15 de abril de 2019

Crítica del manga: "To your eternity 4", la mitología de Yoshitoki Oima

Uno de los mangas más interesantes de los últimos tiempos: To your eternity. Fuente.
Tú eres la única entidad especial de este mundo”.

Hace un tiempo, cuando estaba en la tienda de cómics, una de las dependientas me comentó que el tono de To your eternity era casi mitológico, casi bíblico, y no es un mal apunte por cómo esta historia va creciendo a partir de su premisa: una esfera que una especie de dios envía a la Tierra y que se va reencarnando en diferentes seres: un lobo, un niño, una niña... Todos ellos mueren, pero sus cuerpos siguen vivos a través del espíritu de esa alma errante creada por una divinidad. Poco a poco, la mezcla de magia e historia de crecimiento forma un mosaico plagado de relatos interesantes y emotivos.

En este cuarto tomo, asistimos al final del arco argumental que comenzamos en el tercer tomo, cuando la esfera Inmo y el niño enmascarado Gûgû se hacían casi hermanos, mientras a su alrededor aparecían personajes como la joven Lyn, la anciana Pioran y el abuelo licorero. Más interesante, si cabe, es lo que se trama tras ellos, gracias al Observador, la especie de divinidad que creó a Inmo para proteger el mundo y los seres llamados los Golpeadores, que buscan acabar con él.



Es una obra magnífica, que sabe conjugar algún toque de humor y costumbrismo con el amor, la épica y el drama. Va tomando forma poco a poco y tiende una serie de misterios como hilos conductores: ¿quién es el Observador? ¿Cuál es el auténtico destino de Inmo? ¿Qué pretenden los Golpeadores?

Por supuesto, a los mandos continúa la mangaka Yoshitoki Oima (A silent voice) con lo que eso significa. ¿Que qué significa? Un dibujo magnífico, una historia llena de magia y, sobre todo, un drama que en este cuarto volumen golpea con fuerza (por supuesto), antes de llevarnos a una nueva historia sobre esclavos y coliseos.

Para concluir, To your eternity es uno de los mejores mangas actuales por su dominio del drama, la fantasía y el aire mitológico que consigue sin naufragar en ningún instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.