Crítica de DEMETER de Ana Juan, porque la muerte viaja veloz

 

Ana Juan ilustra uno de los pasajes más aterradores de Drácula en Demeter, que narra el viaje del vampiro desde Varna hasta Whitby. Fuente.

«Parece que una maldición se cierne sobre este barco. Anoche perdimos a otro tripulante. Desapareció. Terminó su turno de guardia y no se ha vuelto a ver».

«Los muertos viajan deprisa» es una de las frases más recordadas de Drácula de Bram Stoker y representa el halo siniestro con el que la plaga del vampirismo y, al fin y al cabo, la muerte, navega por nuestro mundo, donde debemos aferrarnos al memento mori (al recuerda que morirás), a la vez que el tempus fugit (el tiempo que se va) se ceba con nosotros. Demeter de Ana Juan recoge toda esta moraleja en su oscura obra.

Las olas de la muerte

Uno de los grandes aciertos de Drácula es no solo su fondo, sino también su forma. Narrada a partir de cartas, diarios, entrevistas… Stoker buscó en el género seudoepistolar un modo de dar veracidad y múltiples puntos de vista a la historia del maléfico conde Drácula. Uno de los pasajes más vívidos es el viaje de Varna a Whitby, en el barco Demeter. Una terrible enfermedad empieza a acabar con sus marineros, que pierden la cordura durante la travesía, como siglos después ocurrirá en la Nostromo con su octavo pasajero.

La ilustradora Ana Juan crea esta obra a partir de las entradas del diario del buque Demeter. Para ello, cuenta con un estilo propio que despliega en cada página y al que dota de un ambiente oscuro y opresivo, que encarna perfectamente el aire siniestro de esta magnífica obra. Los colores predominantes (el gris, el negro, el blanco) nos evocan perfectamente la tenebrosidad de la obra original y también de adaptaciones primerizas como el Nosferatu de Murnau.

A menudo, su autora prescinde del texto para narrar mediante imágenes esta portentosa historia que lleva helando la sangre de los lectores desde 1897. Si Bram Stoker era capaz de que cada nueva entrega del diario de abordo fuese más opresiva que la anterior, Ana Juan lo logra también mediante la creación de una serie de ilustraciones inquietantes y perturbadoras. 

Las ilustraciones de Ana Juan captan el mensaje sombrío de la novela de Stoker y le añade también ciertos rasgos del dibujo de los cuentos de hadas más macabros. Desde el punto de vista docente, es una obra que también podría trabajarse en clase. Fuente.

La sombra del vampiro

El uso de las sombras y símbolos como las moscas, la sangre, las agitadas olas, las terribles tormentas y las sombrías pesadillas que podrían ser reales suman a todo este volumen de la ilustradora española Ana Juan la fuerza de la llegada de la muerte y la tragedia que representa el maléfico conde.

El álbum ilustrado lo publica la editorial Edelvives, dentro del sello Contempla, en tapa dura, con un lúgubre color que toma los matices de plata de la niebla y se añade una garra digna de un no muerto y una sirena en la parte posterior. Todo ello, por tanto, con un diseño que hará las delicias de todos los lectores que disfruten de la temática oscura. Gran parte de la importancia de este trabajo radica también en la maquetación de la obra o en detalles como la inclusión del mapa con el viaje del bergantín, marcado por una ruta hecha con gotas de sangre nos ayuda a imaginarnos la partida del barco y el recorrido que hace, bordeando la zona de Grecia, Italia, el estrecho de Gibraltar y el recorrido hasta Whitby, donde se desatará el terror.

Decía Van Helsing que el poder del vampiro radicaba en que había hecho que nadie creyese en su existencia. La obra Demeter de la ilustradora y pintora Ana Juan nos recuerda lo contrario, que en medio de la plaga y la muerte, la sombra del no muerto retorna a nosotros y lo hace viajando deprisa, como la mismísima muerte.

Porque la muerte viaja deprisa... Fuente.

Título: Demeter

Autora: Ana Juan / Bram Stoker

Editorial: Edelvives (Contempla)

Formato: 224mm x 286mm|Tapa dura

Páginas: 104.

ISBN/EAN: 9788414001752

Género: Terror. | Libro ilustrado

Precio: 28,51€

Sinopsis: A través de una extraordinaria sucesión de escenas, Ana Juan reconstruye la travesía que en 1897 emprende el bergantín Demeter, cargado de cajas de tierra de Transilvania, desde la ciudad rumana de Varna hasta el puerto británico de Whitby. Entre esa carga se cuela el ataúd del conde Drácula, responsable de un sinfín de inexplicables y estremecedoras desapariciones que mantendrán atemorizada a toda la tripulación antes de embarrancar frente a la costa de Whitby.

Más información: https://www.edelvives.com/es/Catalogo/p/demeter

Calificación:

Publicar un comentario

0 Comentarios