27 de mayo de 2013

Sobre lo que estoy escribiendo: Morir o no morir, esa es la cuestión

Queridos personajes:

Supongo que me conoceréis como ese que os escribe. O ese dios al que maldecís cada noche por todas las cosas trágicas que os pasaron, os pasan u os pasarán. Supongo que me odiáis por no haberos dado más momentos felices que tristes. Creo que pensaréis que soy un monstruo, pero ¿qué le voy a hacer si siempre quise escribir una tragedia?

Según la erudita Wikipedia:
La tragedia es una forma dramática cuyos personajes protagónicos se ven enfrentados de manera misteriosa, invencible e inevitable contra el destino o los dioses. Las tragedias acaban generalmente en la muerte o en la destrucción física, moral y económica del personaje principal, quien es sacrificado así a esa fuerza que se le impone, y contra la cual se rebela con orgullo insolente. También existen las tragedias de sublimación, en las que el personaje principal es mostrado como un héroe que desafía las adversidades con la fuerza de sus virtudes, ganándose de esta manera la admiración del espectador.
No me di cuenta hasta que aprendí sobre la literatura griega en la asignatura que tenía en el bachiller de Letras Puras. Aparte de transcribir a griego, hablábamos de los orígenes de la tragedia, la comedia, la épica. Personajes míos, supongo que tenéis un poco de todo... pero sobre todo, de tragedia.


Criaturas de tinta y papel, hay personas que os han conocido ya, aunque antes eráis hijos de un guion. Muchos se quedaban con la idea de que todo el mundo moría. Supongo que en el mundo real, nadie muere y yo me he equivocado al calibrar mis pensamientos sobre el sentido de la vida.


Después está cierta señorita (a la que quiero mucho), que me ha dicho que todo es La Historia es demasiado triste, que estos personajes merecen más sonrisas y menos lágrimas, y seguramente tiene razón... porque estoy intentando que vosotros, mis personajes, tengáis más momentos felices... Pero eso solo hace que cuando ocurra el drama, sea peor. Véase el caso de cierta joven que acaba de morir en La Historia. Antes, cuando era parte un guion y se sabía menos de ella, dolía, pero ¡no tanto! 

Ahora sabemos cómo se portaron sus padres con ella, cómo pensaba, qué veía en el mundo, cómo soportaba estar en una cárcel que era seguir respirando... Y me duele y sé que a ella también, me imagino que a los lectores les pasará.

El desenlace es feliz o triste, según lo mires. No quiero incluir ese final de todos los personajes mayores, casados, con mil hijos. Eso solo funciona (creo) en Harry Potter. Yo... no puedo. A estos héroes y villanos nunca les esperó algo mejor.

Escribí La Historia con una visión pesimista del mundo y la reescribo intentando tener algo más de optimismo. No quiero un drama de esos que solo busca que llores aunque no tenga mucho sentido, donde hay personajes a los que solo les falta que les caiga un rayo para tener todo lo malo que podría pasarle.

En definitiva, si matas a un personaje y te da pena hacerlo, como si perdieras a un viejo amigo y maldices su destino aciago, significa que algo estás haciendo bien.


Lo siento por vosotros,
El Destructor de Mundos


P.D: He actualizado el contador con lo que llevo del Segundo Acto. Tengo escritas 986 páginas del viejo guion de La Historia. Más o menos las mismas reescritas. No llegó ni a la mitad de las más de 3000 y tengo que entregar un relato y un trabajo de fin de grado. Sigamos tecleando.

4 comentarios:

  1. Hey!!

    Me alegro de hayas vuelto a hablar de tus personajes! Aish, sabes que con esto solo consigue que me muera más de ganas por seguir leyendo tu fantástica historia.

    Y creo que tiene mucha razón en cuando matar a los personajes, ahora que los conozco más me da más pena, cada vez los voy entendiendo más y veo lo horrible que es y cómo duele.

    Me imagino que a ti como escritor también te pasará, esos personajes, sobre todo algunos que ahora son tan reales que aish, qué pena!

    Y ya sabes todas mis conversaciones hablando de la historia y sus personajes, es una historia triste pero después de haber terminado su relectura del formato guion entendí que no es tan triste como puede parece, pero duele y mucho.

    Ver como crecen los personajes y van desarrollándose y tienen sus ideas y se equivocan y las cosas que les pasan y eso hace que los conozcas perfectamente y te sorprendan y sean personajes increíbles, cada uno de ellos.

    Así que ya sabes, me muero por leerla y cuanto más hablas de ella, más ganas me dan!

    Ya has avanzado un montón y llevas escrito un montón en superpoco tiempo, también puede ser porque todos los días presione como una loca y te pregunte por cierto personaje en cierto lugar (ni se te ocurra¬¬) jkajkakjajk.

    Aish, pues eso que te doy todo el ánimo posible para que sigas escribiendo, porque la historia es perfecta!

    PD: Me encanta esa canción!!!

    Elsbeth^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elsbeth

      Lo escribí de madrugada, supongo que ya era hoy, pero bueno, al menos he intentado mantener la tradición. Si te mueres de ganas de leerlo, únete al club de gente que me cargo en cada historia jaja

      Creo que si un personaje se muere y como lector te da igual, no es algo muy bueno. Hay dos estrategias: cuenta todo sobre ese personaje y haz que duela cuando muera o matalo desde el principio y que la historia vaya en torno a cómo se descubre quién era y haz que a la gente le duela que esa persona no siga existiendo. Cosas mías.

      Como escritor, considero que cada personaje merece una cuota de atención y si muere, merece una buena muerte, no que alguien diga simplemente: "ha muerto". Aunque a veces funcione lo otro...

      Agradezco esas conversaciones sobre la Historia porque creo que ponen en relieve lo que puede pensar otra persona sobre esto y, a menudo, me ayuda a pensar en porqué escribí tal cosa o tal otra. Y también me enseña a tomarme en serio lo que tengo que tomarme y a no tomarme tan en serio otras cosillas. Creo que hay ciertos personajes que ahora son más humanos y eso es mejor.

      ¡Y sorprender a alguien con una reescritura no tiene precio!

      Sí, puede que la pistola que me pones en la cabeza haga que teclee más rápido, aunque la historia en su día la escribí creo que en un año. No sé cómo demonios lo hice. ¿Cuántas pistolas me apuntaron en la cabeza entonces? ¿Eh?

      Sigo buscándole sentido a los tres capítulos que llevo sin que los hayas leído. ¿He de introducir cierta subtrama o paso de ella? Cosas...

      Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te encante la canción, porque a mí también y me trae muchos recuerdos.

      Eliminar
  2. A lo mejor es que realmente no quieres que ese personaje muera, siempre puedes ponerle un destino peor, aunque a lo mejor esa ya es muy cruel...

    Respecto al final de Harry Potter, a mí personalmente no me gusto mucho, habría quedado mejor sin lo de 19 años después, pero no lo odio como hacen otras personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hitos,

      Bastante malvado he sido como para darle a ese personaje un final peor que la muerte. Ese se lo reservo a otros personajes que me caen peor jajaja

      A mí ese final ni me encanta ni me disgusta. Cierra bien el ciclo, pero siempre he pensado que Harry debería haber muerto. Hubiera sido aún más heroico. Cosas mías.

      jajaja Matar, matar... Eso es lo que hace un escritor jajaja

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.