Crítica de Marvel's What if...?, una oda a los superhéroes y los multiversos

La nueva serie de Marvel: What if...? ha sido una apuesta por las posibilidades y los multiversos de la compañía. Fuente.

A medida que pasan los años, recuerdo más mi adolescencia como un periodo de encerrarme a leer cómics y acabar con títulos de los más inesperados, como eran los What if…? Con ellos, Marvel exploraba posibilidades de lo más dispares. Gracias al Vigilante, éramos testigos de diversas líneas alternativas y del efecto mariposa que podía suponer el más leve cambio. Esto permitía crear un laboratorio de ideas lo suficientemente interesante como para explorar, experimentar y divertirse (algo similar a lo que ha sucedido recientemente con Star Wars: Visions). Por ejemplo, no es extraño que ideas como una Thor que fuese Jane Foster surgiese de un What if…?, una idea rescatada por Marvel y Jason Aaron muchas décadas después (y con otro enfoque). 

Por tanto, con un Universo Marvel Cinematográfico que ya ha completado su primera gran saga, tocaba explorar otras líneas temporales de un multiverso, ya presentado por el Doctor Extraño y que parece que cobrará más importancia en su secuela, además de en series como Loki o en inminentes películas como la tercera entrega de Spider-Man. El proyecto encargado de hacer esta labor como imaginauta ha sido What if...?, por supuesto.

Alineaciones tan extrañas como algunas que hemos tenido en los cómics hacen que el capítulo de los zombis sea, cuanto menos, disfrutable. Fuente.

Oda a los superhéroes

Conceptos como las líneas alternativas o los multiversos no son extraños en los cómics y ya no se antojan raros para unos espectadores acostumbrados a estas posibilidades narrativas que se exploran a través de preguntas más o menos acertadas a lo largo de los capítulos de la primera serie de animación de Marvel Studios. 

Rescatando la premisa de la cabecera original, nos encontramos con una interesante producción que busca nuevos elementos en capítulos de treinta minutos: desde una Peggy Carter como Capitán América pasando por un Thor fiestero, sin olvidar un Doctor Extraño malvado o un Killmonger convertido en Pantera Negra. Posibilidades que, aunque no siempre cumplen con los preceptos del What if…?, sí llegan a la idea de delirio y fantasía de un buen cómic de superhéroes con amenazas más grandes que la vida misma.

Si una cuestión agradezco de Wandavision, Falcon and Winter Soldier, Loki y What if…? es que nos han permitido disfrutar del Universo Marvel cada semana. Cada una de ellas creo que ha aportado a ese gran mosaico de aventuras que ha creado Kevin Feige y compañía a través de la mágica grandeza de los cómics de superhéroes. Porque más allá de las batallitas, es su heroísmo, como símbolo de esperanza, lo que nos sigue atrayendo. 

Y What if…?, además de imaginativas y entretenidas historias (incluso cuando no lograban todo lo que se proponían), destaca por el uso de una animación basada en el trabajo del clásico ilustrador J.C. Leyendecker. Al principio, puede resultar algo “extraña”, pero con el tiempo se transforma en la perfecta forma de recrear un estilo entre lo cómiquero y lo visto en las películas; a esto último ayuda que muchos de los actores y actrices de los filmes hayan vuelto para prestar voz a sus personajes.

La serie de What if...? arranca con un genial homenaje a Capitán América: El primer vengador de Joe Johnston. Fuente.
Un laboratorio de ideas

Después de disfrutar de magníficas historias, como la despedida de Chadwick Boseman como T'Challa o el capítulo dedicado a Doctor Extraño (que me parece soberbio), What if...? se encamina a una recta final donde, aunque haya ligeros traspiés (pese a su tono juguetón, los zombis nunca me han dicho mucho, aunque ¿quién no adora al Spidey cazazombies?), vemos cómo tenemos dos episodios finales que son puro cómic. Son un homenaje a los supers, a las historias, a las aventuras, a la imaginación… y ya solo por recordarme aquella ilusión con la que cada viernes de mi adolescencia fui a la tienda de cómics, ya What if…? ha merecido la pena.

Una de las quejas principales hacia la serie ha sido que algunas historias no contaban con final. Evidentemente, no, no contaban con un final. Primero, porque el COVID afectó a la preparación de la serie (de ahí esa Gamora guerrera que surge de la nada… porque su capítulo tuvo que posponerse para la segunda temporada) y porque, hábilmente, lo que parecían relatos autoconclusivos, eran en realidad parte de un arco mayor cuya conclusión vimos en los últimos episodios. No es algo nuevo. Joss Whedon lo hizo en Buffy, Russell T. Davies en Doctor Who… Esparcían pruebas y pistas a lo largo de multitud de capítulos que llegaban a su culmen con el final de temporada. Aquí lo observamos cuando un Ultrón con las Gemas del Infinito amenaza con destrozar todo el multiverso y Uatu debe romper su juramento de no intervenir en el destino de las historias. Cómic a gran escala, cómic de superhéroes sin complejos.

¿Veremos al Doctor Extraño de What if...? en su próxima película, Doctor Extraño: en los Multiversos de la Locura? Fuente.

Y es que, ante todo, What if…? es un canto hacia las historias sin ningún complejo. Cuando el Vigilante nos dice que las historias lo son todo para él, también significa algo para el espectador, porque las historias lo son todo también para nosotros, seamos quienes seamos. Las historias nos unen y dan sentido a nuestro mundo. Pueden ser historias sobre héroes, villanos o supers. No pasa nada, no hay que ser esnob. Puede ser, porque en el fondo, las ficciones son posibilidades, posibilidades incontables en grandes laberintos bergeniano, que se unen en un infinito, en un multiverso. ¿Y qué hay más fascinante que eso? Vivimos en un multiverso de historias donde los superhéroes de Marvel tienen una buena época en un constante viaje hacia el infinito. No podemos hacer más que esperar con impaciencia la próxima parada.

Publicar un comentario

0 Comentarios