12 de noviembre de 2017

Diez años desde que escribí... El Regreso de los Vampiros

Sí, este va a ser un post sobre vampiros y vamos a darle un poco más de sentido al título que lleva este blog desde hace nueve años. Fuente.
2007 fue el año en que empecé a vivir entre muertos, monstruos, vampiros y sombras. Fue el año en que empecé a escribir mis primeras historias y empecé a comprender el mundo, más o menos, como lo comprendo ahora. Y nunca dejaré de dar gracias por todo lo que viví aquel año.

Era un quinceañero y no sabía lo que hacía... Esa frase podría servir perfectamente para intentar buscarle una excusa a un crimen o una primera novela (que podría ser básicamente lo mismo que un crimen). En mi caso, hace ya más de diez años, en el verano de 2007, escribí El Regreso de los Vampiros (que sé que no es un título demasiado llamativo y que debería tomar otro nombre en el futuro si decido reescribirla).

En el verano de 2007 tenía casi los dieciséis y, como todos los chavales de dieciséis años, estaba perdido (si tú no has estado perdido a esa edad... o no sigues perdido, no me caes bien... No te preocupes, sé que yo a ti tampoco). Me comenzaba a gustar ese tipo de música que a nadie a mi alrededor le gustaba. Leía cómics y más cómics de autores como Alan Moore. Me perdía en foros. Buscaba sobre movimientos como el punk, los góticos, etc. Podríamos decir que ese lado "oscurillo" iba surgiendo como queja de todo lo que no me gustaba. Decir que era anarquista me hacía sentir bien. Si de algo me he dado cuenta es de que la adolescencia es ese período donde buscas la diferencia para ser igual a muchos que son menos que la mayoría (y sí, suena a trabalenguas).

El origen de los vampiros

En ese verano conocí a una amiga que ya estaba en medio de ese mundo (o submundo). Era universitaria y nos conocimos hablando de Harry Potter. Y luego, hablábamos sobre cómics. También hablábamos sobre música. Y sobre cualquier cosa. Cuando estás perdido, puedes encontrar a gente que también lo está (y eso puede ser un consuelo). Y ella era una colgada de los vampiros (puntualización: porque los murciélagos cuelgan boca abajo, ser un colgado de los vampiros, como yo lo soy desde entonces, debe ser algo similar a un halago). Para mí, por aquel entonces, los vampiros eran monstruos sin más, que molaban un poco por Buffy, cazavampiros, pero nunca había escrito sobre ellos hasta entonces, que ella me convenció en una de aquellas largas llamadas telefónicas de que también tenían alma y eran personajes interesantes.

Por aquel entonces, yo había escrito la historia de Superhéroes, de la que ya os he hablado, y decidí comenzar mis primeras historias de terror y así surgió El Regreso de los Vampiros. ¿De dónde regresan los vampiros?, os preguntaréis. Y debo decir que... Hurm... No lo sé, quizás de ese letargo que parece que guardan algunos "oscurillos" (que tengo comprobado que surgen cada diez años; en serio, los góticos, punks y demás desaparecen durante un par de años donde vivo y, diez años después, resurgen de sus cenizas... Nunca mejor dicho). No sé muchas cosas de cómo emergió aquella historia (o no las recuerdo), pero el regreso fue la primera vez que escribí sobre ellos.

Recuerdo madrugar en verano (¡en verano!) solo para buscar información sobre vampirismo, novelas, relatos, películas... Sí, un verano loco, lo sé. Perdonadme... Y recuerdo que aquella amiga roleaba conmigo y me daba parte de la inspiración para aquellas historias. Una tarde me dejó dos libros, uno sobre la evolución del mito del vampiro a través de los libros y el cine, y otro que era una antología donde por primera vez pude leer a Edgar Allan Poe, Carmilla de Joseph Sheridan Le Fanu y tantos otros cuentos que fueron entrando en mi ADN por ese tiempo. Más tarde, ese mismo verano, incluso llegaría a leer Crepúsculo (oh, oh...) y... no me desagradó (tenía dieciséis años, no sabía lo que hacía... Bah, ¡dejadme en paz! ¡RIP!).

Así que julio y agosto bastaron para que escribiese las dos primeras novelas de una trilogía que quedó inconclusa. Eh, ¿curioso? Empiezas algo cargado de sueños e ilusiones y descarrila por el desierto de lo jamás cumplido. La metáfora perfecta de la vida. Puede que se deba a que El Regreso de los Vampiros fue escrita con más pasión que seso (como la mayoría de mis historias) y lo hizo almacenando historias de terror, leyendas urbanas y todo ese tipo de cosas que empezaron a gustarme. La fascinación hacia grupos como Evanescence, Nirvana, los Rolling Stones o Marilyn Manson, a los que con el tiempo añadiría a otro grupo que aún me sigue encantando My Chemical Romance (¡cuyo The Black Parade acaba de cumplir once años!). La música, el cine, los cómics, las novelas... fueron el combustible, junto a la ilusión, de aquellas primeras historias donde mezclaba a adolescentes con monstruos, sueños con pesadillas, promesas con crueldad... ¿Y sabéis qué? Fue maravilloso.


Siguiendo a los monstruos

No había leído lo suficiente (ni me importaba mucho) para escribir con ganas, con mucha ilusión, páginas y más páginas donde iba aprendiendo sobre la marcha, sin gurús literarios ni andamiajes. Estaba lo suficientemente loco como para publicar sobre la marcha, sin más, con el calor febril de la creatividad desmedida (y quizás es la explicación por lo cual era tan prolífico en aquellos tiempos). A escribir se aprende leyendo, pero también escribiendo y terminar aquellas primeras historias, aquellos capítulos, por abruptos que fueran, me ayudaba a descubrir en qué consistía todo esto. Ver cómo las horas desaparecían era la confirmación de que la escritura se termina alimentando de tu tiempo, como un vampiro de tu sangre, y es un sacrificio que merece la pena si alguien como aquella amiga colgada de los vampiros, una de mis primeras lectoras, disfrutaba de aquella historia llena de clichés, erratas y también de ilusión por las vacuas esperanzas convertidas en cenizas. Aprendí mucho (a hacer mis primeras escaletas, a documentarme sobre crímenes reales y fantásticos, a apuntar ideas, a buscar crear misterios)... y disfruté. Nunca lo lamentaré. Aquellos personajes, que tanto tenían de mis amigos, de mí, de la gente que veía vagabundear por la ciudad... todo aquello se quedó para siempre grabado en mí, como un tatuaje, como tinta en mi propia sangre, y quizás es que la vida no deja de ser el tatuaje con el que nos presentamos a la muerte.

El Regreso de los Vampiros trata sobre gente como tú o como yo, metida de por medio en venganzas entre vampiros, guerras entre los hijos de la noche, asesinos en serie, leyendas urbanas que se vuelven realidad y todas esas cosas que merecen la pena. Más allá de la sangre y la malicia, más allá de todo esto, habla sobre la rabia de ser adolescente, sobre no entender nada, sobre odiarte a ti mismo, sobre lamentar lo que eres y en lo que te convierten. Sobre la duda de no saber quién serás. Sobre no soportar todas esas altas esperanzas que hay encima de ti o esa idea que cruzaba mi mente por aquel tiempo: que nunca llegaría a los veinte, que moriría antes de todo eso. Habla sobre marginados, sobre monstruos. Habla sobre lo que viví y lo que he vivido. Y sigue gustándome con esa sonrisa cómplice de los "delitos" juveniles.

Nunca terminé esa historia, ya os lo he dicho, y fue porque... pues... Nunca lo he sabido muy bien. Sé que en Navidades de 2007 seguía paseando por aquel mundo (mientras escribía microrrelatos sobre jóvenes suicidas en Navidad. Y mi profesora, Magnolia, nunca me miró mal por ello, ¡gracias!), pero todo aquello era demasiado oscuro para mí... y escribí las primeras páginas de algo que sería más oscuro y que retomaba una historia que pensé en 2006: La Historia. También se cruzó por el camino un pequeño experimento fanfic que fue mi guion para una hipotética película de Saw (y ahora me pongo rojo de vergüenza).

Sobre El Regreso... Para mí... Ya no significaba nada sufrir por aquellos personajes o... no lo soportaba. Más de una vez he dicho que si no seguí escribiendo historias de "terror" tras Hollow Hallows era por lo deprimentes que eran para mí como persona (asesinatos, sangre, maldiciones... esas cosas se acaban metiendo en mi cabeza y me cuesta salir de ellas). Otras historias aparecieron en el horizonte y la guerra entre vampiros ya no me pareció tan interesante o yo no era tan interesante para ella. Me gustaba más hablar sobre marginados, quizás, que sobre grandes causas vampíricas (y no, la donación de sangre no es una de esas causas).


Lo que vino después

Me he percatado con el tiempo de que mucha gente recuerda con cariño esta época (de 2006 hasta 2009 o por ahí) y si yo viajase en el tiempo y se lo dijese a mi yo del pasado, lo más seguro es que el simpático Carlos de quince, casi dieciséis años, me partiese la cara, pero eso significa hacerte viejo: guardar cariño y nostalgia por cosas que incluso no te gustaron del todo cuando las viviste o que llegaron incluso a doler, pero te descubrieron con el tiempo mundos increíbles dentro de las palabras. Ahora guardo cariño a aquellos días documentándome, a aquellas noches corrigiendo, a aquellas mañana colgando mi historia en mi espacio de MSN (¿POR QUÉ ME HE VUELTO TAN VIEJO?)... y también a aquella época visitando estudios de tatuadores (y nunca haciéndome ninguno, solo acompañaba), yendo a tiendas de ropa para heavy, punk y góticos, viendo por primera vez Entrevista con el Vampiro, destripando los cómics de Alan Moore, comprando mi primer disco de música (de segunda mano)... ¡Holly Wood (In the shadow of the valley of death) de Marilyn Manson!, o revisitando Pesadilla antes de Navidad después de mil años sin verla (desde mi infancia). Guardo cariño a muchas cosas que me acompañan desde aquel tiempo y sé que a veces hablo de ellas por el blog sin que parezca que vengan a cuento, pero realmente, sí lo hacen, son como cenizas que, a veces, trae el viento del recuerdo.

Sin El Regreso de los Vampiros, jamás habría escrito La Historia, que me llevó desde finales de aquel 2007 hasta 2009. Espero el próximo año escribir sobre ella un post como este (¡y deseo que algún día podáis leerla!); seguro que acabaré escribiendo un montón, porque ¡viví tantas cosas a partir de esa novela! Más de tres mil páginas (¿de dónde demonios saqué tiempo para aprobar bachillerato y sacar esa novela adelante?) de las que he reescrito los dos primeros actos y he dividido el tercero en dos para tener más tiempo. Esa sí está terminada, aunque siempre reescribo y empiezo de nuevo el tercer (y ahora cuarto) acto y esa fue la primera gran historia de la que realmente estuve orgulloso, la que sigo pensando y deseando que salga publicada algún día, la que pienso que es la historia que querría que quedase tras de mí cuando ya no esté. Sin ella, ni siquiera creo que este blog se llamase El Antro de los Vampiros y Otros Monstruos. Y no habría surgido sin El Regreso de los Vampiros.


¿El Regreso del Regreso de los Vampiros?

Con las relecturas (aunque realmente, puede no la haya leído en serio desde entonces), me he dado cuenta de que El Regreso más que una novela, era como un enorme esbozo a modo de resumen de una historia mayor. Sé que si algún día la escribo, deberá ser algo más y no me importaría que la trilogía se convirtiese en una sola novela o... a saber. Hasta que no me zambulla en la reescritura, no lo sabré.

Sé, a la vez, que estas primeras historias tienen cierta magia que te hace pensar en si no te las cargarás al cambiarlas. Sé también que mucha gente preferiría la primera versión, más corriente, a lo que podría escribir ahora, que he leído, visto y vivido más cosas.

No importa... A finales del verano de este 2017, estuve leyendo Drácula y me acordé mucho de esta historia. Encontré entre las páginas del ejemplar de la biblioteca un par de hojas manchadas de sangre (esto es real) y eso me hizo pensar en cómo con El Regreso de los Vampiros intenté mezclar realidad y ficción. Apunté algunas ideas para volver a escribirla como una historia de misterio donde el tiempo ha pasado como en la realidad, pero esa... como ya he dejado caer, es, precisamente eso, otra historia.

Como ya he dicho, el balance es positivo. Miro hacia detrás y sé que sin El Regreso de los Vampiros no habría escrito La Historia. Sin La Historia, no me hubiese a puesto a escribir sobre superhéroes abortados y sobre cuentos que volaron hacia diversas revistas. Sin esos ejercicios literarios, jamás habría llegado a escribir Hollow Hallows. Sin la experiencia de Hollow Hallows, nunca habrá vivido todo lo maravilloso que me ha traído Devon Crawford y los Guardianes del Infinito ni El Tiempo del Príncipe Pálido, que se ha convertido en un ejemplo de mi lado más "oscuro"... y el más fantástico. Sin todo eso, no habría podido conocer a docenas de lectores ni habría podido visitar otras islas ni conocer a jóvenes que también escriben sus primeras historias como yo lo hacía hace diez años. Sin estas historias, no sabría lo que es vivir sin saber que cada nueva respiración es un paso hacia tu tumba.



Para terminar... Si tienes ahora quince o dieciséis años (o por ahí) o tienes más, pero alguna vez escribiste o quisiste escribir algo durante tu adolescencia o más allá de ella, quiero decirte que escribas. ¡Hazlo! No te rindas sin más. No pienses que al mundo le sobran historias, porque no es así (¡ni por asomo!). No pienses que lo que haces no servirá para nada. No pienses que solo estás metiendo la pata. No pienses que será la última historia que escribas. No pienses en lo que la gente pensará de ti por lo que escribas. No pienses en si lo haces bien o mal. No pienses en lo que digan los gurús literarios. No pienses en si podrás vivir de ello o no. No pienses si no quieres. No me hagas caso si no quieres. Solo te deseo, con una sonrisa cómplice, que, ojalá, escribas y yo pueda leerlo y tú puedas sentirte tan agradecido como yo me siento ahora. 

Tendría que dar las gracias a aquella amiga que me hizo comprender a los vampiros. Tendría que dar las gracias a las personas que me echaron una mano para salir de cualquier pozo donde cayese. Tendría que dar las gracias a todo lo que viví aquel verano que me convirtió en el juntaletras que soy. Y lo que vino después.

Como decía, nunca dejaré de estar profundamente agradecido por todo ese tiempo entre vampiros y monstruos, entre sombras y muerte, entre páginas en blanco y tinta.

8 comentarios:

  1. Hace 12 años que me creé a mi mismo como El Demiurgo. Como una creación imperfecta, esos años equivalen a más años humanos. Así que entiendo lo del aniversario de tu blog.
    Y te felicito por la constancia con tu blog, el haber llegado a 10 años.
    Entiendo esa incomodidad. Creo que es algo que, curiosamente, se puede agradecer. Otra vez no, pero es una actitud ante el medio, el no querer cambiar para ser como otros es el principio de la creatividad. O tal vez se busca algo para expresar esa incomodidad.
    Otra curiosidad es que a veces se encuentra un grupo de pertenencia, una afinidad entre quienes no se han cambiado para ser aceptados.
    Me gusta lo que contás sobre tus comienzos. Es interesante lo que plantea en tu esbozo de historia. ¿Que es ser un joven vampiro sino ser alguien que no está adaptado a este mundo de humanos? Tal vez hasta ser un adaptado entre vampiros, extraño entre extraños. Me parece que es una historia que podrías retomar, ahora con más experiencias en escribir. El título no está mal. Creo que retorno quedaría mejor que regreso. Es un sinónimo que suena más misterioso, más de una ficción.

    Que sigas con tu blog y con tu carrera literaria.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que el Demiurgo lleve tanto tiempo en activo y aprecie la creatividad que le rodea y que busca.

      Pienso que la diferencia es un regalo. No sé si has visto el final de la primera temporada de Penny Dreadful, pero en ella le preguntan por si acepta ser normal... Y antes de que responda, fin.

      Sobre el regreso, me apunto lo de retorno. Nunca se sabe hasta dónde nos puede llevar una historia. :)

      Muchas gracias y espero que tú también sigas con tus cómics y tu creatividad. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. ¡Hey!

    ¿Qué tal todo?

    Diez años... Cómo pasa el tiempo. Yo por esa época no te conocía, pero ya empezaban a gustarte las cosas que lo hacían cuando te conocí.

    Me encanta que hayas escrito El Regreso de los Vampiros, ya que en ellas ibas experimentando y creando personajes que serían importantes en las futuras novelas, como una historia que ya sabes a cual me refiero y que me muero de ganas de ver reescrito tanto como está, tengo ganas de leer ambas^^

    Me encanta saber cómo disfrutas hablando de tu novela y cómo le sigues teniendo cariño y recuerdas todos los detalles que te han hecho crear todo el mundo existente alrededor de tus novelas.

    Espero que esa ilusión sobre la búsqueda de información sobre el vampirismo y otras ideas no se pierda, ya que ahí está todo, disfrutas de lo que hacemos. Sobre todo, recuerdo esa época en la que eres adolescente y que te molan la cosas oscuras no siempre es bien recibido y tener a alguien que le guste lo mismo que a ti y te deje cosas para documentarse para tus novelas es genial.

    Siempre pienso en El Regreso de los Vampiros como una novela que al final va a terminar siendo una gran novela, tanto de calidad como por todas esas fantásticas ideas que tienes por explotar en ella.

    Quiero estar ahí para poder leer está novela reescrito como La Historia, ya que una no habría sido sin la otra.

    Me gusta la parte final de la entrada, ya que la motivación a veces es un factor muy importante en un proceso de creación. Yo creo que hay que escribir lo que uno desee y de lo que se sienta orgulloso escribiendo.

    Espero poder leer más entradas como estas y saber qué recuerdos tienes de esos momentos y cómo te han ido cambiandl cada historia que has escrito.

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Hasta pronto^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Els

      ¿Qué tal todo? Pues... hurm... haciendo cosas que no debería estar haciendo en vez de cosas que sí debería estar haciendo. El resumen perfecto de mi vida, ya tú lo sabes, ¿no? ^^

      Mirar diez años atrás es escalofriante, porque te das cuenta de que cosas importantes de antaño ya suman dos cifras. Y sí, en este caso, viví cosas que me convirtieron en la persona que soy... aunque debo reconocer que en los últimos cinco años, he cambiado lo suficiente como para ser todavía más distinto y... todas esas cosas que no vienen a cuento.

      Espero algún día poder reescribir El Regreso de los Vampiros desde el enfoque que le di al principio: misterio y rabia. Misterio porque nunca se sabe qué hay más allá de lo desconocido. Rabia porque la vida requiere de furia. Ojalá algún día se vea completada, como La Historia. Son muchas novelas y muy poco tiempo...

      A la larga, si no sientes cariño por aquello que has hecho, nunca vuelves a ello. Es así de voluble. Y lo mismo ocurre con la documentación, aprendes cosas curiosas, pero nunca sabes adónde te van a llevar.

      Por ahora, mientras escribo las continuaciones de Devon, estoy también con La Historia y siempre hay ideas para El Regreso. No sé cuándo completaré las tres. No hay prisa, aunque el reloj siempre hace su maléfico tictac y todas las luces acaban apagándose... No obstante, puedo intentar, cada día, como una pequeña victoria, dejar un par de palabras tras de mí.

      Sigo sin saber cómo era tan prolífico en aquella época, como ya te he dicho muchas veces. Escribir por la tarde y la noche, cada día, y los fines de semana, todo el día, terminó transformándose en una obsesión que todavía continúa, pero quizás sin tantas palabras como entonces. ¿Podría volver a ello? Buena pregunta.

      Supongo que estas entradas las hago llevado más por la nostalgia y por las ganas de motivar que por otra cosa. El mundo está hambriento de historias y deseo que muchas personas sigan adelante con las suyas.

      Sea como sea, muchísimas gracias por tu comentario y por tus palabras. Quiero decirte que, por mucho que no te conociera en aquellos tiempos, ahora (que es cuando todo importa) sí te conozco y es por ti, al final, por quien escribo estas historias, tengo fuerzas y ánimo para perderme en ellas y para encontrarme y encontrarte. Y nunca podré dejar de darte las gracias por ello.

      Eliminar
  3. P (a través de RRSS)17 de noviembre de 2017, 10:44

    No sabes lo que ha significado para mí leer este post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te haya gustado. ¡Gracias por todo!

      Eliminar
    2. P (a través de RRSS)17 de noviembre de 2017, 10:45

      Me ha encantado y es más algún suspiro de nostalgia se me ha escapado. Me alegro de haber servido (aunque sea solo un poquito) de detonante de algo tan bueno como que seas escritor! Fue un gran verano! P.D.: sigo con mi frikismo por los vampiros jajaja

      Eliminar
    3. A mí también me alegra haber leído a Poe y descubrir el mundo del vampirismo (y tantas cosas) aquel verano. Gracias a ti y me alegro de que sigas con ese frikismo. Yo bien me temo que no lo he abandonado para nada jeje, ¡gracias! ^^

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.