23 de febrero de 2017

Críticas de series: Trollhunters, por la gloria de Merlín...

Los protagonistas de la serie Trollhunters, creada por Guillermo del Toro. Fuente.

"Por la gloria de Merlín, la luz del día está bajo mi mando"


Trollhunters comienza, bajo un puente, con la batalla entre el temible Bular y el trollhunter Kanjigar. Desde esos primeros minutos sabemos que estamos ante una gran aventura. Cuando el trollhunter cae, su amuleto irá a parar, como si del anillo de un Green Lantern fuera, a las manos de alguien que no cabía esperar: un humano, Jim

Jim no es un adulto lleno de músculos, armas y preparado para cometer matanzas; es un chaval de quince años, que intenta aprobar exámenes, huir de los matones, proteger a su amigo Tobías, hacer el desayuno a su madre y sobrevivir en nuestro mundo. Un buen chico. Lo que no puede imaginar es que el poder de Merlín caiga en sus manos y se convierta en un guardián de su mundo, el Mercado Troll de los buenos seres de esta raza y en un guerrero que se enfrente a villanos monstruosos que buscan el regreso de un señor oscuro exiliado a otra dimensión.

Trollhunters es la estupenda adaptación del libro escrito por Guillermo del Toro y Daniel Klaus. La serie, creada por el director de El Laberinto del Fauno, es uno de esos descubrimientos que no debéis perderos. Entretenida, épica, valiente y divertida, es una de esas aventuras que no quieres perderte y, pronto, tú mismo te conviertes en un trollhunter como el propio Jim gracias a la humanidad que desprende cada una de sus historias.



Confieso que, cuando empecé a verla, no esperaba gran cosa de esta serie salvo un entretenimiento, pasar el rato sin más. A su vez, sentía que era un poco como recordar cuando era un crío y me quedaba viendo series de dibujos en la tele, mientras las horas muertas pasaban ("horas muertas", qué concepto), pero vaya, reconozco que un capítulo tras otro, me percaté de que estaba ante una de las series revelación de este año. Trollhunters es una serie más que recomendable para todos aquellos que soñamos con la fantasía.

Trollhunters se compone de veintiséis capítulos. No os preocupéis. Se devoran sin parar. El mayor problema de la serie es que engancha y empiezas con un capítulo y pones otro y otro y otro... Eso sí, al llegar al capítulo de la Batalla de los Dos Puentes se nota que bien podría haber sido el final de temporada y dejar los siguientes capítulos para una segunda; sin embargo, se optó por unificarlos. La trama, aunque coherente, tiene ese pequeño salto. Si somos egoístas, ¡mejor!, más capítulos que ver de un tirón gracias a que es una serie que ha salido directamente en la plataforma Netflix.


La serie posee una amplia y atractiva mitología. Si The Strain desarrollaba alguna de las ideas que Guillermo del Toro tuvo sobre los vampiros para Blade 2 y no pudo volcar en la película finalmente, en esta serie se nota que algunas de las ideas parecen surgir del mundo de Hellboy y Hellboy 2: El Ejército Dorado. No nos extrañaría ver un cameo de Hellboy, Abe y compañía por el Mercado Troll de Trollhunters.

Los guionistas entre los que destaca Rodrigo Blaas (que también dirige), Marc Guggenheim, Dan y Kevin Hageman, A. C. Bradley, Chad Quandt, Aaron Waltke... Todos ellos han convertido a Trollhunters en una épica aventura sobre un chaval que debe enfrentarse a un mundo mágico, pero también al mundo real y de ahí surgen grandes escenas (como esa tensa cena entre Jim, su madre y el profesor Strickler, en realidad, un villano).

Trollhunters juega con muchos clichés, pero siempre aporta algo y huye de lo ya visto. Hay duendes, gnomos, cambiantes, pero también hay familias, compañeros de instituto como el buen Tobías y chicas que nos gustan (¿y qué puede más terrorífico y entretenido?). Además, hay muchas moralejas y buenas enseñanzas. Comprendemos el dolor de los sacrificios, odiamos los vínculos creados entre cierto pérfido profesor y la madre de Jim y lamentamos el adiós de algunos de los amigos que hacemos a lo largo de esta historia. 

Cada capítulo es adictivo y forma parte una historia bien hilada, una aventura, con momentos épicos y personajes carismáticos. No se olvida del humor (ese Gnome Chomsky, ese gnomo que es un guiño al lingüista Noam Chomsky) y también del miedo, como el terrorífico Angor Roth (magistral la voz de Ike Amadi).

Alrededor de sus episodios, incluso en los que son más divertidos (como cierta fiesta), hay muchísima imaginación, una que vincula la serie a aquellas películas con las que todos crecimos. ¿Recordáis el espíritu de Gremlins, E. T., Los Goonies y demás? Incluso llegaría a señalar que hay un poco de la Noche de miedo original y de Jóvenes Ocultos (esos monstruos escondidos entre nosotros y esos jóvenes a los que nadie cree). Se nota ese carisma en ese Jim, un chaval que intenta lidiar con lo extraordinario y eso es genial.

Cuando lleguéis a la mitad de la serie, os habréis aprendido el lema sí o sí. Fuente.


Héroes y monstruos


Para continuar, me encanta que Jim tenga problemas, que no sea un héroe perfecto, sino que parezca que padece del síndrome Peter Parker. Es un chaval que intenta lidiar con un mundo mágico y fingir que sigue siendo alguien más, mientras protege a la gente que tiene a su alrededor. Es algo que da para muchas historias y que hace más humano al héroe (y es uno de los objetivos que yo mismo quise para el personaje de Devon en mi saga, Devon Crawford, si me permitís comentarlo).

Mientras la vemos, uno de los pensamientos más tristes que nos recorre la cabeza a lo largo de la serie se recoge también en el in memoriam que aparece en los primeros capítulos: la muerte de Anton Yelchin, que da voz a Jim, se antoja aún más desoladora. Un actor tan joven y prometedor, que habíamos visto en películas como Solo los amantes sobreviven, Noche de miedo o Star Trek, nos deja con una excelente interpretación de Jim. Una voz carismática, divertida, pero también capaz de transmitir la preocupación de este gran héroe. 

A su vez, el reparto es excelente y cuenta con grandes actores, algunos también conocidos por sus intervenciones en la gran y pequeña pantalla. Si tenemos a Guillermo del Toro, por supuesto tenemos a su gran colaborador, el genial Ron Perlman, que encarna al hijo de Gunmar. Además, está Kelsey Grammer dándole su vozarrón a Blinky. Sin dejar de lado el papel de Tom Hiddleston como el espíritu de otro de los troles de la historia.

También hay magia en los diseños, por ejemplo, el de Vendel que recuerda a los seres pálidos de El Laberinto del Fauno. Además, en la ciudad del malévolo Gatto bien se nota (un poco) lo que podría haber sido el reino de los trasgos de El Hobbit, proyecto que Guillermo del Toro estuvo a punto de dirigir y que contó finalmente con él como asesor, debido a que Peter Jackson usó mucho de lo que había concebido el director mexicano. Por otro lado, también está el colorido Mercado Troll y los personajes que habitan esta extraordinaria aventura (y que nos obliga a plantearnos comprar más estanterías para poder hacernos con las figuras de todos los personajes). Atentos, también, a los guiños a la fantástica Cómo entrenar a tu dragón y la llamativa El libro de la vida.

El final de temporada augura un nuevo comienzo y una nueva tanda de capítulos confirmada recientemente por el propio Guillermo del Toro. De lo contrario, toda esta temporada nos narraría como Jim acaba sucumbiendo a la oscuridad, al eclipse, y a una batalla que jamás veríamos. Esperemos que nuestro héroe regrese de las Tierras Oscuras, de la búsqueda de Enrique y el enfrentamiento con el terrible señor oscuro Gunmar. Nosotros aguardaremos a la gloria de Merlín y la luz del día.

Trollhunters ha sido concebida por los estudios de animación Dreamworks, autores de grandes películas como Cómo entrenar a tu dragón o El origen de los guardianes (producida por Guillermo del Toro). Fuente.

4 comentarios:

  1. Tiene pinta de gustarme. La añadiré a mi lista de Netflix.

    Un besote,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Noa!

      Espero que te guste la serie, ^^. Gracias por leer la reseña.

      He visitado tu blog y me ha gustado. ¡Ya lo sigo!

      ¡Un saludo enorme y muchas gracias por todo!

      Eliminar
  2. Me la apunto, estoy explotando Netflix que da gusto. Estoy en una etapa de mi vida que este tipo de cosas las veo infantiles, infantiles pero me gustan xP. Igual opto por verla solo por el detalle de los guionistas y por su creador. Gracias no la conocía ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Me alegro de conocer a otra "explotadora" de Netflix. En cuanto al lado infantil, nunca hay que abandonarlo del todo, ¿eh? Esta obra no deja de ser una película buena de Dreamworks, como El origen de los guardianes, pero en veintiséis capítulos.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que la disfrutes. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.