28 de marzo de 2018

Crítica de "Bright" de David Ayer y Max Landis

Noomi Rapace como la elfa asesina de Bright, la superproducción de Netflix, escrita por Max LandisFuente.
"Only a Bright can control the Power of the Wand" -The Great Prophecy 7:19.
La crítica... El público... Qué gran abismo separa ambos mundos, ¿no? Pocas películas recientes han generado tanto debate como Bright, la producción más cara realizada por Netflix hasta la fecha. Dirigida por David Ayer y escrita por Max Landis, la audiencia se ha visto dividida entre los que la adoran y los que la odian, mientras que la crítica no ha dudado, casi de modo unánime, en suspenderla o vilipendiarla. Pese a todo, Netflix sigue para delante con la idea de realizar una secuela. ¿Y en qué quedamos? ¿Es una película entretenida o aborrecible? Puede que sea hora de reivindicar el pensamiento y la opinión propia (¡oh, herejía!) antes de seguir los "dictamines" de páginas como Rotten Tomatoes. Al fin y al cabo, no sería la primera vez que una web que forma parte de un conglomerado mediático nos dice qué tenemos que pensar, ¿no?


¿Fantasía épica urbana?

Max Landis crea un mundo de fantasía épica que ha evolucionado desde las guerras contra señores oscuros, donde elfos, enanos, orcos y otras criaturas combatían por el poder de la magia o una varita. Una vez desterrado el Señor Oscuro, el mundo ha seguido girando hasta llegar a una versión de nuestra sociedad actual, pero donde los pandilleros suelen ser orcos y los ricachones suelen ser elfos. A todas estas, el agente de policía Ward (Will Smith) y su compañero orco Jakobi (Joel Edgerton) deben hacer frente a diversas amenazas que pueblan las calles: pandillas, guerreros borrachuzos, hadas... Y, en medio, unos elfos, los inferni, conspiran para, mediante una varita mágica, hacer regresar al Señor Oscuro.

Sí, imagino que con esta premisa, muchos se acordarán del capítulo de la corrosiva American Dad!, donde dos de los personajes decidían convertirse en detectives compañeros siguiendo la moda del más raro todavía:


O incluso recordará a Alien nation, pero con un cruce con El Señor de los Anillos. Y, aunque busquemos excusas, Landis propone todo esto mediante unos juegos que, a veces, hace que pensemos que estemos ante un mundo más interesante, quizás, que la trama que nos cuenta. Durante los primeros treinta minutos de la película, la construcción del mundo de Bright se mueve entre la ironía, la alegoría y un par de recursos entretenidos. Nunca habíamos visto grafitis de orcos en las calles ni a elfos conduciendo deportivos. Puede que lo macarra nunca sea lo suficientemente satírico, otra cuestión es si el film va detrás de esos derroteros.

Jakobi y Ward, los protagonistas del film. Fuente.

Canción triste de Middle Earth Street 

¿Se imagina un mundo alternativo donde J. R. R. Tolkien se hubiese dedicado a escribir guiones para series policiales y hubiera decidido incluir su pasión por otras lenguas, criaturas y razas como El Señor de los Anillos? ¿No? Bien, Bright no es tan brillante como Tolkien, pero puede servir para que se haga una idea de lo que es este film. En el mundillo del cómic tenemos el equivalente con Top Ten de Alan Moore y Gene Ha, donde los policías eran superhéroes. Bright no es tan incisiva como la obra de Moore, pero, quizás, ayuda a las comparaciones (aunque estas, como todo el mundo dice, siempre son odiosas).

Bright no deja de ser una película de una pareja de policías que deben hacer frente a asesinos, delincuentes, pandilleros y conspiraciones dentro del propio cuerpo policial. Sin embargo, a todo esto se le mete el tema de los elfos asesinos, los inferni, el poder de la varita y otros elementos del género fantásticos que se mezclan en un cóctel que, si bien no es indigesto, tampoco es realmente sorprendente, porque la película muestra unos fallos que no sabemos muy bien si proceden de Ayer y sus cámaras lentas, su "vamos a poner una canción" o su acción muchas veces rematada en la sala de montaje, o del guion de Max Landis, que quizás no brilla tanto como en la fantástica Dirk Gently. Por ejemplo, nos presentan a los elfos asesinos como unos psicópatas imparables en la escena del club y, en el alargado clímax, mueren sin poner muchos problemas (salvo, quizás, el personaje de Noomi Rapace, que vuelve pues... pues porque sí, porque "es la más mala y es la que más mola de todos", pensarían sus creadores). A lo que añadimos que el "realismo" de la propuesta se va a hacer gárgaras cuando cae en los clichés de la fantasía épica y su "vamos a resucitar personajes mediante la magia" (la escena de Tikka en la iglesia).

Y, pese a todo, aunque parezca que he vomitado la bilis al verla... Me lo he pasado bien. Bright es entretenida. Dura dos horas (y, a veces, se nota en demasía con ese humor algo infantil, poniendo notas de "dame una patada" en la espalda del orco) y sus diálogos a modo de latiguillo (algunos terriblemente forzados, como esa súplica de Altamira en el duelo), pasan entre lo divertido y lo risible (muchas escenas entre Jakobi y Ward acaban resultando graciosas cuando supuestamente no deben serlo), si es que somos capaces de abstraernos y nunca tomarnos demasiado en serio esta cinta de fantasía épica urbana, si es que podemos inventar una especie de género. Aquel que desee hacer profundos análisis sobre la monstruosidad convertida en símil de la marginalidad o las diferentes razas "mágicas" como una versión de la magia real, puede que se dé con un canto en los dientes. No estamos ante un film filosófico, estamos ante un mero entretenimiento que no busca ser sesudo ni tan brillante como su nombre indica.

¿Y es horriblemente mala como ha señalado algún crítico? Si nos centramos en otras películas estrenadas en cines en 2017, el mismo año en que Bright debutó en Netflix, hallamos horrores como La Torre Oscura o Death Note que nos hacen replantearnos si la crítica no se la tiene guardada a Ayer por culpa del Escuadrón Suicida.

Mientras esperamos que Bright vuelva a Netflix con una segunda entrega que aguardamos que pula algunos de los defectos de su inicio, nos preguntamos en qué punto las críticas de los expertos (y no tan expertos) comienzan un murmullo que pocas veces es real. No será la primera vez que la vox pópuli hable de que algo es horrendo y a un servidor le parezca, cuanto menos, entretenido... Y es que quizás no está mal ver ciertas películas sin tener empuñar una daga con la que atravesar hasta un film digno o no de Mordor.

Leilah elfa
Leilah, la villana de BrightFuente.

14 comentarios:

  1. Tomás (a través de RRSS)28 de marzo de 2018, 13:29

    No he leído tu cítrica Carlos pero creo que Will Smith ha abierto una puerta a nuevas opciones en la contratación. Por otra parte la idea es muy fresca y original pero a medida que avanza pierde el excelente ritmo con el que la película empieza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Will Smith, se le reconozca o no, tiene un carisma que lo ha convertido en un ídolo para ya varias generaciones. Aquí hace todo lo que puede y no se le puede acusar de falta de ganas. Sobre la película en sí, creo que tiene un arranque prometedor, como bien señalas, pero luego se vuelve más cliché y pierde garra (los elfos asesinos en la disco no parecen ser los mismos que SPOILER mueren a la primera de cambio en la escena final, salvo el personaje de Rapace FIN DEL SPOILER). Quizás, con menos duración, habría estado mejor. ¡Gracias, Tomás!

      Eliminar
    2. Tomás (a través de RRSS)28 de marzo de 2018, 13:30

      Carlos, escribes a un ritmo que me cuesta seguir. �� No hay un solo día que no me despierte con una entrada en tu blog. Dedicación pura lo tuyo. Gracias a ti por hacer un multiverso mejor ��

      Eliminar
    3. ¡Jeje, gracias, Tomás! Antes era frecuencia diaria, pero, últimamente, he frenado un poco y solo hay tres entradas a la semana..., pero sé que todavía así, es complicado de seguir. ¡Muchas gracias a ti por pasarte por este multiverso, jeje!

      Eliminar
  2. Daniel (a través de RRSS)28 de marzo de 2018, 13:30

    A ver si la termino, que vi un rato pero los clichés no invitaron a continuarla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la segunda mitad, los chascarrillos de peli de polis de serie B y los "porque sí" se vuelven un poco exasperantes. Si quieres ver una premisa similar (la varita y la desmitificación), Max Landis ya lo tocó en la segunda temporada de Dirk Gently. Pienso que Landis, por ahora, funciona mejor en formato serie que película.

      Eliminar
    2. Daniel (a través de RRSS)28 de marzo de 2018, 20:09

      A mi es que ya los diálogos de la parte de Smith con su pareja, el poli orco y los vecinos ya me echaron bastante para atrás. Le daré media intentona más, y si no a la serie de Elijah Wood como dices

      Eliminar
    3. La escena tipo "tu mujer no te da amor", los signos que hace el orco... son de peli chusquera. Y si añades escenas que es que sobran... A ver, me planteas el tema de la marginación en la comisaría, que se quieren cargar al orco, y en una escena sale que el orco se siente humillado, porque le han pegado un cartel de "dame una patada" o algo así... es decir, humillación de instituto. Esos cambios de tono idiotas hace que no te la puedas tomar en serio. Y me temo que es que Ayer lo improvisó o le dejó hacer a los actores, porque no me quiero creer que un tipo como Landis tenga cosas así en su guion (aunque a saber). Sin esas dos escenas, el principio de la peli hubiese funcionado para mí (y si la escena del burrito no fuese tan bochornosa -en serio, ¿un burrito?, también). Yo creo que es mejor darle la oportunidad a Dirk Gently y si ves que la rareza de su piloto te llama, es la serie. Eso sí, tiene que gustarte el estilo despendolado de Douglas Adams y de los cómics de Morrison, en su época de Doom Patrol, y compañía.

      Eliminar
  3. Lynxor (a través de RRSS)30 de marzo de 2018, 12:10

    Muy buena idea, bien ejecutada en lo artístico pero con un guión que deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la segunda parte mejore los problemas de la primera, pero sí, sin duda, podría haber dado más de sí. ¡Gracias por el comentario, Lynxor!

      Eliminar
  4. Opino que la premisa es interesante. Y las fusiones de géneros. Policial más ciencia ficción, Blade Runner. Policial más sobrenatural. John Constantine. Y hasta un vi capítulo de Supernatural que es un crossover con Scooby Doo.

    Interesante reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hibridación de los géneros es una de las claves de su supervivencia, sin duda. ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  5. Todo mi entorno que la había visto la ponía a caldo, incluido mi marido. Al final la vi, por curiosidad. Pues no veas que me encantó. Me quedé en plan: ¿Pero como no les puede gustar? XD
    Es cierto que lo que es la trama se queda muy floja, como que falta mucho por contar. Estoy de acuerdo en que una serie (que es lo que pensaba desde un principio que iba a ser) hubiese molado más, porque el mundo es una pasada.
    Yo tengo ganas de que salga la secuela :D
    Así como extra, soy mega fan de Noomi Rapace así que eso es un plus :P
    Hablando de ella: ¿has visto "Seven sisters"? También flojea un poco en cuestión de trama, pero aún así de igual modo me pareció muy entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que no es una película perfecta, pero también he notado cierta "campaña de odio" hacia ella. Yo no esperaba que esta película me cambiase la vida y, por eso, quizás la he visto como un ejercicio pasable y poco más, así que me alegro no sentirme tan solo sabiendo que a alguien más le ha gustado. ¡Gracias!

      No he visto "Siete hermanas", pero su sinopsis me ha llamado y parece ser que está en Netflix, así que caerá.

      Gracias por tu comentario y por la recomendación.

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.