2 de septiembre de 2017

Narcos. Temporada uno, el mal real

Narcos, serie que recoge la historia de Pablo Escobar. Fuente.
"Back then, we were just finding out about the effects of cocaine - on the human brain. We didn't know much, but we knew it was some pretty powerful shit. Cocaine hijacks the pleasure centers in the brain. A rat will choose cocaine over food and water. It would choose cocaine over sleep, over sex over life itself. The human brain isn't quite the same as a rodent's unless we're talking about cocaine"-Murphy.

No suelo escribir sobre obras que no tengan cierto matiz fantástico, pero Narcos comienza citando al realismo mágico de la literatura de autores como Gabriel García Márquez y bien podría este estilo retratar el mar de situaciones que acontecen en esta serie de Netflix. Narcos me ha sorprendido por lo lejana que suele estar de mis gustos en cuanto a temática y lo mucho que me ha gustado por cómo funciona su drama, y es que, como decían los Rolling Stones, todos sentimos cierta simpatía por el mal, ¿no?

Narcos retrata la historia de dos agentes de la DEA, Murphy (sorprendente Boyd Holbrook) y Peña (gran Pedro Pascal, nuestro Oberyn), que intentan acabar con el imperio del narcotráfico en Colombia y con la figura de Pablo Escobar (terrorífico y carismático Wagner Moura). La serie, con una voz en off (que bien recuerda a las películas del mejor Martin Scorsese) cuenta perfectamente una época, aunque se tome licencias dramáticas a la hora de efectuar una obra impactante que nos habla de un modo sincero de cómo a Estados Unidos le importó el tema de la droga cuando perdió dinero, cómo sus militares se preocupaban más por la guerra fría y cómo Colombia llegó a estar a merced de los narcotraficantes como Pablo Escobar.


Narcos transmite perfectamente el sentimiento de inseguridad de las calles, la corrupción, el miedo a un asesinato, un secuestro o la redada de la policía. Nos habla de cómo los agentes de la ley muchas veces cruzaron las líneas, rompieron las reglas y acabaron con su propia moral si querían detener a los narcotraficantes o cómo estos doblegaban a través de su ley del plomo o la plata todo lo que había a su alrededor. El poder, la ambición, la avaricia, la venganza... todos estos conceptos tan clásicos de las historias se repiten y de forma aceptada en Narcos.

La serie posee un ritmo contundente. Aunque tiene capítulos de cincuenta minutos, se pasan en un santiamén, no solo por las arrolladoras escenas de acción, el humor o el horror que vemos en la pequeña pantalla, sino también por algo tan simple como ver a estos personajes funcionando en todo momento, con ese carisma que aportan a unos guiones que cumplen a la hora de contarnos toda esta historia. En su primera temporada, Narcos nos da momentos sorprendentes, espeluznantes, increíbles y, sobre todo, frenéticos. Si se me permite el chascarrillo, es adictiva.

Como detalle, Narcos ha sido creada desde Estados Unidos y, aunque intenta no pecar de parcialidad enseñando también el lado oscuro dentro de sus "líneas", cabe destacar también que se utiliza el español en la mayoría de las casos (algo complicado seguramente a la hora de vender la obra) y que da lugar a las quejas de algunos espectadores españoles por acentos como el del protagonista, de origen brasileño. Me parece una tontería, una menudencia, en comparación a la gran interpretación de Moura y todos los puntos buenos de esta ficción.

Porque sí, Narcos es ficción, pero como el realismo mágico, refleja lo que vemos cada día desde el prisma de lo increíble y, a menudo, lo normal no deja de ser terrorífico.


2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Narcos, qué serie tan genial. Es algo que por su temática y las cosas que toca podría no gustarme. Últimamente he aprendido que hay cosas que te debería gustar y las odias y cosas que no te deberían gustar y te han encantado. Y eso es lo que me ha pasado los Narcos.

    No conocía la historia Pablo Escobar y de todo lo que había a su alrededor, por lo que me ha gustado verla y disfrutarla.

    Los personajes y los actores son genial, ves cómo van cambiando, empiezan siendo de una manera y con los actos y las circunstancias cambian su forma de actuar o pensar. Al final, con el objetivo de pillar a Pablo Escobar, algo que no es muy sencillo que digamos.

    Los personajes de Murphy, Peña, Pablo, actúan estupendamente. A mi en particular, me gusta muchísimo como lo hace el actor de Pablo Escobar y no tengo problemas con su acento, se le entiende bien.

    Y nada, ahora estamos con la segunda temporada y nos queda la tercera para saber qué ha pasado con todos los personajes.

    Me ha gustado mucho tu crítica. Espero que pronto publiques la crítica de la segunda temporada.

    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :)

      Sí, y todavía nos queda terminar la segunda y la tercera temporada para tener esta panorámica sobre el mundo del narcotráfico y también sobre temas que siempre se han abordado en la ficción: la venganza, el deseo, el poder...

      Estoy de acuerdo contigo en cuanto a ese extraño efecto que tienen las grandes historias. Pueden ser temas que no te llaman y encantarte como Narcos y pueden haber historias que deberías amar y no consiguen volverte loco por un motivo u otro.

      Me complace saber que Narcos, pese a estar alejada de tus gustos usuales, te ha resultado atractiva y te ha servido para conocer la historia de Escobar, además de entretenerte y descubrirte grandes personajes basados, más o menos, en personajes reales.

      Lo importante es el drama y la importancia de temas que ya se han abordado desde el teatro clásico. Y es que los grandes temas son inmortales.

      En relación al reparto, como tú, no veo mal a Wagner Moura como Escobar. Creo que lo hace muy bien pese a ese "acento" molesto para algunos.

      Gracias por tus palabras hacia mi crítica, veremos las siguientes y seguiremos adelante gracias a tu ánimo y tu apoyo. :) ¡Nos vemos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.