30 de septiembre de 2017

El juego de Gerald (Gerald's Game)

El juego de Gerald, la nueva adaptación de una novela de Stephen King. Fuente.
"Secretos".
Salvando el reciente tropiezo de La Torre Oscura y la nueva serie de La niebla, parece que las adaptaciones de la obra de Stephen King están viviendo una buena racha gracias al estreno de IT de Andy Muschietti en cines, Mr. Mercedes en la pequeña pantalla y de El juego de Gerald en Netflix.

En el caso de El juego de Gerald tenemos un interesante thriller que deja a su personaje principal, Jessie (interpretada por Carla Gugino) en una de esas posiciones terribles que nos llevan a pensar en personajes prisioneros como los de Buried o El salario de miedo, entre otros filmes que han hecho de torturar a sus protagonistas una de sus bazas para el público. 

En El juego de Gerald, un matrimonio se marcha un fin de semana a una cabaña alejada donde intentar rescatar su matrimonio, pero Gerald, el marido, decide llevar a cabo un peligroso juego sexual con su mujer y esposarla en la cama; sin embargo, cuando un infarto se abate sobre Gerald, será su esposa la que deba escapar de unos grilletes reales y metafóricos que le fueron colocados mucho tiempo atrás.

La prisión de los secretos

Mike Flanagan (Oculus, Ouija, Hush) dirige con solvencia esta historia donde cuenta con el guion de Jeff Howard en una película que no es sencilla. Es tensa y angustiosa, desde sus momentos de tortura física hasta los instantes de tortura psicológica y cómo Jessie debe superar todos sus tramas mientras está esposada. En todos los casos, uno desea apartar la mirada, pero como la propia Jessie, debe afrentar estos terrores humanos. Loable el trabajo de una espléndida Carla Gugino como Jessie y un siniestro Bruce Greenwood como Gerald.

Que quede claro que un servidor lee a King, porque sabe que más allá de los monstruos de la ficción, sabe escribir muy bien además sobre los monstruos reales, sobre ti y sobre mí, y esta adaptación refleja eso. El aire metafórico y el simbolismo del film es claro, pero no por esto es menos doloroso y oscuro en muchas de sus escenas, como el flashback del eclipse.

Mi mayor pega con la película es que me sobra parte del final y la explicación a la subtrama del Hombre Pálido, que me parecía lo suficientemente buena como una metáfora y que no necesitaba volverse tan explícita (o levemente rocambolesca) para un desenlace que hubiera sido mejor si hubiese sido más corto. No se carga la película, pero llegó a sacarme de ella durante un instante.

Por cierto, no aguardaba los guiños a otras obras de Stephen King como Cujo o La Torre Oscura (el haz del que habla el aparecido Gerald).

En definitiva, El juego de Gerald es una película más que recomendable no solo para los seguidores de Stephen King, sino para aquellos que deseen ver una película de suspense y terror que va más allá de su llamativa premisa.

2 comentarios:

  1. Carla Guggino es una de las mujeres por la que cometería el error de pedirle un deseo al genio de Wishmaster.
    Tiene sentido que actúe en esta película basada en El juego de Gerald.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Los textos pertenecen a Carlos J. Eguren salvo cita expresa de los autores (frases de libros, comentarios de artistas...), siempre identificados en el post. El diseño de la imagen de portada pertenecen a Elsbeth Silsby.

Si deseas compartir un texto, ponte en contacto con nosotros para hablarlo. Si quieres citar un fragmento, incluye la autoría.

El propietario de este blog no se hace responsable de los comentarios o los contenidos alojados por terceros.

Plantilla: Impreza Blogger Template.

Cabecera realizada con vectores de Freepik.

Muchas gracias.

Con la tecnología de Blogger.