30 de noviembre de 2014

¿Dónde localizar mi novela? Donde no te traiciones

Fuente.
Lo que más soporto de las redes sociales es poder comunicarte con personas interesantes. En el mundo literario, la pérdida de tiempo en las redes sociales mata novelas, relatos… pero también, siempre que las sepas usar, puedes encontrar a otros escritores y temas interesantes que tienen que ver con la literatura, como la localización.


Todo esto viene a cuento porque un compañero juntaletras me habló esta semana en las redes sociales sobre la localización de las novelas. ¿Deben ser reales, ficticias, cercanas, documentadas…? Buena pregunta que para mí enraíza con otro tema: el no traicionarte.

La localización… Si quieres que sea ficticia, hazla y si quieres inventa tanto hasta que parezca real (es lo que hago con Hollow Hallows). Si quieres que sea real, documéntate a través de todas las fuentes disponibles si lo necesitas (recuerdo una amiga que buscaba con el Google Maps los lugares de Australia donde transcurría su novela) y si quieres crear e imaginar a partir de un lugar real, hazlo (es lo que hice con Transilvania en otras de mis historias, es lo que hacen muchos autores cuando siempre describen el Londres gótico y sombrío de otras novelas). O, si quieres arriesgar, habla sobre un lugar y no digas su nombre (la imaginación es importante; pensar que podría suceder en cualquier sitio que el lector imagine dentro de las posibilidades está bien). Unas cuantas posibilidades, ¿no?

Esto es literatura, lo importante es crear una buena historia, buenos personajes, buen trasfondo… Pero ¿qué hacer entonces? Lo crucial, ante todo, es ser leal a la historia y los personajes… Y hacer lo que esto te exija. ¡Tienes instinto, hazle caso! Cuando quieras ir por un camino y algo te diga “haz esto”, si crees que es lo mejor, “hazlo” y no temas equivocarte, siempre se puede volver atrás y arreglarlo (por suerte, en eso la literatura no suele ser como la vida, donde no puedes reescribir -atentos a la palabra- tu pasado aunque lo intentes). 

Podemos escribir sobre cualquier lugar y en cualquier lugar.
Aquí el ejemplo: una casa china abandonada en cuyas paredes hay escrita una novela.
Fuente.
Fuente.
Aprovecho y comento algo que me parece interesante: cuando escribes una historia, trazas un camino. Si ese camino te lleva en línea recta y, de repente, quieres forzar que acabe en un lugar donde no le corresponde (al otro lado del mapa o váyase a saber...), será como si andas caminando por fuera de tu casa y terminas al siguiente segundo en el pico del Everest. ¿Y eso? Quizás a ti no te chirríe tanto, pero al lector sí. Hay que ser leales a la obra y vale que tú seas el dios de tu creación, pero creo que no debes forzar todo hasta convertirlo en una bola de papel formada por lo que tú quieres más que por lo que es lógico para tus personajes, ¿por qué? Porque las bolas de papel se van a un solo sitio y es la basura (aunque la basura, a veces, son libros editados con bonitas portadas y cubriendo toda una sección de una librería… Pero más vale ser honesto, pienso, y escribir la mejor obra que puedas). 

Te advierto, volviendo al tema de la localización, de que habrá una camarilla de intelectuales (en cursiva, con todas las de la ley) que te dirán (te ordenarán, más bien): si eres español, escribe sobre España. Son los mismos que rechazan las obras de ciencia ficción, ya que no puedes escribir sobre Marte sin haber estado en Marte, según sus postulados que olvidan algo importante: la fantasía es metáfora y, hablando de fantasía, toda la literatura es ficticia, guste o no, incluso las biografías. Y ya sabéis lo que pienso, temo a la gente sin imaginación y sin sueños. Huid de ellos si podéis. 

Fuente
Como leéis en esta columna de El Juntaletras, este tema de la localización para mí va (como tantas otras cosas) sobre la libertad con la que escribes la historia. No intentes complacer a todo el público, porque acabarás sin complacer a nadie. Te lo digo ya: hay alguien ahí fuera al que le gustará tu historia, que conectará contigo. No queda otra pues: haz que te guste la historia y sé fiel a su desarrollo, a lo que te pida tu escritura, a lo que sientas. 

No te vendas, no pienses en las críticas… El arte no es un cárcel, es todo lo contrario: la más absoluta libertad y, a veces, asusta, pero vale la pena tomar las riendas. Y escribe, ante todo, escribe. Siempre necesitaremos historias, transcurran donde transcurran y las protagonicen quienes las protagonicen, porque jamás olvidaremos la magia del arte. Somos afortunados por ello... sigámoslo siendo

4 comentarios:

  1. La respuesta es que reales o ficticias, las novelas deber ser verosimiles.
    Aun escribiendo sobre la realidad, se está haciendo un ficción, ya que no se puede abarcar toda la realidad, se tiene que hacer un recorte. Y también una evidente ficción puede referirse a hechos muy reales.
    Y tener en cuenta las caracteristicas de los personajes, para la forma en que reaccionaran. Algo que a veces no tuvieron en cuenta en Marvel zombies, cometiendo errores como que se infectara Luke Cage, con su piel irrompible, que le debería destrozar los dientes al zombie que lo mordiera. O Wolverine, que debería ser inmune, por su capacidad de regeneración.

    Muy interesante la alusión a Marte. Está claro que no es como lo describe Crónicas marcianas, ni hay marcianos como se los describe. Pero eso no quita valor a la obra de Ray Bradbury.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Demiurgo

      Sí, la cuestión es esa: ser verosímil y no rehuir una historia por lo que pensemos que la crítica dirá de nosotros. Hay que ser libres y ser consecuentes con nuestra historia, no con lo que nos rodea como autores.

      Bradbury escribió auténticas joyas, ¿por qué entonces lamentar un género como el fantástico? En mi caso, nunca.

      Muchísimas gracias por el comentario y disculpa por la tardanza a la hora de responderlo. Un saludo.

      Eliminar
  2. Vaya, acabo de leer esta entrada y deduzco que la has escrito a raíz de la pregunta que te hice hace unos meses en facebook jeje Ya me respondiste estupendamente, pero me alegra que decidieras ampliar la información.

    Por cierto, lo de google maps lo he pensado yo también jaja No descarto recurrir a él si es necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Lo interesante de las redes sociales es eso: poder hablar con otros autores de temas tan interesantes como la obra literaria y conceptos similares.

      La idea del Google Maps no es mala. Es bastante tiquismiquis, pero si puedes pegarte un viaje al lugar, no está mal para terminar de captar el ambiente. Todo sea por la historia.

      Muchísimas gracias por tu comentario.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.