17 de febrero de 2017

No entres dócilmente en esa buena noche de Dylan Thomas

La noche infinita y la rabia al alejarnos de la vida. Dos temas que evoco cuando rememoro el famoso poema de Dylan Thomas. Fuente.
Cuenta la historia que una mujer se encontró una vez con un borracho que le habló de la pérdida de su primer amor. Luego, el alcohólico le entregó una copia de un libro que contenía un poema titulado Do not go gentle into that good night (No entres dócilmente en esa buena noche). Acto seguido, el pobre hombre se lanzó a las vías de un tren y murió de un golpe en la cabeza.

Dylan Thomas escribió una vez ese poema, titulado Do not go gentle into that good night. Se publicó pocos años antes de su prematura muerte y se transformó en una de las obras más célebres del autor gracias a fragmentos como el siguiente:

"Do not go gentle into that good night, 
Old age should burn and rave at close of day; 
Rage, rage against the dying of the light".

Señalado por muchos como una elegía a su padre (que fallecería años después, tras una larga enfermedad), en esta composición, el poeta se sumergió con un par de versos en todos esos sentimientos de los cuales solo es capaz la buena poesía. Perderse en sus palabras es hallar la emoción más allá de aquella oscura noche que nos devorará a todos al final del camino. ¿Te sumirás en ella sin luchar, sin batallar una vez más?

Utilizado en innumerables películas, series, novelas, videojuegos..., No entres dócilmente en esa buena noche es una de las obras más conmovedores del siglo XX, preparado para desvelar su significado a cualquier que siga atisbando más allá de esa oscuridad que caerá sobre todos nosotros. La voz del poeta, con una voz solemne y, a la vez, cantarina, permanece en la memoria de cualquiera que busca sentido a la pérdida:


En este punto, parece que cualquier escritor joven debe mirar en algún momento hacia todos aquellos escritores trágicos que murieron jóvenes, tras una vida complicada y llena de malas noticias. En este caso, miro en silencio y aplaudo las palabras de este autor.

Años después, otro poeta trágico se internaría en la oscura noche. Ian Curtis cantaría Atmosphere, junto a Joy Division, que me recuerda al mensaje y lo que me transmite el poema original: no te alejes, no te marches aún. Curtis acabaría suicidándose.


Cuentan de Dylan Thomas que, borracho, regaló un ejemplar de su obra y se tiró a las vías de un tren, pero muchos ven en esa historia un poema más, no una triste realidad. Sea como sea, Thomas se internó en esa buena noche, pero seguramente no lo hizo dócilmente. Nunca fue dócil.

Muchas gracias a la persona que me descubrió este poema, que podéis leer al completo aquí. Es más sencillo escribir esto así que decirlo en alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.