21 de agosto de 2011

Microrrelato 85: Los sueños y la sangre

Había llegado un triste día, pero no por ello, menos esperado.

Suspiró cuando escuchó la primera noticia del día. ¿Cuál era? “El Estado anuncia que la tarifa de los sueños sube debido a la crisis”.

¿Quién podía comprar sueños tan caros? ¿Cómo se viviría sin ellos? ¿Qué males despertaría en los desgraciados el no tenerlos? Y ¿en qué momento empezaron a venderse y comprarse los sueños?

Se levantó, fue hacia la ventana y se arrojó por ella.

Un mundo sin sueños no merece ser vivido.

7 comentarios:

  1. ¿que sería de la vida sin sueños? una cosa mas triste aún, desde luego. Y tú no des ideas que aún nos cobrarán por los sueños...

    ResponderEliminar
  2. Hola, superñoño

    Yo considero que no sería vida, porque no tendríamos metas. Los sueños nos permiten desear seguir adelante, conseguir cosas, pero también solucionar problemas que almacenamos en nuestra mente.

    Sobre la idea de que nos cobren los sueños, tiempo al tiempo. No seré el primero que lo dice.

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =D

    ResponderEliminar
  3. Hey!

    Este microrrelato me ha gustado, cómo dice superñoño ¿qué sería una vida sin sueños?

    No querrías ni desearíamos nada, sería como ser muñecos sin anhelos ni nada que querer conseguir en tu vida. Sería demasiado triste.

    Y sobre lo que dices de tiempo al tiempo, supongo que sí que las cosas cambiarán y hasta pueden cobrarnos los sueños, como en el Doctor Who las emociones en uno de los episodios.

    Pues me ha gustado mucho, gracias por crear relatos tan maravillosos =)

    Kisses,

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Els

    Me alegro de que te haya gustado este microrrelato. Fue uno que hice en poco tiempo, pero que ya había pensado en escribir un par de veces.

    Supongo que he encontrado en este microrrelato un elemento a explotar en el futuro, como la idea de los sentimientos en "Doctor Who" jeje (fue en el capítulo "Atasco" de la tercera temporada).

    Muchísimas gracias a ti por tu comentario y por leerlo, me alegro de que te guste. Un saludo =D

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho este microrelato, la verdad... porque yo pienso que haría justo lo mismo xD
    El día que ya no quiera (que no que me den mis brotes extraños de "no sirvo", que esos siempre los voya tener, porque el ego del artista es una constante montaña rusa y un miedo latente a ser Stephenie Meyer y no haberte dado cuenta xD) escribir, que para mi es mi manera más directasoñar, me podéis indicar amablemente la ventana más cercana.
    De todos modos, conozco a mucha gente que se las apaña sin ello... y ,como me dijeron a mi cuando no lloré con el final de Ghost xD, ¡esa gente está muerta por dentro!

    ResponderEliminar
  6. *Microrrelato* (ejem xD)
    (Dios, eso me pasa por ser manca y aun no saber teclear mirando a la pantalla sin meter la gamba cada dos por tres ¬¬)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Misery

    Me alegro de que te haya gustado es microrrelato (no te preocupes, durante tiempo, por un fallo, escribía "microrrelato" en el blog xD.

    Espero que sigas soñando durante muchísimo tiempo, porque el resultado de tus sueños, para mí valen muchísimo la pena.

    Sigue huyendo de Stephanie Meyer e intenta ser como Stephen King, aunque espero que no necesites un atropello.

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita.

    PD: "Ghost", escalofrío...

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.