7 de junio de 2018

Crítica de "Dunkirk", Christopher Nolan y la guerra

La última película de Nolan hasta la fecha nos conduce al campo de batalla, ¿a qué precio? Fuente.
“Men my age dictate this war. Why should we be allowed to send our children to fight it?”
Dicen que Stanley Kubrick era un director frío, que le importaban tanto las emociones humanas como a su HAL, pero cualquiera que haya visto el final de Senderos de gloria, sabe que detrás del director había alguien humano. Puede que ahora, con otra película más reciente, pero también sobre el horror de la guerra, titulada Dunkerque nos cuestionemos, hasta cierto punto, a un Nolan más centrado en las sensaciones del espectador que en los propios personajes.

En los últimos años, Nolan ha protagonizado alguna que otra polémica al hablar de cómo es solo cine para él aquello que se estrena en la gran pantalla y su punto de vista, discutible o no, es enteramente comprensible tras ver su última película Dunkerque, un film que más que una cinta cinematográfica en sí, es una experiencia sobre la guerra.


En Dunkerque, Christopher Nolan nos sumerge en el campo de batalla por tierra, mar y aire de los soldados aliados que intentan ser evacuados, mientras el enemigo avanza en la Segunda Guerra Mundial. Es una película desde el punto de vista de los aliados, una recreación histórica que, salvo algún toque más humano como ese pequeño barco que va a buscar a los soldados, busca ser un cúmulo de piezas más que una cinta con personajes de los que sepamos más, como el Bolton encarnado por Kenneth Branagh (quizás el que sale ganando es el personaje de Mark Rylance, frente a papeles más breves como el de Cillian Murphy o cameos como el de Tom Hardy). A cambio de sacrificar en estas tramas, la película gana en tensión, pero pierde en otros aspectos que hacen de la película un ejercicio corto donde el propio Nolan sabe a qué juega tras otras películas más largas como Interstellar. Nolan ha comentado su "obsesión" con el cine mudo antes de hacer la película y, más allá de la escasez de diálogos, esto se nota en su tratamiento de la trama.

Nuevamente, Nolan opta por un juego con el montaje que busca concebir la batalla desde diferentes momentos y planos, pero una vez más se centra más en las situaciones que en los propios personajes, de los que poco sabemos, como seguramente ocurriría en una guerra auténtica. Puede que sea lo que redondea la película para muchos: tener poco que contar, pero contarlo de un modo particular. 

En este film, sin duda, el director sabe qué contar y cómo contarlo mediante la narrativa cinematográfica. Sabe buscar el realismo. No hay duda de ello. Omite muchos de los aspectos de los que los críticos se quejan de sus filmes y se centra en la creación de sensaciones a través de un conflicto bélico, y no se puede negar que la recreación del frente es abrumadora. El enemigo nazi permanece, casi todo el tiempo, en la sombra, como una fuerza cercana a los hados, un final inexorable. Por su parte, la música de Hans Zimmer y el diseño de sonido atronadores, con un uso de la fotografía y un diseño de producción que nos conduce a plena lucha.

Pero ¿con qué nos quedamos tras verla? Dunkerque ha sido catalogada por algunos como la mejor película de Christopher Nolan, pero un servidor considera que quizás no lo sea, que no trascenderá como otras de sus obras (aunque solo el tiempo lo dirá). Eso sí, es la más autocontenida, a sabiendas de la búsqueda de otras perspectivas de este interesante director que ya debe estar trabajando en otro proyecto que quede marcado a su estilo y el tipo de cine que solo se puede ver en la pantalla grande.

2 comentarios:

  1. Pedro (a través de RRSS)7 de junio de 2018, 16:02

    Es difícil valorar si es mejor o peor. La más cinematográfica, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente, es una película para ver en la gran pantalla, como comento, y entiendo los comentarios de Nolan sobre Netflix ahora. Sin embargo, hay muchas otras que prefiero de su filmografía: "Following", "Memento", "El truco final", "Origen", "El Caballero Oscuro"... Dejaría "Interstellar" y "Dunkirk" detrás de esta, aunque aprecio sus ganas de hacer algo distinto y dejar tics como el tener que explicar todo mediante la voz en off, que imagino que es uno de los motivos por los que Nolan no era tan "cinematográfico". Puede que, al final, el hecho de que estudiase Literatura en la universidad siempre le haya influido...

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.