27 de febrero de 2016

RETO DEL JUNTALETRAS: ¿Debes escribir sagas, trilogías o solo un libro?


"¿Debería escribir una saga, una trilogía o solo un libro?". Si sois escritores, seguro que esta pregunta os ha pasado alguna vez por la cabeza (sí, eso que tenéis sobre los hombros) y puede que hayáis encontrado la respuesta (o no).

"¿Cómo sabe un escritor si su obra es una saga, una trilogía o solo un libro?". He ahí otra pregunta (digna de un manual de filosofía), incluso más complicada porque es cómo pararte a pensar en cómo caminas mientras lo estás haciendo, seguramente acabes tropezándote y es mejor seguir el camino.


Y escribirás uno... O dos... ¡O tres! Fuente.

Como lector, ¿qué prefiero: sagas, trilogías o un solo libro?


He sido lector de varias sagas conocidas como Harry Potter de J.K. Rowling o El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, además de "mundos" como los relatos y novelas de Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle o Mundodisco de Terry Pratchett. La mayoría de ellos son series justificadas: los personajes crecen en cada volumen, hay algunos nexos que se desarrollan y ninguno de los libros parece un mero trámite.


La primera trilogía que concluí. Fuente.

No obstante, suelo preferir leer libros autoconclusivos para poder avanzar mejor entre mis lecturas sin pensar en seguir continuaciones y continuaciones, porque la vida es corta y me gusta picotear. No obstante, me pasa algo y es que si me gusta una saga, quiero leerla hasta el final (complejo kamikaze). De ahí, saco estas divisiones:

Sagas que quiero seguir sí o sí, pero...: 


A la espera estoy de que Elsbeth se porte bien conmigo y me deje el siguiente volumen de Skulduggery Pleasant (y sí, sé que os han vendido que es un libro infantil, pero no, no lo es... Y si lo es, soy un niño. Gracias). Me toca el sexto volumen.

La saga que me encanta y nadie más lee. Fuente.

Sagas que no quiero que acaben


La Torre Oscura. La adoro tanto que... ¡No quiero que acabe! Mi lectura del ciclo de Stephen King es tan lenta y tortuosa porque adoro tanto a sus personajes que no quiero abandonarlos y ahí siguen esperándome, aunque tengo planificado seguir muy pronto con ellos.

Un viaje que no quieres que acabe. Fuente.

Sagas que no sigo, para recordarlas con cariño


Las Crónicas de la Dragonlance. Siendo un adolescente me leí los tres primeros y me encantaron la primera y la segunda parte; la tercera noté que tenía síntomas de agotamiento y además dejaba todo abierto para más libros. Muchos más si miráis de cuántos se compone ya ese mundo. Aún así, y pese a lo que los haters piensan, guardo un gran recuerdo de esa trilogía.


Le guardo demasiado cariño, lo reconozco. Fuente.

Sagas que he terminado por inercia


Leí el primero de Eragon cuando salió y me gustó, pese a que me recordaba (demasiado) a Star Wars, El Señor de los Anillos... Y seguí el resto de la saga que en principio iba a ser una trilogía (Douglas Adams se reiría de este tema), pero puedo decir que si bien el tercero me pareció una mejora, el cuarto (Legado) no me gustó y lo concluí casi obligatoriamente.

Sí, me gustaba Eragon, ¿qué pasa? Fuente.


Así que podríamos resumir que soy un lector de obras autoconclusivas, pero que también ha leído alguna que otra saga y la que ha leído, le ha encantado.

Pero vayamos a lo importante...

¿Qué debo escribir: saga, trilogía o un solo libro?


Os voy a hablar desde mi experiencia a la hora de escribir para que saquéis algunas conclusiones si es posible u os riáis por mis divagaciones. Esta parte del texto bien podría ser una extensión de la página de proyectos del blog.

Hollow Hallows no tendrá segunda parte


Lo que siempre me ha servido para responder a esta pregunta es lo siguiente: pensar en la idea. ¿Es lo suficientemente buena como para dar lugar a algo más que un libro? 

Confieso que, mientras escribía Hollow Hallows (¿cómo? ¿Todavía no lo habéis leído? ¡Remediadlo!), pensé en cierto punto dividirla. Y este es el momento en que mi lado oscuro se ríe de mí porque siempre pienso en escribir cosas cortas y acabo con novelas de cientos de páginas.

Por un lado, os cuento: con la división de la obra, quedaría el final de Hollow Hallows en el primer volumen, por otro, en el segundo, el reinado de Odell. Finalmente, no lo hice. Sentí que los personajes ya habían dado de sí, la historia también y los temas podían volverse repetitivos para el lector.

Ha sido una de las pocas veces en las que he sido sensato escribiendo.

Trilogías de cuatro partes

La Historia sigue esperando. Fuente.
En otros casos, he continuado la obra por partes porque sentía que era lo que me pedía la novela. Me ocurrió con La Historia, de la que no os puedo hablar demasiado porque no está publicada, pero puedo deciros que transcurre durante un curso, por lo que tiene un trimestre y, allá por 2008, escribiendo lo que debía ser Halloween me di cuenta de que acabaría la obra ahí, sin resolver muchas cosas y decidí escribir dos actos más, uno por cada trimestre. Sigo considerado que fue un milagro que concluyese esa novela que se había vuelto tan monstruosa en todos los sentidos.

Ahora, durante la reescritura (recientemente concluí la reescritura del segundo acto), he dividido el último volumen (más de mil páginas) en dos (que espero reescribir pronto). Aguardo que algún día se publique o se utilice de arma para aplastar los cráneos de mis enemigos (diréis que repito mucho este chiste, pero no, no es un chiste, es un consejo).

Sagas interminables


Algún día, mi obra de fantasía épica tomará forma...
Y nos comerá a todos. Fuente.
La primera saga que llegué a cavilar cuando aún era un crío que leía Harry Potter y El Señor de los Anillos. Os hablo poco de ella, pero podría llamarla Vigía (otro nombre en clave). La primera vez que la pensé, creía que sería una saga en catorce o quince partes (soy un tipo ambicioso desde crío).

Llegué a escribir dos partes más una tercera cuya libreta aún conservo. Tengo mapas, dibujos y docenas de cosas como esquemas, nombres... Hace unos años me propuse escribirla, pero me detuve ante el constante cambio de enfoque.

Si no he seguido con ella es porque la considero un proyecto tan grande que aún no estoy preparado para escribirla. Por ahora, no sé cuántos tomos tendrá, pero me he propuesto que sea mi obra gigantesca, incluso por encima de La Historia, algo así como mi Torre Oscura. Espero algún día poder escribir esta gran saga de fantasía épica.

Una trilogía de tres libros (sí, sí, de tres, ¡milagro!)


Space opera y mucho más. Fuente.
Esta historia surgió de un disco que grabamos mi pareja y yo para el coche. Cada canción era un capítulo y fuimos inventando a medida que recorríamos las calles y hablábamos de cada canción.

La novela cuyo nombre en clave es Vermillion será una trilogía, si al final sale todo según lo planeado, aunque a veces la he visto también como autoconclusiva.

Entonces, ¿qué haré? Será cuestión de ver cómo transcurre mientras la siga planeando, ya que, como sabéis, quiero crear una especie de multiverso donde transcurren todas mis historias.

¿De qué va? Es complicado decirlo. Imaginad space opera, magia, aventuras, fantasmas... Todas esas cosas que me gustan en medio de una enorme guerra y una historia de amor, porque en el fondo soy un maldito cursi y me encantan estos temas.


Sagas infinitas

Fuente.
Os hablé de mis sagas interminables, pero me refería a sagas con un amplio número, tipo La Rueda del Tiempo, aquí os quiero hablar de una saga que escribiría cada vez que me aburriera, con volúmenes más o menos autoconclusivos.

Y sí, es sobre Las Chicas Steampunk. Pese a que la editorial pidió una obra autoconclusiva, siempre he pensado que podría estar escribiendo una novela al año sobre estos personajes, incluyendo relatos cortos por fechas como Halloween al estilo de lo que hace Derek Landy o Doctor Who con los especiales navideños.

Es una historia a la que le guardo un enorme cariño. Me devolvió la ilusión por escribir en un momento donde me hacía falta y me construyó como escritor, por así decirlo, a la hora de saber cómo plantear las tramas (esas que iba pensando mientras caminaba kilómetros y kilómetros) y, lo más importante, terminarlas. Si acabé Hollow Hallows fue porque terminé la primera parte de Las Chicas Steampunk. 

Una historia en cinco partes (¿o en diez?)


Así imagino a los hechiceros de
M is for Magic. Fuente.
Durante todo este tiempo os he hablado de mi nuevo proyecto, M is for Magic. Para variar, esta historia que empezó como una conversación entre mi pareja y yo (como casi siempre) se me ha ido de las manos y se ha transformado en un volumen colosal de páginas (tanto la obra en sí como el esquema).

¿Qué os puedo confirmar? M is for Magic serán cinco libros, aunque también quería hacer cinco capítulos para presentar a los personajes y, al final, han sido diez por cada uno de los principales, siendo gran parte de todo esto el primer libro, con lo cual a lo mejor escribo diez.

¿Os imagináis? Mi ordenador está temblando. Yo más.

No sé a qué editorial se la venderé, pero si me empiezo a preocupar más por vender que por escribir, seré un mercader, no un escritor.


Como veis, tengo muchos proyectos en la cabeza. Hoy os he hablado más de algunos que tenía guardados, pero lo importante es llegar a escribirlos.

Así que la pregunta que debo hacerme es: ¿mi historia es lo suficientemente grande para tener varias partes? ¿Siento que is personajes han dado todo de sí o podrían dar más? ¿Lo hago por mi historia, por moda o por dinero?

La saga que estoy leyendo ahora, Percy Jackson. Fuente.

¿Cómo sabe un escritor si está escribiendo una saga, una trilogía o solo un libro?


Escribir es un desafío. Escribir una saga más si cabe, porque:

1) Está el fantasma de la falta de constancia: Puedes llegar a escribir un volumen o dos y no llegar a concluir, siendo una pérdida de tiempo y ánimo.

2) ¿Cómo vendo esto?: También es un reto porque, si es difícil vender una novela, ¿cómo vas a vender varias? ¿Y si las ventas no funcionan y queda inconclusas?

Los editores no son tan guais como Sherlock. Fuente.

Aparte de estos motivos, te daré tres pistas:

1) Si tu historia te exige una continuación sirviéndose del patrón a gran escala del planteamiento, nudo y desenlace, es que entonces tienes de por sí una trilogía al estilo El Señor de los Anillos (aunque debe constar en acta que Tolkien nunca dividió su trilogía, la dividió la editorial debido a su ingente número de páginas).

El Señor de los Anillos, el ejemplo de trilogía. Fuente.

2) Si sientes que quieres ver crecer a tus personajes a lo largo de las páginas y tienen diferentes cometidos, enemigos o aventuras que vivir, quizás estás escribiendo una saga como Harry Potter, aunque piénsalo, a lo mejor es una obra solitaria gigantesca como Los Miserables. Tú debes elegir.

Un viaje desde los once a los dieciocho años. Fuente.

3) Si sientes que la historia está clara y definida, no ves continuación posible y has dicho todo lo que querías decir, has escrito una obra "solitaria" aunque muchas veces siempre pensemos que esos personajes se quedarán rondando por nuestra cabeza, pidiendo una continuación (le pasó a Stephen King, que escribió Doctor Sueño como continuación de El Resplandor por probarse a sí mismo)

Por suerte, no ha habido secuela. Fuente.

Conclusión (o haré una segunda parte de este post y será terriblemente irónico)


En definitiva, he dicho muchas veces la palabra "sentir" y la considero muy importante. Yo resumiría en dos cosas:

1) El lector piensa y sopesa posibilidades sobre continuar una saga, pero el escritor, a veces, debe fiarse de su instinto y decidir qué hacer con su historia.

2) Puedes pedir consejo a tus primeros lectores, tu posible editor, tu agente, tus amigos, en foros de Internet, a los dios primigenios de Lovecraft... Y esas opiniones pueden orientarte, pero...

Tú tienes la última palabra. 

¡Exacto! Fuente.

Mi consejo es: lee mucho. Puedes leer muchas entradas como esta y muchos manuales, pero eso es como leer las instrucciones: sabes de qué va el asunto, pero debes tocar el mando para saber cómo es en realidad. Así que si lees mucho, aprenderás de los recursos narrativos y las fórmulas. 

Además, por supuesto, escribe, eso ayuda a emplear esos recursos y saber cuáles son tus puntos fuertes (quizás eres muy bueno escribiendo relatos, pero detestas las novelas, ¿cómo querrías escribir una saga entonces? Es una buena cuestión).


Otro método de aprendizaje. Fuente.

¿Qué pensáis vosotros, como lectores? ¿Y cómo escritores? ¿Tenéis alguna duda al respecto? Vamos, comentad, que esto es divertido.

14 comentarios:

  1. Bueno, quizá es un poco absurdo que comente yo aquí puesto que nunca he conseguido terminar nada de lo que escribo. Y no hablo ya de obras inconclusas, que se quedan a mitad o con diez capítulos. Hablo de que al segundo capítulo ya he perdido el interés. Llevo mucho tiempo(y hablo de varios años) con una idea en la cabeza, pero como lectora soy muy exigente y como escritora lo soy aún más(tanto que ni escribo porque me veo muy verde, aunque sé de lo absurdo del asunto xD), así que no tengo el valor o las ganas de plasmarlo. En mi cabeza está muy bonito todo ya.

    En fin, que me lío. Yo venía aquí a hablar(de mi libro. Ah, no, espera) de que mis lecturas favoritas suelen ser libros autoconclusivos. Puede que suene muy nazi, pero no me gusta nada tener que estar esperando a que el autor saque las siguientes partes, al igual que no me gusta dejar las trilogías/sagas a medias; así que suelo darme un panzón leyendome la trilogía de un tirón y acabo cogiéndola tirria(Porque 1500 páginas de cualquier cosa, seguidas y en tres días, matan la pasión de cualquiera). No obstante, siempre hay excepciones; por ejemplo, La crónica del asesino de reyes es una de esas trilogías por las que no me importa esperar o tragarme 3000 páginas seguidas en una semana. Pero es, pues eso, pasión desmedida; si no, acabo mandándolas a la basura.
    Y eso si no hablamos de sagas interminables. Cuando descubrí que Cassandra Clare estaba escribiendo trilogías a cascoporro sobre el mundo de los Shadowhunters dije: Hasta aquí hemos llegao'. Ni siquiera acabé la trilogía principal(también es que me parecieron terriblemente aburridos y predecibles, y Clary un asco de personaje principal). Pero en fin, creo haber dejado clara mi postura.

    Por último, decirte que me encanta tu blog; lo he descubierto hace muy poco, pero se nota la pasión que tienes por escribir(historias, no entradas de blog. Aunque también) y lo bien que te lo pasas escribiendo entradas, como yo. También me ha gustado mucho y me he sentido identificada con tu amor hacia los GIFs y las aclaraciones entre paréntesis. A veces me parece que pienso demasiadas cosas alrededor de una sola oración, pero luego veo lo chulo que te queda a ti y se me pasa.

    Siento esta biblia de comentario, pero quería decirte que molas.
    Ale, feliz fin de semana y sigue escribiendo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No considero que sea absurdo lo que dices, considero que es algo muy real todo lo que mencionas. A veces, debemos dar el salto a la escritura y tememos. Yo escribo porque lo hago desde crío, porque llevo más años escribiendo que sin escribir y mi vida sería más triste si dejo de hacerlo. De todos modos, te animo a que sigas escribiendo de vez en cuando. Nunca se sabe adónde te lleva ese camino. Por ejemplo, ayer vi una entrevista donde J.K. Rowling mencionaba que ella no escribía con mucha regularidad y que escribo Harry Potter cuando se lo propuso, pasando ya la edad de “formación” que consideran algunos que tienen los escritores. Así que nunca es tarde para plasmar esa historia.

      Entiendo lo que dices como lectora. Me pongo a pensar en todos esos lectores que esperan por la siguiente entrega de Canción de Fuego y Hielo… Entiendo lo que dices sobre sumergirte en miles y miles de páginas, hay veces en las que sí y veces en las que no (y es entendible). Me leí El nombre del viento y me decepcionó su final, aunque me lo pasé bastante bien leyéndolo. Mi pareja tiene El temor de un hombre sabio, así que quizás volveré a indagar en el mundo de Rothfuss. Como escritor, si te sirve, para estar en paz con mis demonios, siempre me gustaría publicar mis sagas o trilogías cuando estuviesen terminadas (como sigo sin editorial, me puedo “permitir” estas cosas). Soy buena persona en ese punto (más o menos, en realidad).

      En cuanto a lo que dices de Shadowhunters, es también comprensible. A mí me pasó algo similar con Las Crónicas de la Dragonlance. Me gustó la trilogía, pero al terminar el tercer volumen y ver que aquello se quedaba abierto y había docenas y docenas de libros, decidí quedarme con el buen recuerdo y seguir leyendo otras cosas.

      ¡Muchísimas gracias! Me alegro de que te guste el blog. He decidido tenerlo más activo para poder hablar sobre todas esas cosas que me gustan. No conozco a demasiada gente con la que hablar de estas cosas (soy una persona la mar de sociable, sí, sí…), pero me alegra poder compartirlo con vosotros por aquí y saber que hay gente que aún prefiere los blogs (las redes sociales están bien, pero no son lo mismo para mí).

      Muchísimas gracias por tu comentario. Como habrás visto, soy de escribir grandes tochos biblícos, así que tu comentario está como en casa por aquí (y que sepas que tu blog también mola, que no lo digo por decir, que lo conocí por Twitter y ahí me tienes, que me encanta descubrir bitácoras como la tuya).

      Feliz y buen fin de semana a ti también, juro que seguiré escribiendo y haré temblar a los bosques que dejarán caer sus hojas para convertirse en los folios con que se imprimirán todos mis delirios (si pongo otro paréntesis más y alguien se vuelve loco al final y se suicida, podría ser un relato de Lovecraft). ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Narciso (a través de las RRSS)27 de febrero de 2016, 11:24

    Más de una vez me he hecho esta pregunta pese a tenerlo clarísimo: prefiero escribir libros autoconclusivos, y si surge y veo que la cosa puede dar de sí, alguna secuela...

    Pero veo que hoy en día, sobre todo en el terreno juvenil (que he de admitir que no es lo mío) se lleva la trilogía o la saga en general más por tendencia y/o motivos comerciales que por exigencia de lo que se está contando. No me creo que todas esas sagas juveniles en la línea de El Corredor del Laberinto o Divergente necesiten más de un libro para contar lo que cuentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de autores que crean sus obras como trilogías o sagas porque están muy influidos por una trilogía o saga, cosa que no está mal, pero me hace pensar a veces en la gracia de una obra que solo tenga dos partes o que solo tenga una. Creo que limitarse a trilogías o sagas no es bueno (aunque consigas completarlo), pero, a veces, pueden salir cosas buenas (¿es un problema pasar el esquema de planteamiento, nudo, desenlace a tres partes en vez de a un solo texto? Es una cuestión interesante).

      Sobre las sagas juveniles, he leído algunas y siento que muchas están lastradas, sobre todo, por eso: por ser la primera parte o la parte de en medio (la obra es consciente y se limita a eso).

      El otro gran problema de las trilogías y no solo juveniles es cuando no saben poner un clímax a los finales de su primera o segunda parte. Me refiero una vez más a El nombre del viento, cuyo desenlace es anticlimático, como si te cortasen el libro a la mitad y te dijeran: "sigue leyendo el siguiente si quieres saber algo más". No es como El Imperio contraataca, que notabas que tenía un buen clímax sin ser el final.

      Pero bueno, ya otro tema interesante es saber cuántas sagas nacen para hacer números. Hay una bastante popular entre la chavalada de este país que surgió directamente de la necesidad de la editorial de captar ese público y de ahí se la sometió a una campaña de marketing brutal. ¿Merecida? ¿No? Así es el mundo.

      Cuando leo cosas como esas últimas, pienso en lo que decía Alan Moore de que debemos escribir sabiendo que no tenemos que llegar a ser J.K. Rowling ni similares, sabiendo que jamás venderemos tanto, pero podemos elegir ser buenos escritores que alguien lea y eso ya es merecido.

      Eliminar
  3. Después de terminar con la escritura de un relato del que no estoy nada contenta (era por encargo, con exigencias, fechas de entrega que se adelantaron... Un caos.), estoy analizándome como "escritora", viendo cuáles son mis puntos fuertes para apoyarme en ellos y cuáles son los débiles, para remediarlos. Tus entradas son una ayuda para tan ardua tarea.

    Me doy cuenta de que metí demasiado material para tan pocas páginas. Siempre me cuesta equilibrar los temas con las páginas que voy a utilizar, y son muy interesante las preguntas que planteas para saber si lo que estamos escribiendo da para más, o habría que dejarlo en menos.

    Como ya te he comentado tropecientas veces, yo también tengo esa obra que dejé ahí aparcada pero que sigue rodando en mi cabeza, una historia tan grande que se me escapa de las manos. Y en esta entrada has dicho exactamente lo que siento: "Tengo mapas, dibujos y docenas de cosas como esquemas, nombres... Hace unos años me propuse escribirla, pero me detuve ante el constante cambio de enfoque.
    Si no he seguido con ella es porque la considero un proyecto tan grande que aún no estoy preparado para escribirla."

    Amén. Eso es lo que me ocurre a mí.

    Respecto a mi faceta de lectora, no me gustan demasiado las sagas. Quizás esto sea debido a ese alargamiento innecesario que tienen algunos libros hoy en día. Pasa como con algunas películas, ves la segunda parte y piensas:¿ por qué han tenido que fastidiarme el bonito recuerdo que tenía de la primera parte?¿por qué han tenido que cag**la así? Pues lo mismo.

    Por cierto, voy por el capítulo 14 de Hollow Hallows y estoy alucinando con lo que le pasa a Garric. Para no hacer spoiler a los demás, sólo diré que has usado una de mis maldiciones preferidas, muy de Los Misterios de la Cripta. Me encanta. Al igual que las referencias a Poe y Harry Potter.
    Hay escenas llenas de fuerza que me han impactado de verdad. Igual te parezco una loca o que soy tan impresionable como un niño pequeño, pero esta noche he soñado con John Odell. Por supuesto eso ha hecho que me despierte jajaja.

    ¡Saludos y que tengas un buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chari. Me alegro de que estos textos te estén siendo de ayuda. Los escribo solo para calentar un poco los dedos, poder hablar sobre literatura y contar un poco sobre mi trabajo, pero me agrada saber que le encontráis alguna utilidad y que os gustan (eso es lo principal en el fondo, que signifiquen algo para alguien).

      En cuanto a las preguntas sobre si da para más o no, te puedo contar que hace unos años escribía un relato y microrrelato al día. Haciendo ese ejercicio, de pronto me di cuenta de que un relato me desbordaba, me llenaba de oportunidades y posibilidades y decidí transformarlo en una novela que lleva esperando seis años en el cajón tras escribirla. A veces, nos respondemos a nosotros mismos escribiendo sin más.

      Leyendo también el comentario de Ana y el tuyo, me doy cuenta de que no soy tan raro por dejar aparcada una historia hasta que me sienta preparado. Imagino que tarde o temprano, iré a lo loco y la escribiré sea como sea, porque el tiempo es finito y es una obra que me gustaría contar.

      En cuanto a tu opinión como lectora o espectadora, la siento de verdad como propia. Aunque soy lector de algunas sagas, a veces he rehuido de ciertas continuaciones porque no las veo muy necesarias y ya cuando hablamos de películas, imagínate… Por ejemplo, me gusta Alien y Aliens, pero detesto la tercera y la cuarta de esa saga (para mí, no existen y si las menciono aquí es porque debo haber caído durante un instante en una realidad paralela donde sí existen, jejeje).

      Te deseo mucho ánimo con ese relato que comentas que te ha costado. Si te sirve, hay cuentos de los que uno no sale muy satisfecho y, vistos con el tiempo, te gustan bastante más. A mí me ha pasado, aunque sea por valorarlos en el sentido de todo lo que aprende uno.

      Sobre tus palabras con respecto a Hollow Hallows, ¡muchísimas gracias! ¡Me ilusionan mucho! Garric se transformó en uno de mis personajes favoritos a medida que lo iba escribiendo. Conté a través de él muchas cosas que siento como juntaletras. Y sí, ¡las maldiciones y la oscuridad son mi estilo! Jejeje Sobre las referencias a Poe y a Harry Potter son inevitables, me gustan demasiado y, al final, a mis personajes también. Me encanta saber que hay escenas que te han impactado; busqué que hubiera mucho de eso mientras escribía (el encuentro de Dawn y Garric en el hotel a medianoche, la historia de la escuela, el pasado de la estatua… Quería que, a veces, chocase contra el lector). Y sobre lo del sueño, sonará cruel y malvado, pero ¡me alegra saberlo! John Odell fue un personaje difícil de escribir en algunos momentos y si he conseguido que se te presente en tus sueños, he logrado en parte mi cometido (lo siento). Cuando acabes, quizás encuentres un nuevo sentido a esa pesadilla… Lo hablaremos. :)

      ¡Muchas gracias por tu comentario y espero que tú también pases un buen fin de semana!

      Eliminar
  4. Merche (a través de las RRSS)27 de febrero de 2016, 12:17

    Yo creo que uno empieza a escribir y es la historia la que le va pidiendo lo que necesita...a veces no es posible contar lo suficiente con un solo libro desde el punto de vista del lector, o tal vez sientas que te quedaron cosas por contar, o puede que le cojas cariño a los personajes y pienses que tienen cabida en otras obras.

    Sí es cierto que en la literatura juvenil se está haciendo por defecto y parece innecesario en algunos casos, en otros, en realidad son sagas escritas como series televisivas y parece que la historia se vaya escribiendo sola (a veces sin parecer llegar a ninguna parte)

    Lo dicho, creo que cuando uno tiene una idea y empieza a escribir no debería pensar en eso, la historia y los personajes le irán pidiendo que cuente más cosas o menos. A mí como lectora me gustan ambos, pero creo que en las sagas se llega a conocer mejor a los personajes (depende de la saga también 😅).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo en lo que dices de que es la historia la que muchas veces decide. El escritor tiene que tener algo de instinto u oído para escuchar a esos personajes que le piden más, a esas historias que pueden continuar y continuar...

      Pienso que haces una comparativa muy adecuada: sagas literarias que son vistas como series de televisión y estoy muy de acuerdo. Desde hace unos meses, pienso que el mejor terreno para adaptar sagas largas o cómics es la televisión, donde dispones de más horas para profundizar y desarrollar las tramas que una película. Otra cosa es que se desarrollen de modo más torpe, como en Shadowhunters (como estaba comentando antes en otro enlace).

      Pero sí, la mayoría de la literatura juvenil actual se entiende como una gran saga y lo respeto, me gustan varias. Para mí el problema siempre será cuando se note que se ha hecho solo por dinero. Si realmente se cuenta algo, pues paso por el aro y disfruto.

      De acuerdo también en que a veces no hay que pensar en todo esto hasta que se escribe, pero tenía que hacer un post esta semana y no sabía de qué otra cosa hacerlo jajaja

      Eliminar
  5. Este tema es algo que me encanta. Tengo épocas, épocas en las que solo quiero lecturas autoconclusivas, pueden tomar el testigo las bilogías u trilogías. O sagas, quién sabe.
    La cosa es ciclica.

    Si hablamos de escribir, hasta ahora solo he escrito libros autoconclusivos (tengo cuatro novelas), pero en mi mente tengo un tetralogía, lo que pasa es que es una historia tremendamente especial e íntima para mí. Es la primera trama que ideé con ocho años, desde entonces he ido alimentándola y no consigo sacármela de la cabeza. ¿Que por qué no la escribo? Creo que aún no estoy lista, no quiero destrozarla. Algún día llegará su hora. Por el momento me contento con disfrutar de los otros mundos que llevo dentro.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento identificado con eso que dices de que aún no te sientes preparada para escribir esa historia. A mí me pasa con Vigía y creo que tardaré en curarme de esa sensación, pero es algo que se arreglará haciendo lo que me gusta, escribir.

      En cuanto a nuestra forma de ser como lectores (sí, te he contestado primero al segundo comentario y ahora te respondo al primero para cogerte de sorpresa, pese a este paréntesis... xD), somos parecidos también. Ahora he empezado algunas sagas y la verdad es que agradezco la existencia de bibliotecas para hacerme con todas estas obras.

      Por cierto, mira que es difícil encontrar obras que solo tengan dos partes...

      Muchísimas gracias por tu comentario, un placer leerte siempre.

      Eliminar
  6. ¡No! Nunca me hice esa pregunta. Siempre escribo, escribo y bueno, sólo eso. Si es libro único, saga trilogía, no, no. Eso nunca lo he pensado. Es que yo cuento historias, no hago volúmenes, así como Tolkien. El escribió el señor de los anillos y le dijero que era muy largo y debían ser tres libros. Pero no es cosa que yo me haya planteado. Sí me planteo el género, si hago cuento o novela. Sé que la novela va a ser más extensa y que tengo la posibilidad de centrarme en mis personajes, pero nada más que eso. Si se extiende, se extiende porque falta manejar la trama, pero el número de páginas, el número de 'libros' resultantes no es algo que haya pensado nunca. Simplemente, escribo con mucho amor a mis personajes y las cosas surgen <3

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave para escribir seguramente sea esa: escribir con amor a tus personajes y dejar que las cosas surjan. Estoy de acuerdo en ello y creo que es un punto de referencia a la hora de escribir aquello que nos gusta.

      En cuanto a pensar en obras largas o cortas, creo que esto viene preconcebido en mí por las estructuras. Sé cuándo un resumen de diez páginas terminará dividiéndose en el esqueleto de dos o más novelas diferentes. Instinto y deseos de aniquilar bosques enteros cuando se impriman estos inmensos ladrillos que llamo libros.

      Gracias por el comentario, un saludo :)

      Eliminar
  7. Mi respuesta es que no hay una respuesta. Hay historias que empiezan como relatos aislados. Y las tematicas preferidas de los autores, el escribir sobre los mismos ámbitos llevan a crear un ciclo, como ee el caso de Hyperborea y Zotique, obras de Clark Ashton Smith. A su vez uno de los escritores de El Círculo de Lovecraft, quienes crearon Los Mitos de Chulthu.

    Otro ejemplo son los relatos y novelas de Asimov, que forman una historia ficticia sobre el futuro de la humanidad. Que se puede dividir en el ciclo de los robts, en que de puede mencionar personajes como Susan Calvin, la genial y solitaria robopsicologa, R. Daneel Olivaw, un robot de apariencia humana. El ciclo del Imperio que cubre toda la galaxia, Y la saga de la Fundación, con Hari Seldon, el desarrollador de la psicohistoria. Y Dors Venabili, su protectora, personaje que surgió en unas precuelas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si la respuesta es que no hay respuesta, alguna respuesta hay en realidad, ¿no? Pero vaya, te entiendo. No creo que sea algo preconcebido, pero surgen personajes y mundos donde contar historias y muchos escritores aprovechan todo esto mientras juntan palabras.

      Gracias por el comentario y todas las obras que mencionas, a cualquiera no le dan ganas de atiborrar sus estanterías con ellas. :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.