28 de noviembre de 2010

Relato: Paradojas temporales

Imagen libre de derechos.
Mi vida es asquerosa.
Me despierto cada mañana y me siento incapaz de levantarme de la cama. ¿Por qué iba a levantarme y hacer algo? El mundo sigue igual conmigo o sin mí.
Esto es una mierda.
Nada tiene sentido.
No quiero suicidarme porque sea la nueva moda adolescente. Quiero morir, porque vivir duele demasiado.
¿Por qué?
Cuando abro los ojos, lloro. No sé por qué. Puedes estar triste porque sí. Mis padres no me quieren. No tengo amigos. El chico al que quiero, no sabe ni que existo. No soy nada.
Mi vida es deprimente.
Vivo con demasiadas pastillas.
Soy un malgasto, todo lo es en mi vida.
La vida…
La vida no tiene ningún significado, es una pérdida de tiempo.
Mi madre me ha obligado a salir.
Hace tiempo que no voy a clase.
No existo para nadie.
No quiero salir.
No quiero entrar.
No quiero nada, excepto lo evidente.
Quiero morirme.
Me ahogo respirando aire fresco. Lloro por fuera de la puerta de mi casa. Mi madre con esto me quiere ayudar, pero sólo es cruel dejándome aquí fuera. ¿No ve que así sólo me destroza? Lloro como la desgraciada que soy… Me duele tanto…
—Hey, chica. Buenos días. ¿Qué tal? ¿Qué te pasa? ¿Por qué lloras? Dios, ¿lo sabes a caso? ¿Entonces? ¿Por qué no haces salgo sensato y dejas de quejarte tanto? ¿Por qué no vives un poco la vida? No te pases demasiado tiempo pensando en la muerte, cuando mueras no podrás pensar en la vida y, preferiblemente, entre pensar en la vida o la muerte, creo que gana la vida.
>>Venga, chiquilla. Vive la vida. Te queda mucha gente con la que reír y llorar, sentir que tu corazón late al compás del de otra persona a la que amarás, leerás libros que te emocionen, escucharás música que te revivirá… Vive, chica, por favor.
Y miré a aquella anciana sin entender del todo lo que había hecho.
Antes de irse, la viejecita me dijo:
— ¿Por qué no pruebas lo que te dije? ¿Qué tienes que perder? Hazme caso, me siento como si hubiera sido tú.
¿Quién era esa anciana? ¿Cómo sabía tanto de mí?

*

Mi vida es feliz.
Me despierto cada mañana y me siento bien por levantarme de la cama. ¿Por qué quedarme y no hacer nada? El mundo significa algo por todos nosotros.
Esto es maravilloso.
No sé si tiene sentido, pero ¿qué más da?
No temo morir, porque he tenido una vida larga. No obstante, quiero seguir viviendo, tanto tiempo como el que pueda.
¿Por qué?
Cuando abro los ojos, sonrío. Creo que porque sí, puedes ser feliz porque sí. Mis padres me quisieron. Tengo amigos. Tuve a alguien que me quiso. Mis hijos me quieren. Algunos han muerto. Me esperan. No temo morir.
Mi vida ha sido alegre y feliz.
La muerte ya llegará. No me quita la vida y menos el sueño.
No lloraré por eso.
La muerte…
La vida no tiene ningún sentido sin la muerte.
En mi futuro, es extraño que gente con mi edad viaje.
El turismo del futuro no es a lugares, sino a épocas.
He decidido ayudar.
Hay gente que vigila.
Pero ¿pueden evitar algo que sé que es inevitable?
Si en el pasado, sé que lo hice, ¿cómo iba a hacerlo desde mi futuro?
Paradojas temporales.
Respiro aire fresco. Me encuentro con una niña que llora desconsolada. Me rompe el corazón verla, destrozada en estas calles del pasado, asfaltadas en lágrimas. Considero que debo decirle algo que siempre resuena en mi cabeza:
—Hey, chica. Buenos días. ¿Qué tal? ¿Qué te pasa? ¿Por qué lloras? Dios, ¿lo sabes a caso? ¿Entonces? ¿Por qué no haces salgo sensato y dejas de quejarte tanto? ¿Por qué no vives un poco la vida? No te pases demasiado tiempo pensando en la muerte, cuando mueras no podrás pensar en la vida y, preferiblemente, entre pensar en la vida o la muerte, creo que gana la vida. Venga, chiquilla. Vive la vida. Te queda mucha gente con la que reír y llorar, sentir que tu corazón late al compás del de otra persona a la que amarás, leerás libros que te emocionen, escucharás música que te revivirá… Vive, chica, por favor.
Y miré a aquella niña, que me miraba sin entender.
Antes de irme, me dije:
— ¿Por qué no pruebas lo que te dije? ¿Qué tienes que perder? Hazme caso, me siento como si hubiera sido tú.
Esa niña era yo.

6 comentarios:

  1. que chulo ;)
    a mi, todas las historias que incluyan viajes temporales y paradojas de esas... buah, me fascinan.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, dr. indy. La verdad es que es algo que siempre me ha llamado la atención, pero, o bien, siempre lo descarto o lo uso sólo para pequeños relatos. Ojalá algún día pueda hacer un homenaje de verdad a "Regreso al futuro" o "Doctor Who".

    Muchísimas gracias por tu comentario. =)

    ResponderEliminar
  3. Heyyy!!!

    Me encantó, la verdad es que está increíble!

    Me gustó eso de que fuera ella misma en el futuro, a veces es necesario que aparezca alguien así, para que te anime, aunque seas tu misma!

    Al leerlo me recordó a Regreso al futuro, como mola... Y la verdad es que lo del Doctor Who, no me recuerda, porque nunca lo he visto, pero la verdad es que por lo que me has contado y he leido un par de veces por aqui, tiene muy buena pinta, a ver si algun dia veo algo de Doctor Who!!

    Un relato genial, me encantó! Está muy bien hecho y me alegro que la niña al final haya podido ser feliz! Se lo merece! =)

    Cuidate mucho y hasta pronto!!

    Els. ^^

    ResponderEliminar
  4. Hey, Els.

    Me siento bien porque te haya gustado, la verdad era un relato del que no estaba muy seguro si debía compartirlo, porque no lo considero lo suficientemente bueno.

    Considero que necesitas gente que te anime y, a veces, que tú mismo te animes. Quizás todo este relato es sólo algo para hablar de eso.

    Sobre el tema de las paradojas temporales, hay mucho escrito y, como habrá leído en el comentario anterior, es algo que a veces me atrae con muchísima fuerza. Quizás, haya que darle una posibilidad como el de la propia ciencia-ficción, un género que cada día me llama más.

    Cuídate y hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  5. Paradojas temporales!!
    Si, el relato te ha quedado molón, y como bien han dicho ahí arriba, es necesario contar con alguien que te anime y te diga algo que quieres escuchar y no tienes valor para oir, o por otro lado, si siquiera tienes ganas de oirlo.

    Regreso al Futuro? buahg, esa peli si que mola tío!

    En este comentario no estoy demasiado inspirada,creo que el cupo de inspiración se me acabó con los comentarios anteriores, así que nada, cuidado con el tiempo y las paradojas! Todo es ciencia!

    Procure no perderse demasiado en el tiempo, aunque yo a veces me enredo demasiado con el pasado :)

    Señora Anónima Mortal

    ResponderEliminar
  6. Hey, Señora Anónima Mortal.

    Supongo que el tema de las paradojas temporales, como creo que ya he dicho, estaba tardando en salir y bueno, aquí ha terminado esto, siendo una reflexión sobre la vida y el ánimo y demás cosas raras que me pasan por aquí

    "Regreso al futuro"... Sólo digo: gran trilogía =)

    Bueno, no se preocupe con la inspiración, puede venirle su "yo" del futuro a darle respuesta y sobre el tiempo y las paradojas, ya sabe, soy de "Letras" y no me meteré en el terreno de los de "Ciencias".

    Cuidado con enredarse e infinitas gracias por su comentario =)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.