14 de enero de 2015

El día del padre, nuevo relato en la revista Valinor


Es un gran placer para mí anunciaros que mi relato de ciencia ficción El día del padre ha sido publicado en la revista Valinor en su edición de enero. La revista de esta editorial especializada en género fantástico es completamente gratuita, así que os la podéis descargar aquí. ¿Queréis saber un poco más? Seguid leyendo...

El día del padre es un cuento que llevaba largo tiempo rondando por mi cabeza. O quizás varios relatos que han terminado siendo uno, pues eran varias ideas que se me habían ocurrido y que al final se unieron. Suele pasar, no es algo nuevo dentro de mi proceso creativo.

Pero ¿de qué va? 

Un día, Jim Carrington decide matar a su padre, James Carrington Sr., presidente de Futuriblex Robótica. Es el mismo día en que se van a presentar a las unidades Imitadoras Vitales con las que los androides adquieren el aspecto humano de personas fallecidas. Es un día tan bueno como cualquier otro, un día tan bueno como cualquier otro para destrozar vidas y cambiar el mundo. Es el día del padre.

Fuente.
Este relato forma parte del ciclo de cuentos sobre futuros siniestros donde las relaciones humanas, los sentimientos y los robots son elementos motores (en este último caso, nunca mejor dicho). Llevo creando este ciclo desde hace un tiempo con obras como Solo sabemos que estamos aquí o El príncipe azul se cortó las venas. Nace de mis inquietudes por el mañana, mi fascinación por la ciencia-ficción, mi entrega hacia la obra de autores fascinantes como Ray Bradbury, mi embriaguez por el cine fantástico y mi deseo de entrar en el alma humana aunque esté habitada por circuitos (algo, cada vez, más actual y no precisamente solo en los robots).

Escribir este relato fue complicado. Tardé casi un mes buscando la historia más acertada y comencé unos cinco relatos hasta llegar a este. Todos los escritores creo que hemos pasado por esto. A veces, escribir consiste en encontrar el camino cuando no sabes si existe, pero al final, por fortuna, lo he encontrado. ¿Y por qué no decirlo? Lo corregí una y otra vez hasta que fuera lo mejor posible. No tenía ni título ni escena final hasta una de esas últimas correcciones, hasta una de esas conversaciones con Elsbeth sobre lo que pasaba en el cuento, cuando surgió de la forma más inesperada la idea de titularlo El día del padre.

Fuente.
Esta tardanza a la hora de escribirlo y saber si estaba terminado o no, también se debía a ciertas inseguridades. Abandoné la antigua revista literaria donde colaboraba pensando que no era el escritor que esperaban que fuera. Pero alguien que adora contar historias no puede dejar de contarlas, por cosas malas que le ocurran en su vida. Por eso, busqué una nueva historia, intenté encontrar la que mejor podía contar en estos momentos, ya que, al fin y al cabo, ¿qué más da lo que piensen de ti si lo que te gusta es escribir? ¡Escribe y ya está!

Así que cuando recibí el correo de la revista Valinor aceptando mi relato, en octubre de 2014, fue para mí una enorme alegría, era reconciliarme con el escritor que era y, ante todo, el que soy, el que puede contar la historia que desee y saber que hay editoriales y lectores que desean leerlo. Eso es maravilloso, el mejor regalo que puede tener un juntaletras como yo.

Además, ¡es la editorial Valinor! No solo tiene un nombre genial (deudor de la obra de uno de mis escritores favoritos, el profesor J.R.R. Tolkien), sino que tienen un proyecto sólido donde se busca incentivar el género fantástico en una época donde creo que los lectores desean explorar mundos nuevos y sorprendentes. Desde su nacimiento, esta editorial me llamó la atención, pero debido a mis compromisos por esas fechas, me sentía atado. Me explico: ¿debía escribir un relato para ellos cuando se suponía que debía escribir relatos para otras revistas? ¿Podía probar algo nuevo sin decir adiós a lo viejo? Finalmente, recordé algo importante y es que cuando eres escritor (o artista en general) creas arte porque quieres ser libre, no para sentirte coartado y preso. Así que gracias a los sucesos de los últimos tiempos, me liberé de compromisos y pude escribir algo para Valinor.

Por tanto, ahora que lo comparto con vosotros solo puedo daros las gracias y espero que os guste. El camino de las letras es largo, pero merece ser escrito. Os recuero el enlace de descarga de la revista, para disfrutar de este relato y muchos más de autores llenos de un inmenso talento, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.