31 de enero de 2018

Cinco cosas que he aprendido como escritor viendo Doctor Who

Todos podemos inspirarnos con libros, cómics, películas, canciones, videojuegos... y series como Doctor Who. De ahí este post que he preparado para todos los juntaletras y artistas en general. // Fuente de la imagen
En 2011 empecé a ver Doctor Who y se transformó en una de mis series favoritas, casi en un modo de vida (¿por qué decidir ser mediocre si puedes intentar ser como el Doctor, intentar hacer cosas buenas por los demás y cambiar tu mundo?). Tengo libros, temporadas, pósteres, pines, figuras de acción (ejem, muñecos)… Un montón de cosas del Doctor, pero una de las cosas a las que más aprecio le guardo es a un comentario que hice en una de mis novelas que duermen en el cajón: “esta historia necesita más wibbly wobbly, timey wimey”. Cualquier fan de la serie sabrá que me refiero a esas locuras de estructura de la serie. Al recordarlo, me he acordado también de cómo el Doctor siempre nos desafía y nos ofrece inspiración a los artistas.

El año pasado comencé a leer The Writer’s Tale, donde el showrunner de Doctor Who Russell T. Davies contó su experiencia en la serie, desde la resurrección de Doctor Who hasta su despedida y el comienzo de la era de Steven Moffat. Hablando de Moffat, hace poco han subido una entrevista donde habla de su trabajo y su marcha. En el libro y en el vídeo, ambos nos cuentan sobre su experiencia, sobre lo que hace grande Doctor Who, pero también de sus vivencias como creadores y lo que supone escribir y supervisar una gran obra de ficción que llega a todo el mundo.


Y mientras leía y escuchaba todo esto, recordaba todo lo que he aprendido de Doctor Who en estos años a la hora de escribir. Muchos pensarán que es imposible aprender algo de las series, pero gran parte de las técnicas que he adquirido a la hora de crear mis personajes, mis diálogos, mis mundos... nacen de mi pasión por obras como Doctor Who.

Por eso, y apoyándome en mi vivencia con mi saga publicada, que tiene mucho de Doctor Who (para que tengáis el ejemplo de cómo lo he puesto en marcha), me he decidido a escribir este post sobre cinco cosas que he aprendido viendo la serie británica sobre el Último Señor del Tiempo.

Doctor Who Tardis
¡TARDISFuente.

1. Toda historia depende del punto de vista

Steven Moffat dice algo sumamente interesante en su entrevista. Todos hemos visto grandes historias sobre catástrofes donde se usa el narrador omnisciente, que cuenta todo cronológicamente y con cierta objetividad. Bien, bien… Pero cuando ocurre una tragedia, nosotros nunca la experimentamos así: la experimentamos desde nuestro punto de vista. Y eso es enriquecedor. Puedes haber visto invasiones alienígenas, pero ¿cuántas como la vivida en Amor y monstruos, desde el punto de vista de un fan del Doctor? 

Puedes haber visto visiones del futuro donde la gente sigue viva a través de dispositivos móviles, pero ¿y si muere una persona cercana y es enviada a una especie de San Junipero? Eso lo vimos en el final de la octava temporada del Doctor (antes que en Black Mirror). Hemos visto miles de historias de la Segunda Guerra Mundial, pero ¿y si la vemos desde la perspectiva de una joven que protege a un grupo de niños huérfanos en Londres que están siendo perseguidos por una especie de pequeño zombi con máscara de gas y la pregunta: ¿eres tú mi mamá? ¡Puntos de vista! Imagina cualquier gran historia y cuéntala desde el punto de vista más inesperado o que mayor juego te pueda dar.

Entre Devon Crawford y los Guardianes del Infinito y Devon Crawford y los Hacedores de la Aniquilación, la primera y la segunda parte, hay una “entrecuela”, un pequeño libro que va entre ambos y comparte algunos personajes, pero ¿por qué no forma parte de la saga central, igual que pasa con la precuela de toda la saga que es El Tiempo del Príncipe Pálido? Pues, por ejemplo, por el punto de vista. Devon, Gwen y compañía no son las protagonistas absolutas, sino que vamos a parar al punto de vista del bueno de Dem, un chaval de unos treinta años, normal y corriente, que busca curro para ayudar a su madre y para sentir que hace algo con su vida; todo es horriblemente normal en su vida hasta que… cosas extrañas empiezan a ocurrir. Y me gusta su punto de vista, optimista pese a todo, terriblemente realista, y es por lo que la entrecuela se ha transformado en una de mis historias recientes favoritas (y falta la corrección, entonces odiaré la historia, al mundo y a todos, pero…).

Gif David Tennant
El maravilloso Doctor de David Tennant. Fuente.
2. Constante renovación. 

Y esta clave persigue a la serie desde 1963. Desde sus inicios, Doctor Who ha sido un derroche de aventuras, tonos, historias, personajes… Solo hay una cosa que no cambia y es la siguiente: Doctor Who siempre cambia. Desde la marcha de William Hartnell y la llegada del siguiente Doctor (y ya han pasado unos cuantos), la despedida de los compañeros, el fallo de la TARDIS, la aparición del coche del Doctor, el uso del destornillador sónico, el interior de la TARDIS… Todo se transforma, como en los cómics de Marvel, pero en vez de para mantenerse igual, en Doctor Who es para aprovechar y comenzar de nuevo. 

Cada temporada de Doctor Who bien puede ser una nueva serie y eso siempre engancha: el público veterano no se aburre y el que no la veía, se puede sumar. Hay riesgos, mucha gente odia Doctor Who por algún cambio: que si Peter Capaldi es mayor que Matt Smith, que si Joddie Whittaker es una mujer… Y yo digo: ¡el cambio hace a Doctor Who genial! Y tú dirás: ¿y cómo aplico yo esto a mi historia? ¡Pues no temas innovar! Cambia, juega con ella, haz maravillas, recréate en cada momento, inventa, añade cosas… ¡Que nadie te eche la bronca por crear! ¡Eres un artista! 

Siempre habrá alguna decisión polémica, pero si hay polémica, hay interés. Nadie se escandaliza por algo que no llama la atención. Ya seas el showrunner de Doctor Who poniendo una chica en el rol del Doctor, ya seas Anne Rice incluyendo Atlantis en sus Crónicas Vampíricas, ya seas Neil Gaiman matando al personaje que más adoras… ¡Haz lo que quieras!

En mi caso, como autor, Devon Crawford es mi primera saga publicada y, al tener gente que la ha leído, tengo la pequeña presión (mía, sobre todo) de no repetirme. La segunda historia no podía ir sobre lo mismo que Devon Crawford y los Guardianes del Infinito; irá sobre Devon creciendo y comprendiendo algo muy importante: que no se puede salvar siempre a todo el mundo. ¿Y cómo afrontas eso? Ese es el punto de partida (entre otras cosas). Pero antes de llegar a Devon 2, decidí contar una historia corta que se sitúa casi treinta años antes de Devon 1, y es El Tiempo del Príncipe Pálido. Hay algunos personajes comunes, es el mismo mundo, la misma ciudad… Pero muchas otras cosas son diferentes. Podría haber pasado de esa historia, pero quería hablar de las hermanas Barlow y de cómo Aurora se convirtió en la custodia mucho antes que Devon. Me gustaba el rollo de los ´80, el fin de la juventud… y la nostalgia. La conté, fui al grano y leí muchos buenos comentarios: en uno de ellos decían incluso que era mejor leerla antes que Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, ¡y eso que ambas son “autoconclusivas” para ser una saga! ¡Me gustó leerlo! ¡Hay que atreverse!

jodie doctor who
¡Todo debe renovarse! Fuente.

3. Wibbly wobbly, timey wimey!

¿Recuerdas Parpadeo? En ese capítulo, Steven Moffat nos hizo temer a las estatuas de ángeles, pero también nos entregó una pieza de ficción que no solo era terrorífica, sino que jugaba perfectamente con los puntos de vista, el tiempo y la estructura. Ya había tocado ese tema en La chica de la chimenea, y lo volvería hacer con el final de temporada de la quinta (la Pandorica) y con toda la sexta (la regeneración del Doctor). Sí, el propio Moffat dice que cuando la serie se ha vuelto difícil de seguir por estas cosas, él dice que la fastidió; pero hay muchas grandes historias de Doctor Who que lo son por cómo están contadas, más allá de su atmósfera de tragedia o cuento de hadas, de aventuras o ciencia ficción, mover un punto de una historia puede ser genial. No hablamos solo de empezar in media res, sino pensar en tu argumento y decidir, ¿por qué punto sería más interesante comenzar?

Recientemente, cuando estuve escribiendo Devon Crawford y los Hacedores de la Aniquilación, surgió el terrible inconveniente de que había escrito cincuenta páginas solo para presentar a los nuevos personajes, la estancia en el instituto, los profesores… ¡Y no había arrancado de verdad la historia! Todo un fastidio, sobre todo porque quería que desde el primer capítulo pasase algo. Entonces decidí “hacer un Doctor Who”. Comencé la historia destruyendo el mundo (así, desde ahí, todo debe ir “hacia arriba”) y decidí jugar con toda la información que ya había dado en el primer borrador, mientras iba hacia delante. ¿Resultado? No me aburrí yo (porque me desafié a cambiar las cosas y jugar de un modo poco habitual) y espero que no se aburran los lectores: porque tendrán toda la información mientras avanzan... y porque cruzo los dedos y ruego a los dioses primigenios...

Doctor Who John Hurt
John Hurt como el DoctorFuente.
4. No abuses de tu viejo catálogo: 

Moffat lo dice así cuando habla de cómo Mark Gatiss: no abuses de tu viejo catálogo. Su compañero guionista en Sherlock le dijo que crease algo nuevo para el cincuenta aniversario de Doctor Who y no se conformase con lo que ya habían hecho él, T. Davies y el resto de creadores de Doctor Who. Por mucho que el cincuenta aniversario no me parezca del todo redondo, Moffat metió una idea muy interesante: que hubo un Doctor desconocido, el Doctor de la Guerra de John Hurt y esa idea es realmente sorprendente y llena de posibilidades.

Doctor Who hace constantes guiños al pasado que hacen las delicias de los fans, pero que no impiden que la serie siga adelante y se transforme en la favorita de los nuevos seguidores. Eso es aplicable también a nuestro trabajo como escritor. No debemos repetirnos como juntaletras. No debemos tocar siempre las mismas notas para que todo sea seguro. ¡Somos creadores! ¡Creemos! Nos equivocaremos muchas veces, pero sería terrible escribir siempre lo mismo, como Bart Simpson en la pizarra, ¿sabes?

Es un auténtico reto, que supone además tener que terminar todas tus historias para que los temas no se repitan de una a otra. Siempre que dejamos una historia sin acabar, la siguiente que empezamos, queramos o no, repite cosas de la anterior. Y, aún así, siempre habrá temas comunes como todos esos escritores y fans del rock que protagonizan las novelas de Stephen King.

doctor-who-peter-capaldi
Malditos riñones... Fuente.

5. Corta y cambia, deja historias en el cajón. 

Russell T. Davies hablaba en su libro de su idea para incluir a J. K. Rowling en el especial de Navidad de Doctor Who y cómo al final dejó esa premisa en el cajón. 

Steven Moffat habla de cómo hubiera empezado su era si David Tennant hubiese continuado como el Doctor, y también habla de una versión alternativa del cincuenta aniversario donde Clara debe rescatar al Doctor tras haber desaparecido en su línea temporal (y este sobrevive como diferentes formas de ficción). 

Me parecen tres ideas absolutamente extrañas y absolutamente geniales que me hubiera encantado ver en la pequeña pantalla…

Pero, por un motivo u otro, los creadores decidieron desestimarlas. ¿Y qué pasa con esto? Que muchas veces ellos recortan escenas, tiran líneas argumentales, escriben y reescriben, ¿para qué? Para dar lo mejor de sí mismos. ¿Por qué entonces nosotros vamos a temer cortar una escena o un personaje? ¿Por qué vamos a temer dejar una novela en el cajón? ¿O desestimar una idea que nos encanta a cambio de otra más lógica?

Por poner un ejemplo, tengo archivos y archivos con escenas cortadas de Devon Crawford y los Guardianes del Infinito y El Tiempo del Príncipe Pálido. Pronto se añadirán más de la entrecuela sin título y de Devon Crawford y los Hacedores de la Aniquilación (es más, de esta tengo eliminada una primera versión). ¿Eso me hace rendirme? No, me hace pensar que los recortes han sido para mejor en muchas ocasiones. ¿Esas ideas que he guardado nunca serán rescatadas? No, pueden volver y de algún otro modo sorprendente. ¡El poder de las historias es que estás siempre vuelven!

Doctor Who Matt Smith
Una historia puede volver y decirte esto. Créeme. Fuente.

Y hasta aquí, algunas de las cosas que he aprendido de Doctor Who como escritor. Podría citar muchas más (como su maravilloso uso de la diversidad, las diferentes subtramas, el pasado del gran héroe que conocemos poco a poco, su reinvención de distintos géneros…), pero creo que podemos dejarlo para futuras entradas. 


Lo que sé es que el Doctor ahora nos animaría a seguir escribiendo, a continuar creando ficción con esa TARDIS que es nuestra imaginación, así que ya sabes, juntaletras, allons-y!

Recuerda que...

2 comentarios:

  1. Te recomiendo el cuento Nicho en el tiempo, de William Temple. La historia te va resultar conocida. Hay un viajero en el tiempo que lleva Van Goh a ver la repercusión que tendrá su obra.

    Lo primero que conocí fue la películla en el medio entre las dos etapas, con Eric Roberts como The Master.

    Me gusta esta entrada, con esos elementos de ficción que la serie ha desarrollado tan bien, con algunos capítulos fallidos. Es una serie que tiene buenos especiales de navidad. Y eso no es poco.

    El cambio es lo constante, pero se mantiene un estilo. A lo largo de las encarnaciones, con distintas personalidades, está claro que se trata de El Doctor. Y está el tema del fixit to rol. La actriz que interpreta a la primera encarnación femenina tiene algo de parecido físico con anteriores actores.

    ¿Por que atraen tanto personajes que se sabe que van a dejarnos en algún momento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos atraen porque sabemos que los vamos a echar de menos cuando se vayan. Pienso que hay cierta vena masoquista en ello, pero es inevitable en cuanto a nuestra naturaleza.

      Me alegro de que te haya gustado este post. ¡Un saludo enorme!

      Eliminar

Puedes comentar mediante nick, anónimamente o con tu cuenta de correo o similar. No almacenamos ninguna información.

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

No se recopilan datos de los usuarios. En el formulario de contacto y Newsletter se pide el correo electrónico del usuario solo como forma útil de enviarles una respuesta o el e-mail. Para darse de baja, escriba a elantrodelosvampiros@gmail.com.

Con la tecnología de Blogger.