20 de febrero de 2013

Una redacción (o vivir con un ataque de nervios)

Sí, sigo vivo aunque algo desaparecido, ¿por qué?

Llevo casi dos semanas haciendo prácticas en la radio para terminar la carrera de periodismo. He ido aprendiendo grandes cosas (sobre todo, la importancia del compañerismo), pero hay algo a lo que no me acostumbro: la dulce incertidumbre de la redacción.

La información es valiosa. Debe ser buena, de calidad, y no tardar la vida en hacerse, porque todo se hace importante o efímero en un instante. La noticia de última hora te echa todo por los aires, tener que confirmar a entrevistados es un caos cuando alguno se cae, tener que pillar el tranquillo a los programas de edición un infierno, la redacción en radio es bastante diferente a la que conocemos, hay que saber hablar, hay que intentar no ponerse nervioso, tienes que encontrar a gente a la que preguntar (irónico que el mundo esté tan "indignado" y luego tan poca gente quiera responder a preguntas sobre política, por ejemplo), tienes la incertidumbre de no saber si llegará a la hora, tienes que correr a la redacción, el micrófono y la grabadora pueden darte algún susto (no tener pilas, no ponerlo en línea...)...

Hay docenas de cosas que hacen que tema que cuando acabe las prácticas, tenga el pelo canoso... si no me da un infarto por el camino.



Viendo lo complicada que es la radio, no puedo hacer más que dar las gracias a todos los trabajadores, tanto periodistas como técnicos o colaboradores, que hacen que las ondas sigan vivas. Es complicado, pero genial ver cómo todo ese no saber qué pasará, consigue ordenarse gracias al espectacular trabajo de tantísima gente. Es un "no sé qué pasará" que siempre suele salir bien.

Todo eso se ve compensado por algo que me gusta: esperar lo inesperado, que diga Peter David. Llego a la redacción sin saber qué sucederá ese día, porque la información sorprende y siempre te da algo nuevo. Eso me encanta. No se puede decir de todas las profesiones.

Aún así, hasta finales de abril seguiré con las canas y los ataques al corazón. Rezad a los dioses por este pobre periodista que os escribe. Necesitaré mucha suerte.

2 comentarios:

  1. Suena divertido. Mucha suerte con esta etapa de aventuras en su vida. Y mucho ánimo con todos los problemas que le vayan surgiendo. Me ha encantado como defines esto. ¡Maldito! Todo lo haces épico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro

      También será épico si llego a finales de abril con vida jaja Ya te contaré cómo me va.

      Gracias por tu comentario y la suerte, =)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.