5 de enero de 2018

Black Mirror (4x01): USS Callyster, el fandom: la última frontera

Fuente.

El espacio: la última frontera. Así comenzaban los capítulos clásicos de Star Trek y no nos extrañaría que lo mismo ocurriese con Star Fleet, esa versión mordaz con la que nos obsequia Charlie Brooker, en pleno subidón de desmitificación y rabia de la que suele hacer gala. En esta ocasión, no solo para alertarnos de los peligros de la tecnología, sino para jugar con ella y retratar la toxicidad de la que se ha impregnado el fandom en los últimos años. Solo hay que mirar alguna web sobre películas basadas en cómics, los comentarios de alguna red social sobre películas de género fantástico o naufragar en el territorio de los grupos de fans (que los dioses no lo quieran) para darnos cuenta de que, más allá de lo bueno que puedan ofrecer, siempre habrá alguien que se comporte como un idiota, tenga comportamientos dignos de megalómano o crea que el resto debe "jugar" según lo que ellos quieran. Basura, vaya.

En USS Callister nos encontramos con dos mundos: el universo online de un videojuego en línea, el Infinity, habitado en un microcosmos por los enemigos de su creador Robert Daly (obligados a fingir que están en una serie de ciencia ficción de los '60) y la triste realidad, donde Daly es un donnadie que ha tenido que crear un universo a su imagen y semejanza, pese a su increíble genio. No obstante, la nueva de la empresa y de la nave, Nanette, buscará un modo de rebelarse.


¿Recuerdan Where No Fan Has Gone Before, el capítulo de Futurama donde los personajes se veían mezclados con los héroes de la serie clásica de Star Trek y eran obligados a interpretar a sus personajes? ¿Recuerdan la simpática Galaxy Quest? Pues USS Callister recoge mucho de eso bajo el prisma de Black Mirror y en este ejercicio de metaficción es una lástima que no se aproveche también para hacer autocrítica, porque los creadores son los primeros que cogen personajes, actos, conductas u otras series (en este caso, Star Trek) para concebir nuestros propios mundos y hacer con ellos lo que quieran, tal y como hace Daly

Pese a algunos toques de oscuridad, como la "monstruificación" de los que se rebelan o el destino del pequeño Tommy, USS Callister es un capítulo extrañamente optimista, aventurero y con altas dosis de humor. Es excéntrico, histriónico y divertido en ese goce friki del que hace gala a la hora de jugar con el mundo nerd y con una referencia de este como es Star Trek. Puede que hubiera sido mejor si no fuera tan visceral o peliculero en algunos momentos (aunque ahí está el juego metaficcional), pero hasta el capítulo más regular de Black Mirror sigue siendo un buen divertimento.

Puede que el espectador quiera engañarse, puede que quiera sentirse presa de la tensión de las últimas escenas pensando que Black Mirror siempre nos da finales pesimistas y terribles, pero este capítulo va de otra cosa... Salvo que pensemos una cosa: seamos sinceros, solo alguien muy optimista o alguien que nunca haya jugado a un juego masivo online, pensará que el final es piadoso. Créanme, pasarse toda la eternidad rodeado de niños rata puede ser uno de los peores castigos que Charlie Brooker le haya dado a sus personajes. Es más, casi parece más piadoso el final que recibe el capitán Robert Daly. El fandom: la última frontera... La que seguramente no querrás cruzar.

P.D.: Atentos a la minireunión de actores de Breaking Bad, no solo con el protagonista, sino con la voz del gamer del desenlace, que no es otra que la de Aaron Paul, nuestro Jesse.

6 comentarios:

  1. He visto gran parte de lo que mencionás. No ese capítulo de Futurama.
    Así que parece interesante.

    Ya te comenté que vi el episodio VIII de Star Wars y me gustó. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es uno de mis favoritos de Futurama ;)

      Sí, ya vi que habías visto Star Wars. Te comenté que me alegraba de que te hubiera gustado.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Me encanta ver como analizas los capítulos de Black Mirror.
    Este en especial (el único que he visto de la 4ª temporada), me ha parecido bastante flojo para lo que suele ser Black Mirror. Es entretenido, sí, me lo pasé como un niño viéndolo, y ni si quiera soy fan de Star Trek (supongo que un fan de verdad lo habría disfrutado más), pero no me pareció que fuera demasiado crítico... desde luego, otros episodios de la serie me han hecho pensar mucho más. Aún así creo que la idea de parodiar Star Trek ha sido muy acertada, aunque podría haberse llevado mejor.
    En fin, habrá que ver por dónde tira la temporada.

    Un abrazo ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A falta de ver "Cocodrilo", de esta cuarta temporada mis favoritos han sido "Hang the DJ" y, más abajo, "Black Museum". "Metalhead" es un poco... ñe y "Arkangel" está interesante, aunque podría haber sido más "traumático". Este "USS Callister" ha estado divertido, pero creo que culpa demasiado al nerd de que lo sea (no culpa al resto, los "normales" que son los héroes de la jugada) y queda como un capítulo de "Black Mirror" que no parece de "Black Mirror" en algunos momentos, con esos instantes peliculeros.

      Gracias a ti por comentar la entrada y por leer esta "recapitulación", je, je. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. ¡Hola Carlos!:

    Cuánto tiempo sin pasar por aquí. He tenido un parón importante en blogger pero este año mi primer propósito es el de volver a este mundillo que tanto me llena y donde tan a gusto me siento. ¡Espero cumplirlo!

    No he tenido tiempo para nada, así que en este descansito de estudiar que he hecho voy a cotillearte un poco el blog para ver que has estado haciendo. Veo que coincidimos en algo: hemos gastado parte de nuestro tiempo en ver Black Mirror, y es que cómo resistirse a ver semejante serión por muy poco tiempo que uno tenga.

    USS Callister puede ser que no haya sido de los mejores capítulos de la serie, pero mi parte friki la disfrutó tantísimo... La parte “virtual” era como una cutre-serie/película de ciencia-ficción, y ese es uno de mis guilty pleasure. Creo que la reflexión sobre donde está la línea entre lo virtual y lo real ha estado sobre la mesa desde sus inicios y, aunque en este episodio se trate de forma superficial, da mucho que pensar y recuerda, por suouesto a los juegos online; Daly es el niño rata en potencia xD

    En definitiva, Black Mirror siempre sabe como coronarse y hasta de los capítulos menos buenos sacamos buenos momentos. Seguiré leyendo tus reseñas del resto de capítulos ;)

    ¡Un saludo enorme y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari

      Muchas gracias por pasarte por el blog. Te deseo lo mejor para este año y para la andadura que comienza, ya sea dentro o fuera de los blogs.

      Me queda "Cocodrilo", espero verlo en unos minutos e ir publicando las reseñas de esos capítulos que faltan en los próximos días. Por ahora, mis favoritos: "Hang the DJ" y "Black Museum".

      Estoy de acuerdo con lo que comentas: aunque haya sido más superficial, tiene muchos toques buenos y me lo pasé bien viéndolo. A ver qué tal "Cocodrilo".

      ¡Muchas gracias por tu comentario! ¡Un saludo enorme!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.