9 de febrero de 2018

Después del standby...

Sí, todos acabamos de vez en cuando en standby, ¿no?
Imagen libre de derechos.
¿Hola, monstruos? ¿Hay alguien ahí?

Me pasé del 29 de enero al 8 de febrero ingresado por una operación que se complicó y, aunque ya estoy por casa, me toca este fin de semana ponerme las pilas con todas las cosas que he dejado un poco apartadas, como el blog, los correos electrónicos, los libros, los mensajes en redes... Pese a las actualizaciones programadas en esta bitácora, hasta hoy no he podido responder a vuestros comentarios. ¡Muchas gracias a todos los que os habéis pasado, por cierto! Como decía por el blog hace algún tiempo: "los comentarios son la sangre del Antro". Lo siguen siendo.

Debo aclarar que estoy bien. Necesito un par de revisiones, vigilar el problema que he tenido e intentar que todo vaya mejor. No es nada grave. No voy a morirme (o no de esto, tampoco soy inmortal). Ha sido un ingreso un poco largo, pero ya estoy fuera. He evolucionado favorablemente y he aprendido el nombre de un montón de medicamentos, recursos y demás que me serán útiles para mis historias (je, los juntaletras siempre robamos cualquier cosa para convertirla en ficción. Nunca vivimos realmente nuestras vidas, solo saqueamos de ellas). ¡Gracias a las personas que se han preocupado y han estado a mi lado, ayudándome en estos días!

Ahora mismo, me toca dejar un poco más todo esto del blog, las redes... y centrarme en mis estudios y mi trabajo. Si hay suerte, hay algún libro que me gustaría publicar este año y os cuento un poco sobre ello:
  1. La entrecuela está a la espera de título para seguir la Saga Devon Crawford. Seguramente, me sumerja en breve en su reescritura y corrección. ¿Hallaré título pronto?
  2. Los Hacedores de la Aniquilación, la segunda parte, está casi acabada. ¡Aaaaah! ¡Me gustaría que la leyeseis muy pronto!
  3. He pensado en concluir el último capítulo de la reescritura de La Historia, que acaba de cumplir diez años en su formato original (guion). Es una obra bastante oscura, inspirada en la lectura de Frankenstein, Drácula y otras novelas que adoro.
  4. ¿Y qué tal si escribo algo largo sobre los diez años de Marvel Studios? Es una idea que me llama bastante. 
  5. Y tengo una historia ilustrada corta que se me ocurrió en el hospital y me gustaría llevar a cabo ya fuese como novela corta, cómic, obra de teatro... Ojalá salga.
En fin, como veis, siempre que termino en un hospital, pienso lo mismo: no me gustaría morir y dejar detrás de mí un montón de post, tuits o lo que sea. Prefiero escribir y es aquello en lo que voy a centrarme. Sí, soy un melodramático.

¿Qué supone todo esto? Que seguiré con el blog, por supuesto, aunque no puedo garantizar la entrada diaria. Nada ha cambiado en cuanto a mi actitud hacia el blog. Por aquí, disfruto hablando de películas, series, libros, cómics, problemas o cuestiones de las que no puedo hablar más allá de Internet. Lo disfruto, pero no quiero quedarme solo en esto. Sé que muchas personas aconsejan tener siempre las redes sociales a punto, vivir en ellas, pero he llegado a un momento en que prefiero vivir y ya está. ¿De qué te sirve luchar por una carrera literaria si no escribes o solo te ves condenado a intentar llamar la atención? No, eso no es lo que quiero.

A veces, hay que tomar aire y disfrutar de lo que nos rodea, sin más. Ahora mismo, que me veo en una de esas fases oscuras donde no quiero saber nada del mundo y solo escribo sobre hechos siniestros, espero  compartir lo que me ayude por el blog y no ser devorado por toda esa oscuridad.

Muchísimas gracias por estar ahí. A seguir tecleando, ¿qué más nos queda?

4 comentarios:

  1. "Prefiero escribir y es aquello en lo que voy a centrarme." Es el mejor plan y, para el que quiere escribir, el único que tiene sentido, más allá de que la escritura sea su medio de vida o una afición sin más pretensiones.

    Llevo un tiempo dándole vueltas a dar el carpetazo definitivo a las redes, porque no aporto nada a ellas y yo tampoco quiero ver "mi legado" reducido a un puñado de tuits y posts. No sé si me tomaré en serio la escritura, ya sólo en el sentido de terminar lo que empiezo o de poner un poco de orden en esta descolocada cabecita porque me voy dando cuenta de que me quedaré sin tiempo para contar todas las historias que se me ocurren; al final, no queda otra que seleccionar. O como dijo un amigo, mezclar todas las ideas en una sola historia en alegre batiburrillo. Y está claro que las historias no se escriben mientras uno está en las redes y los que lo hagan... SOIS GENTE EVOLUCIONADA.

    En fin,que no pretendo con todo esto ponerme en plan tecnófobo. Soy consciente de los beneficios de las redes sociales para la gente creativa, para darse a conocer, para promocionar sus creaciones, para establecer contactos con los de sus gremios, para invitar a debates y a exponer opiniones. Pero también creo que conviene un uso con cierta mesura de lo virtual, para no ser prisioneros de esto. Y antes de cerrar este desnortado comentario, me queda decirte lo siguiente: espero que el viaje que emprendas te lleve a la materialización de todos esos proyectos. Que te ayuden a combatir esas tinieblas. Y que nosotros podamos maravillarnos y emocionarnos con tus obras.

    Te envío un abrazo fuerte, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Felipe. Centrarme en escribir es lo que he hecho este fin de semana y eso me ha ayudado bastante. Hoy toca ir volviendo a la normalidad poco a poco.

      En cuanto al tema de las redes sociales, estarán ahí..., pero es que no soporto tanto post sobre cómo comportarse en redes sociales, cómo ser escritor y blogger y todas esas cosas. Yo prefiero escribir y ya está, aunque sé que esto no funciona muy bien... Al menos, buffer me ayuda a compartir cosas, pero odio esas reglas de "comparte tales contenidos" o "pásate todo el día en redes". Me parecen efímeras. Nada de ellas es para siempre, salvo lo que pueda dañarte, creo.

      Así que compartimos nuestro punto de vista sobre todo este tema. Actualmente, prefiero no tomarme nada en serio y solo escribir aquello que me hace feliz. Es una visión un poco hedonista, pero también me ayudó a mejorar con mis lecturas: leer lo que me llama, escribir lo que me llama. No preocuparme tanto por si es novedoso, por si vende y todo ese rollo.

      Tengo un correo que responderte y espero hacerlo cuanto antes, por cierto. Disculpa la tardanza a la hora de responder esto.

      ¡Un abrazo enorme! ¡Saludos! ¡Gracias!

      Eliminar
  2. Entiendo, está que te dediques a escribir, a preparar esa sombra de inmortalidad a la que puede aspirar un escritor: la trascendencia.
    Y de paso, podrás escribir algo sobre las ventajas y desventajas de la inmortalidad en la ficción.
    Me gusta eso de saquear para la ficción en lugar de vivir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea tanto por la trascendencia, sino más bien por mi salud mental ;), que estar todo el día pendiente de las redes sociales acaba aburriendo a uno.

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! ¡A ver qué tal va todo a partir de ahora!

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.