17 de abril de 2020

El don para escapar de Stephen King


Si no habéis leído Mientras escribo, ¿a qué estáis esperando? Venga, fuera de aquí, ¡a leerlo! Fuente.
"Veinte horas al día, vivo en la misma realidad que todos los demás. Pero durante cuatro horas al día, las cosas cambian. Y si alguna vez me preguntas cómo sucede o por qué sucede, tendría que decirte que es un misterio tanto para mí como para cualquier otra persona. Y en todos los años que llevo haciendo esto [escribir], desde que descubrí mi talento cuando tenía siete u ocho años, sigo sintiendo lo mismo que sentí en los primeros días: me marcho de mi mundo ordinario en dirección a mi propio mundo. Y es maravilloso, una estimulante experiencia. Estoy muy agradecido de poder tenerlo".

Hace unos días se publicaba esta entrevista radiofónica con Stephen King y se realizó una transcripción de algunas de las ideas más interesantes del autor de Carrie, It o El cementerio de animales, entre ellas las que abre este post. Me lo pasé muy bien leyendo y escuchando al escritor de Maine hablando sobre este período de cambio, su trayectoria y las comparaciones inevitables con Apocalipsis.

Con la que está cayendo, con la crisis que ya estamos viviendo y con la sensación desoladora de que el mundo ha cambiado, no nos extrañaría que el arte fuese un modo de consolarnos, transformarnos, maravillanos y seguir sintiendo que estamos vivos. Al menos, yo pienso igual que King en este aspecto. Escribir se ha convertido en mi tabla de salvación en este momento tan duro. He concluido mi primera colección de relatos, estoy terminando una novela corta y continúo con una más larga sobre vampiros. He escrito más que en mucho tiempo y he emprendido varios proyectos como un par de emisiones de pruebas en formato podcast.

 
Volviendo a estas circunstancias y a las palabras de King, pese a que el debate no lo he visto tanto en este país (o es que tengo la capacidad de aislar a la gente tóxica), sí lo he visto en otros: hay gente que duda de que los artistas sean necesarios durante una época de pandemia. Sin embargo, confina a alguien sin ningún tipo de forma artística en su casa, ¿cuánto aguantaría dadas estas circunstancias? Y no hablo de que lea el Ulises de Joyce, una telenovela incluso es un cruce entre la literatura de folletín y el formato seriéfilo, pero sigue estando enraizado con el arte fílmico... Pero mejor si lees algo en vez de una telenovela. No, Crepúsculo y otras tontadas no cuentan (o sí, ¿qué sabré yo? ¡Es broma!).

Necesitamos historias, estamos hambrientos de historias, como decía Guillermo del Toro, y deberíamos dar gracias de poder tener esta vía de escape. Algunos lo hemos sentido toda nuestra vida, más si cabe ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenece a Elsbeth Silsby, a partir de Freepik.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y la newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.