23 de marzo de 2018

An adventure in space and time, el origen de Doctor Who

Hace unos años, con motivo del cincuenta aniversario de Doctor Who, hablé sobre Una aventura en el espacio y el tiempo, la película sobre el comienzo de la serie. En las navidades pasadas, Bradley volvió a encarnar al Primer Doctor, así que no está de más hablar de esta película que hizo que soltase alguna lágrima en su día...
an-adventure-in-space-and-time-una-aventura-en-el-espacio-y-el-tiempo-doctor-who
Una aventura en el espacio y el tiempo recoge cómo fue el primer episodio de Doctor Who y mucho más. Fuente.
"Necesito más tiempo".
El 23 de noviembre de 1963, la BBC estrenaba la serie Doctor Who. La estructura quedó clara: varios capítulos de veinte minutos repletos de ciencia ficción y aventuras que formaban seriales. El primer episodio se llamó An Unearthly Child y en él dos profesores, Barbara e Ian, preocupados por los conocimientos de una joven estudiante llamada Susan (sabía mucho de algunas cosas, poco de otras...) decidían seguirla y saber cómo era el ambiente donde se había criado. De tal manera, descubren que vive en una chatarrería con su abuelo, un hombre de carácter extravagante, irónico y antipático. Lo que ni Barbara ni Ian se imaginan es que la cabina telefónica azul que guarda el abuelo es una nave capaz de viajar en el espacio y el tiempo. La pregunta que hay que hacerle a ese hombre llamado el Doctor es: ¿Doctor qué? Doctor who

Como Ian y Barbara, cada seguidor de la serie debe hacer lo mismo que estos compañeros y preguntar no solo por la mitología de la serie sino también por quienes estuvieron detrás de ella, porque Doctor Who se ha convertido en la serie de ciencia ficción más longeva de la historia, con cincuenta años a sus espaldas. ¿Cómo es imaginable que una serie creada para rellenar un pequeño espacio se convirtiese en todo un símbolo en Reino Unido? An adventure in space and time es un docudrama sobre los creadores de la serie que ha encandilado a medio mundo. Una aventura tan mágica y apasionante, sin duda, como cualquiera del Doctor. verity-lambert-an-adventure-in-space-and-time

C.S. Lewis + H.G. Wells + Santa Claus 

Mark Gatiss es un conocido guionista y actor inglés al que hemos podido ver interpretando, por ejemplo, a Mycroft Holmes en Sherlock de la cual es cocreador. Sin embargo, la pasión de Gatiss por las series viene también de su infancia, cuando veía Doctor Who. Es un auténtico whovian reconocido y ha aparecido en la serie desde 2005 como actor en varias ocasiones (El experimento Lazarus, La boda de River Song…) y como guionista de varios capítulos (La caja tonta, Terrores nocturnos, La guerra fría…). Su buena relación con el showrunner de Doctor Who, el tan amado y odiado Steven Moffat, hizo que Gatiss cumpliese uno de sus sueños: escribir una película sobre el origen de Doctor Who que serviría para homenajear al Señor del Tiempo en su cincuenta aniversario y, a su vez, a todos los implicados en su creación. Así nació la idea de An adventure in space and time, que es una de las mejores reverencias que se la hecho nunca a la serie, con un buen guion y con unos actores excelentes. 

La historia comienza en los sesenta, como un biopic de William Hartnell, el primer actor que interpretó al Doctor. Teniendo una grave enfermedad y bastante edad, el Doctor intenta seguir en pie y cuando llega al plató de la Tardis observa la campana de esta y ve cómo viaja al pasado dentro de una ensoñación. Es así como pasamos de los últimos días de Hartnell en el papel de Doctor para ir a los primeros, donde era un actor intentando librarse de su imagen de tipo duro, encasillado como militar gritón y austero. Por esa época, la BBC está pensando en algo para llenar una franja horaria en concreto. No se tarda en saber que se puede cautivar a los más jóvenes para esa parte de la programación y el género favorito es la ciencia ficción. Pronto nace un proyecto, mezcla de la fantasía de C. S. Lewis de Las Crónicas de Narnia, la ciencia ficción de H. G. Wells creador de La máquina del tiempo (entre otras) y lo entrañable y lo carismático de una figura como Santa Claus. El director de drama en la BBC es Sydney Newman, que comienza a perfilar un proyecto llamado Doctor Who.  Se lo encarga a una asistente que había trabajado con él y asciende a productora, Verity Lambert, una mujer en el mundo de la televisión en un tiempo donde el machismo era imperante. No tarda en unirse un director de origen indio Waris Hussein, el cual se enfrenta al racismo y a la idea de que Doctor Who tiene expectativas muy bajas. El panorama no es muy halagüeño. 

Pese a esto, la llegada de los primeros guiones, la forma de superar los contratiempos desde la inundación de un plató hasta la falta de audiencia por el efecto Kennedy (muerto un día antes del estreno), hace que la serie comience a ser la obra magna televisiva que es hoy. Fruto de la casualidad y las vicisitudes del destino. ¿Quién podía presagiar entonces el éxito? La idea de tener un viajero en el tiempo abría el abanico de historias desde el pasado más remoto al presente o el futuro, mientras que la futura "regeneración" del protagonista era una justificación perfecta para el cambio de actor y no del personaje del Doctor, lo que aportaría una continuidad y una ilusión de eterno cambio capaz de fascinar al espectador de entonces y ahora. Una fórmula que no envejece, una fórmula perfecta.

El primer Doctor junto a su nieta en el biopic. Fuente.

Homenaje a Doctor Who 

Y todo esto lo tenemos con un guion ágil y lleno de fuerza, que entrega una obra entretenida tanto para whovians como para el público que nunca ha visto la serie, ya sea la versión clásica o la actual (que son la misma). Mark Gatiss ha entregado su mejor guion sobre Doctor Who no en la propia serie, sino en este docudrama que nos cuenta cómo, pese a los imprevistos y lo poco que se apostó por ella, se consiguió crear una serie que es un buque insignia que ha sobrevivido tantas décadas. Es aquí donde Gatiss se nota que disfruta, reflejando cómo estas personas que no provenían del éxito, crearon uno y donde el docudrama es más esperanzador para el espectador. Todo eso aunque no se detenga demasiado en la figura de Sydney Newman (estupendo, Brian Cox, ¡pop, pop, pop!) y cómo se le ocurrió la idea para Doctor Who (lo intenta poéticamente mientras ve el cielo nocturno) o se pase demasiado rápido sobre otros elementos, pero los sucesos más importantes están ahí desde la elección de Bill Hartnell como el Doctor o el nacimiento de sus insignes enemigos los daleks (frente a la oposición de muchos) hasta el diseño rompedor de la introducción y su música. 

An Adventure in space and time es, ante todo, un hermoso cumplido a todos los que hicieron posible Doctor Who y, en especial, a William Hartnell. Decir que el actor David Bradley se come la pantalla en cada escena es poco. Hay mucho del propio actor, encasillado muchas veces como villano en Harry Potter, Juego de Tronos o la propia Doctor Who, a la hora de interpretar a William Hartnell. Al mismo tiempo, se mezcla su faceta gruñona y cariñosa, con ese aire de abuelo que ya desprendía el Primer Doctor, tanto en la ficción como en la realidad. Las escenas de Hartnell con su nieta, con Verity, su esposa, el resto del reparto… son maravillosas y nos muestran a un personaje mágico que no es solo el Doctor, sino el primer actor que lo interpretó. Cuando la historia se sumerge en la historia del hombre que sentó las bases de Doctor Who, William Hartnell, en su fascinante carácter que pasa de regañar a su nieta a tratarla como una princesa o jugar con los niños que se acercan a él al considerarlo el Doctor, nos roba el corazón, pero también cuando vemos el avance progresivo de la enfermedad de Hartnell y sus pérdidas de memoria, que convierten la película en todo en un drama. Hartnell intenta superar algo que no se puede superar: “las cosas no deberían cambiar” (Lambert le responde “la vida”). Y como guiño al Décimo Doctor y sus últimas palabras, tenemos una hermosa escena donde William Hartnell llora y dice un tristísimo “No quiero marcharme, no quiero marcharme…”. En definitiva, que si Bradley no recibe un premio por su interpretación se estaría cometiendo una auténtica injusticia típica de este mundillo de premios bajo pago en muchas ocasiones. No es un misterio que por el camino se nos escape más de una lágrima o se nos entregue una sonrisa melancólica durante una de las escenas más hermosas de la película: SPOILER William Hartnell, sufriendo los achaques de su enfermedad y sus últimos momentos como el Doctor, se encuentra justo en frente a su futuro, el de su personaje, encarnado por Matt Smith, el Undécimo Doctor de la serie actual. FIN DEL SPOILER. 

Y tras todo ello, con el final de biopic, acabamos siendo testigos de las esperanzadores palabras del Primer Doctor y lo que supone seguir imaginando gracias a esta serie britántica. A todo ello les acompaña la actriz Jessica Raine como una excelente Verity Lambert, Sacha Dhawan como Waris Hussein y un grande e inconmensurable Brian Cox como Sidney Newman. Todo el reparto en completo estado de gracia, como ese desenlace para algunos anticlimático y para otros una forma de completar la obra: las reflexiones de la nieta real de Hartnell y otros de los personajes que hicieron posible Doctor Who

En definitiva, una TV movie que debería verse como la perfecta adaptación del origen de una obra de ficción dentro de otra y una forma de reivindicar Doctor Who como una de las obras más importantes del Siglo XX y lo que llevamos de Siglo XXI. Sin duda, los británicos saben cómo crear ficción y cómo reivindicarla, dando envida a muchos países como es, sin duda, el caso de España. 

An Adventure in Space and Time es una emotiva historia, donde poco importa cuánto sea real y cuánto reescrito, un hermoso cuento de hadas de superación, sobre cómo crear una ficción capaz de hacer soñar generaciones y generaciones. Sin duda, el homenaje perfecto del cincuenta aniversario de Doctor Who.

2 comentarios:

  1. Espero que alguien suba el docudrama a youtube o similar, así es como conocido mucho de esta serie. Es que por acá, nadie ha tenido la inteligencia de pasarlo.
    Lo primero que vi fue la película entre las dos etapas. Me pareció una idea alocada y la vez bien realizada, verosimil.
    Y un día, buscando, encontré ese primer capítulo. Me pareció muy rico ese personaje, tan en abuelo mal humorado, tal manipulador para fingir una avería en la Tardis para iniciar una expedición. Y la vez, capaz de ayudar a los demás.
    Y ya con la experiencia de que algunos hechos históricos no pueden ser cambiados, a pesar de que se viaje en el tiempo. Lo que sucede en el episodio de los aztecas.
    Hay mucha emoción en esos personajes.

    Interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima que por temas de cadenas de televisión y demás, no se haya podido ver en más países, porque está muy bien y recoge ese encanto de los primeros seriales que comentas.

      A ver si hay suerte y el Doctor sigue llegando tan lejos como se merece. ¡Nunca está de más que la BBC se ponga las pilas sacando material!

      ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.