25 de mayo de 2018

Crítica de "Una serie de catastróficas desdichas", segunda temporada

Regresan los hermanos Baudelaire con la segunda temporada de Una serie de catastróficas desdichasFuente.
Hace ya algunas semanas que se estrenó la segunda temporada de Una serie de catastróficas desdichas y lo peor es que... se acaba, tanto esta segunda temporada como una tercera que, seguramente, marcará el adiós a los hermanos Baudelaire. Y sí, además de haber sido una adaptación de las novelas más que correcta, ha marcado el territorio para que otras novelas o sagas juveniles puedan transformarse en series siguiendo un modelo que ya querrían muchas películas que acaban estrellándose antes de despegar.

Continuando lo visto en la primera, en esta segunda temporada vemos material que no había sido adaptado con anteriores como en la película protagonizada por Jim Carrey (ya el final de la primera se había desmarcado de todo esto) y, por suerte, se libra del tema más esquemático que acusaban otros episodios. Los hermanos Baudelaire no pasan de un custodio a otro en esta nueva tanda de episodios, sino que tienen que cambiar el juego, siendo ellos los que se disfracen cuando se les acuse de terribles crímenes y el enfrentamiento contra Olaf y su séquito de monstruos (ahora con novia incluida) se vuelva una batalla donde los secretos parecen condenados a quedarse como tal... o no.



Con un par de nuevas caras como la del gran Nathan Fillion, en esta nueva colección de historias asistimos a un internado bastante destartalado (con la repelente Car-me-li-ta), un ascensor secreto en medio de un inmenso hotel, una villa vil deseosa de librarse de los "pecados" ajenos, un hospital donde a saber quién está cuerdo y quién no, y una feria a la que acude Olaf en busca de respuestas y que deja la puerta abierta para una siguiente entrega (aunque nuestros protagonistas no terminen de la mejor manera posible).

Como siempre, asistimos a una serie de estrategias narrativas, a ese Lemony Snicket que narra todo con una mezcla de ironía y tristeza, con esos momentos que detienen la acción para aumentar el suspense y unos personajes que recogen toda la tradición literaria más oscura para darle un nuevo enfoque en una serie que se ha convertido en lo más destacado del catálogo de Netflix para espectadores como un servidor. Si otros no se suman a este entretenimiento tan sui géneris, que recoge lo mejor de Dickens o la novela picaresca, seguramente lo más acertado que pueden hacer es alejarse (y pegarse un par de golpes en la cabeza, que bien merecido se lo tienen).

Puede que haya echado en falta algún momento tan impactante como el de la puerta de la primera temporada, pero aquí también tenemos algunas sorpresas, a menudo, desagradables, que hacen que no podamos apartar la mirada, por mucho que Snicket nos lo ruegue o advierta.

Si a todo esto añadimos una fotografía y unos decorados interesantes, una música que no está nada mal y un reparto lleno de grandes actores, donde destaca un Neil Patrick Harris fuera de sí, tenemos una de esas series cuyo mayor problema es que, lamentablemente, se acerca su final.

Y, desde el principio, sabemos que no es un final feliz.

Los hermanos Baudelaire se llevan otra "buena noticia". Fuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.