25 de febrero de 2013

Black Mirror (2x2): White bear, condenados por nuestro pasado




"Sois famosos".

La ciencia-ficción es la poesía de lo que seremos hecha realidad. Por ejemplo, nos hacemos una pregunta casi metafórica: "¿qué pasaría si nuestros pecados se repitiesen una y otra vez?". En la ciencia-ficción, puede pasar... literalmente. De ahí, lo bueno de White bear (Oso blanco), el nuevo episodio de esta segunda temporada de Black Mirror.
White bear narra la historia de una mujer, Victoria (encarnada por Lenora Crichlow, conocida por Being Human) que despierta en una casa sin recordar nada. Todo parece una auténtica pesadilla. Cuando sale de ese hogar, ve que todo el mundo le hace fotografías con el móvil. Nadie la ayuda. ¿Qué diantres está pasando? Entonces, aparece un extraño enmascarado, el Cazador (papelón de Michael Smiley - irónico con el significado de su apellido-), que pretende darle caza. La mujer no tardará en descubrir que una señal que hay en los aparatos electrónicos ha hecho enloquecer a todo el mundo. ¿Podrá escapar de su locura mientras intenta recordar el pasado?


Charlie Brooker, el creador y guionista de la serie, se burla una vez más de nosotros con este capítulo que condensa toda la serie. Nos propone una historia pequeña (una mujer que despierta sin saber qué ha sido de su esposo y su hija, al estilo Toda tu historia o Be right back) para luego volverla grandilocuente (como 15 millones de méritos) y, al final, descubrirnos que todo es un cuento sobre la morbosidad de los espectadores (algo que ya trató en El himno nacional).
Este episodio gusta y gustará mucho más, pero pronto se le pilla el truco una vez vemos que Brooker juega con un cliché (alguien te ayuda porque sí, todo parece una pesadilla irreal...) y luego empieza a sorprender con la revelación de uno de los cazadores. Estamos alertados desde ese momento, nada es lo que parece y todo puede ser posible.


A menudo, cuando vemos un hecho terrible o cruel, pensamos: “ojalá que al verdugo, asesino o lo que sea le pase lo mismo”. Quizás, deberíamos replantearnos nuestra propia moralidad después de ver este episodio, un ensayo de aquello que creemos justo y, en realidad, puede que no lo sea.
Da la sensación, eso sí, de que se podría haber sacado más de esta historia. Parece que deja algo más frío al espectador salvo por escenas como el campo de crucificados o el terrible final de la tortura “en bucle”. Una advertencia: no se vayan durante los créditos, que tenemos revelaciones como cuando en Saw nos explicaban todo al final (o como en El himno nacional).
Black Mirror: white bear es una pieza tramposa, aún así algo previsible, pero que contiene una importante reflexión sobre la crueldad en nuestra sociedad actual (¿y futura?). No somos nadie y el futuro está hecho trizas... como nuestro presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.