14 de mayo de 2018

Crítica de "Las estrellas, mi destino" de Alfred Bester

Portada de la adaptación en formato de cómic del clásico de la ciencia ficción Las estrellas, mi destinoFuente.
"La venganza es para los sueños, no para la realidad".
Uno de los grandes enemigos de la crítica del arte es el tiempo. No es lo mismo comprender una obra en su época o encontrar sus valores cuando su tiempo ya ha marchado. Existen obras inmortales que siguen siendo leídas perfectamente, pero siempre se halla uno con comentarios críticos hacia los clásicos que hacen que piense que el crítico se retrata más a sí mismo que a la obra sobre la que habla. Esto suele ocurrir con muchos que expresan con su mentalidad actual, influida por otras formas artísticas como el cine, a la hora de hablar de obras como Las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha o los relatos de autores como Edgar Allan Poe. Siempre nos topamos con alguien que dice que son obras aburridas, que el autor no sabía escribir... Y quizás son ellos, estos críticos de lengua viperina y comentario sin argumentación, los que no saben leer. O, como bien se dice, la ignorancia es atrevida.

Todo ello se repite cuando dirigimos nuestra mirada hacia obras dedicadas a un sector del público marcado, ciertamente "desconocidas" como es el caso de Las estrellas, mi destino, clásico de la ciencia ficción de Alfred Bester. En estos tiempos de movimientos como #Metoo, puede que sea una obra ciertamente incomprensible al poseer a un protagonista machista, violento y cruel. No es un ejemplo. Es lo peor del ser humano. Un maniático, un arlequín terrible, una muestra de lo peor de cada uno de nosotros. No obstante, el arte no debe ser hecho por y para la moral, sino para el placer y el goce estético, incluso cuando se narren obras sobre villanos vengativos como Gully Foyle, el protagonista de esta novela. Quien piense que Foyle es un ejemplo o es un héroe, solo por ser el protagonista, comete un error de partida. No todos los protagonistas, recordamos (por si hay algún despistado), deben ser héroes. Y menos mal.

Uno de sus principales méritos es que Bester no nos habla sobre un héroe perfecto y aguerrido, sino sobre un tipo del montón del que nunca se ha esperado nada hasta que decide vengarse y comienza una serie de actos monstruosos que el lector debe aceptar con esa simpatía por el demonio sobre la que hablaban los Rolling Stones. Quien busque a un superhéroe de brillante armadura, esta no es su obra; todos los demás, aquellos que desean ver a un demente degenerando a lo largo de las páginas, sed bienvenidos.

Todo ello favorecido por el aire pulp de Bester, presente durante toda la obra, con unos personajes y unos diálogos que algunos consideran forzadas, pero que no dejan de funcionar para la obra y la época en la que fue escrita. Como siempre digo, hay ciertos libros que son como seres queridos: hay que aceptarlos y amarlos incluso con los defectos que otros les señalan.

Como si de un Conde de Montescristo sideral se tratase, Foyle emprende una venganza contra los desconocidos que le dejaron a punto de morir en la nave Nómada. Malviviendo, llevando por su deseo de hacer pagar a aquellos que le condenaron, Foyle descubre su auténtico poder y emprende una carrera suicida por todo el universo, el cual no duda de teñir de sangre con tal de descubrir quién fue la persona que dio la orden de dejarlo perecer.

Foyle aguarda más allá del oscuro espacio. Imagen libre de derechos.
Viajes en el tiempo, poderes psíquicos, sectas, familias reales en torno al nombre de una compañía, guerras galácticas... Las estrellas, mi destino funciona a la perfección con toques sumamente interesantes. El universo de la novela parte de una premisa aparentemente simple: ¿qué pasaría si pudiéramos teletransportarnos? Parece una pregunta simple, pero la novela crea todo un universo a partir de ella, desde asaltadores que roban todo lo que pueden, hasta un mundo donde las razas se han mezclado gracias a esta habilidad, donde a las mujeres de alta cuna se las ciega para que no puedan teletransportarse o donde para parecer más prestigiosos, los monarcas de las familias adineradas deciden no teletransportarse, algo que consideran vulgar.

Como en tantas otras obras de la época, el miedo a la guerra atómica resurge una vez más bajo la amenaza del PIRe, un misterioso cargamento a bordo de la Nómada y, a su vez, se recogen ciertas ideas sobre el holocausto judío en sus páginas, ya que el futuro que vislumbra Bester no deja de ser tan terrorífico como nuestro presente. En esta época donde la guerra, la marginación y el fascismo campan como quieren (o como ordenan), la historia de Bester nos devuelve algo valioso: nuestra responsabilidad sobre nuestros propios actos. Al igual que otro clásico: Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, el final nos deja a nosotros, los lectores, con la decisión de qué debe pasar en nuestro mundo.

La novela de Bester también es conocida como Tiger, tiger, por la alusión que hace al poema de William Blake y que sirve de leitmotiv para el monstruoso tatuaje que luce Foyle en su rostro. Como detalle, este poema también es citado en el cómic Watchmen, cuyo guionista, Alan Moore, ya había hecho una referencia al título de esta novela: Las estrellas, mi destino con su cómic: Las estrellas, mi degradación.

Las estrellas, mi destino continúa siendo una aventura de ciencia ficción que se lee rápidamente, un thriller y una historia sobre la venganza con grandes ideas que desarrolla a la perfección, incluso con su atípico y precipitado final. Más de sesenta años después de su publicación, Las estrellas, mi destino persiste flotando por el universo, convertida en una de esas novelas de ciencia ficción que nos advierten no solo del presente o el mañana, sino también sobre nosotros mismos, porque puede que, al final, por mucho que nos mintamos, también nosotros nos convirtamos en ese monstruo que es Foyle, que es la humanidad, que somos cada uno de nosotros.

“He devuelto la vida y la muerte al pueblo que vive y muere. El hombre de a pie ya ha sido fustigado y dirigido demasiado tiempo por hombres motivados como nosotros..., hombres con una compulsión..., hombres tigres que no pueden evitar azuzar al mundo. Nosotros tres somos tigres, pero, ¿qué derecho tenemos a tomar decisiones por todo el mundo solo porque nos sentimos compelidos a ello? Que el mundo decida si quiere vivir o morir”.

10 comentarios:

  1. Felipe a través de RRSS16 de mayo de 2018, 21:31

    Tendría que volver a leerla, porque ya no recuerdo todo lo que sucedía en la historia. Pero a mí el protagonista no me pareció en ningún momento un villano, sólo un héroe algo trágico cegado por la idea de venganza. Lo mismo empaticé de más con él (¿eso me convierte en todo lo que se le critica a Gully Foyle?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado, que la Spanish Inquisition de lo moral va a perseguirte. 😶 😁

      Foyle viola a una mujer, tira a otra de su nave, persigue, deja morir... Él mismo reconoce que es una bestia y acaba como acaba: quiere pagar por sus pecados.

      De todos modos, el arte está para eso: vivir otras vidas. Si todos son héroes de blanca armadura, nunca podremos vagar con villanos o antihéroes como Foyle... La moral no es para el arte.

      Eliminar
    2. Felipe a través de RRSS16 de mayo de 2018, 21:32

      Ups, está claro que no recordaba las tropelías cometidas por el "bueno" de Gully. Será un nuevo placer (¿o todo lo contrario?) reencontrarme con sus andanzas (y de paso ponerme de una vez con un ansiado maratón Bester). En cuanto a la Spanish Inquisition...

      Eliminar
    3. Yo disfruté enormemente de su lectura, engancha y se lee rápido, su mundo es rico y hay ciertos instantes que no me extraña que por fin estén hablando de llevarla al cine (¿la edulcorarán? A saber... Me gustaría más una serie).
      Así que si la relees, ¡espero que la disfrutes y no olvides que las estrellas son nuestro destino!

      Eliminar
  2. Jack a través de RRSS16 de mayo de 2018, 21:34

    vivis a dos pasos del mundo de Demolition Man

    ResponderEliminar
  3. ¿Dos? Bien me temo que hace mucho nos caímos en ese mundo y no habrá quien nos saque de él.

    ResponderEliminar
  4. Creo que esa gente de Metoo comete un error, grave en quienes se dedican a actuar. Y es creer que la ficción tiene que se ejemplar. Se olvida que el protagonista no tiene que ser virtuoso, incluso puede funcionar que no lo sea. La ficción se hace a base de conflictos, provocados por personajes nefastos.

    Leí Los impostores y la antología El lado oscuro de la Tierra, que incluye cuentos como El hombre Pi, que considera un equilibrador, que tiene la obligación de serlo. Y en cuento Ahora cero, en que el protagonista usa la escritura como un poder destructor. Al punto de usarlo contra el lector.

    Asi que una novela de este autor, con esa premisa, debe de ser de lo más interesante. El comportamiento tan destructivo del protagonista puede ser algo de lo que hace interesante a una ficción.

    Que buena reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo un matiz... Que conste que no me refería a todo ese movimiento, que lo considero legítimo y necesario. Me refería a ciertas voces que piden no una nueva lectura de los clásicos (es lo que suelen pedir, por ejemplo, al hablar de "Lolita", leerlo desde otra forma de vista), sino su desaparición o no lectura. No son muchas voces que piden esto, pero las hay y no creo que sean partidarias del Me too. Si menciono el movimiento, es por las ideas que están a debate últimamente. La alusión a la "censura" no proviene de ellos. Solo como aclaración, que quizás no me expliqué del todo bien.

      Volviendo al tema realmente interesante, que es la novela en sí. No me queda otra que recomendarla, sabiendo más o menos qué tipo de ciencia ficción te suele llamar. Espero que te guste si decides caer por sus páginas.

      En cuanto a la moral, no suelo soportar a la "crítica" que dice que un libro debe leerse o no (ya eso lo decido yo) ni la que busca la moral como una forma de prohibición (¿es inmoral? Eso no quiere decir que sea un mal libro).

      ¡Gracias por tu comentario, saludos!

      Eliminar
  5. Narciso (a través de RRSS)21 de mayo de 2018, 12:08

    Grandísima novela. No entiendo cómo no se ha llevado al cine todavía.

    Casualmente, ahora estoy leyendo una novela del mismo autor: Golem 100.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que el director de "Kong" está a los mandos de una adaptación: https://www.hollywoodreporter.com/heat-vision/stars-my-destination-movie-director-781346 A ver qué tal le sale.

      No he leído esa obra, Golem 100, me la apunto.
      ¡Muchas gracias!
      P.D.: Espero enviarte cierto relato esta semana, disculpa por tardar tanto.

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.