2 de enero de 2018

Black Mirror (4x04): Hang the DJ, amar en los tiempos de las apps

¿Podemos elegir a quién amar? Fuente.
Cada vez que se estrena una nueva temporada de Black Mirror, siempre surgen voces que afirman que Charlie Brooker es el equivalente al anciano que gritaba a las nubes de Los Simpson: un pesimista irremediable que se queja de cualquier cuestión que consideramos un avance. Y sí, se obvia que la ciencia ficción es una metáfora del ahora, que trata de los problemas de hoy situándolos en el contexto tecnológico del mañana y que Brooker acierta de pleno en la deshumanización. Sin embargo, desde que la serie ha dado su salto a Netflix, Charlie Brooker ha demostrado, con capítulos como San Junipero o este Hang the DJ, que sabe ver más allá de la oscuridad de la distopía.


Hang the DJ aborda un mundo controlado por el Sistema, que elige mediante un algoritmo quién será tu próxima pareja y durante cuánto tiempo (vaya, como esas redes sociales de buscar tu "media naranja"). Dos de sus participantes son Frank y Amy, que solo tienen un par de horas para estar juntos y varios años para lamentarse de no haber podido seguir juntos, hasta que vuelven a encontrarse y tomarán una decisión.

Más allá de su atractiva premisa, el capítulo consigue que empaticemos con el torpe de Frank y la mágica Amy en un mundo donde los datos y las estadísticas lo son todo. Brooker no sacrifica la crítica de esa sociedad donde la gente apenas sabe interactuar ni donde el amor y el sexo se venden como un trámite, pero la luz de Frank y Amy conducen todo el episodio hasta un giro final con el que Brooker nos sorprende con su piedad hacia los personajes. Hay humor, hay drama, hay incertidumbre y... hay algo de esperanza tras ese colosal muro y los mensajes de un cacharro. Como la vida misma.


Gran parte del mérito está en la química del reparto, con Georgina Campbell y Joe Colle como la pareja, y en la dirección, con un Timothy van Patten que saca todo lo mejor de la historia de Brooker, apoyándose en una estupenda fotografía y en la absorbente música, rematada con el tema Panic de The Smiths, el cual da título al episodio.

Sí, con Hang the DJ seguimos estando en una serie que refleja lo más oscuro de nosotros mismos, pero, a veces, hay un leve parpadeo de luz y de eso va este capítulo: sobre querer a alguien lo suficiente como para rebelarte novecientas noventa y ocho veces, ¿y sabéis? Eso siempre vale la pena.

3 comentarios:

  1. Cuando lo vi pensé que iba a ser mi favorito de esta temporada, pero me gustó más el de Museo Negro. Ahora a esperar a que digan si harán más capítulos o no.

    Por cierto, entiendo que la serie no le guste a todo el mundo, pero no entiendo a los que la malinterpretan y dicen cosas como que se sataniza la tecnología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, se me olvidaba decir que Georgina Campbell me sonaba de algo y es que sale en la tercera temporada de Broadchurch, no sé si viste más aparte de la primera temporada, pero te la recomiendo porque la serie está muy bien de principio a fin (y si sigues teniendo Netflix puedes encontrarla ahí).

      Y aún no he leído las entradas que has ido escribiendo de Hellboy porque antes me gustaría releerlo, pero sería en un futuro lejano.

      Eliminar
    2. Voy a verme ahora Black Museum siguiendo tu recomendación. Ya te comentaré lo que me parece. Por ahora, Hang the DJ me ha gustado mucho. Aunque sé que hay cierto "orden" en las temporadas, para mí Black Mirror es como una antología de relatos y salto de uno a otro sin motivo aparente o por recomendación, así que de ahí que empezase por el cuatro, del que hablaban muy bien (aunque no sabía ni la sinopsis).

      Con el comentario de apertura de la crítica, me refería a la gente ingenua que solo ve lo positivo de las redes sociales, por ejemplo. Entre el que se cree gurú de las redes y la tecnología y el pensamiento de Brooker, me temo que soy más de la postura o el tipo de historias de Brooker.

      Ojalá sigan sacando más temporadas. Es una de mis series favoritas y Netflix tiene muchas grandes ya en su catálogo, como Broadchurch. Comencé a verla, pero se me terminó Netflix... A ver si pronto...

      Sobre Hellboy, me vi una de las pelis animadas hace poco. A ver si saco tiempo y publico por aquí qué me pareció. De todos modos, más allá de sesudos análisis, mis comentarios sobre Hellboy son en plan "cómo mola esto, maldita sea".

      ¡Un saludo y gracias por los comentarios!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.