9 de marzo de 2018

Crítica de: "El Hombre Invisible" de H. G. Wells

En febrero llegó el Hombre Invisible a una pequeña aldea y, pronto, mostró el horror a sus habitantes. H. G. Wells habló sobre todo ello en su clásico. Fuente.
"El forastero llegó un día gélido de principios de febrero...".

¿Qué haría usted si fuera invisible? ¿Utilizaría semejante poder para hacer algún bien o pronto caminaría por los senderos del mal y la corrupción? En nuestra actual sociedad de la imagen, donde todos deseamos ser vistos, gustados y retuiteados, la invisibilidad parece que carece de poder, pero centrándonos en un mundo de millones de ojos, quizás ser ciego ante ellos sea un escalón más para lograr la hegemonía como un superhombre digno de Nietzsche. Ser invisible es el temor de muchos, pero también podría generar el terror en otros.

H. G. Wells respondió a estas cuestiones a finales del XIX con su clásico El Hombre Invisible, publicado originalmente en Pearson's Magazine. En el libro, el autor de La Guerra de los Mundos o La Máquina del Tiempo nos narra la historia de Griffin, un científico que ha logrado convertirse en invisible, pero pronto deberá pagar el precio de sus pecados a medida que se aleja de la humanidad.

Con El Hombre Invisible, H. G. Wells traza, por medio de la ciencia ficción, una fábula que advierte sobre cómo los experimentos y el avance científico incontrolados pasan factura en los hombres de ciencia más carentes de escrúpulos. Igual que La Guerra de los Mundos era una advertencia sobre el colonialismo, El Hombre Invisible habla de lo endeble de la condición humana cuando logra el poder. El poder absoluto corrompe absolutamente, como dijo el sabio.
Sí, a veces, nos sentimos identificados con GriffinFuente.

El Reinado del Terror

Sorprende (y mucho) el uso del humor del que hace gala Wells, sobre todo, en los primeros capítulos para, poco a poco, adentrarse en la oscuridad del personaje cuando este rememora sus primeros experimentos con el gato callejero del vecindario y cómo acabó transformándose en lo que es. Lo interesante es cómo el personaje del Hombre Invisible, tan agrio y malhumorado, acaba generando clemencia en el lector. Griffin no deja ser un hombre que busca el conocimiento y, finalmente, desea usarlo para su propio beneficio. A diferencia de Victor Frankenstein, él jamás se redime y, como el doctor Jekyll, está dispuesto a todo.

Puede que el final del libro sea lo de menos y las explicaciones del Hombre Invisible sobren, pero sus ideas para crear un reinado de terror a través de asesinatos inmisericordes llaman la atención del lector. ¿Cómo sería su reino del terror? No obstante, y pese a esto, la mayoría de los capítulos son cortos y la novela se lee rápidamente, apreciándose incluso los "devaneos" científicos (o seudocientíficos) con los que el protagonista y Wells explican la invisibilidad.

Irónicamente, en el mundo visual, El Hombre Invisible, monstruo que ha ascendido al panteón de Frankenstein, Drácula, la Momia y compañía, ha contado con diversas adaptaciones, entre ellas una de la Universal en 1933, que se convirtió en mi favorita y que todavía hoy asombra por su uso de los efectos especiales a la hora de crear a nuestro antihéroe, interpretado por el genial Claude Rains.

Más allá de cualquier mirada, El Hombre Invisible sigue siendo una fábula perdurable sobre cómo la ambición científica puede conducir al desastre. Y miremos por donde miremos, su asombro se mantiene. ¿Qué haría usted si fuera invisible? Quizás su respuesta cambie tras la lectura de este clásico.

2 comentarios:

  1. Es un libro que leí y releí. Me parece que el personaje no se aleja de la humanidad, se sumerge en el peor lado de ella. Aún antes de ser invisible.
    Tal vez no sea el poder lo que lo lleva al desastre sino el no pensar en los inconvenientes que podría tener antes convertirse en invisible. Y dejarse llevar por la ira.
    También se podría plantear sobre la conducta del médico amigo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que sea uno de tus libros favoritos y que lo hayas releído. Tengo que leer más a Wells. A ver si pronto le pongo solución a esto. ¡Gracias por tu opinión y tu comentario!

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.