19 de noviembre de 2016

Crítica de la película Animales fantásticos y dónde encontrarlos, la magia ha vuelto

Logo de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, el spin-off de Harry Potter. Fuente.
“Preocuparse solo sirve para sufrir dos veces”- Newt Scamander

El ser humano siempre espera la magia y la fantasía, es lo que nos hace imaginar y soñar, y de ahí que nos guste regresar a este género. Animales fantásticos y dónde encontrarlos es una estupenda película de fantasía donde comenzamos un viaje por un Nueva York rebosante de magia y descubrimos el nuevo universo expandido concebido por la gran J.K. Rowling.

El retorno de la magia


En 2001, se estrenó Harry Potter y la piedra filosofal, iniciando un fenómeno cinematográfico que abarcaría diez años hasta su conclusión en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, parte 2. Al igual que el boom literario que supuso desde la publicación de los libros, cada película fue bien recibida y esperada como un refugio para la fantasía, la imaginación y el misterio. El mundo de J.K. Rowling demostró ser todo un acierto inimitable, que colocó algunos de los mejores instantes de muchos de nosotros en la gran pantalla. 

La amistad fue el valor principal sobre el que pivotó cada historia, siempre acompañada de la magia y el misterio, para mostrar un tema crucial como qué significa la muerte y enfrentarse a ella, y el punto de vista de Harry, como héroe, capaz de sacrificarse y el de Voldemort, como villano, que desea escapar de ella y aplastar a los demás.


Desde 2011, pese a la llegada de Pottermore y varias ediciones de las películas, nos sentimos huérfanos aquellos que crecimos con la saga. Y, aunque como pensaderos, siempre podíamos volver a nuestra niñez y adolescencia revisando algunas de las películas o releyendo algunos de los libros, se echaba en falta nuevas dosis de magia. De ahí que la noticia de la obra de teatro sobre Harry Potter, The cursed child, cogiese de sorpresa a tantos y más aún cuando se anunció el spin-off, Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Ambas han llegado a las tablas y a la gran pantalla respectivamente este 2016. Cinco años después, el mundo de Harry Potter sigue vivo, aunque esta vez, sea incluso algo mayor, un universo rico de historias esperando ser descubiertas.

En resumen, el mundo mágico de Harry Potter ha regresado a la gran pantalla y ha ampliado su historia y su mitología hasta formar un universo lo suficientemente interesante como para que el espectador desee perderse en sus rincones. Cualquier fan, no solo querrá ver la segunda parte, sino que también se hará cuestiones sobre qué pasó antes de esta propia película: ¿quién fue Leta Strange? ¿Cómo llegó una varita a Modesty? ¿Qué fue lo que ocurrió exactamente para que Newt Scamander fuese expulsado de Hogwarts? ¿Cuál será el siguiente paso del plan secreto de Grindelwald y para qué necesitaba el obscurus? ¿Veremos Hogwarts en la siguiente película, a un joven Dumbledore y, en las próximas, a personajes como Minerva McGonagall? Me parece interesante, porque consigue que nos interesemos en su historia interna, en su pasado, y, por supuesto, queramos saber más. Y eso lo consigue no solo por estar conectada a Harry Potter, sino porque, independientemente, es una gran película.


Viaje a los mágicos años veinte


Animales fantásticos y dónde encontrarlos nos lleva al Nueva York de los años veinte, al igual que el torpón e inocente Newt Scamander, un mago británico dedicado al estudio de criaturas fantásticas y dónde encontrarlas. Mientras prepara su libro, sigue un objetivo secreto que tiene que ver con uno de los animales que guarda en su raída maleta, más grande por dentro que por fuera (como el bolso de Hermione, como la TARDIS, y es que Newt nos recuerda mucho al Doctor).

Sin embargo, en el Nueva York de los años veinte, Newt se siente más fuera de lugar que nunca. No es que haya encajado muy bien nunca (ha sido incluso expulsado de Hogwarts) y sabe tratar mejor con los animales que con las personas. Su objetivo es hacer que los magos acepten a las criaturas y no que quieran destruirlas, como hasta ahora, en todo un alegato animalista. Y es que es una época dura para la magia, porque el siniestro hechicero Grindelwald, antiguo amigo y ahora enemigo de Albus Dumbledore y la comunidad mágica, ha escapado y varios hechos oscuros se están sucediendo por todo el mundo. Hechos que hacen que cobren importancia movimientos de fanáticos contra la magia, como los Salemitas, donde su madre tortura a sus hijos y hace que entreguen notas contra las brujas, ocultas a plena vista según ellos.

En medio de ese mundo que está sufriendo una grave crisis, varias de las criaturas de Newt escapan de su maletín cuando lo confunde con el del no-maj, el muggle, Jacob Kowalski, un hombre que desea abrir una pastelería. Acompañados de la exaurora Tina y su hermana Queenie, deben recuperar a las criaturas mágicas que han escapado, mientras que el auror Percival Graves y el resto del Congreso de Magia parecen haber encontrado su cabeza de turco en Newt, alguien a quien hacer pagar por los extraños incidentes que han ocurrido por toda la ciudad.

Varios de los protagonistas principales de la película. Fuente.


Este es el prometedor punto de partida de Animales fantásticos y dónde encontrarlos. No es una adaptación de un libro preexistente. Basándose ligeramente en un glosario publicado como curiosidad, como uno de los libros que tenían Harry y compañía en Hogwarts, la película levanta todo un nuevo ejercicio de historia. Y es que J.K. ha consagrado su vida a este mundo, lo reconozca o no, y las tramas siempre escapan de ella: traiciones, duelos, aventuras, hijos… La mente de J.K. está llena de estos geniales personajes.

El encargado de llevar a la gran pantalla toda esta historia ha sido David Yates, que se ha hecho cargo de la saga desde Harry Potter y la Orden del Fénix. Aunque personalmente considero que Yates empezó de menos a más con la saga (resultándome sorprendentemente buenas las dos últimas partes de Harry Potter), en esta película cumple también como artífice de una cinta de aventuras donde se incluyen varios momentos de acción y magia bastante dignos (además de alguno dramático que acompaña todo este espectáculo para los fans).

En cuanto al guion, corre a cargo de la mismísima J.K. Rowling. Su debut en este formato ha cumplido gratamente, incluyendo varias tramas, aparte de la principal, y mirando adelante en una nueva saga. Su paso de la novela al cine no se nota como un error, sino que demuestra habilidad a la hora de mostrar todo su mundo mágico a través de unas geniales dosis de aventura, capaz de jugar con varios géneros al mismo tiempo. Además, añade una subtrama sobre cómo la oscuridad puede vencernos a nosotros mismos y convertirnos en monstruos, víctimas de aquellos que no quien que seamos lo que queremos ser. De ahí que el papel de Credence me parezca tan reivindicable, a la vez que la historia del obscurus y el misterio sobre la varita de los hermanos.


Newton (Newt) es nuestro excéntrico protagonista. Fuente.

Los artífices de la magia


Eddie Redmayne encarna a Newt Scamander como un mago incapaz de congeniar con las personas, a las que incomoda, pero como un padre de todas sus criaturas. Nos creemos al actor, ganador del Oscar, y aporta el suficiente carisma al personaje, ya que nos evoca incluso al Doctor para aquellos que somos fans de la serie británica Doctor Who. Es genial cómo evoluciona, pero también la humildad con la que oculta su pasado, a Leta Lestrange o su paso por la Guerra, haciendo frente a los dragones.

Colin Farrell da vida al hastiado y oscuro Percival Graves, un auror con varios secretos, que cumple con sus propios propósitos y que ha iniciado la búsqueda de objetivos bastante siniestros entre los que se cruza Newt Scamander. En algún punto, su aire lúgubre nos puede evocar a Lucius Malfoy, pero después percibimos en él algo más que la búsqueda narcisista de poder, algo más oscuro: su propia meta.

Katherine Waterson da vida a Tina, una exaurora que perdió su cargo por intentar ayudar a uno de los hijos maltratados de los salemitas, el joven Credence. Tina intenta recuperar su viejo cargo y hacer justicia con los salemitas, pero su paranoia hace que sea vista como un bicho raro, desplazada al cargo de chupatintas. No obstante, es el papel que hereda la posición de mujer fuerte y valiente que hace que no sea un adorno, sino que tenga iniciativa, ayude y luche por lo que cree justo. Es su bondad la que puede hacer que los demás la escuchen.

Dan Floger consigue hacer que tengamos un muggle simpático en la gran pantalla, que nos sirve para introducirnos en el mundo mágico. Floger interpreta al simpático Jacob Kowalski, un veterano que quiere dejar la empresa de conservas y fundar su propia pastelería, siguiendo el sueño de su abuela. El descubrimiento del mundo mágico lo deja anonadado, pero, pese a los líos, se suma a la aventura con una gran lealtad, siendo uno de los personajes más queridos de los espectadores. Tiene varios momentos geniales (desde sus grititos de nervios a sus risas nerviosas), sin dejar de lado ese instante en que confiesa que no podría estar soñando porque no es lo suficientemente listo para inventarse ese mundo.


La amistad entre Newt y Jacob, dos personajes tan diferentes, es uno de los puntos más interesantes del film. Fuente.


El gran amor de Jacob es la hermana de Tina, la lectora de mentes Queenie (Alison Sudol), que da vida a una mujer algo excéntrica, hermosa y capaz de leer en la cabeza de cualquier persona. Pronto trasciende todo eso y se convierte en un personaje más de esta aventura, demostrando que ella también tiene sus propias armas.

En el reparto, también tenemos a un actor que ha demostrado ser un potterhead, es decir, un gran fan de la saga: Ezra Miller, el actor visto en cintas como Las ventajas deser un marginado, Tenemos que hablar de Kevin, Afterschool o ser el Flash del Extended DC Universe. Miller interpreta al apocado, oscuro y torturado Credence Barebone, el hijo de la jefa de los salemitas, torturado por su madre, Mary Lou, pero que desea acceder a ese mundo mágico que le ha prometido Graves. Tras toda una vida siendo obligado a odiar a los hechiceros y brujas en los que nadie cree, su sentimiento de mal y sufrimiento hacen que aflore su lado más oscuro. Y aún así, transmite fragilidad y hace que el espectador empatice con él, ya que siempre intenta proteger a sus hermanos como Modesty, incluso cuando es incapaz de alzar el rostro del suelo.

En el lado político, se suma la presidenta del Macusa y aurora Seraphina Picquery, interpretada por Carmen Ejogo, que pretende arreglar los problemas que amenazan con exponer la comunidad mágica y comenzar una guerra. Un papel de burócrata, pero también de mujer de acción, muy interesante.

Entre los villanos, Samantha Morton interpreta a Mary Lou, la siniestra y pérfida señora de los salemitas, que adopta a niños para usarlos en su cruzada fanática y a los cuales pega y trata como algo inferior a las personas.

Se añade un nuevo duende a mirar mal y es el mafiosete de Gnarlack, interpretado por Ron Perlman, nada más y nada menos. Amo de un club nocturno, cualquiera que necesite un chivatazo, él puede ser su hombre si le compran por el suficiente dinero. Un papel breve, pero que quizás se recupere en siguientes partes.

Y como los muggles siguen siendo mostrados como seres capaces de odiar todo lo mágico o que buscan el poder por encima de todo (al igual que los magos), ahí tenemos a la familia Shaw, encabezada por el dueño del periódico con complejo de Hearst al que da vida Jon Voight, que ha puesto toda su confianza en su hijo mayor, el senador Henry, mientras que obvia al pequeño, Langdon, que busca el afecto de su padre y superar a su hermano.


El apocado Credence y el siniestro Graves. Fuente Entertainment.

No, no podemos dejar de mencionar al gran villano en la sombra, que promete ser el hilo conductor de esta nueva saga: Gellert Grindelwald. Johnny Depp lo encarna en dos breves, pero estupendas escenas. Con un aspecto blanquecino y siniestro debido al lado oscuro de la magia, que hace que padezca heterocromía, digna de David Bowie. La segunda, particularmente, nos promete a un villano misterioso que querremos ver en la siguiente película sí o sí. ¿Cómo llegó a convertirse en el Señor de la Muerte? ¿Cómo alcanzó el poder? Recordemos que podrían aprovechar esta trama para desarrollar el pasado de Dumbledore, explorado en el último libro y brevemente en las dos últimas películas. Todos queremos ver ese duelo entre los dos viejos amigos que se narraba en los cromos de chocolate de La piedra filosofal (¿recordáis?).

Más en secreto que el papel de Grindewald ha sido el descubrimiento de Leta Lestrange, una antigua amiga que Newt recuerda. Interpretada en su visión de la foto por Zoë Kravitz, fue una bruja que se convirtió en gran amiga de Newt hasta que algo, que no sabemos, sucedió. Lestrange es el apellido de una famosa casa de magos oscuros, entre los que estaba el esposo de Bellatrix. Y este punto parece suficiente para que queramos ver la siguiente película y desentrañar su misterio.


El occamy, otra de las fantásticas criaturas que nos acompañan en este viaje. Fuente.


Oscuridad y luz

Me sorprende que la historia sea más oscura de lo esperado. Cuando en su día apareció la primera sinopsis (que era algo así como “Newt Scamander llega a Nueva York y varias criaturas mágicas escapan de su maleta”), parecía ser algo tenue y falta de garra. Esperábamos más. Sin embargo, ahora nos damos cuenta de que se ha ido dosificando acertadamente la información. En esta época donde los tráilers desvalan toda una película, los productores de Animales fantásticos y dónde encontrarlos han sabido ocultar bastante bien algunas de sus piezas y subtramas: como el racismo, la lucha de los magos por ocultarse o el avance del terrible Grindelwald.

Es interesante como muchos de los hechos narrados en la película pueden encontrar una doble lectura en nuestra época: desde políticos asquerosos que buscan el poder hasta siniestros seres que aguardan comenzar una guerra para conseguir el poder, sin dejar de lado a todas las víctimas del fanatismo. Es estupendo cómo la película pasa del miedo y el terror a las aventuras y la luminosidad, teniendo toques incluso de Las Reliquias de la Muerte, no solo con el cameo del sello (también conocido como la Marca de Grindelwald), sino de las dos últimas películas de la saga. Por tanto, hay momentos muy crueles, como la historia del pobre Credence, o el modo en el que se ejecutan a los magos en el Macusa (nada de aveda kedavra, sino que te entregan a la muerte mostrándote tus recuerdos más dulces, siendo más bien algo así como un suicidio).


El escarbato o niffler, una de las criaturas más simpáticas de la cinta. Fuente.

Al igual que la fotografía, los efectos especiales son geniales. El productor David Heyman hablaba de cómo los departamentos de animación y creación de criaturas funcionaron juntos para elaborar seres mucho más realistas y se nota en muchos puntos ese esfuerzo. Cada una de las criaturas parece de verdad, incluso en esta época donde los efectos envejecen tan rápidamente y siempre hay algo que nos hace dudar. Cada uno de los monstruos es estupendo y lleno de carisma, no solo por el diseño (que también), sino por su modo de actuar y comportarse ante la gran pantalla, pareciendo animales de verdad. Además, vemos a seres como ogros o duendes comportándose de un modo alejado a aquel que vimos atacando Hogwarts o los protectores del banco de magia, Gringotts; aquí frecuentan un sórdido y oculto bar nocturno.

A lo que se añaden los efectos especiales para crear la magia por todo Nueva York, y aunque hay varios toques y homenajes a las películas originales, también se aporta una nueva estética a los duelos mágicos y a escenas como la destrucción de la ciudad, por no mencionar el obscurus o algunas de las otras criaturas que pasan por delante de nuestros ojos a lo largo del metraje. Y ahí incluso cierta poesía en hechizos como el paraguas, la tormenta o la muerte que causan los seres que cruzan la cinta.

Y ya que mencionamos el diseño y el vestuario, esté sigue a la altura del visto en Harry Potter y aumenta su dificultad, ya que también retrata otra época. El retrato de los locos años veinte está perfectamente conseguido: calles, coches, ropas… Y el mundo mágico contrasta con él, siendo diferente, pero también situado en la época. Se nota el esfuerzo de todos los implicados por hacer realista este submundo y presentando escenarios tan estupendos como el Macusa, lo que sería el Ministerio de Magia en Estados Unidos.


La banda sonora de James Newton Howard encaja perfectamente con la cinta. No solo se nos devuelve el clásico Hedwig’s theme, sino que se aprovecha para darle toques del jazz de los años veinte, incluso con la canción que compuso J.K. Rowling para el antro nocturno de cierto duende. Es muy Harry Potter, es decir, funciona perfectamente con lo que esperamos (magia) y le añade un toque particular a la película, no siendo solo un refrito. Escucharla es regresar al embrujo y maravillarse con ese lado más oscuro que está presente en toda la cinta, pero también con el lado más luminoso y sorprendente que representa el torpe buenazo de Newt Scamander. Por tanto, la entrada de James Newton Howard a la historia de los compositores de Harry Potter es más que digna y es fenomenal que forme parte de ese paseo de la fama que iniciase John Williams, continuase Patrick Doyle y Nicholas Hooper, y concluyese, hasta la fecha, Alexandre Desplat.

Llegando a la conclusión y haciendo balance de todo lo visto en esta primera entrega, esta película es una lección de cómo construir un mundo y un trasfondo donde se asientan todos los elementos sobre los que, tal vez, giren las siguientes películas. Dejando de lado esto, también es disfrutable como película independiente. No obstante, nos hace preguntarnos qué secretos descubriremos en las siguientes películas: ¿cómo será el legendario enfrentamiento entre Dumbledore y Grindelwald? ¿Volveremos a ver un reencuentro entre Newt y Tina? ¿Aparecerá en la gran pantalla Leta Lestrange de nuevo? Preguntas que hacen que sintamos que el mundo mágico de J.K. Rowling pueda estar durante años acompañándonos y nosotros recibiéndolo con los mismos ojos de maravilla con los que recibimos la saga principal cuando éramos unos críos.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos es un prometedor principio, una nueva puerta que se abre hacia una galería llena de sorpresas y magia. Y nosotros, como los que aún vemos Harry Potter, nos entregamos a esa magia y esa maravilla. La fantasía no ha muerto, es más, ha renacido.

“¿Moriremos solo un poco?”

Animales fantásticos y dónde encontrarlos ya ha llegado hasta nuestros cines. ¿Iréis a verla? Fuente.

8 comentarios:

  1. ¡Gran resumen!
    Aún no he tenido ocasión de ver la película, pero no lo demoraré demasiado porque tengo unas ganas tremendas. Me pasó un poco lo mismo que a ti al ver los primeros traíleres, digamos que no llegaron a llamarme mucho la atención, no obstante, según fueron saliendo los siguientes, parece que la cosa iba ganando algo más de profundidad. Ya con este resumen que has hecho aquí, no me queda duda de que es una película que no solo se centra en el apartado visual, si no que busca ahondar más en otros temas y ofrecer una historia nueva y entretenida.
    A ver que tal cuando la vea. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Adrián!

      Ya me comentarás qué te parece. A mí me ha gustado, aunque claro, soy bastante fan de la saga, tanto cinematográfica como literaria.

      Me ha llamado la atención cómo han ocultado el tema de la guerra mágica hasta las últimas semanas, con lo cual han conseguido sorprender a más de uno y, lo que es mejor, llamarnos la atención en relación a la nueva mitología que presentan.

      Ya me comentarás. ¡Muchas gracias por tu comentario! ¡Saludos!

      Eliminar
    2. ¡Hola Carlos!
      Hoy por fin he tenido la oportunidad de ir al cine a ver Animales fantásticos y dónde encontrarlos, y la verdad es que me ha encantado.
      He de decir que no soy muy fan de las típicas precuelas-secuelas (de los remakes ya ni hablemos), puesto que considero que hay multitud de fantásticas obras esperando ser adaptadas, como para que siempre estemos dándole vueltas a la misma historia, y en muchos casos que lo único novedoso que se ofrezca sean los efectos especiales.
      No obstante son sentimientos encontrados. Al final, como fan que soy, en este caso de Harry Potter, siempre espero con ilusión cualquier ocasión que nos permita asomarnos al fantástico mundo de J.K.Rowling, y como he dicho al principio, la experiencia no ha podido ser más satisfactoria.
      Además de mantener esa esencia que desprendía la saga original, J.K.Rowling sabe contarnos una nueva historia, crear nuevas intrigas e incluir un elenco de personajes con mucho carisma, de los cuales, al menos yo, estoy deseoso de saber más en las próximas entregas.
      A priori, puede parecer que lograr todo esto es sencillo, pero considero que visto lo visto con las últimas precuelas-secuelas (Ejem.. El Despertar de la Fuerza... ejem), es todo un logro.
      De la única cosa de la que me puedo quejar, y que por cierto nada tiene que ver con la película, es con la gente mal educada que puebla los cines. No se si llevo un cartel en la espalda que pone ``seres de Mordor, ¡a mí!´´, o es mera casualidad, maldita casualidad.
      Empezando por la niña de las pataditas en el asiento, que bueno, dices, ya parará, o los padres le llamarán la atención. Naranjas de la china.
      Pasando por el hermano de las bolsas de patatas, o lo que sea que fuere. Toda la película dando el coñazo con la bolsa, que precisamente no era de un material ultra-silencioso. Yo particularmente prohibiría tajantemente entrar con comida al cine. Si vas al cine, vas a ver una película. Si vas a un restaurante, vas a comer. Si vas al cine, no vas a comer, o si lo haces, procuras que no se entere toda la sala.
      En este punto, siempre está el típico que dice, ``bueno son niños´´ (argumento que abarca desde las edades más tempranas, a perfectamente mis 19 años). No señor, yo he sido niño y a mí, mis padres me enseñaron a comportarme en sitios como el cine. Pero claro, ahí está el problema, si los padres, los que se supone que deberían corregir a los niños, se ponen a hablar por teléfono en mitad de la película, pues mal vamos. Hago hincapié, no uno, los dos, la madre hablando de la calefacción con vete a saber quién, y el padre felicitando a otro de vete a saber qué.
      En fin, siento haber soltado el rollo, pero necesitaba desahogarme por algún lado, aunque para la próxima vez, dejaré aflorar el instinto ``Joffrey Lannister´´, y empezaré a clavar cabezas en picas, a ver si así aprendemos a comportarnos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    3. Hola, Adrián

      ¡Me alegro de que por fin hayas podido ver Animales fantástico y dónde encontrarlos y que, además, te haya gustado! Yo mismo dudé en cierto momento si la película me gustaría (cuando salieron las primeras informaciones), sin embargo, me han ido convenciendo y, cuando la vi, ya fue la confirmación oficial de que esta nueva parte del mundo mágico de J.K. Rowling iba a fliparme.

      Como en tu caso, suelo estar un poco espantado en cuanto a spin-off, remakes y demás, pero, de vez en cuando, se escapa alguno que está realmente bien y ese es el caso de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, desde mi punto de vista. Creo que la historia, de por sí, es buena y aporta algo al mundo creado, sin ser solo fan service.

      Al igual que tú, cuando salí del cine, quería saber más sobre personajes como Newt, Tina, Graves, Credence, Jacob, etc. Creo que ese es uno de los principales logros de J.K. Rowling en esta aventura que se ha propuesto narrarnos. Y me interesa saber más sobre esa guerra mágica que parece a punto de estallar.

      Y sí, parece fácil, pero no lo es, ya que no repite lo mismo ni suena a un ardid comercial sin más. Considero que Animales fantásticos y dónde encontrarlos me hubiese gustado, aunque no fuese el universo de Harry Potter. En cambio, El despertar de la Fuerza fue tal decepción para mí que dudo mucho de que vea Rogue One en el cine. Y soy muy fan de Star Wars, fue mi primer “amor” friki, cuando tenía ocho o nueve años, pero reconozco la degeneración de ese remake enmascarado y, en muchos aspectos (Kylo Ren, otra estrellita de la muerte…), tan floja.

      ¡Ah! Y en cuanto a lo que me cuentas del cine, estoy completamente de acuerdo en que hay gente muy maleducada, que se cree con la libertad de fastidiarle el cine a los demás. Por eso, voy cada vez menos al cine y me espero más hasta que la película sale para verla en casa. Las únicas excepciones recientes han sido Doctor Extraño y Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Pese a haber algún pesado con el móvil (que tuve que pedirle que lo apagase porque me molestaba la luz) y alguno de esos que come como si llevase seis años sin hacerlo y le estuviese haciendo carantoñas a los paquetes de comida (de ahí el ruido), se han comportado más o menos (la sesión de las diez de la noche es lo que tiene; como estudio de tarde, solo puedo ir a esa sesión y yo antes prefería ir a la primera). De ahí que yo suela sentarme lo más adelante posible y, si es no numerada, me cambie si veo niños, idiotas u orcos varios a mi alrededor, a riesgo de quedarme más ciego de lo que ya estoy.

      Opino que la mala educación de muchos (y el acto de reconvertir el cine en un espectáculo descerebrado, donde se come, se grita y se hace el idiota, como si fuera una feria) acabará redefiniendo el cine o matando la experiencia. Total, ¿por qué no esperar un poco más y verlo en casa en silencio, con plena comodidad? Una pantalla gigante no lo es todo y eso que, por otro lado, para mí, como verás, ir al cine es un acto sagrado, como ir a la iglesia, que merece respeto, silencio y demás.

      Así que, como verás, yo también soy muy partidario de llevar lanzas y dar un par de lecciones sobre comportamiento a estos individuos.

      Gracias por el comentario, ha sido un placer leerte y espero que tengas más suerte con la gente a tu alrededor cuando vuelvas al cine.

      Eliminar
  2. Hey!!^^

    Me ha encantado tu crítica de Animales Fantásticos y dónde encontrarlos =) La película me ha parecido genial. Fue mejor de lo que me esperaba.

    Yo tenía un poco de miedo de que la película no llegará a mis espectativas y las ha superado.

    Me ha encantado cómo han recreado el mundo Newt y todos sus compañeros. Me ha gustado mucho ver todas las criaturas mágicas que nunca habíamos visto en el cine y todo el submundo a su alrededor.

    El Macusa me ha gustado mucho, no se parece al Ministerio de Magia de Londres, y eso es bueno.

    Lo malo de la peli, es que ahora te pones a pensar y qué habrá sido de tal personaje, cómo será tal otro. Las ganas horribles de poder ver ya todas las películas para saber más de Grindelwald y de Dumbledore o de Leta Lestrange y todos esos personajes que aún estamos por conocer.

    Así que me han dejado ganas de más y la película me ha encantado, quiero ver esas escenas eliminadas de la cinota y saber más cosas^^

    Así que gracias por hacer estar crítica, me ha encantado. Y me alegro de que hayas disfrutado de la película como yo =)

    Hasta la próxima!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elsbeth :)

      Me alegro de que te haya gustado la crítica y también la película. Yo también me lo pasé muy bien y me alegro de haberla podido ver. Tengo ganas de seguir descubriendo más sobre este lado del mundo mágico creado por J.K. Rowling. Es un poco como regresar a aquella época en la que leíamos los libros con avidez, sin saber lo que iba a pasar.

      Por suerte, Animales fantásticos y dónde encontrarlos no se ha quedado en el terreno de la precuela que no lleva nada. Tenemos que alegrarnos por eso. Aunque no odio ni demonizo El Hobbit, sí temo que no fue del todo aquello que esperaba cuando entré en la sala, y eso que La desolación de Smaug tiene muchos puntos fuertes para mí.

      Y sí, por un lado, Animales fantásticos tiene todas las cosas buenas que mencionas: personajes nuevos, escenarios desconocidos, criaturas... Y, por otro, ahora nos quedan unas ganas enormes de ver la siguiente película y nos toca esperar durante dos años, estar atentos día a día a ver si se anuncia algo nuevo del proyecto. ^^

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario y por todo! ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. Erichz (a través de RRSS)20 de noviembre de 2016, 12:21

    Es la mejor pelicula que he visto en mucho... *cof cof* *doctor who 50th aniversario*
    De hecho fue buena idea no leer ningun rumor en la red xD!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, ha sido mejor ir sin recibir demasiados rumores o información sobre ella. ¡Me alegro de que te haya gustado! ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.