29 de enero de 2011

Críticas de libros: La metamorfosis de Kafka (1915)

“Una mañana al despertarse Gregor Samsa en su cama de un sueño desosegado, se vio convertido en un horrible insecto”
Críticas de libros:
La metamorfosis de Franz Kafka (1915)
Fragmento de una de las numerosas portadas con las que cuenta este clásico de la literatura. Fuente.

“A ver si lo digo…– respondió, y no podía seguir hablando por la risa–, que… que de deshacerse de la cosa ésa de ahí al lado ya no tienen que preocuparse, ya me he ocupado yo. Ya está resuelto”- Asistenta.

Partamos de algo que todo el mundo sabe: La Metamorfosis de Franz Kafka es uno de esos libros que hay que leer en la vida. Ya sea por la moraleja que guarda (el aprecio de lo material sobre las propias personas, que sienten algunos) como por su estilo (ameno y directo). Solo alguien que entienda esto, sabrá cuando hable con otra persona sobre el escritor si lo hace para fardar o porque realmente comprende la relevancia de un término como “kafkiano”. 

La trama de La Metamorfosis es la mar de sencilla (aparentemente, al menos): Gregor Samsa despierta convertido en un insecto y su familia pasa a convertirse en lo que realmente son: gente que lo apreciaba mientras estuviese ahí para dar dinero cada mes. Ahí se guarda el mensaje de la obra: lo mucho que quieren algunas personas a lo que se puede poseer, ya sean objetos o dinero, dejando por el camino lo realmente valioso, como puede ser el sentimiento de cariño hacia un familiar. El hecho de que Gregor se transforme de la noche a la mañana en un insecto queda en una metáfora, no hay una explicación, aunque una vez leída la obra uno pueda sustituir este hecho por cualquier otro que suponga un cambio drástico y duro para una familia. Un lector tampoco podría exigir una explicación, ¿para qué? No obstante, existen (y existirán) docenas y docenas de estudios sobre el tema. 

Lo importante son los personajes, que sirven para la obra, desde la inocencia patética de Gregor Samsa hasta un padre autoritario y patético, pasando por una madre depresiva patética o la hermana patéticamente buena (además de los patéticos secundarios como los huéspedes, la sirviente o el apoderado). Esto nos lleva a lo patético de nuestra propia realidad, de ahí la insistencia en esa palabra a lo largo de todo este párrafo. Y se recalca una y otra vez. Kafka juega con algo original, algo incluso divertido, para ver la dureza, la crueldad, de la vida. Y todo resulta kafkiano, algo casi surrealista, una angustia absurda. Es más, cabe la inocente pregunta (bueno, quizás no tan inocente) de si hay algo de Kafka en el personaje de Gregor y la relación problemática que tuvo el autor con su padre.

El ritmo de La metamorfosis está acorde con la historia, dividida en tres partes: pasamos de una presentación y la extrañeza a un nudo donde se deja ver el posible y triste final de la tercera. Durante estos tres extensos episodios podemos sentir que el ritmo decae, que puede volverse algo lento, pero ¿no le pasa lo mismo al personaje de Gregor? Es el camino hacia el fin de tantas ilusiones al darse cuenta de la realidad. Franz Kafka quiso en vida que, cuando muriese, sus manuscritos se quemasen (había publicado años antes La metamorfosis). No obstante,  su albacea, Max Brod, publicó de forma póstuma muchas de sus obras. Pensar que hubiera ocurrido lo contrario nos hace pensar en una gran tragedia para la Literatura. 

La obra de Kafka, aparentemente sencilla, nos enseña algo bastante importante que se mete en tu mente con gran fuerza y nos hace plantear que si hemos hecho algo tan horrible, debemos intentar convertirnos en algo mejor, transformarnos en otra cosa. Sufrir una metamorfosis en ese sentido, no estaría mal. Si alguien la lee y piensa “esperaba algo más”, lo recomendable sería que la leyese una y otra vez hasta captar que no sólo es grande la moraleja, sino también la forma en la que está presentada, su narración, sus personajes, la originalidad… Eso sí, cuidado con cómo despertéis mañana, después de un sueño desosegado.Partamos de algo que todo el mundo sabe: La Metamorfosis (o La transformación, según otras traducciones) de Franz Kafka es uno de esos libros que hay que leer en la vida. Ya sea por la moraleja que guarda como por su estilo (ameno y directo), como para poder saber si alguien farda o no cuando dice que ha leído a Kafka o utilice el término “kafkiano”.

“¿Han entendido ustedes una palabra de lo que ha dicho?– preguntaba el apoderado a los padres–. ¿No nos estará gastando una broma?”

12 comentarios:

  1. Hey!!

    Que tal? Ya me leí tu crítica de la Metamorfosis de KaFka y la verdad es que me gustó!

    Según lo que dices el libro tiene buena pinta y me alegro de que te haya gustado! Sabía un poco de lo que iba, pero ahora ya sé mejor!

    Siempre en el instituto te nombran esa novela y tal y no sé, espero algún día poder leerme, aunque primero me debo terminar otros libros! =)

    Pues eso, muchísima suerte con su historia, espero que le vaya muy bien!!

    Hasta pronto y besitos!

    ResponderEliminar
  2. Me pasa una cosa con la Metamorfosis.
    Cuando lo leí, entre otras muchas cosas, algunas de las cuales señalas, me gustó el sentido del humor con el que estaban escritos ciertos pasajes. Sí, un sentido del humor cruel, negro, no exento de brutalidad y con muy mala leche.
    Pues al comentarlo con algún otro lector me miró con cara de "este loco que dice". ¿Has notado tú también ese humor o es que yo soy demasiado oscuro?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Elsbeth.

    Ya sabes, ahora tienes que apuntar un libro más para tu lista de pendientes. Creo que podría llegar a gustarte.

    Muchísimas gracias por tu comentario =)

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes, Pedro, el libro también llegó a arrancarme una de esas sonrisas que te hacen pensar: "soy una mala persona al reírme de esto". Y la verdad es que Kafka juega con un humor negrísimo y un dominio de la ironía perfecto para relatar un hecho bastante triste.

    O eso, o ambos somos demasiado oscuros jaja

    Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hace ya un par de años que me leí este libro, pero la verdad es que recuerdo que me sorprendió. Había gente de mi entorno que no lo recomendaba ni por asomo, pero yo me lo tuve que leer para bachillerato y la verdad es que me encantó. El final es simplemente... la vida misma. Pobre Gregor u.u

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Elisa.

    Me lo leí porque es uno de esos libros que supuestamente todos tenemos que leer antes de que hayamos muerto. Realmente, me gustó. Tiene una historia bastante curiosa que es capaz de resumir nuestras vidas, nuestra existencia.

    Me alegro d que a ti también te gustase, muchísimas gracias por tu comentario y hasta la próxima visita.

    PD: Sí, cierto, pobre Gregor.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Psycho

    Estoy viendo tu imagen y creo que tiene cierta influencia de esta obra.

    Es un buen libro, creo que consigue transmitir el surrealismo y la propia realidad de una manera inusitada.

    Un saludo y muchísimas gracias por tu comentario, hasta la próxima visita =)

    ResponderEliminar
  8. Yo me leí La metomarfosis en Bachiller para literatura universal, no era lo que me esperaba(tampoco sé que me esperaba), pero me gustó mucho; lo encontré muy entretenido, a pesar de ser una historia tan peculiar(me gustan cosas de lo más peculiares XD) Tengo pendiente leer más de Kafka, y sigo sin saber que quiere decir exactamente "kafkiano" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hitos

      Yo me lo leí por iniciativa propia (estaba entre los libros de mi hermana y había escuchado hablar mucho de esta obra) y me lo leí rápidamente. Me gusta que Kafka y sus ideas fueran capaces de crear algo diferente, lo "kafkiano".

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo =D

      Eliminar
  9. ami me pareces un libro exelente y muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque lo es.
      Gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.