27 de febrero de 2018

Crítica del libro: "El canto del cuco" de Robert Galbraith (J. K. Rowling)

El canto del cuco es el título de la primera novela de la serie de obras de misterio escritas por J. K. Rowling bajo el seudónimo de Robert Galbraith. Fuente.
"Los muertos solo podían hablar a través de las bocas de quienes dejan atrás y a través de las señales que dejan esparcidas tras de sí".

La muerte es el acto definitivo de la vida. Se puede morir de una forma dulce o terrible, esperada o inesperada, zanjando tras de sí todo lo hecho en vida o quedando terriblemente incompleto, asemejándose a una respiración que se corta. Desde que Caín mató a Abel, la muerte ha sido representada por cada cultura, siendo el asesinato la forma más salvaje y cruel de acabar con una vida. La vida real nos habla de los homicidios como actos carentes de lógica, que hacen que todo lo vivido por una persona o todo lo que podía llegar a ser termine por la mano de otro individuo. La búsqueda de ese motivo que impulsa a matar ha creado a lo largo de la historia una interesante literatura que se reafirmaría con los detectives de escritores como Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle o Agatha Christie

Ya en las pantallas hemos sido testigos de historias como el asesinato de Laura Palmer en Twin Peaks, los crímenes del Rey Amarillo de True Detective o películas maravillosas como la trágica Mystic River. En el panorama literario, no solo hemos disfrutado de detectives como Bernie Gunther de Phillip Kerr, sino que ahora nos acercamos a la figura del investigador Cormoran Strike y su secretaria Robin. El canto del cuco, editado en España por la editorial Espasa, promete ser la primera de una serie de novelas dedicadas al carismático Cormoran Strike

Escrita por Robert Galbraith, en realidad es un seudónimo de la famosa escritora J.K. Rowling; cualquiera que conoce a la madre de Harry Potter sabe que el misterio juega un papel fundamental en sus novelas. Bajo el nombre de Galbraith nos narra la historia de un aparente suicidio de la alta sociedad, pero ¿cuándo se está tan alto no es lógico que se llegue a caer a lo más bajo? Cormoran Strike debe descubrir la verdad y nosotros con él.

La caída de los dioses

Lula Landry, una famosa supermoderlo de tez morena, se precipita desde el balcón de su piso. Como uno de los copos de nieve que caen esa noche, el cuerpo de la mujer impacta contra el asfalto. Los paparazzi no tardan en empezar a seguir este caso de una celebridad que muere inesperadamente; hay varias piezas que no encajan, pero la policía cierra el caso: ha sido un suicidio.Sin embargo, John Bristow, hermano adoptivo de Lula, decide investigar qué ocurrió con su hermana. Para ello contacta con el detective Cormoran Strike, antiguo conocido del hermano mayor de Bristow, Charlie, que falleció siendo un niño. Strike, no sin reticencias, acepta el caso donde pronto descubre que nada es lo que parece, como cabía esperar. ¿Lula Landry se suicidó o fue asesinada?

Este es el comienzo de un rompecabezas que durante más de quinientas páginas hace que el lector se haga preguntas sobre un hecho atroz y las consecuencias que esa pérdida trae a las personas que rodearon a la difunta.

La autora de El canto del cuco no duda en meternos dentro de un caso que involucra a la alta alcurnia londinense y también a la más baja. Este misterio se rodea de los flashes de la prensa, arde con los focos del mundo de los supermodelos y apesta a la falsa dulzura de una industria implacable como el cine  o resbala dentro del sudor de las pasarelas. La pintura del glamour pronto cae cuando afrontamos con lágrimas y sangre una realidad donde la crueldad es la misma que en cualquier otro estrato social.

La versión de la pequeña pantalla de CormoranFuente

Galbraith/J.K. Rowling entiende que para crear este misterio necesita a un personaje principal importante. Un misterio como Estudio en escarlata nunca hubiese importado sin Sherlock Holmes y John Watson, un caso como el suicidio de Lula Landry no significaría nada si no tuviéramos a Cormoran Strike, un exveterano de Afganistán, que perdió una de sus piernas, ha sido dejado por su novia, bebe a veces más de lo que querría, vive en su despacho y, con frecuencia, piensa que jamás pudo descubrir si su madre, una grupie que le tuvo tras una noche con un famoso rockero, murió de sobredosis o fue asesinada. Strike, de frase lapidaria e inteligencia siempre alerta, acepta el caso de Landry al recordarle a la muerte de su propia madre.

Sin imaginárselo, acaba sumergiéndose en la apestosa ciénaga de la alta sociedad, yendo tras cualquier pista e interrogando a cualquier testigo o sospechoso. Es así como Galbraith sabe tender todas las piezas sobre la mesa y deja que el lector intente unir todo. No digo nada nuevo cuando afirmo que la potencia del género del misterio está en que el lector también intente resolver el crimen del que es testigo, eso engancha al lector.

Desde la supermodelo Ciara Porter hasta el exnovio de Lula, Dunffield, sin olvidar a la vagabunda Rochelle, Galbraith nos dibuja una realidad sucia donde cada personaje intenta jugar sus cartas, pero ¿para qué? Strike debe ponerlo todo en orden, mientras su vida se desmorona y encuentra el apoyo de su nueva secretaria temporal, Robin, que pronto descubre que el trabajo de detective podría ser la profesión de su vida. Haciendo gala de un ritmo ágil, Galbraith nos tiende una historia donde no dudamos en encontrar similitudes con la realidad, desde una supermodelo de ébano hasta una modelo rubia, dada a los excesos, y un artista depresivo que sigue la senda de las drogas. Seguro que algunos nombres de famosos reales surcan sus mentes mientras les digo esto, más aún mientras lo leen.

Fama, dinero, familia, obsesión, maldad, drogas, alcohol, sexo, palabrotas, heridas, pasado, guerra… Todos estos elementos aparecen alrededor de un Cormoran Stike que es testigo de cómo un caso de posible suicidio cambia todo a su alrededor. Esta alta sociedad londinense, mundana y decadente, es reflejada a la perfección por la prosa de Galbraith, aunque quizás en algunos momentos el caso se vuelva demasiado farragoso o se espera que Robin participe más en el futuro caso, convirtiéndose en la Watson de este peculiar Sherlock. No obstante, se agradece que Strike haya extraído conclusiones de cada interrogatorio al que asistimos y acaba mostrando una deducción excelente y un sorprendente resultado final.

El canto del cuco, título que procede del hermoso poema de Christina G. Rossetti que se cita al comienzo del libro, es una obra de misterio que podrá gustar a los amantes del género, donde ya Cormoran Strike y Robin son dos nuevos ejemplos de la literatura de misterio y que promete continuar en sus siguientes entregas, que seguramente vendrán de la mano de Robert Galbraith y la editorial Espasa. Esperaremos para seguir descubriéndolas.

“¿Por qué naciste cuando la nieve caía?
Debiste haber nacido con la llamada del cuco, 
o cuando las uvas estén verdes en el racimo
o, al menos, cuando las ágiles golondrinas se reúnen
para su lejano vuelo
desde el verano agonizante.
¿Por qué has muerto cuando los corderos están paciendo?
Deberías haber muerto con la caída de las manzanas,
cuando el saltamontes se encuentre en apuros, 
y los trigales son rastrojos empapados y los vientos suspiran
por la cosas buenas que han muerto”.
CHRISTINA G. ROSSETTI, 
Canción fúnebre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.