24 de octubre de 2010

Microrrelato 14: Silencio

Imagen de dominio público.
“Querida, si te dijera todo lo que quisiera decirte, no sé si me odiarías con toda tu alma o me amarías con cada palmo de tu ser”, pensó el loro mudo. 
Daba igual, de todas formas, siempre había sido muy tímido. Amaba el silencio.

8 comentarios:

  1. Hi!

    Me encanto este microrrelato! Esta realmente bien! Es bonito!

    Y me gustó eso de ponerlo de colores como los loros! Pobre loro mudo! Esos loros son de los que hablan! El de mi abuela dice, "Hola , Lorito!" y algunas cosas mas...xD

    Pues eos que mola! Sea feliz! Y siga creando cosas tan maravillosas!!

    Besitos!!

    Como siempre...

    Elsbeth Silsby.

    ResponderEliminar
  2. Hey!

    Me alegro de que te haya gustado y te parezca que está bien. Lo tenía desde hacía un tiempo y creo que era la hora de dejar de guardar "silencio". Quien pille el chiste le daré un premio invisible del copón.

    Me alegro de que te gusten los colorines y pillases lo de los colores. Realmente temía que alguien pensase que me había poseído algún ente adolescente que escribe en colores y demás rarezas. Sobre los loros, el día en que piensen lo que dicen, me darán miedo.

    Muchísimas gracias por tu comentario.

    Como siempre...

    El menda lerenda.

    ResponderEliminar
  3. ^^
    Me gustó su microcosa. Es bonito y parece que ese día le pico la sensibilidad.
    Lo de los colorines queda molón en esta cosa, ya que hace referencia a lo del loro, pero todos sabemos que ese día también le poseyó una adolescente fans de crepúsuculo.

    Gracias por poner cosas de este estilo por estos lugares!

    Un abrazo de La Señora Anónima Mortal

    ResponderEliminar
  4. =)
    Me alegro de que le haya gustado esto. Bonito chiste con la palabra "pico".
    Hurm... ¿Un loro? ¿Un fan adolescente de crepúsculo? ¿Un arcoiris? ¿La bandera del orgullo gay? Quizás de todo un poco.
    Quizás ese "Querida" está mal.

    Muchísimas gracias.

    =)

    ResponderEliminar
  5. Mola el microrelato. Adoro los microrelatos, creo que pueden transmitir mucho, y en este caso lo has conseguido.

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias, Águeda. Creo que el de "El niño y el soldado" que encontrarás también en esta sección de microrrelatos podrá gustarte.

    Considero que tienes mucha razón. Creo que bien llevado puede tener en su interior una gran carga. ¿Sabes? Es genial.

    Muchísimas gracias por pasarte por aquí y el comentario, no dudes que me pasaré por el tuyo en cuanto me libré de algunas cosillas =)

    ResponderEliminar
  7. 7 gotas de sangre ya, ¡esto se pasa de obra maestra! jeje
    ¡Me encanta! He visto algunos más de tus microrrelatos por el blog, y también me han gustado, pero este es el primero que he visto. Qué suerte que de vez en cuando, por casualidad o no, se encuentren blogs como este, que merecen la pena leer, por aquí...

    ResponderEliminar
  8. Hola, Erika.

    La verdad es que no pensaba que este microrrelato tuviese tanto éxito, la verdad es que para mí ya hace una eternidad desde que apareció jeje

    Muchísimas gracias por el comentario y lo que dices en él (¿a qué mola romper el silencio? jeje. Me animas mucho para seguir adelante. Gracias también por hacerte seguidora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.