en eso estoy de acuerdo, pero no creo que sea un personaje solamente “bueno”, de hecho, creo que dentro del primer libro Kvothe va evolucionando a un ser neutramente humano, en base a los razonamientos de sus acciones. Para mí, a medida que avanza la historia va dejando de ser un niño predecible y va convirtiéndose en un hombre de moral compleja.
    Espero realizar uno que otro comentario una vez que haya leído “El temor de un hombre sabio”
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandro

      En cuanto a Kvothe, decirte que el problema sobre todo es que por A o por B todo terminaba saliéndole más o menos bien hasta parecer que su camino era ser don perfecto. Véase la clase en la que casi hace estallar todo y consigue arreglarlo. Esto pasa varias veces. Kvothe le harán muchas malas jugadas, pero "escapa".

      No he leído "El temor de un hombre sabio", pero ahora que ha salido la edición de bolsillo quizás pruebe. Todo dependerá de los ánimos.

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo y hasta la próxima visita.

      Eliminar
  15. Hola. He leído tu blog y no concuerdo contigo, aunque me has caído bien por tus comentarios a los usuarios que te han comentado jaja
    Yo he leído los dos libros un par de veces cada uno y la verdad me han encantado. Es cierto que si hacemos un recorrido tan exhaustivo como has hecho tú muchos detalles que parecen originales y "guays" (perdón por la palabra tan tétrica, es que no se me ocurre ninguna jaja) realmente no lo sean, pero eso no le quita valor, para mí al menos.
    Por otro lado, como tú has dicho, Kvothe recuerda hasta el más ínfimo detalle, y ahí vemos su poderío. Como tú dices, debería ser imposible, pero si lo fuese, ¿dónde quedaría el fuste del libro? Imagínate: "Y me encontré con el Maestro Elodin, con su capa ondeante, y hablamos, pero no recuerdo lo que dijimos, así que obviemos esto. Luego fui a ver a Auri, pero como sus conversaciones, aunque originales, son absurdas, tampoco las recuerdo..."
    Contradicsiones: Por lo que tú dices de que no se fie de ninguna historia. Bien es cierto esto que dices, pero Kvothe mismo dice que va a contar su verdadera historia. No creo que fuese a mentir, sobre todo partiendo de la premisa de que queda mucho mejor invocar al rayo como ¿Táborlin? el grande que hacer un poco de simpatía y tener suerte... Espero que me entiendas.
    Los del cambio de ritmo, si te refieres a que a veces aburre, es normal, teniendo en cuenta la magnitud de la obra, pero bueno, bien es cierto que podría acortarla y evitar esto.
    Y por último, porque sino no sé cómo rebatírtelo, el fin último de todos los escritores es que lean sus novelas, sí, pero también ganar con ello, y si no nos deja con ansias de leer el segundo... jajaja
    Espero haberme explicado con claridad. Un saludo.
    PD: Muy respetable tu opinión =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, anónimo

      Muchas gracias por ser de esas personas que aunque no comparta una opinión, respeta la de los demás. =)

      El hecho de recordar a otras historias no está mal (al menos para mí), siempre que haya dosis de originalidad o una buena narración. Reconozco que Rothfuss tiene ambas.

      Digamos que en cuanto a memoria, Kvothe tiene la explicación de que siempre fue un chaval listo y que se preparo para esas cosas. O que es familia de Ted Mosby.

      El mayor problema de Rothfuss fue ese final. Podría haber incluido un buen climax, dar la sensación de cierto cierre aunque haya secuela, pero no, fue como si hubieran partido un libro muy grande sin más. Aún así, le he regalado a mi parienta la segunda parte y supongo que le gusta, me lo leeré.

      Un saludo y gracias por tu comentario =)

      Eliminar
  16. Hola, he leido tu opinión y concuerdo en muchas mas partes de las que me gustaría, suena raro pero es porque me gusto mucho "el nombre del viento".
    Tienes mucha razon en la perfecta inperfeccion de Kvothe, siempre la riega pero encuentra la forma de salir exactamente de la misma forma que empezó y si el no la haya las fuerzas divinas equilibran todo y en efecto, despues de leer unas 400 pags hayas esa formula q la verdad se sigue repitiendo.
    En partes no puedo dejar de sentir cierta semejanza con otras como harry potter y oliver twist pero sin esa estupida inocencia (cosa que le da mucha ventaja) y pues si considero que está muy sobrevalorada en especial cuando la comparan con nuestra querida saga del anillo.
    Vale la pena pensar en los personajes secundarios que a mi punto de vista parecen geniales como simmon y elodin que de igual manera en muchas ocaciones siento que se les deberia dar mas importancia aunque en lo que llevo de la segunda parte parece haber una pequeña consideracion de este hecho.
    Tal vez lo que mas me gustó de kvothe es la manera en que delata sus inquietudes de chico adolesente en ambitos sociales (en especial tratandose de chicas)y que nunca se define que el le gane a ambrose es decir siempre quedan 1 a 1(hay que recordar que con el archivo se lo jodió de la mejor manera que pudo porque le dio justo donde mas le dolió). A mi parecer la parte del dracus pudo entrar de una mejor forma sin parecer un episodio de relleno de una tipica serie de tv pero asi pareció y pues lo unico que me gusta de denna es que se mantiene misteriosa pero odio que se excede en ese aspecto (parece una estupida e ingenua niña mimada, manipuladora e interesada) pero me parece una ventaja que la unica razon por la que kvothe se obseciona tanto con ella tiene relacion con su poca madurez propia de un adolecente.
    Sincramente me parece ofender al señor de los anillos al momento de realizar comparaciones como las que se mencionan en cada lado pero pienso que es una buena historia y que merece que se le de una oportunidad y a lo que llevo del segundo dia, empieza a mejorar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ferko!

      No es un mal libro y me gustaron muchas cosas, pero le encuentro sus errores y sé que hay libros que, pese a los fallos que se puedan ver, nos gustan. Lo entiendo y respeto =)

      Coincidimos en todo salvo en que yo todavía no he picado con la segunda parte. Ya contaré cuando lo haga.

      Muchísimas gracias por tu acertado comentario. Un saludo.

      Eliminar
  17. He leído todos los comentarios sobre El nombre del viento y tengo que decir que el libro tiene un estilo muy personal y una prosa que a mi realmente me fascina, tiene una fuerza tremenda. Logra crear una atmosfera mágica.
    Tiene dos o tres escenas realmente memorables.
    Lo peor, la forma de comercializarlo. Estoy de acuerdo que a los que nos ha "enganchado" la trilogía, más que por la historia, ha sido por el estilo Rothfuss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aparezco casi tres años después para responder este comentario que se me había pasado por alto...

      Quizás a Rothfuss le convendría haber publicado los tres libros de golpe en vez de crear esta desazón entre sus lectores fieles.

      Gracias por el comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.