26 de diciembre de 2018

2018 en libros: Mis doce libros favoritos que he leído este año

Faltan algunas portadas así que... ¡Sigue leyendo! Collage hecho con varias portadas.
Monstruos, se acaba el año y no está mal mirar atrás y ver en qué aspectos de la lectura he avanzado durante estos doce meses.
Este año no he podido leer tanto como en 2017, pero he intentado seguir guardando algunas horas para la lectura, uno de mis mayores placeres. Eso sí, mis pilas de libros (en plural) han crecido descomunalmente y tendré que tener más cuidado con ellas para que no se caigan y acaben con alguien. Debo señalar, como pequeña defensa, que puede que este año haya leído mucho cómic. 
A su vez, este 2018 no he podido reseñar como otros años, pero he empezado a colaborar con otros portales (Moon Magazine, ¡le doy las gracias a su equipo!) y quizás la ausencia de críticas, haga este breve post algo más interesante que otros años donde me limitaba a recoger críticas... O no.
Por un lado, puede que en este comentario encontréis algunas alusiones a mi vida cotidiana, pero no dejan de ser parte de la experiencia lectora que cada uno suma a su libro: hay obras que nos encantan o no, o que nos recuerdan a cierto momento de nuestra vida, solo por haberlas leído en determinado instante.
En esta entrada, hablaré brevemente de mis doce lecturas favoritas (una por cada mes) y mencionaré algunos detalles por los cuales me ha gustado (nota: no se han publicado este año en la mayoría de los casos).
Espero saber vuestra opinión e invitaros a que compartáis cuáles han sido vuestras lecturas favoritas de este 2018.

1. Edipo rey de Sófocles

Clásico de la literatura que leí este año tras mucho tiempo sabiendo de qué iba (cultura general, estudios relacionados, etc.). Uno de los mayores problemas de estudiar literatura es que, a veces, se peca del historicismo (del aprenderse nombres, fechas y resúmenes) y pocas veces se lee. En este caso, pude descubrir la tragedia de Edipo y los personajes que le rodean frente a unos hados maléficos destinados a castigar a este personaje. Una obra teatral imprescindible para comprender nuestra cultura. 

Una obra sin complejos... Y sí, este es un chiste fácil. Fuente.

2. Boy de Roald Dahl

Este año leí Charlie y la fábrica de chocolate junto a 1º ESO. Por recomendación de un compañero de departamento (desde aquí, gracias), leí también, en paralelo, Boy, relatos de la infancia, una obra fresquísima donde Roald Dahl nos narra su niñez en diversos internados, sus aventuras y desventuras de los primeros años, reflexionando sobre sus trastadas, aquellos años cruciales y cómo pequeños eventos lo convertirían en el autor de Charlie y otras grandes obras como Las brujas o Matilda. Además, con estas obras, he pillado de dónde saca Rowling mucho para sus libros. Fantástico.

Un aplauso a Dahl por la historia de la rata. Fuente.

3. Lolita de Vladimir Nabokov

Llevaba años queriendo leer Lolita (gracias a un profesor de la carrera, que nos la supo vender y aunarla con la literatura de Poe gracias a Annabel Lee) y fue asistir a una conferencia donde dejaron entrever que lo mejor era prohibir este libro para que, acto seguido, saliese decidido a leerlo antes de que fuese demasiado tarde. Si bien multitud de ediciones como la de Anagrama se equivocan al catalogarlo como una historia de amor, para mí es una de las novelas de terror más escalofriantes del siglo XX. De indudable lectura para aquellos que quieran naufragar en la mente de un monstruo como lo es Humbert Humbert. Hice una reseña en Moon Magazine donde me explayé.

Hay pocas novelas más escalofriantes que esta. Fuente.

4. American Psycho de Bret Easton Ellis

Este verano, Elsbeth me dejó solo (¡jamás te lo perdonaré! Nota: leer melodramáticamente), ella se fue a Cork (Irlanda) y yo me quedé estudiando para ser profe... y con mil dudas más... y un ejemplar de American Psycho, sacado de la biblioteca, tan amarillento y de un olor digno de las setas del Yuggoth. No obstante, se convirtió en una novela dura para mí por su contenido y su prosa. A veces, me horrorizaba con Patrick Bateman, en ocasiones me fascinaba el talante descriptivo, en otras me preguntaba a qué venía cierto comentario y, al final, me gustó... aunque no es para todos los públicos. Por cierto, todavía no voy por ahí matando a gente por no conseguir reservar en el restaurante de moda. Ni me ha salido una rata del váter. ¡Aghs! Ah, y escribí una reseña en Moon Magazine sobre esta obra.
American Psycho, una sátira de nuestra sociedad... y mucho más. Fuente.

5. El Club de la Lucha de Chuck Palahniuk.

Hace años, durante mi segundo año de carrera, comencé a leerla y me quedé por la parte de la cicatriz con forma de beso. Me gustó mucho, pero otras lecturas (y la vida, en general) se interpusieron. La adaptación cinematográfica es una de mis películas favoritas, así que aproveché el término de mis estudios para leer la obra y disfruté bastante de Palahniuk. En resumen, si quieres comprender el final del siglo XX y el inicio de este, lee El club de la lucha. Tiene capítulos y pasajes increíbles, que son capaces de retratarte cómo una mente y una civilización se vienen abajo... Puro nihilismo. Yo lo sé, porque Tyler lo sabe. También escribí de esta novela en Moon Magazine.

El club de la lucha, lee esta novela antes de que la prohíban. Fuente.

6. Ojos y espías de Tanya Lloyd Kyi

Libro de divulgación que saqué de la biblioteca sin esperarme demasiado, pero que acabó sorprendiéndome gratamente por cómo habla sobre este mundo interconectado donde es imposible no dejar huellas digitales. Si os asusta Black Mirror y os teméis que os persigan como al bueno de K. Dick (por cierto, he empezado a ver la recomendable Electric Dreams), huid de esta obra... o sed maduros y disfrutadla... Y tened miedo. Eso también. Poned Diamond dogs de David Bowie (su intento de musical de 1984) como fondo musical.

¿Te están vigilando? Pista: sí. Fuente.

7. Las estrellas, mi destino de Alfred Bester

¡Ah! Siempre guardaré con mucho cariño la experiencia de leer este libro. No solo por la historia (quizás demasiado incorrecta para esta nueva generación o esta dictadura de lo políticamente correcto donde vivimos), sino por detalles como ir leyéndolo en el avión a Barcelona. Mientras su pobre protagonista Gully se queda perdido en aquella nave donde nadie le presta ayuda, mis oídos amenazaban con estallar con el ruido del avión y yo encontré un montón de instantes fascinantes en este clásico de la ciencia ficción y de las novelas sobre venganza. ¡Fantástica! Hablé de ella aquí.

Pulp, ciencia ficción y una venganza digna de Ahab. No se la pierdan. Fuente.

8. El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde

¡Oh, mi Oscar Wilde! Ya había disfrutado hacía tiempo de esta obra y otros cuentos del escritor irlandés, pero debido a mi obsesión por Penny Dreadful, comencé a releer El retrato de Dorian Gray y me enamoré de la cuidada prosa del escritor. Estamos ante una historia magnífica escrita de un modo extraordinario, donde cada frase encaja a la perfección dentro de un estupendo mecanismo. Una obra maestra sobre la juventud, la muerte, el pecado, el alma y el arte. Es decir, sobre todo lo que merece la pena en esta vida. Escribí sobre ella aquí.

Una de las mejores novelas de la historia: El retrato de Dorian GrayFuente.

9. Odd y los gigantes de escarcha de Neil Gaiman y Chris Riddell

Un regalo de mi hermana mientras visitábamos Barcelona y nos perdimos una tarde de sábado en la librería Gigamesh (sí, un templo de la cultura mal catalogada como "friki", de donde salen los libros de Juego de Tronos). Ya había leído otras obras de Gaiman y Riddell (La joven durmiente y el huso), pero volví a disfrutar una vez más de la prosa de Gaiman y las magníficas ilustraciones de Riddell en esta historia que guarda relación con otra obra que leí este año y que también me pareció maravillosa: Mitos nórdicos. En resumen, dioses + mitología + Gaiman + Riddell = lectura asegurada. Hablé un montón de esta obra aquí.

Y la edición es tan genial... Fuente.

10. El hombre invisible de H. G. Wells

Adoro esta pequeña novela que me sorprendió por su frescura y su rapidez. La leí en un fin de semana, entre espera y espera en el hospital, y se convirtió en un divertimento genial. Cuando volví a releer hace poco La Liga de los Hombres Extraordinarios, pude pillar todos los guiños a esta y otras obras, por cierto. Griffin es un magnífico villano. Quizás me esperaba algo más de seriedad y tragedia en su tratamiento (soy un amargado), pero hay muchos toques cómicos e irónicos que dan a la obra otro estilo. Interesante. Podéis leer más sobre ella aquí.

El hombre invisible es un clásico genial: no dejéis de leerlo. Fuente.

11. Mitos nórdicos de Neil Gaiman

Esta fue mi primera lectura del año y quería descubrirla desde que me enteré que había sido publicada en inglés. Neil Gaiman ya había utilizado la mitología nórdica en varias de sus obras, como The Sandman o, por supuesto, American Gods, pero aquí lo hace recreando los viejos mitos (bajo su prosa) y nos deja algunas historias muy entretenidas... y con algunas revelaciones muy interesantes. Ideal para seguidores de los mitos nórdicos o la obra del escritor inglés.

Una joyita para los que cuando mueran quieran ir al ValhallaFuente.

12. La bruja de abril y otros cuentos de Ray Bradbury

Este año me encontré con un viejo amigo en la librería: Ray Bradbury. Más bien, un ejemplar de Siempre nos quedará París. Como Bradbury es un viejo y buen colega, decidí volver a perderme en las páginas de su obra. Aunque todavía no he terminado esa colección de cuentos, más tarde me volví a topar con él; en este caso, con La bruja de abril y otros cuentos. Acepté su invitación de leerle de nuevo. En breve, os hablaré con más calma de este volumen por el blog, os contaré que ya había leído tres de los cuatro cuentos y os diré que más vale tener la estantería llena de Bradburys, aunque sean "repetidos", que carente de amigos. Este genio nacido en Illinois lo vale todo. Ya hablaremos.

Detalle de La bruja de abril y otros cuentos, una pequeña antología perfecta para que los nuevos lectores de Bradbury lo descubran. Fuente.


En definitiva, hasta aquí mi lista de libros. Espero conocer la vuestra. Recordad que podéis seguirme en Goodreads. Aguardo que 2019 nos llegue con muchas lecturas magníficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.