17 de enero de 2012

Nunca ganaremos el Nobel... Ni falta que nos hace




Cuentan que Nobel, tras inventar la dinamita y viendo los horrores que causaba, decidió “pedir perdón” haciendo unos premios que fomentasen la ciencia y las artes que nos ayudasen a apartarnos del horror. Eso decía en su testamento (más o menos), quizás sólo quería trascender después de muerto y su nombre siguiese siendo recordado)... En fin, sí, todos hemos sentido alguna vez remordimientos ¿no?
Hace poco, leí una noticia: Tolkien fue considerado para el Nobel de Literatura, pero su jurado lo considero un escritor de segunda. [Inserte aquí todos los insultos que se quiera.]
El profesor Tolkien, padre de "El Señor de los Anillos".
Eso me recuerda una vez más cómo muchos jurados se han perdido, están en su atalaya y aplauden el sonido de sus propias voces pedantes. Lo que es un “moderno”, pero aplicado a tiempos inmemoriales (bueno, sí se recuerdan, pero dudo que sean memorables).
Personalmente, siempre he dicho como “juntaletras” que me considero, que nunca un escritor de género fantástico o terror (menos aún de tebeos, como Alan Moore), de esos que adoro, ganará un Premio Nobel. El prejuicio de “eso es literatura para gente idiota, de segunda” sigue vigente gracias en parte por algunos “frikis” que se han apoderado de este tipo de literatura. Por friki no me refiero a fan, por friki me refiero a monstruo de feria que se dedica a apoderarse de libros, películas y demás y convertirlos en una especie de religión sólo para ellos cuyo objetivo es simple: yo soy especial, tú no. Una gilipollez, vaya, que, como ya dije en su día, ha conseguido hacer más daño que ayudar.
A todo esto, decir que se propuso a Hitler... ¡A Hitler! Pero ¿qué?
Así que ¿quién diantres podría querer un reconocimiento así? Por mí que se lo guarden y que sigan haciendo su pantomima cada año.

Huyendo de estos premios para “mentes eminentes”, no sé si os he contado que adoro la frase de Stephen King: “Soy el equivalente literario a un Big Mac con queso”. Pese a que no me gustan los Big Mac, sí me gusta saber que hay escritores que escriben los sueños que desean sin importarle los “premios importantes”, aunque se les considere “comida” de segunda. Ahí están King, Tolkien, Alan Moore, C.S. Lewis, J. K. Rowling, Charles Dickens, Carlos Ruiz Zafón, Margaret Weis y Tracy Hickman...
Considero que hay que sentirse orgulloso de lo que uno escribe siempre que se esfuerce al máximo, que no sea sólo para ganar dinero o galardones.
Creo que no tendremos nunca el Nobel, pero tampoco creo que nos haga falta. ¿No?

4 comentarios:

  1. Yo voy a mas. Con lo autodesprestigiado que esta el Nobel, Es preferible no tenerlo. Amen a todo lo que has expuesto. No creo que seas un juntaletras. Si Meyer (por poner un ejemplo) ha llegado donde ha llegado vendiendo basura , ni te cuento si hay algo de calidad,que es lo que realmente transciende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, superñoño

      Es una buena conclusión. Por mi parte, no voy a dedicar mi vida a intentar ganar este premio, prefiero hacer lo que me gusta.

      "Juntaletras" es algo decente siempre y cuando no caiga en "juntarletrassólopordinero" como han caído otros.

      En cuanto a escritores malos, hay muchos, pero por cada uno de ellos han habido algunos realmente buenos como King, pese a lo que digan por ahí, Tolkien y demás.

      Gracias por tu comentario. Un saludo =)

      Eliminar
  2. Debería valorarse más la literatura popular, dirigida a la gente común, a la mayoría, esa que consigue enganchar a una persona que quizás no ha leído más que dos libros en toda su vida, esa que consigue con sus mágicos, terroríficos o desternillantes argumentos iniciar en la lectura a muchos jóvenes y no tan jóvenes. Eso sí que es admirable, conseguir que la gente coja gusto por la lectura con tu obra. Pero estos snobs académicos, que se creen superiores porque han leído a diez escritores de los que sólo han oído hablar ellos y gente de su pequeño y rancio círculo, estos pedantes de las letras, jamás sabrán apreciar el verdadero objetivo de un libro, que es entretener y animarte a seguir leyendo, e incluso animarte a escribir tus propios relatos, y no ponerte a divagar en sesudas disquisiciones sobre temas filosóficos.
    La obra de Tolkien es una obra maestra de la literatura, por el mundo que consiguió crear, por su prosa única, y porque consiguió cautivar con todo ello a miles de personas e iniciarlas en la lectura.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Galtzagorri

      Es curioso cómo mucha gente piensa que la literatura de masas es mala sólo por ser popular. Sí, hay mucha que es mala, pero otras que son auténticas joyas. Yo temo que no he leído a muchos premios Nobel por desgracia, y muchos de ellos sus nombres y obras me son totalmente desconocidas (no quiero decir que por ello no se les debe reconocer, sólo que debería también fomentarse más el reconocimiento de algunos autores premiados que son completos desconocidos por aquí).

      Sea como sea, los Nobel no son tan buenos como se creen. ¿Nominar a Hitler? ¿En serio?

      En cuanto a Tolkien, además, podemos considerarlo padre de todo un género. Admiro su fuerza y talento, su forma de escribir y su capacidad de imaginación. Merecía más reconocimientos en vida de los que tuvo.

      Gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.