6 de enero de 2018

Star Wars. Episodio VIII: Los Últimos Jedi, la chispa de la esperanza

Los Jedi han vuelto a la gran pantalla con el Episodio VIII. Fuente
"We're going to win this war not by fighting what we hate, but saving what we love!"

Me pasé gran parte de mi infancia robándole el cepillo de barrer a mi madre y fingiendo que era mi espada láser y que aquel sol abrasador de verano tenía un gemelo, como aquellos que se ponían en Tatooine. Puede que esas dos imágenes de mi infancia conecten con el cierre de Los Últimos Jedi y eso haga que la película me haya gustado.

"Los Jedi se deben terminar". "Esto no va a ir como tú crees". Dos frases que nos hemos cansado de escuchar en los tráileres de la nueva entrega de Star Wars, ambas pronunciadas por Luke Skywalker y ambas ciertas hasta un punto en cuanto a la propia película, no solo su argumento.

Después de pasarme más de dos años amargado con El despertar de la Fuerza, Los Últimos Jedi, la octava entrega de Star Wars, me ha sorprendido gratamente, resultándome no solo un film mucho mejor que su antecesor, sino también atreviéndose a añadir nuevas capas y elementos a una saga que nunca debería cerrarse en el autohomenaje más vacío. Si bien tiene elementos de El Imperio contraataca (el entrenamiento con el maestro excéntrico, los buenos huyendo de los malos) y de El retorno del Jedi (Snoke pudiendo ser un Emperador y sufriendo el destino de los lores Sith, Rey pensando que Kylo Ren puede volver a ser Ben Solo), Los Últimos Jedi agrega una capa de desmitificación y aventuras que no está nada mal en esta película de dos horas que se pasan volando como un ala X.

Cuando somos leyenda

Los Últimos Jedi trata sobre la esperanza y, en palabras de Rose, la Rebelión, la Resistencia, no vencerá destruyendo lo que odia, sino salvando lo que ama. Ese potente mensaje, tan extrapolable a nuestro lamentable mundo, refulge en una película que, aunque con sus dosis de nostalgia hacia personajes clásicos de la franquicia como Leia y Luke, se suma a una desmitificación clara.

Me explico. Todos los seguidores de Star Wars hemos mitificado todo: desde ese Boba Fett con las frases contadas hasta la leche azul de la casa del tío Owen, sin olvidar a Obi-Wan Kenobi y la Orden Jedi y toda la mitología de la Fuerza. Cuando alguien nos hablaba del Episodio VII u VIII antes de que existieran, pensábamos en los libros del Universo Expandido, en la Nueva Orden Jedi de Luke Skywalker, los gemelos Solo y todo ese esplendor. Pensábamos en Luke como una leyenda y, ahora, nos llega la versión oficial y vemos a nuestro propio héroe, ese espejo de cada uno de nosotros, convertido en un personaje humano que reconoce que no es una leyenda según él mismo: está solo, ha perdido la confianza en su poder, no quiere unirse a ningún bando, no es la esperanza que muchos esperan, siente miedo y... ha fracasado. 

Hubiera sido fácil convertirlo en un superguerrero, pero no, Rian Johnson (Looper) ha preferido convertirlo en humano. Él no es el Elegido como su padre. Él no es sabio que "nunca" se equivoca como Yoda. Él está más cerca de la pesadumbre de Obi-Wan. Y eso hace que para los que tengan la mente abierta, disfruten con esta película que trata, sobre todo, de él y las consecuencias de sus actos. Luke está más cerca del maestro Eraqus del Kingdom Hearts: Birth by sleep que de la leyenda del Universo Expandido.

La dirección y el guion de Rian Johnson salvan la película al dotarla de momentos que redondean El despertar de la Fuerza. Es más, la sensación que me queda es que si ahora volviese a ver el episodio anterior, me gustaría más por la evolución de los personajes presentados en aquel film de un J. J. Abrams quizás poco imaginativo por unos productores más deseosos de un bombazo seguro que de otra cosa. De ahí que ahora Rey (una maja Daisy Ridley) no me resulte una doña perfecta, que Kylo Ren (un Adam Driver más a gusto con su personaje) se haya desarrollado como ese cosplayer humillado que busca cambiar y Poe (el siempre estupendo Óscar Isaac) tenga más minutos sin perderse por alguna tontería argumental.

Y no, no hay nueva Estrella de la Muerte (aunque alguna mención hay, eso sí), aunque algo nuevo deberán pensar en la Primera Orden con un Snoke que da alguna sorpresa (Andy Serkis genial), un Domhall Gleeson como capullo nazi (ese Juas, digo Hux) y una Gwendoline Christie cuyo personaje puede que haya sido víctima de la mercadotecnia y no disfrutemos tanto de él por esa manía de esperar más por la campaña publicitaria que por otra cosa.

Rey durante su entrenamiento. Fuente.

La chispa de la esperanza

Hay varias tramas en las películas: el entrenamiento de Rey, la infiltración de Rose (simpática Kelly Mary Tran) y Finn (un John Boyega que intentar hacer algo más con su personaje) en Canto Bright, Poe y la Resistencia... Hay varios toques de humor (allá cada uno con lo amargado que esté o sea), momentos heroicos y conmovedores, como esas escenas regaladas a nuestra princesa Carrie Fisher que se la echa de menos, pero también a un Mark Hamill estupendo como Luke Skywalker. Y hay nuevos personajes (el "nervioso" DJ de Benicio del Toro, la heroica Laura Dern dando vida a una líder estupenda, Holdo), criaturas, monstruos, planetas y algún que otro maestro Jedi que regresa con su aspecto de las películas clásicas, mientras que deja claro que los maestros son aquello que llegan a ser sus aprendices. Todo ello con una estupenda fotografía y unos efectos especiales cumplidores que nos transportan hasta aquella galaxia muy, muy lejana que imaginó Lucas.

Y hay giros en su final (y un par de momentos inesperados) que sorprenden agradablemente y abren un nuevo abanico de oportunidades, gracias a que Johnson puede que haya contado con la libertad suficiente, la misma que no le ha hecho temblar el pulso al mostrar los nuevos poderes de la Fuerza (recordemos que esta ha "despertado" y que hace años que no sabemos nada de Leia y Luke, ¿por qué extrañarnos de que la Fuerza sea mostrada de otra forma? ¿Quizás porque cada uno se inventa su propia película de Star Wars en la cabeza?).

Finalmente, Los Últimos Jedi también es una película que trata sobre el legado y ser una chispa que encienda una nueva llama de la esperanza y eso es lo que significan los nuevos personajes. Nos guste o no. Leia así lo deja claro cuando dice que es Poe el que da las órdenes. Poe, Finn, Rey, Rose, BB8... Por mucho que amemos las películas clásicas (y estas nunca desaparecerán, por cierto), esta nueva trilogía es para una nueva generación representada con estos personajes; tenemos a Chewbacca, R2, C3PO, Luke, Leia..., pero ellas ya son el legado. No se preocupen. La fanfarria de John Williams (cuya banda sonora está muy bien) sigue siendo la misma, el opening crawl continúa emocionando tanto a la generación que ya tenemos una edad como a los más jóvenes y, si uno lo desea, puede volver a ser aquel crío que robaba la escoba a su madre y pensaba que era un sable láser mientras veía el sol ponerse. Star Wars seguirá viva, por mucho que los Jedi, los Sith o lo que sea, se acabe. Al fin y al cabo, nosotros somos Star Wars, para bien y para mal.
"The greatest teacher, failure is"

Kylo Ren consigue brillar en la película como lo que es: un niño que ha fracasado a la hora de usar la Fuerza. Fuente.

7 comentarios:

  1. Ya te comenté que vi la película, que me ha gustado mucho. Incluso encuentro que justifica El despertar de la fuerza, que la justifica.
    Los nuevos personajes tienen su motivación. Ya se explica la relación de Rey con la Fuerza, que ha permitido vencer a Kylo Ren. Personaje que muestra que tiene una motivación, que ya se insinuaba. Es más que un cosplayer de Darth Vader, incluyo llega más lejos. Snoke comete el error de subestimarlo. Y no lo contaré, pero eso se ha dado en las historias de los siths.
    Es magistral la conexión entre Rey y Kylo.

    También se destacan personajes como Rose, su ingenuidad inicial con Finn. Y luego se convierte en toda una heroina, con la secuencia del casino.
    Y también se muestra que las hazañas necesitan de sacrificios de vidas. Lo que Leia reprocha a Poe.
    Y la vicelamirante es un hallazgo.

    Lo de Benicio del Toro es un interesante aporte, es el personaje que ese actor puede hacer en esta historia. Y creo que es un ejemplo de giro argumental.

    A pesar de lo que desmitifica a la historia, lo que es un aporte al mito, hay esperanzas.

    Gran pelicula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yep, es los dos comentarios te he dicho que me alegro de que te haya gustado.

      Cuidado con los spoilers, que quizás haya alguien que todavía no la ha visto ;) Creo que han mejorado a los personajes de Rey y Kylo, que en la anterior no me convencían para nada.

      A ver qué tal la siguiente película y si mantienen lo bueno que han descubierto en esta. Crucemos los dedos, como digo más abajo.

      ¡Saludos! ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar
  2. Maldita sea Carlos, ahora me estpy planteando ver la anterior y ver la nueva en el cine, y no sé yo, le he dado muchas vueltas a ver esta trilogía y no me gustaría nada pasar un mal rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que, últimamente, no han sido buenos tiempos y el cine me despejó un poco. Quizás, hasta si me hubieran puesto "The Room", lo hubiese pasado bien. Sea como sea, "Los Últimos Jedi" me ha gustado.

      Ahora bien, para el Episodio IX vuelve J. J. Abrams y no sé si tendrá más libertad que con "El despertar de la Fuerza", que creo que es bastante irregular, pese a que esta secuela haya mejorado varias cosas que no me gustaron.

      Bueno, más allá de mi acto de maldad recomendándote la peli, te queda la posibilidad de ver las tres cuando estén en Blu-Ray y así no arriesgas demasiado, o probar e ir al cine con la nueva. T

      Crucemos dedos.

      ¡Saludos! ¡Y que la Fuerza te acompañe!

      Eliminar
    2. Me has hecho caer en el lado oscuro y he visto El despertar de la Fuerza y vaya una mie***. Huele demasiado a Episodio IV, también aporta algunas cosas nuevas como ese Finn que decide dejar la Primera Orden y mira eso me gusta, pero se desaprovechan tantas cosas, como Phasma; y me cago en la puta con el plagio de la estrella de la muerte, que por ser más grande no mola más leches, las de la trilogía original infundían más temor. Y bueno, he llegado a la conclusión de que a J.J.Abrams le viene grande el universo Star Wars y que es un director sobrevalorado, esta peli no sabe hacerla emocionante, se supone que es una peli de aventuras, pero resulta aburrida, lo único que me parece que destaca son las peleas de sable láser y los bichos tentaculares; con Super 8 le pasó algo así que aunque estaba bien no era gran cosa. Sobre vestuario, decorados, criaturas, todo muy bien, pero miedo me da que el mismo tío vaya a dirigir la IX.

      Esta semana iré a ver Los últimos Jedi, a ver que pasa.

      Por cierto, recuerdo que en tu crítica de El despertar comentabas que Kylo decía que Luke mentía sobre Vader o algo y no he visto nada de eso en la película.

      Eliminar
    3. Se me olvidaba decir que me alegro de no haberla visto en el cine ni haber pagado por verla, me parece una mala película de Star Wars; y de Rian Johnson me fío más por haber dirigido Los hermanos Bloom, que es una de mis pelis favoritas, pero no sé si es el más indicado para Star Wars.

      Eliminar
    4. Mi plan maligno sigue adelante pues...

      Lo siento. Que conste que te advertí de esperar a ver las tres seguidas. Sobre "El despertar de la Fuerza" fue un meh importante para mí. El problema que tuve con Finn fue que no quiere matar y en cuanto se pasa a los rebeldes, no duda en tomar un rifle y matar colegas. Quizás el tema del destornillador sónico me ha marcado demasiado.

      Phasma es una campaña de marketing. ¿Para qué crean a un personaje? ¿Para vender figuritas? En el nuevo universo expandido hablan de que es una especie de guerrera de una tribu, blablablá... En las pelis tiene una armadura chula. Y ya. Creo que Boba Fett funcionaba mejor por otras cuestiones, aunque sean acercamientos similares.

      Abrams... Durante tiempo pensé que era bastante limitado. Luego, he leído que en esta película tuvo a los productores y guionistas detrás de él todo el rato para apostar sobre seguro. No le justifica. Lo sé... Pero no sé como 22-11-63 le salió tan bien y aquí le salió esto. Y vuelve para el IX. Ñeee.

      Volviendo al tema de la mentira de Kylo... Ya no me acuerdo muy bien, pero puede que me refiriera a que es inconsistente que Kylo Ren adore a su abuelo si este se pasó al final al Lado Luminoso. Es un traidor. A menos que él se haya inventado que su abuelo no se pasó al Lado Luminoso y que Luke se inventó la redención de Vader. ¿Puede ser eso a lo que me refería?

      Sea como sea, la de Johnson me ha gustado. Que conste que vengo de donde vengo, que hace poco todo ha estado bastante mal y que ir al cine ha sido una vía de escape en ese instante de mi vida... Así que no me odies mucho.

      Y mírate The End of the Fucking World, que creo que te va a gustar. ¡Un saludo enorme!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.