19 de julio de 2011

Relato: Siendo inmortal...

Imagen libre de derechos.

Este pequeño relato fue el que sirvió para originar, en parte, la novela que ahora estoy escribiendo. No obstante, no es la historia en sí, sino el sentimiento y uno de los temas con "lo que me he quedado". Mis ganas de seguir explorando cómo puedes sentirte y qué males te caerían a lo largo de un tiempo sin fin, me llevaron a juntar letras para hacer algo más amplio donde poder tocar todos los puntos que me gustasen.
La costumbre de escribir un relato y microrrelato al día me sirvió más de lo esperado en dos ocasiones. ¿Cómo? Al mismo tiempo que escribía uno de esos cuentos, pensaba: “Esto se merece una historia más amplia para explotar todo lo que puede dar de sí”. En dos casos, una pequeña fantasía de tinta se convirtió en una mayor…
Y es lo que me ocurrió con "Siendo inmortal..." (aunque no, no es el nombre de la novela, ese, por suerte, es otro).
Sea como sea, con todos vosotros, este corto relato que me sirvió para escribir la novela...

Siendo inmortal… Suele pasar: la vida cansa.
Nunca imaginé que te tuviese que aguantar tanto tiempo.
Seamos sinceros: dije que estaríamos siempre juntos, pero mi idea de “siempre” no fue para siempre. Nada es eterno, salvo nosotros... Pensaba que un día yo moriría, que tú morirías y que aún así te querría. Espero que sí, que en esta ocasión, la muerte nos separe y, si volvemos a estar juntos, es porque los gusanos que nos devorarán decidirán convertirse en un solo… Pero, es que…
NO PODEMOS MORIR.
Aún así, el tiempo hace que me aburra y tú también, aunque no lo reconozcas...
Hemos visto mundos alzarse para venirse abajo como castillos de naipes enfrentados al viento. ¿No te das cuenta de que nos pasa lo mismo? ¿No te das cuenta de que mis palabras para ti están vacías aunque te engañes? ¿No has visto que ya no soy quién era antes?
Seremos inmortales, pero el tiempo nos cambia. ¿Qué le vamos a hacer? No dejará de escupirnos y forjarnos de nuevo… Cosas que pasan.



Ahora, no nos aguantamos, no nos soportamos. Dentro de muchas mañanas y noches, ¿quién sabe? ¿Qué importa?
Disfruta el momento antes de que nos quedemos sin ellos, de que los vendamos, porque ¿seremos inmortales para siempre?
Espero que no.
Si lo llego a saber… No hubiera querido ser inmortal, amargamente inmortal. Si lo llego a saber… No dejaría atrás a mis amigos, a mi familia… No te hubiera seguido hasta el abismo.
Pero tú, sé que superarás esto y te marcharás. Siempre estarás por delante, gritándome o sonriéndome. Dejaremos de ir cogidos de la mano y durante un siglo, o muchos, nos separemos.
Tú serás feliz, quizás yo lo sea. El tiempo decidirá.
Sí, fue él, el tiempo. A lo mejor, un día se detendrá a pensar en por qué se paró con nosotros, en por qué no nos mató. ¿Por qué se cogió unas vacaciones con nosotros? ¿Por qué ese maníaco del tiempo no nos ha devorado, sólo nos regurgita, nos escupe y vomita? ¿Por qué le sabemos tan mal?
Pero ¿qué más da? ¿Qué importa? Tenemos toda la eternidad para amarnos, odiarnos o decidir olvidarnos.
Sí, quizás dejemos de recordarnos... Para dentro de cien años recordar, cuando nos encontremos, entre una multitud, en otro tiempo, en otra época, con otro nombre y con otro aspecto… Nos sonreiremos y sabremos por qué nos queríamos y por qué nos odiábamos. Puede ocurrir. Sé que puede.
Sólo deja ahora que me vaya y no me sigas. Tenemos un propio mundo que conocer, uno lejos del otro, con toda la eternidad como único límite (el no morir es lo que tiene).
Siendo inmortal… Puede pasar.
Hasta siendo mortal, pueda pasar.
Te cansas de todo y decides marcharte.
Necesito saber: ¿qué es ser inmortal, sino una larga o breve galería que divaga simulando ser una vida sembrada de muertes?
Tal vez, no estamos vivos.
Tal vez, ya estamos muertos, pero no lo sabemos.
No nos hemos dado cuenta.
Hasta ahora...
Como fantasmas perdidos...
Fantasmas perdidos en la vida.

8 comentarios:

  1. Siempre he dicho que no me gustaría ser inmortal... Quizás sí por ver qué puede llegar a pasar, acontecimientos históricos, avances... Pero tanto tiempo... al final dejaría de ser humana :S

    Muy buen relato. Me intriga saber que tiene que ver con tu proyecto... Espero algún día poder echarle un ojo ^^

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Esto sería una maravillosa publicidad para el libro porque realmente te dan muchas ganas de leer. ha sido muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Elisa :)

    Como tú, la idea de ser inmortal me parece más bien una maldición que un don. Al igual que vivir menos de lo que quisieras me parece una maldición. Vivir mucho, vivir poco... ¿Cuándo sabemos qué es lo uno y qué es lo otro?... Vaya, estoy filosofando demasiado... xD Mis disculpas.

    Me alegro de que te haya gustado el relato y espero que la novela (si la termino, la reviso y algún día un alma caritativa de alguna editorial hace que vea la luz)también te guste.

    Muchas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Misery

    Gracias por la idea. Veré si lo meto como "extra"... Cuando termine la novela, la revise, relea, revise, relea, revise, registre, envíe y alguna editorial se digne de publicarla.

    Me alegro de que te haya parecido interesante, espero que la novela suponga lo mismo.

    Muchísimas gracias por tu comentario y hasta pronto, :)

    ResponderEliminar
  5. Personalmente creo que no podría disfrutar de la vida sabiendo que nunca llegaría un maldito punto final, QUE HORROR!! .... necesito un "cómeme tierra y que el mundo siga"(OO)
    GRRRRRRRRR lo extra-extraño es que tengo un miedo BRUTAL a la muerte :S!!


    PD:(OO)quien ME entienda ..que me lo EXPLIQUE XD.
    PD2:El relato como siempre, genial.

    ResponderEliminar
  6. Hola, NiÑa RaTa... (0ó)

    No te preocupes, creo que todos te hemos entendido. Considero que lo que cuentas es muy humano. Nadie quiere morir y nadie quiere ser inmortal: típica contrariedad del ser humano, que parece que no podemos existir sin pensar una cosa y a la vez la otra jeje

    Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te haya gustado el relato =) y que sepas que te entendemos, al menos yo te entiendo jeje =)

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato. Gracias por darme algo en lo que pensar.

    ResponderEliminar
  8. Hola, superñoño.

    Me alegro de que te haya gustado. Si un escritor no consigue que los lectores piensen y disfruten, mal vamos entonces jeje

    Muchísimas gracias por tu comentario, hasta pronto :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.